sábado, 15 de abril de 2017

A LA MEMORIA DE VALLEJO - POR LUZ SAMANEZ PAZ, PRESIDENTA DE ASOLAPO INTERNACIONAL

 
 
A LA MEMORIA DE VALLEJO

LUZ SAMANEZ PAZ, Presidenta de ASOLAPO Internacional

CÉSAR VALLEJO, luminoso poeta
que viniste a este mundo,
entre la gran tormenta
que fue tu vida inquieta.

El mundo de los hombres,
no supo comprenderte.

El destino te puso piedras muy duras,
que lastimaron tu vida
i te coronó de espinas,
el dolor i la tristeza.

Fue tuya la consigna
de navegar sin puerto,
sobre un mar agitado.

Fuiste un triste
con el costado abierto,
que pensaba en su Patria
con nostalgia i amor.

Mil voces extranjeras
te cantan elegías
i hoy cubren tu MEMORIA,
con flores i homenajes.

PARÍS, la Ciudad Luz
a quien tú conquistaste,
con tu verbo encendido,
rendida ante el embrujo
de tu audaz POESÍA.

CÉSAR VALLEJO,
no morirá tu nombre
i con tu "estro" fulgurante,
inundaste de luces
el mundo entero.

Siempre pregonarán
los fieros huracanes
i con humo de incienso
de sus grandes volcanes.

Te rendirán la América
i el Mundo,
su mejor HOMENAJE.

I tú, CÉSAR VALLEJO,
de tu gloria i armonía
llena de dimensión humana
i triunfante del dolor,
seguirás prodigando
cual una Eucaristía,
tu sublime Evangelio
de belleza i amor.

CÉSAR VALLEJO,
mar azul es tu alma visionaria,
arrobada en visiones.
Relámpagos son tus frases,
cuando llegan a mi playa
de ensueño i lejanía.

Todo el hechizo de tu POESÍA,
el DOLOR vibra en ti,
como un latido.

Poeta Universal,
nunca tu nombre
borrará el olvido,
siempre estarás
en la MEMORIA
i en nuestro CORAZÓN.
 
 
 
 
DÍA NACIONAL DEL POETA, EN HOMENAJE AL INMORTAL CÉSAR VALLEJO
 
LUZ SAMANEZ PAZ, Presidenta de ASOLAPO Internacional
 
 
 
 
Como Presidenta de la Asociación Latinoamericana de Poetas, Escritores i Artistas (ASOLAPO INTERNACIONAL), quiero decirles que fue justamente por mi gestión que el Congreso de la República del Perú, aprobó un Proyecto de Ley del entonces Presidente de la Cámara de Diputados, Dr. LUIS ALVARADO CONTRERAS, para crear nuestro DÍA, el "DÍA NACIONAL DEL POETA", en homenaje al inmortal CÉSAR VALLEJO, el 15 de abril. Motivo por el cual el Instituto VALLEJIANO en París-Francia, me CONDECORÓ.

Quiero ser portadora del mensaje de integración entre los vates, ya que ellos son necesarios, son la inteligencia i la unión. Porque sabemos, que fraternidad i progreso son sinónimos de CULTURA i con la convicción de que cuanto más trabajemos por la superación de esos anhelos, más grande haremos nuestras acciones en todo el MUNDO.
 
ASOLAPO INTERNACIONAL, le rinde un Homenaje Especial, al Gran CÉSAR VALLEJO MENDOZA, a la MEMORIA de este insigne POETA, cuya voz de roca, cortada a trozos por el grave perfil del pensamiento, es la voz rítmica más profunda, más plena de la emoción, más henchida de protestas i más grávida de universo. CÉSAR VALLEJO, salió de las hondas quebradas peruanas, hacia los caminos del mundo, cruzando nuestros ríos caudalosos i cielos azules, hundiendo sus plantas en los arenales, alucinándose en la luz sideral de nuestras cumbres borrascosas, como un peregrino de siglos, para otorgar a los hombres con acento de Biblia, el dictado de nuestro pueblo.
 
El aire caliente de su poesía, teñida a veces de sangre, balbuceando otras por quemarle los labios, fue dejándonos entre afirmaciones i negaciones, entre luces i sombras. Tenía ese hombre prodigioso la piel de sepia i la mirada arriba, tan negra i cruzada de brillos que siempre, donde quiera  i estuviese, ponía en las verticales del espacio los pavorosos traslúcidos de nuestras imponentes cordilleras. Era un ser arrancado de la piedra, endurecido en la carne i en el hueso, macerado a golpes de infortunio, dentro de cuyo cráneo las ideas se precipitaban llenas de furia i con frecuencia lanzábance en una vorágine de relámpagos i truenos.
 
Era un cuerpo transido por el dolor i las hambres, al que la tragedia esencial de nuestra estirpe le había saturado las entrañas, abrazándole, ardiéndole en la sangre, le envolvía en un hálito de llama de alcohol, que fungían vuelos de gasas azules, mientras le corroía los tuétanos. Era el hombre que este nuestro pueblo escogió, para cantar sus tristezas i su esperanza i sonreírle a la muerte. Solo él, supo dar entre nosotros esos gritos llenos de dignidad, superstición i metafísica, que promueve el dolor impaciente de las diversas multitudes que hablan espacios.
 
Era tan nuestro, que tan apretada congruencia con nuestro ser, que su voz nos bastará todavía en todo el tiempo que avance, para que el mundo sepa quiénes somos, qué dolor nos hiere i qué ideal sostiene nuestras ansias. Era nuestro i no podía ser de nadie más. ¿Qué otro pueblo sino el nuestro, podía haber creado una mente tan llena de pavores, de anticipaciones, de iras i de gracias?. Todo él, la sustancia de su genio, los grandes vuelos de su espíritu, cuando perfila su magnífica figura intelectual, proviene i solo debe provenir de una raza como la nuestra , forjada por los rayos, endurecida por los truenos, bañada por las lluvias, amasada por la Pachamama, que eslabona una sucesión de vértebras  nacionales sobre la curva dorsal del planeta.
 
Somos una raza geológica, de agro i tierra, templada en los fuegos del Ande i ese amor a nuestro suelo, a sus montañas, a sus nevados, a su árboles, a sus ríos, a su pasado tan persistente, tan ardoroso que no se mitiga sino, cuando nos sentimos por fin abrazados en el corazón profundo de la Pachamama, porque estamos formados de nuestra Madre Universal, de nuestra Madre Tierra, por lo tanto somos tan eternos como ella, no tenemos otra razón de eternidad. Pero nos basta para resistir como VALLEJO, todos los embates de la vida. 

Recordemos la poesía escencialmente humanista de CÉSAR VALLEJO, quien con su alma dolorida, desgarra la conciencia de los hombres, para ponerse de pie en un grito altivo de lucha i reto, para volver los ojos al drama del hombre mismo. Poeta que remeció las conciencias  del pensamiento continental i mundial. La honestidad i la hondura con que buscó solucionar los problemas espirituales i sociales, en pos de un mundo mejor, de un hombre nuevo. La fecundidad de su espíritu libre, no sujeto a normas, ni ortodoxias, ya sea religión o política. La profundidad con que abordó las cuestiones metafísicas: Dios, la muerte, el más allá, el dolor, el mal, etc. La intensidad i la desnudez con que expresó la experiencia común i cotidiana i la capacidad de asumir las raíces nacionales i transfigurarlas en mensaje universal.
 
Apreciamos en su poema la rebeldía, en su obra "Los Dados Eternos":

"Dios mío, ¡si tú hubieras sido hombre!
hoy supieras ser Dios,
pero tú, que estuviste siempre bien
no sientes nada de tu creación
i el hombre sí, te sufre,
el Dios, es él..."

En esa forma VALLEJO, se volcaba hacia la subjetividad de un alma dolorida i rebelde.
 
 

 
A CÉSAR VALLEJO

LUZ SAMANEZ PAZ

CÉSAR VALLEJO, hermano,
Noble Inca de piedra tallado
con cincel de cobre nativo,
alma gris de huesos, de quenas
a las cuales hiciste vibrar,
hermosas i sublimes notas...
nacidas del fondo de tu corazón.

VALLEJO, poeta peruano,
de los altos Andes nevados
del ichu tenaz i aislado...
Mándame esa tu lira
encendida de oro i plata,
para cantar a tu alma
con los KIPUS UNIVERSALES,
que tu genio pudo crear.
 
 

 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián