domingo, 14 de mayo de 2017

HOMENAJE A LA MADRE - POR RODOLFO ASCENCIO BARILLAS (ASOLAPO - EL SALVADOR)

  .
 POEMAS A MI MADRE

DEDICADO A :

MARIA HORTENSIA CALDERÓN DE ASCENCIO

CON TODO MI AMOR

RODOLFO ASCENCIO BARILLAS
 

I.

Madre
madre mía
mi ser querido
mi inolvidable recuerdo
mi dulce melodía
el agua fresca del manantial
mi eterno cariño
la tierna verdad de mi vida
mi ángel bendito
mi madre.

II.

Hoy que te has ido
se me viene el recuerdo
de tu bello rostro angelical
tus ojos de miel,
tu mirada serena,
tus pupilas de lirios,
tu piel de cielo,
tu aliento de aguas cristalinas,
y los sueños que tu alma abrigaba
en aquel bello árbol
de laurel de la india
y los suspiros que se escuchaban
en los tropeles del viento.

III.

Yo hice una primera fantasía
y una eterna poesía,
en mi larga travesía,
y era contemplar tu bella mirada
y el fulgor resplandeciente de tus ojos
y el eco de tu voz en mis amaneceres,
después vi los pájaros de tu llanto
y la tarde azul que nos ruborizaba
y la brisa que lloraba en tus cabellos
y cuando crecía los alelíes
tu exuberante belleza era infinita,

IV.

El atardecer se miraba
con diferentes colores,
azul, y de amarillo resplandeciente;
cuajada tarde de crepúsculos
y el ocaso me recuerda tu presencia
¡Oh cuanto extraño el silencio de tu boca!
y cuanto fue el sufrimiento de tus espinas
y las lagrimas de tus ojos
que inundaron el lecho de tu almohada
¿Dónde esta la voz de tu llanto?
y las tristezas que brotaban en tus jardines.
 
V.

Madre, madre mía
¿Dónde estas?
que te has hecho
porque no estas,
hoy te busco
en el ocaso de mis oscuros días
y la casa de mis amores
donde me crié;
sentí mi dolor, mis alegrías
y mis tristezas.
Encuentro una inmensa soledad,
y aquel árbol donde jugaba
ni sus raíces estaban
madre, con la luz de tus ojos
miraba mi bello camino
y  la terrible soledad.
Yo me encuentro esperando,
y ver los sueños de tus crepúsculos
y sin ti la casa esta vacía.
porque al no verte camino en las tinieblas
de un sol opacado
y un cielo nublado
porque  tú eras madre mía,
la llovizna suave de la mañana,
el rayo de sol que se cuela en mi ventana.
 
VI.

Hoy que vuelvo a tu regazo
hoy que el cielo guarda mis lagrimas
hoy que  vivo en la penumbra de mi corazón;
vuelvo a encontrar tu inmenso cariño.
Ahora que los años han pasado
ahora que tu ausencia es mi agonía
y tu recuerdo me hiere con  el llanto
y muero en la ausencia de tus ojos
y sufro en un rio de tristezas
y el sol que iluminaba mi alegría
y en el oasis me extasiaba
para contemplar tu  exuberante melodía
y los besos de tus claveles
que después pude comprender,
porque mi madre, es llena de Santa Maria
y que purifica con su ausencia el alma mía
y me llena de primaveras mi existir
que llevaron los otoños a otros inviernos.

VII.

Después que ha pasado el crudo invierno
quise encontrar mi destino,
aquel escabroso camino,
de la juventud florida,
y escuchaba tu voz con el zumbido del viento,
y el deleite de mi carne escarnecida
que me separo de tu presencia
y con indiferencia abandone
tus tiernos consejos
y menosprecie vuestras razones
y sin embargo tú estaba siempre conmigo
y perdonasteis mis imprecisiones
¡Oh madre, del alma mía!
Perdóname por todo cuanto te ofendí
y las faltas graves de mis acciones
y las locuras de mi juventud
y por todo cuanto te hice
pero eres el ser que más he amado
y hoy me siento arrepentido,
y el corazón compungido,
y mi agonía es ilimitada,
y no obstante tú me has amado,
más que nadie en el mundo
cuanto te quiero madre mía.

 VIII.

Después de mi larga ausencia
y el tiempo había pasado
la pupila de mi madre
estaba desvanecida
y como una llama se fue apagando
en el trémulo de su augusta mirada
y su silencioso lamento
era el viento que respiraba mi aliento
en la inmensa soledad de mi destino,
y hoy supe comprender
cuan grande era su amor;
pero ella ya no está.

IX.
Mi madre me enseño
como era la vida
y como prepararse para la muerte
que nos llega de repente
y su sexto sentido me guió
en los oscuros valles del mundo
¡OH madre cuanto fue tu sufrimiento ¡
en mi lejano aposento
aún llorando te acordabas de mi
esperando a mí retorno
porque desde tu tristeza
me dabas tus bendiciones
y ahora que recuerdo
cuando era niño
tu me cuidabas
y me prodigabas cariño,
y ahora que soy hombre
también me amabas.
¡Oh madre de la vida mía!
Y ahora que ya no estas,
Es inmenso mi dolor
Y grandes las tristezas de mi corazón
Cuanto te añoro madre mía.

 X.

Quiero decirle al viento
que le digan a las hojas
de los árboles
cuanto te amaba
bella mujer del alma mía
mi madre, mi madre
la que me dio el cariño
y que me amó desde niño.
Ella que me cuido del frío
y me abrigo en su corpiño
cuando lloraba, me consolaba
y se reía también me adoraba
y si todos me abandonaban
ella estaba conmigo siempre
y me daba todo lo que otros me negaban;
cariño, cuidados, limpieza y amor
ella me vio crecer con los árboles
y me besaba en los alegres manantiales
y sus aguas bañaban mi costado,
y en  mi rostro enaltecido.
pero el tiempo había pasado.
Con los años llegó la adolescencia
 su luz era su prescencia
y la eterna razón de mi existir.

XI.

Madre mía de mi corazón
te recuerdo más allá de todos mis sueños
en los montes, en los ríos, en los caminos
y en las estrellas que pintan los mares
y en las noches de mis tristes soledades
cuanto recuerdo tu dulce sonrisa
y el aliento de tu voz
y la tierra húmeda de los campos,
te recuerdo en el ocaso, en las tardes,
en las mañanas, y en las tristes campanas
que tocan tus melodías majestuosas,
te recuerdo en aquel verano
en la piedra, en la sombra, en el milpal
y en el oasis de tus amaneceres
madre, madre mía…
 
 
 
HORTENSIA

Por Rodolfo Ascencio Barillas

Madre, madre mía, de mi alma, de mi ser,
de un vida, y de mi corazón
eres la luz de mi camino ensombrecido
y el resplandor inmutable de mi oscuridad
eres la estrella que ilumina la luz de mis ojos
y el lucero que brilla en mis bellos amaneceres
eres la fuente de agua clara que mitiga la sed de mi garganta
y la suave brisa que sopla el viento de tú aliento
eres el abrigo de las flores en mis fríos inviernos
y los rayos de sol que se cuelan en los ramajes de los altos árboles
eres la miel que fluye en la oquedad de mi pecho
y la rosa sin espina que acaricia mis manos
eres la huella eterna en las orillas de las playas oceánicas
y el manantial donde brotan  las burbujas de mis lunas doradas.
Madre mía, ¿Dónde estás corazón mío?
acaso se han ido los suspiros de tù boca
y la delicia de tus tiernos besos…
Hoy que vuelvo a tú hermoso regazo
hoy que el cielo llora lagrimas de lluvia
hoy  que tú rostro habita en mi eviterno universo
hoy que tú no estás madre mía, añoro la luz de tus ojos.
Ahora que el tiempo ha pasado
ahora que vuelvo como un halcón desesperado
 escucho tú voz, tus besos, y tus caricias  que se han marchado.
Pero siempre te recuerdo en mi río de sueños
y escucho  el dulce canto de tus melodías,
y se vienen las tristezas de mi eterna soledad;
tristes que gemían las cañadas
se llevaron del otoño las cascadas
eran los dulces ruiseñores que cantaban
cuales ángeles reverenciaban tu canto
 y alumbraba las sombras de mi dulce aposento
y esperaba tú voz en mi fugaz tormento
y soñaba encontrar los sarmientos de tus uvas matutinas
en la impasible tristeza de mi silencio.
Madre, ¿Cuánto te extraño?
en el icástico beso de tú tierna sonrisa
y que arrulla las noches de mis mustios lamentos.
Después que ha pasado el crudo invierno
quise encontrar el sentido de mis largos días
también quise encontrar los misterios de tu amor inmenso
y quise abrazar tu ausencia en mi dolor intenso
en los exóticos parajes de tu exuberante belleza.
¡Oh! madre, cuan lejano estoy en las delicias de tus brazos
más sin embargo mis espinas las haces tuyas
y mis dolores los transformas en mil rubores
 

10 DE MAYO DIA DE LA MADRE SALVADOREÑA
 
Por Rodolfo Ascencio Barillas
 
Este día tan especial el Pueblo de El Salvador celebra el 10 de Mayo, “DIA DE LAS MADRES SALVADOREÑAS” con gran alegría, y entusiasmo, y se vive con gran fervor en todos los rincones del País, cuya manifestación de gozo para unos y tristeza para otros, por las madrecitas que viven y por las que ya partieron, además se vive en cuerpo y alma este maravilloso día en el centro de la capital con gran alegoría, se escucha por doquier las música, y la multitudinaria afluencia de salvadoreños que se aglomeran para comprar el más preciado presente para sus queridas madres con mucho cariño, un ser muy especial, que se le dedica este día.

Unos les llevan a degustar con almuerzos y cenas, otros comparten el día con ellos, el caso especial es que hay quienes viajan desde los Estados Unidos para contemplar y acariciar con gran amor a sus amadas madrecitas, el caso de un sobrino que viajo desde Europa para reencontrarse con su amadísima madrecita, con llanto y alegría de estar con ella, aunque la afortunada madre, no le interesen los más finos regalos u otros presentes, porque ellas saben amar sin condición, dan todo por sus hijos a cambio de amarlos más, por que solo las madres saben comprenderlos y perdonarlos por cualquier motivo o circunstancias, y el caso de este hijo que viajo miles de kilómetros para él los más importantísimo es volver a estar con su linda madrecita, es muy conmovedor, todo es abrazos , alegrías y tristezas; pero tengo la fortuna de tener una familia muy especial, gracias a Diosito Lindo que me da la oportunidad de contemplar con mis ojos los momentos más emotivos en este día especial de las Madres… 
.
 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián