martes, 27 de diciembre de 2016

ÉXODO A LAS SIETE ESTACIONES - POR MIGUEL ILDEFONSO




ÉXODO A LAS SIETE ESTACIONES

Por: Miguel Ildefonso


Entre la vasta obra poética de Bethoven Medina (Trujillo, 1960) encontramos los títulos “Necesario silencio para que las hojas conversen “(1980), “Quebradas las alas” (1983), “Volumen de vida” (1992), “Cerrito del amanecer “(2007) y “Ulises y Taykanamo en altamar” (2012). De este último libro mencionado, dice el poeta Roger Santiváñez en una reseña: “aludiendo a nuestros ancestros culturales en la zona costera norte del Perú, el poeta los vincula a los antiguos personajes de la mitología clásica greco-romana y consigue fusionarlos en una sola experiencia poética”.

 En esta nueva entrega, “Éxodo a las siete estaciones” (Ediciones de la Municipalidad Provincial de Cajamarca, 2016), hay un afán de fusionar también, pero no con ese sincretismo o mestizaje de culturas. La aventura que emprende el poeta en este libro de poesía total es la de hacer una lectura universal del conocimiento humano; es decir, el poeta se adentra en las diversas formas en que el hombre ha sabido construir su cosmogonía, en base a la experiencia y el saber milenario, y todo ello en función del número siete.

Si bien para ordenar el caos, el hombre tiene que colocarse al centro de las cosas, de las medidas y las circunstancias; el poeta, en este libro, penetra en esa sabiduría mítica, como un Dante, y hurga en lo orgánico, en lo intangible, en lo metafísico y en lo político, para no solo volcar su propia experiencia, sino para comprobar que el hombre puede ser eterno en la palabra, porque constantemente está descentrando su saber: “Saco mi corazón como lucero del amanecer/ y me siento a conversar con él,/ como viejo conocedor de madrugadas y caminos”, dice la voz poética en uno de estos poemas arquitectónicamente construidos.

El libro está compuesto de siete partes (Siete días de la creación del universo, Siete notas musicales, Siete días de la semana, Siete cuerpos del hombre, Siete palabras de Jesucristo, Siete colores el arcoíris y Siete ensayos de la realidad) con siete poemas cada una, y además trae un anexo que nos da información sobre los referentes utilizados. No solo el diálogo se hace con el conocimiento universal, también con  poetas, entre nacionales y extranjeros, como: Marco Martos, Elqui Burgos, Arturo Corcuera, José Watanabe y Antonio Cilloniz, mediante los interesantes epígrafes.

“DOMINGO Siete, y la vida en mi carne erige y/ flamea sus medidas que cubre rosas de sonidos./ Brazos agitan pañuelos./ Y barcos zarpan/ a islas desconocidas por brújulas y navegantes./ Los mares reservan energía en sus ondas,/ y el día apertura los ojos ante el Triángulo de las Bermudas”, es así que va navegando el visionario, fluyendo los versos en la vastedad borgeana del tiempo.





WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián