jueves, 25 de mayo de 2017

EL DECLAMAR - POR EL DOCTOR ÁNGEL EDGARDO CHIRINOS LAVANDER



EL DECLAMAR 

Dr. Ángel Edgardo Chirinos Lavander
Me atrevo a escribir estas líneas, porque con gran pena constato que muchos de los literatos y entre ellos también muchos poetas, consideran al Declamador (con mayúsculas) como un simple repetidor al pie de la letra, de los versos que ellos han escrito y esto, no sé si por desconocimiento, soberbia o falta de apreciación y conceptualización, se produce; lo que se extiende en gran parte de los oyentes. 
  
En días pasados, verbigracia, con la ocasión de la inauguración de un magno evento literario, en que se rendía justo homenaje al poeta universal e inmortal, como es el santiaguino chuco César Vallejo, escuché felicitar y el decir de boca de un laureado escritor que conozco hace muchos años -desde que inició su ahora brillante trayectoria literaria-, a uno de los más conocidos y caracterizados declamadores de los temas del vate universal Vallejo, lo siguiente: “Mis felicitaciones, usted posee una memoria fantástica y envidiable como admirable, la verdad, me ha impresionado sobremanera”. 

El declamador en mención, humildemente, sólo atinó hacer una venia como una  muestra de aceptación a esas palabras, pero en sí, posiblemente sintió nostalgia al comprender que su arte era desvalorizado como tal; pero su modestia no le permitió dar otro tipo de respuesta. 

Como yo me encontraba presente y acompañado del escritor en referencia y en base a la amistad que nos une, me permití hacerle un reproche, diciéndole: “…, has cometido algo que te aconsejo no lo vuelvas hacer, prácticamente le has insultado al no reconocerle el arte que ha puesto en su declamar; pues, la demostración de una buena memoria, la puede hacer cualquiera sin manifestación del cultivo de un arte. Por eso, cuando en los colegios implantan concursos de declamación, como el que pretendes hacer, aquellos que no saben evaluar el arte, premian a los niños que tuvieron mejor rendimiento memorístico y levantan la voz cuando no corresponde hacerlo o mueven las manos y brazos como aletas de molinos, premiando a quienes no lo merecen”. 

El escritor se puso en guardia y arguyó: “Pero don Ángel, yo lo he felicitado y le he hecho saber que admiro su memoria, que lo ha dicho textualmente como fueron escritos por el vate Vallejo, eso creo que es un reconocimiento…”. Yo de pronto le repliqué: “Debiste felicitarle por su interpretación artística, por haber dado vida a lo que fríamente está escrito pero no teatralizado y no sólo mencionar su memoria…”. 

A mí, por ejemplo, luego de terminar de decir un poema histriónicamente y ser  aplaudido, alguien me felicita por mi memoria y no por haber puesto alma, corazón y vida para interpretarlo, me quedo apenado y compungido porque pienso que actué mal, que no me introduje en el alma ni expresé debidamente los sentimientos de quien escribió con el corazón en las manos, esos versos que traté de darles vida. 

El declamar es un arte, tan igual y quizás de más empuje que el de escribir un poema; pues, ¿qué sería de un poeta que escribe poemas diversos y con mucho sentir de su alma si no hay quién los interprete adecuadamente? Terminarían en un libro que con el paso de los años se amarillarían y serían pasto de los hongos y polillas sus páginas; muy distinto será, cuando un Declamador, un poema malo, en base a su histrionismo vocal y de actuación artística, lo convierte en una obra de excelencia en todo sentido; porque le ha infundido vida y dulzura en su declamar. Algo que también al contrario puede suceder, que un hermoso poema, termine en el tacho de basura, porque quien quiso u osó declamarlo, no supo hacerlo y sólo demostró tener una excelente memoria pero carecer de arte. 

Casualmente, en una oportunidad, escuché que un eminente poeta y académico al preguntar ¿quién era aquel…? Y le contestaron que era un declamador; se expresó entonces de manera despectiva sobre esa persona, diciendo: “Ah, es un declamador, con razón…”. Esto por cierto, me exasperó pero guardé silencio porque recién le conocía a ese señor, más cuando ya tuve cierta confianza, le hice recordar tal hecho y le di a conocer mi punto de vista al respecto y se quedó pensativo; mas, enfáticamente declaro, que ambos: el escribir poesía y el declamar, son dos artes que no se excluyen; motivando a que esta apreciación mía, la volcara en varios versos, tal como estos que ahora los transcribo: 


¡GRACIAS, DECLAMADORES! 

¿Cuál sería la suerte de los poemas 
si no existieran los declamadores? 
Posiblemente se amarillarían 
en páginas muertas por el tiempo ido. 

Son entonces, aquellos declamadores 
que como trovadores van por el mundo, 
vivificando esos versos escritos 
por alguien creativo que se obnubiló. 

Aquellos versos quedarían para ser 
guardados en el cofre de los recuerdos, 
sin su repetir, que es los que les da vida 
y los hace conocidos por los demás. 

Por eso es necesario crear conciencia, 
que la declamación es un veraz arte 
que sin él, los versos pasarían raudos, 
como pasa el vil tiempo al olvido. 

Aunque existen algunos escritores 
que tal como poetas académicos, 
piensan que los declamadores son seres 
que existen gracias a sus creaciones. 

Sin pensar que son como esos amantes 
que uno no puede vivir sin el otro, 
tampoco el caminar por separados 
cuando han nacido para ser pareja. 

Son dos artes que se complementan sin ser, 
tal el ajo y la sal, que no se obvian 
y ambos le dan sabor a la comida, 
lo que menos se prescinde en la casa. 

Ahí, les digo: ¡Gracias, declamadores! 
Porque sin ellos, la poesía no se 
difundirá, quedando sólo un papel, 
que el viento y el tiempo se llevarán. 

Pienso que con esta breve explicación, aquellos soberbios poetas, comprendan que sin los Declamadores, sus poemas pasarían al olvido y que la Declamación, es un arte que se debe respetar y difundir, para que los versos buenos, jamás desaparezcan de la faz de la Tierra ni de la mente de los humanos. ¡Vale! 

<<<>>>


WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián