miércoles, 20 de febrero de 2019

20 DE FEBRERO: DÍA DEL GATO - FOLIOS DE LA UTOPÍA: LA GATA CANDY - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

 

 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2019 AÑO
DEL TRIUNFO DEL BIEN
 
FEBRERO, MES DE LOS HUMEDALES,
DE NUESTRAS LENGUAS NATIVAS, DE
RICARDO PALMA Y FEDERICO BARRETO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO


 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL


 
*****
 
AULA CAPULÍ


DÍA DE LA LIBERTAD
DE CÉSAR VALLEJO
MARTES 26 DE FEBRERO
6:30 PM.
PROGRAMA
1. Palabras de bienvenida
NADIA PODLEWSKI
2. Palabras de presentación
de la actividad
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
3. El mundo andino en el mes
de febrero
RAMÓN NORIEGA TORERO
4. La libertad en César Vallejo
FIDEL ROJAS*
5. César Vallejo, intensidad y altura
JUVENAL SÁNCHEZ LIHÓN
6. TRIBUNA LIBRE
7. ÁGAPE VALLEJIANO
Conducción:
SAMUEL CAVERO GALIMIDI
Sede
CASA DE NADIA PODLEWSKI
Manco Cápac 440. Int. B
Magdalena del Mar. Altura
Cuadra 29 de la Av. Brasil
(Del lado de San Miguel)
Entre Jr. Amazonas y Huamanga
Timbre a la mano derecha,
sobre la caja de correo.
 
*****
 
DÍA DEL EMOLIENTE QUE CURA,
ALIVIA, CONSUELA Y DEFIENDE


y la función de la yerba purísima
César Vallejo
1.
El emoliente en el Perú es un brebaje centenario, cuyo origen se remonta a la época del Virreinato del Perú, de donde se extendió a Bolivia, Colombia y Ecuador, en donde también se lo sirve y encuentra.
Se le atribuyen diferentes propiedades medicinales. Y se lo toma con total devoción como diurético, que ayuda a eliminar las toxinas por la orina.
También favorable para los procesos hepáticos, digestivos, desinflamantes, respiratorios, y hasta para el buen funcionamiento del aparato reproductor.
Es el culto a la medicina tradicional del Perú, erigida sobre la base de las plantas que curan, y hasta salvan.
Y es tan extendido su expendio que se han empadronado en nuestro país a más de 30 mil emolienteros o vendedores de emoliente.
Cada uno con algún aporte a la receta tradicional que es una tizana, un combinado de hierbas y una mistura.
2.
El emoliente puede tener más de 30 hierbas naturales y frutas diferentes. Pero, sus materias primas básicas son: cebada, cola de caballo, linaza, llantén y boldo.
Se prepara sobre la base de granos tostados de cebada, que se la hierve junto con algunas de aquellas hierbas medicinales. Se le coloca, además, manzanas de agua cortadas por la mitad.
Se le echa ramas de hierba luisa, manzanilla, calahuala, menta y aloe. Como trozos de tamarindo, membrillo, maracuyá y airampo. No falta en su composición el zumo de limón y eventualmente el jugo de alfalfa.
Tampoco faltan en el cajón del emolientero para pedidos especiales la uña de gato, la sangre de grado, la chanca piedra, la muña y la maca. Asimismo, el polen, la miel de abeja, la algarrobina, las “barbas” de choclo, y especias como la canela.
3.
Para tomar el emoliente son propicias las noches y los amaneceres de invierno, porque generalmente se lo toma bien caliente, casi hirviendo, aunque también ahora se sirve helado y en verano. Pero más se lo consume en noches de frío, con neblina; con las calles mojadas, con llovizna y arrebujados bajo cualquier cornisa.
El puesto de un emolientero siempre es en una esquina, y mejor delante de una iglesia o un templo; en lugares de mucha concurrencia, que casi siempre coincide con ser un lugar de fe, de creencia, o con algún contenido y rasgo mágico; como si con él se tratase de aferrarse a la suerte de una existencia, que, aunque pesarosa nos compromete tanto.
Y se lo prueba a sorbos, mirando el horizonte o los lugares abiertos al final de las bocacalles, o extendiendo la mirada sobre cualquier techumbre y explanada. Si bien el emoliente se lo toma como medicina también se lo prueba como alivio y consuelo, y hasta como una celebración humilde pero llena de fe en la vida
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 
*****
20 DE FEBRERO
 
DÍA
DEL
GATO

 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA


 
LA
GATA
CANDY


 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
¿Por qué la panadería de mi barrio
se llama Candy? No es porque ese sea
el nombre de la dueña, o de su hija. No.
Su nombre se debe a una gata que así
se llamaba. Los sucesos ocurrieron así:
 
 
1. Caminaba
tranquila
 
– ¡Guau! ¡Guau!
Entre sueños la gata Candy, que dormía apacible en el cuarto del segundo piso, muy cerca de la ventana de la casa, escuchó esos ladridos y luego un grito.
Tenía casi enterrados los bigotes que apenas vibraban en la suave superficie de la cama. Como tenía entornados los ojos por la luz del sol aún radiante, apenas tamizados por sus finos párpados entrecerrados.
¿Qué ocurría?
Elvira, su ama, había salido a comprar el pan, caminando por el centro del parque escuchando el bullicioso trinar de los pajarillos que ya se recogían en los ficus y cañaverales del parque. La niña cruzó la calle y subió a la vereda donde estaba la panadería olorosa y tibia a esa hora de la tarde.
Ya de regreso se balanceaba tranquila con su canasta bajo el brazo cuando desde la cerca de una casa que tenía la puerta entreabierta se abalanzó hacia ella un perro bravo, feroz y malvado.
 
2. Echó
a correr
 
– ¡Guau! ¡Guau! –Ladró casi en las orejas de la pobre niña.
Era negro y tenía unos ojos enrojecidos de los que salían llamas de fuego.
E hizo brillar unos dientes blancos que parecían relámpagos, agudos y afilados.
La niña un momento se quedó paralizada y el perro también.
Pero le invadió a ella un miedo atroz y echó a correr en estampida.
Y detrás de ella echó a correr también el perro.
Impulsada por el terror la niña prácticamente volaba, apenas asentando sus pies que llevaban puestos felizmente unas zapatillas de nylon bien amarradas que apenas se asentaban en el suelo.
Iba veloz, como arrastrada por un vendaval que hacía que su vestido y sus cabellos flamearan como una bandera al viento en el fragor de una batalla.
 
3. Abrió
la boca
 
– ¡Guau! ¡Guau! –Ladraba el malvado perro y se abalanzaba detrás de la niña.
Despavorida escapaba la niña como llevada por el viento. Raudo corría el perro lanzado como una flecha, a ratos arqueándose para dar saltos detrás de su presa.
La niña ya había cruzado la mitad del parque, había enrumbado por el sendero y estaba por en medio de la parcela del parque que da a su casa, donde había cesado el trinar de los mirlos, los gorriones y torcazas asustados de lo que estaban viendo.
Sentía la pobre niña que ya no podría escapar de los dientes de ese feroz animal.
Y sacando todas sus fuerzas llegó casi hasta la vereda del parque que da frente a su casa.
El perro ya abría la bocaza con sus dientes grandes, brillantes y afilados para coger y desgarrar la pierna de la pobre niña.
 
4. Bajó
del aire
 
Y entonces ella gritó:
– ¡Candyyyyy! –Que era el nombre de su gata. Fue un alarido desesperado, pero dicho con toda el alma, ya puesta en un hilo.
La gata oyó el grito y se lanzó por la ventana como si fuese un cohete, un bólido o una lanza. O como si fuera un rayo, una centella o un relámpago. O como si fuera una veloz bola de fuego.
Atravesó en el aire los hilos de las cometas. Atravesó en el aire los cordeles de luz. Atravesó en el aire las ramas de los árboles.
Y, como si fuera una golondrina torció buscando sortear la verja de la casa que tenía unas puntas de fierro.
Bajó del aire como un resplandor, una chispa o un meteoro, y cayó justo en la jeta del perro malvado que ya iba a coger la pierna de la niña.
Y allí le clavó las uñas.
– ¡Ay!
Se oyó un grito de dolor del perro, cayendo a tierra y revolcándose por el suelo.
 
5. ¿Por
qué
 
Pero la gata no se soltaba del hocico del malvado. Y allí lo tenía bien agarrado con uñas y dientes. Y le gruñía enseñándole su boca llena también de dientes blancos, brillantes y afilados.
Pero también le mostraba sus amígdalas grandes y coloradas que vibraban amenazantes por la cólera que sentía, resondrándole al can de este modo:
– ¡Perro! ¡Por qué eres malo!
– ¡Perdón! Estás rasgándome la cara, gatita.
– ¡No hay perdón! – Le dice–. ¡Por qué asustas así a las personas que no te hacen ningún daño!
Y, juá y juá, le da la gata dos fuertes latigazos con su cola.
– ¡Perdón! De veras pido perdón. Me estás rasgando la cara.
– ¿Sabes cuál es el destino que corren los malvados?
– No sé. Pero, ¡perdón! Nunca más lo haré. De verdad, te juro. Seré un perro bueno.
 
6. Lo
juro
 
– ¿Nunca más asustarás a las personas que pasan por la calle?
– No. ¡Nunca más! –Responde el perro.
– ¿Lo juras? –Le alzaba la voz, torciéndole los labios.
– Lo juro, gatita, ¡lo juro!
– ¿Lo prometes?
– ¡Sí!, lo prometo.
Solo así fue pasándole la indignación y la rabia que sentía la gata.
– ¡Otra vez dilo, ¡Repítelo!
– ¡Lo juro, ya no seré malo!
– Pues bien, vas a tener que cumplir unas normas.
Este suceso hizo que la gata Candy se hiciera famosa, porque la gente al pasar por la puerta en donde vivía el perro feroz, repetía como si llamaran a alguien:
– ¡Candy! –Y lo decían con voz lenta y bien modulada, como para asustar a alguien.
 
7. Por
emblema
 
– ¡Candy! –Repetían.
– ¡Candy! –Como para que el perro oyera.
Y lo decían primero como una defensa, luego como un saludo, y finalmente como una nota de buen humor. Y hasta como una consigna. Y, como al final se convirtió en una nota graciosa, que las personas repetían tantas veces ¡Candy!, se hizo costumbre decir para ir a la panadería:
– Voy a Candy. –Era la voz.
Y sabiendo y comprendiendo esto los dueños del establecimiento le cambiaron el nombre que tenía antes, para ponerle como emblema:
PANADERÍA
CANDY
Todos creen que de repente la dueña se llama así, pero no. Ella misma cuenta esta historia. Es en honor a la gata que un día dormía apacible en el cuarto del segundo piso, muy cerca de la ventana, cuando escuchó un grito: ¡Candy! Panadería en donde ahora se vende el mejor pan de mi barrio.
 
*****
 
CONVOCATORIA


XX ENCUENTRO
INTERNACIONAL ITINERANTE
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
ITINERARIO
TELÚRICA DE MAYO, 2019
ABARCA DEL 10 AL 19 DE MAYO
LIMA:
VIERNES 10
HUARAZ:
(Se pernocta)
SÁBADO 11
CARHUAZ
YUNGAY
CARAZ
(Se pernocta)
DOMINGO 12
LA PAMPA
CORONGO
(Se pernocta)
LUNES 13
CABANA
PALLASCA
(Se pernocta)
MARTES 14
MOLLEPATA
ANGASMARCA
CACHICADÁN
MIÉRCOLES 15
(Se pernocta)
SANTIAGO DE CHUCO
(Se pernocta dos noches)
JUEVES 16
VIERNES 17
TRUJILLO
(Se pernocta)
SÁBADO 18
GUADALUPE
DOMINGO 19
EN EL CENTENARIO
DE LOS HERALDOS NEGROS


 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
  *****
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
https://www.facebook.com/capulivallejo
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.




WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián