viernes, 30 de diciembre de 2011

LET IT BE - POR ÁNGEL GAVIDIA (DESDE TRUJILLO)

.

Let it be

Escribe Ángel Gavidia

La división del tiempo es arbitraria. Los chinos, por ejemplo, celebran el año nuevo a fines de enero o comienzos de febrero. Nosotros, en poquísimos días, casi solo dentro de algunas horas. Y esta suerte de atado de meses que son los años son también una forma de estrategia para soportar mejor la vida: hasta acá fue, el otro año será diferente. O para prender, como una velita misionera, la ilusión que casi siempre termina siendo solo eso, una ilusión de iniciar el próximo año empresas memorables, vuelos que nos alejen definitivamente de la mediocridad , cambios de vida disciplinados y saludables : a partir del primero de enero, comienzo, decimos, pero mejor a partir del dos o del lunes tres, impostergablemente… y, así, soportamos mejor la caminata sobre esta línea en forma de culebra interminable que nos abrumaría si pensamos en su monótona piel o en los escasísimos puntos de la recta que a penas ocupamos, aunque algunos sabios dicen que el tiempo es una curva.

Y está bien. A nadie hace daño un poco de ilusión. Puede, incluso, producirse el quiebre anhelado, y la disciplina y la perseverancia, implantados en nuestra desordenada vida como una suerte de arteria de teflón, traernos algún logro. El cambio siempre es posible y sospecho que la esperanza debe albergar en su genoma importantes porciones de sabiduría. Pero en lo que no estoy de acuerdo es en la orden general de que todos riamos, de que todos seamos felices estos días, escandalosamente felices, que andemos por las calles como sonajas, como tortas pirotécnicas cargadas de felicidad prestas a explotar en cualquier momento.

Yo me rebelo. Camino en sentido contrario. Además, la reflexión es un ave de parajes silenciosos. Acomodando estoy mis desengaños y el rosado de llaga de mis falsos trajines, dice Vallejo. Y yo, que por circunstancias que

desconozco siempre soy el aguafiestas, saboreo estas palabras como si se trataran de un caramelo de La Ibérica. Y algo me dice que, aunque parezca lo contrario, la cordura está de parte mía. Que es este tiempo de balances y liquidaciones. Pero al observar la caudalosa alegría que corre por mi calle, por mis amigos y hasta por el hospital, me quedo aquí, paralizado, por temor a enturbiarla. Y termino condescendiendo como siempre. Entonces echo mano a Juan Gonzalo Rose que seguro alguna vez se sintió como yo, y lo transcribo emocionado: Pero violo el contrato con mi alma/ y créceme en el pecho un abrazo tremendo:/feliz año, arbolito de mi calle,/ feliz año, baúles de mi casa…//Que tenga feliz año/ la sombra ya sentada de papá,/ los sueños nacionales,/ las gaviotas y el mar.

Trujillo, 29 de diciembre del 2010.

Fuente:

Angel Gavidia


.

CARTA A CÉSAR ABRAHAM VALLEJO MENDOZA - POR FRANSILES GALLARDO (MAGDALENA - CAJAMARCA)

.

Lima, 30 de diciembre del 2011

Señor Don: César Abraham Vallejo Mendoza

Santiago de Chuco - París

Estimado señor don Cesítar:

Discúlpeme la impertinencia señor don Cesítar; pero desde que era muchachito, allá en el colegio secundario de mi pueblo de Magdalena en Cajamarca; siempre quise escribir sobre usted, su vida, sus poesías, novelas y cuentos.

Será que en esta vida me he sentido el Paco Yunque de su cuento o talvez una vizcachita asustada en medio del pajonal; orejea para acá, orejea para allá, sin saber que hacer ni a donde ir.

Usted señor don Cesítar, serrano como yo, me entiende.

Ahorita mismo señor don Cesítar, cuarenta años después; estoy como esa vizcachita sin saber que decir ni por donde empezar esta carta.

Hablándole en cristiano y francamente señor don Cesítar; pero desde que publicó sus Heraldos, hace un montón de años y hasta ahora; los mejores y más lúcidos cerebros del mundo han escrito rumas de rumas de papel y blogs informáticos, sobre lo universal de su obra y sobre dizque su triste y atormentada vida.

Pero nosotros sabemos señor don Cesítar, que como buen chuquino, en Lima y en París; usted le entraba de lo lindo a la jarana, cantaba sus tristes y bailaba sus huaynos y seguro con un gustazo, que daba envidia verlo zapatear.

Si no fuera molestia y falta de respetancia señor don Cesítar; yo das das le invitara un cañacito de mi tierra, para aliviar las penas y contarnos nuestras cositas; pero seguro, ya nos habremos de encontrar.

Usted sabrá señor don Cesítar, que se han publicado millones de libros en todos los idiomas del mundo, que se han redactado infinidad de artículos, que existen incontables tesis de investigación, que no hay lugar sobre la tierra donde no haya un poema suyo y todos los días, en todos los lugares los muchachos de colegio y universidad estudian y aprenden su poesía.

Como paisano señor don Cesítar, se me hincha el pecho de orgullo saber que hay un peruano floreciendo por todo el mundo; llevando su poesía como único estandarte para humanizar al mundo.

Que usted señor don Cesítar, es más universal que nuestra papa wayro.

Entonces, que pues tendría que decir yo, señor don Cesítar; si casi todo ya se ha dicho sobre usted y su obra.

Que de nuevo tendría pues que aportar señor don Cesítar; sino repetir lo que los demás ya han dicho.

Que tendría que decir yo, sobre su poesía; si tan sólo soy un ingeniero metido entre números, planos, fierros, ladrillos y cementos.

Que de nuevo diría, si toda repetición es una ofensa o un plagio.

Si no es molestia señor don Cesítar; sólo quiero decirle que en nuestro mundo, siempre habrán los bárbaros Atilas.

Que enmohecidos de nostalgia, preguntaremos siempre, por nuestra andina y dulce Rita de junco y capulí.

Que mañana nos iremos a Santiago; aunque nuestra mamita se haya muerto, viajaremos para remojarnos en su bendición y en su llanto.

Que ojalá, algún día, amanezcamos desayunados todos.

Que hay hermanos, todavía, muchísimo que hacer.

Que al final de la batalla contra la muerte, nos abracemos todos y echemos a andar.

Le cuento señor don Cesítar, que en uno de mis viajes por trabajo a Huamachuco, me escapé a Santiago de Chuco para conocer su corredor, su sillón ayo; jugar a las escondidas con su hermano Miguel y rastrear los cascos de su burro peruano del Perú.

Otra cosita más y sin que se moleste señor don Cesítar; pero por más que leo, releo y vuelvo a leer sus poesías; no logro entenderlo del todo.

Pero eso no es su culpa señor don Cesítar, será que tengo dura la sesera.

“Es que es para inteligentes, dirá usted señor don Cesítar”.

Tiene toda la razón y no me molestaré. Es que me falta tanto para poder comprender la magnitud de su universal mensaje.

Discúlpeme usted señor don Cesítar, por tanta impertinencia junta.

Sólo quiero finalmente, señor don Cesítar, agradecerle por haber existido y por escribir cosas tan lindas, inmensas y profundas.

Donde se encuentre, un gran abrazo

Fransiles Gallardo

.

TOMÁS TEMOCHE VARÍAS, HA PARTIDO, EL TEATRO ESCOLAR Y EL MOTIN ESTÁN DE DUELO - POR ÁUREO SOTELO HUERTA (AEPA)

.


TOMÁS TEMOCHE VARÍAS, HA PARTIDO,

EL TEATRO ESCOLAR Y EL MOTIN ESTÁN DE DUELO

Por Áureo Sotelo Huerta


El 24 del presente falleció nuestro caro amigo Tomás Temoche, uno de los principales animadores de los Festivales de Teatro para el nivel Inicial, (FESTIN) Primaria, (FESTEPI, Paco Yunque) y Secundaría (FESTTA; Túpac Amaru) y el MOTIN o Movimiento de Teatro Independiente al que logró unir. Festivales que dinamizan el teatro a nivel nacional, permitiendo el surgimiento de centenares de dramaturgos y de directores de teatro; miles de actores y de públicos a nivel nacional, porque el concurso empieza en cada uno de los centros educativos, de ahí en el distrito, provincia, departamento y la nacional. Este año, por ejemplo, el final del FESTEPI se realizó en la ciudad Paucartambo, (Cerro de Pasco), con la participación de 20 elencos ganadores, llegados de los más alejados departamentos del país; en cuya organización año tras año siempre estuvo presente hasta de Jurado, con la infaltable colaboración de J. Galarreta y de Mary Soto, como siempre sin contar con el apoyo económico del Estado.

Fue un experto en organizar y dirigir talleres; en algunos momentos lo acompañé, mientras yo hacía dramaturgia, Tomás se ocupaba de la formación del actor y de la dirección en que ponía todo su talento disponiendo en la práctica a sus maestros como B. Brecht, Grotowski o Boal etc. contando con la aprobación de los docentes. Gracias a él mis obras y de tantos otros dramaturgos se difundieron a nivel nacional e internacional.

Otro campo que deja un vacío enorme que llenar es el noticioso. Su correo electrónico era una crónica que nos mantenía informados del acontecer teatral en todas sus formas. Su última incursión fue como Promotor de Teatro de la Municipalidad de Lima, en que se ganó antipatías porque todos querían ser apoyados económicamente; sin saber las limitaciones que tenía que afrontar.

El teatro peruano está de duelo; desde el más allá Tomás nos pide que sigamos trabajando unidos para alcanzar su grandeza.


IM
ÁGENES DEL RECUERDO

Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)




VIERNES LITERARIOS


HOMENAJE AL TEATRO PERUANO

Laureles Culturales a:

Juan Rivera Saavedra
Áureo Sotelo Huertas
Tomás Temoche Varias




CONDUCCIÓN


Juan Benavente, Director de Viernes Literarios




TEATRO


"Don Dimas de la Tijereta"

Dirección: Tomás Temoche Varías




EXPOSICIONES

Tomás Temoche Varías




Áureo Sotelo Huertas




Juan Rivera Saavedra




ENTREGA DE LAURELES CULTURALES




SEMBLANZA


César Vega Herrera




MARCO MUSICAL


Avelino Rodríguez Pavón




Régulo Rosado





MOMENTO POÉTICO

Viernes Literarios




SORTEO DE LIBROS





IMÁGENES PARA EL RECUERDO



Edición y fotografías 26 FEB 2010: Armando Alvarado Balarezo (Nalo)

.

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián