lunes, 27 de febrero de 2017

TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL (MIAMI), DE ADDHEMAR H.M. SIERRALTA - AÑO 9 Nº 300 DE 27 DE FEBRERO DE 2017

 

TIEMPO NUEVO 
 
Internacional 
 
por  Addhemar Sierralta 
 
Año 9 No. 300
 
  Miami, 27 de febrero de 2017
 

ESTA ES LA EDICIÓN 300 DE TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL.

Con la edición de hoy son 300 los números de TIEMPO NUEVO Internacional desde que apareció el 21 de mayo de 2009. Estamos en el noveno año de su edición y seguimos saliendo tres veces al mes llegando a nuestros lectores con el mismo afán y dedicación del primer día. Damos gracias a quienes nos siguen y a los colaboradores –que son de diferentes países del mundo- por haberse sumado a esta labor.

Queremos reproducir nuestras palabras iniciales de aquella ocasión que siguen teniendo la misma vigencia e ideal:

UNAS PALABRAS 

Desde hoy, estimados amigos,  estaré alcanzándoles comentarios, en forma periódica, acerca de las noticias más impactantes y sobre aspectos relacionados con los principios y valores – que a criterio particular -  es menester tener en cuenta para afrontar de la mejor manera el tiempo nuevo que nos toca vivir.

Asimismo siéntanse con toda libertad para discrepar, cuando lo estimen conveniente, y alcanzarme sus comentarios al e-mail aldy103@gmail.com.

Por otro lado será muy grato recibir sus sugerencias para enfocar determinados temas, mejorar los contenidos y hacer cada vez mejor esta vía de comunicación.

El material aquí editado podrá ser reenviado o reproducido por cualquier medio, siempre que se cite la fuente. Si TIEMPO NUEVO ha sido de su agrado pueden enviarlo a sus amistades y conocidos.

Agradezco anticipadamente el tiempo que le dediquen a esta comunicación.

Nosotros seguimos trabajando para ustedes con la misma fuerza del primer día porque todas nuestras ediciones son especiales. Gracias por seguirnos.
 

“MENTIROSO, MENTIROSA”.

Por Cecilia Valenzuela (Perú).

Por qué los peruanos no sancionamos la mentira, por qué no la juzgamos con severidad. ¿Por qué nos dejamos engañar? . De la columna de la periodista Valenzuela que publica El Comercio de Lima.

La crisis moral que actualmente atraviesa nuestro país nos refriega en la cara las taras que adolecemos. La mentira, la hipocresía, el engaño son algunas de ellas. El discurso político peruano está plagado de mentiras. Gran parte de los corruptos de hoy comenzaron mintiendo.

Fujimori no asistió a un debate electoral porque se había intoxicado comiendo bacalao. Toledo fue “secuestrado” cuando en realidad estaba con un trío de prostitutas en el Melody. Humala sostuvo públicamente, para complacer a Hugo Chávez en Caracas, que había nacido en Ayacucho. 

Pero aun así los elegimos presidentes de la República. 

Por qué los peruanos no sancionamos la mentira, por qué no la juzgamos con severidad. ¿Por qué nos dejamos engañar?

Durante la última campaña electoral, Verónika Mendoza, la candidata de la izquierda, mintió con total desfachatez. Dijo que jamás había escrito en una agenda que no fuera la suya, cuando no solo había escrito en una de las cuestionadas agendas de Nadine Heredia, sino que la anotación registraba el número de una cuenta bancaria.

Como siempre los platos rotos los pagó el mensajero; tal como lo hicieron los partidarios de Fujimori, de Toledo y de Humala en su momento, los partidarios de Mendoza se la agarraron con la prensa que evidenció su mentira.

El último domingo, Mario Vargas Llosa publicó un artículo agradeciendo a Odebrecht por revelar a buena parte de los corruptos que acechan América Latina, pero cuando se refirió al período en que Toledo gobernó, se le escapó una frase que grafica la extraña tolerancia que aún las élites del país tienen con la mentira: “En esos cinco años se respetaron las libertades públicas, empezando por la libertad para una prensa que se encarnizó con él” dice el premio Nobel.

¡Así no fue! La prensa no se encarnizó con Toledo, lo que ocurrió fue que Toledo se encarnizó con la verdad y negó reiteradamente ser el padre de su hija Zaraí, y mintió cada vez que se le planteaba el caso.

Pero en vez de repudiar esa vergonzosa y miserable mentira, los partidarios de Toledo acusaron a la prensa de boicotear la democracia.

En estos días Verónika Mendoza ha vuelto a mentir y paradójicamente lo ha hecho mientras convocaba una marcha para repudiar la corrupción. En una entrevista con RPP dijo sin que se le moviera un solo músculo de la cara: “Yo fui una simple militante del Partido Nacionalista, no tuve nunca absolutamente nada que ver y no hay nada que pruebe o indique lo contrario”. Y añadió: “Nunca tuve nada que ver con el financiamiento, con las cuentas, con las  agendas del partido”.

Agradezco a Luis Enrique Raygada, ex integrante del comité de apoyo a esa organización en Venezuela, quien me facilitó el último fin de semana tres correos electrónicos inéditos en los que Verónika Mendoza evidencia su participación en la cúpula del humalismo.

En uno pide formalmente disculpas a nombre del “comandante” Ollanta Humala y hace votos para que no decaigan los ánimos y no se postergue la reorganización del partido en Venezuela.

En otro se explaya refiriendo su desesperación porque le queda poco tiempo para encontrar y alquilar un nuevo local para el partido; y un tercero dice que “ellos” no pueden hablar por teléfono porque “están muy probablemente interceptados”.

¿Para qué le interceptarían el teléfono a una simple militante? ¿Cómo es que una simple militante se encargaría de alquilar un nuevo local? Y desde cuándo una simple militante escribe a nombre del jefe y fundador del partido.

La mentira no solo esconde la verdad, también esconde la cobardía del que miente. 
Para luchar contra la corrupción, hay que empezar por eliminar de la política la mentira y la cobardía. Empecemos por levantar la voz para decirlo.


APLASTA UN HÉROE.

Por Beto Ortiz (Perú).

Nota publicada en Perú21 que pone en evidencia la injusticia de quienes deben impartir justicia en el Perú.

Reconocido unánimemente como un policía ejemplar, el suboficial José Millones será encarcelado por un año –junto a Fujimori– en el Fundo Barbadillo. Una revancha ruin.

“Esto es el Perú, el país donde los ladrones gobiernan y los policías van presos”. Escribí esa obvia reflexión en Twitter casi por impulso, como quien desfoga un poquito la bronca de contemplar cómo todo se va al carajo una vez más mientras tú no tienes más alternativa que escribir en Twitter. El motivo de la cólera que me amarga: la sentencia a un año de prisión por “desobediencia en agravio del Estado” que le ha sido impuesta por la Sala Suprema Revisora del Tribunal Supremo de Justicia Militar Policial al suboficial José Miguel Millones Velásquez, uno de los pocos buenos ejemplos de valentía y amor por el Perú que hemos visto en los últimos años. Por si alguien no lo recuerda, Millones es un sobreviviente de la desastrosa “Operación Libertad” contra Sendero Luminoso, una operación tan mal planificada que les costó la vida a los jóvenes policías César Vilca, Lander Tamani, Nancy Flores, entre otros, en la ya olvidada localidad de Kiteni, entonces controlada por los terroristas al mando de los Quispe Palomino en el Vraem. En mayo de 2012, herido de un balazo en la cara por los senderistas y abandonado a su suerte sin la adecuada atención médica, el suboficial Millones dejó la cama en que languidecía en el Hospital de Policía esperando en vano que lo atendieran y vino hasta los estudios del noticiero que yo dirigía para exigir que curaran sus heridas, para contarle al país cómo el comando de la Policía Nacional –en la patética gestión del también patético general Raúl Salazar– había enviado a los efectivos de la Dinoes a una muerte segura, ridículamente equipados con guantes de construcción y sogas de embalaje, engañándolos con el cuento de que los llevaban a un curso de entrenamiento.

Todos recordamos la desgarradora imagen de don Dionisio Vilca, un humilde albañil, encontrando, en la espesura de la selva, los restos destrozados de su hijo César Vilca y recogiéndolos con sus manos, así como recordamos la ira contenida en el rostro famélico del suboficial Luis Astuquillca que estuvo perdido en la selva diecisiete días a su suerte antes de lograr salvar su vida sin ayuda y hacerse merecedor a una agregaduría en el extranjero que, por supuesto, jamás le concedieron. No hemos olvidado tampoco al olvidable ministro del Interior de entonces, Wilfredo Pedraza –hoy reducido al secundario rol de abogado de Nadine–, traducir al presidente Humala aclarando que, cuando llamaba héroes a los caídos, solo estaba haciendo uso de una “expresión coloquial” porque eso no significaba, en absoluto, que los fueran a declarar héroes algún día.

¿Algún jefe policial fue llevado al Tribunal Militar Policial para ser procesado y sentenciado por haber enviado al matadero, de manera tan vil, a aquellos valerosos policías? ¿Alguien asumió la responsabilidad de estas crueles muertes ocasionadas por la negligencia criminal con que se ejecutó la mal llamada “Operación Libertad”? Por supuesto que no. Gabinetes enteros han caído en el pasado por un solo muerto, pero aquí fueron muchos los que murieron, ¿Y los jefes que los enviaron? Bien, gracias. Sus muertes quedaron impunes y su sacrificio por el país, a merced del olvido. Sus ojos se cerraron y el país siguió andando. Ah, pero pobre del policía que habló con la prensa.

Pobre del que se negó a apañar con su silencio la carnicería, a ese sí que hay que castigarlo, encarcelarlo, aplastarlo. Y ese es el suboficial Millones al que –el jueves pasado– los muy severos vocales supremos militares Ramos Esparza, Temple de la Piedra y Rojas Agüero han sentenciado a un año de prisión efectiva en el Centro de Inculpados de la PNP (CEINPOL) Fundo Barbadillo –el mismo lugar de detención en que Alberto Fujimori purga su condena– por haber ocasionado un “daño moral” (¿?), mellado la imagen y resquebrajado la disciplina institucional de la Policía Nacional. Han pasado ya cinco años desde que aquellos infaustos hechos de sangre acaecieron. A Millones ya le falta muy poco para terminar su carrera de Derecho en la Universidad San Ignacio de Loyola que –como parte del Programa “Adopta un Héroe”– le concedió una beca completa a modo de retribución para un joven que no había titubeado en arriesgar su vida a la hora de pelear por el Perú.

Quienes lo conocemos sabemos que, además de buen estudiante, es un policía intachable y, además, padre de una niña de apenas un año. ¿Hay derecho de desgraciarle la vida así a un peruano de bien, metiéndolo preso por decir la verdad? ¿Cuál es la moraleja de esta historia? ¿La gente decente a la cana y los corruptos paseando libremente por el mundo en Business Class? Estamos ante una equivocación trágica y descomunal. Parece que alguien hubiera escuchado mal. El que tiene que ocupar la celda vacía de la DIROES es el prófugo Alejandro Toledo Manrique, el de la coima de los 20 millones y no un policía honesto apellidado Millones. Un insondable abismo los separa. ¿No va siendo hora de que los peruanos aprendamos a diferenciar al policía honrado del presidente ladrón?

Dieciséis años después de la hecatombe de los vladivideos, ahora que asistimos a una nueva megapudrición, con el amargo agravante de que los héroes imaginarios del 2000 se han convertido en los misérrimos villanos de la porquería presente, habría que tener muchísimo cuidado en no terminar por enmierdarlo todo. Habría que hacer un esfuerzo consciente por no cagarse encima de los poquísimos buenos ejemplos que nos quedan. Y no tengo ninguna duda de que el suboficial PNP José Millones Velásquez es uno de ellos.

Nadie merece más todo nuestro respeto y gratitud que los policías y soldados que dejan sus hogares humildes, que se separan de sus familias y postergan sus propios sueños para ir a poner el pecho por todos nosotros frente a las balas de los infames matarifes de Sendero Luminoso. ¿Ya no nos acordamos de lo que hizo el terrorismo con este país? ¿Qué carajo les pasa a estos necios jueces militares? ¿Es así como el Estado Peruano pretende inculcar en los jóvenes la vocación policial y militar? ¿Premiando una acción patriótica con cárcel? ¿Condenando a las personas a las que debería condecorar e indemnizando a los asesinos? ¿Aplastando a sus héroes y santificando a los traidores? ¿Hasta cuándo este mundo al revés? ¿Hasta cuándo pelear por el Perú va a seguir siendo un crimen abyecto? ¿Hasta cuándo este maldito Síndrome Chavín de Huántar? ¿Hasta cuándo?


ODEBRECHT ENTREGÓ US$3 MILLONES A CAMPAÑA NACIONALISTA DEL 2011.

Por Graciela Villasis Rojas (Perú).

Jorge Barata, ex directivo de Odebrecht, confesó que dio el dinero en efectivo por encargo del Partido de los Trabajadores. 

Esta nota de la periodista de la Unidad de Investigación de El Comercio de Perú revela la financiación que es evidente pero aún negada. La repercusión es muy grave debido a que con ello se buscaba alinear al Perú con los gobiernos del socialismo del Siglo XXI en América Latina.
           
El siguiente es el testimonio que brindó Jorge Barata al grupo de fiscales peruanos que viajó hasta Brasil a tomarle su declaración en enero último. El ex hombre fuerte de Odebrecht confesó que, a mediados del 2010, en plena campaña presidencial peruana, recibió la llamada de Marcelo Odebrecht, quien le indicó que debía realizar una donación de tres millones de dólares para la campaña del entonces candidato Ollanta Humala. Esta, según Barata, se hizo a solicitud del Partido de los Trabajadores de Brasil, de Luiz Inácio Lula da Silva.

Unos días después de haber conocido el encargo de su jefe Marcelo Odebrecht, Barata recibió la llamada del publicista brasileño Valdemir Garreta, socio de Luis Favre, quien le dijo que él sería el responsable de coordinar la campaña nacionalista. En ese momento, el asesor de campaña de Ollanta Humala era Luis Favre.

Barata recuerda que se reunió con Garreta a mediados del 2010 en el hotel Meliá Jardín Europa, ubicado en la calle Joao Cachoeira 1007 en la ciudad de Sao Paulo, Brasil. En ese encuentro, ambos acordaron que los pagos en efectivo para la campaña nacionalista los haría el publicista Garreta, recursos que recibiría en Brasil.

Según Barata, Garreta dijo que también conocía a Fernando Migliaccio (operador de Odebrecht que se encargaba de hacer los pagos ilegales a autoridades en el extranjero, actualmente detenido en Suiza) y que la recepción de los pagos las realizaría directamente él. 

Apenas Jorge Barata retornó al Perú se reunió con el entonces candidato Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, en el departamento ubicado  en la avenida Armendáriz 564, número 102. Este inmueble lo adquirió Humala cuando era soltero. Fue en esa cita que se ultimaron los detalles de cómo se debían hacer los pagos. La pareja Humala-Heredia le confirmó a Barata que ellos recibirían remesas de Brasil a través de Garreta.

Barata asegura que esos pagos están vinculados al nombre clave ‘OH’, siglas que aparecen en las agendas de Nadine Heredia.

Pero poco después de que recibieran un millón de dólares en tres meses, según Barata, la ex primera dama Nadine Heredia lo llamó telefónicamente y le pidió que acudiera al departamento de Armendáriz. Ahí la propia Heredia le dijo al colaborador que no podía solventar los gastos de la campaña y que necesitaba más dinero. Barata accedió a esa petición y solicitó al Departamento de Operaciones Estructuradas dinero en efectivo. 
El hombre de Odebrecht en el Perú recibió remesas de 300 mil dólares en las oficinas de la empresa brasileña, ubicadas en la avenida Víctor Andrés Belaunde 280, quinto piso, San Isidro.

Barata destaca un detalle: él entregaba personalmente esas remesas de dinero a la propia Heredia y, simultáneamente, un monto similar era entregado en Brasil a Favre y  Garreta, quienes lo transportaban hasta el Perú.

Según Barata, en total se entregaron a Nadine Heredia tres millones de dólares, aportes que cesaron el primer semestre del 2011, cuando Ollanta Humala resultó vencedor en las elecciones presidenciales.

¿Quién es Valdemir Garreta?

Valdemir Garreta fue el socio de Luis Favre en la empresa FX Comunicacao Global LTD. Ambos están muy vinculados al Partido de los Trabajadores de Lula da Silva. En enero del 2011, Favre y Garreta asumieron la campaña del entonces candidato a la presidencia Ollanta Humala.

Según los reportes migratorios de los brasileños, a los que El Comercio accedió, en el primer semestre del 2011 Garreta ingresó al Perú en siete ocasiones. Favre tiene registrados tres ingresos en ese mismo período, aunque permaneció más días. Favre, posteriormente, trabajó para la campaña del No a la revocación de la ex alcaldesa de Lima Susana Villarán.


SIN CORREA.

El saliente presidente de Ecuador deja poco más que un triste legado, señala parte del Editorial al respecto que publicara El Comercio de Lima.

El último domingo, los ecuatorianos acudieron a las urnas para elegir al sucesor del presidente Rafael Correa. Lenín Moreno, candidato oficialista y ex vicepresidente de Correa, ha alcanzado –según el último conteo al cierre de esta edición– el 39,31% de los votos; más de diez puntos por encima del representante del Movimiento CREO, Guillermo Lasso (28,25%), pero décimas por debajo de lo que requería para vencer en primera vuelta (40%). Ambos, entonces, deberán disputar una segunda vuelta el próximo 2 de abril.

Así, el ciclo de Rafael Correa finaliza, llevándose con él un período de la historia ecuatoriana en el que el grueso del poder político se concentró en la figura presidencial y cuyo legado tiene diversos aspectos, por decir lo menos, lamentables.

Empecemos por el plano económico. La gestión correísta alcanzó ciertos logros, como el crecimiento del PBI y la reducción de la pobreza hasta el 2015. No obstante, vale hacer dos precisiones. La primera, que el modelo de crecimiento ecuatoriano se basa en el enorme gasto público, que fue posible solo gracias al ‘boom’ del precio del petróleo y al endeudamiento fiscal. Hoy, con otros precios y habiéndose desacelerado drásticamente la inversión privada (entre el 2002 y el 2006 creció solo 3%), es esperable que Ecuador enfrente un fuerte frenazo. De hecho, la administración entrante deberá lidiar, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), con un segundo año consecutivo de contracción en el 2017.

La segunda precisión que vale la pena hacer es que el crecimiento económico durante el régimen saliente no fue remarcable si lo vemos en perspectiva: de acuerdo con cifras del FMI, entre el 2000 y el 2006, antes de Correa, la economía creció 4,2% anual en promedio, mientras que entre el 2007 y el 2016, con varios años de bonanza petrolera, se creció un promedio anual de 3,25%. ¿Qué tipo de gobierno crece menos que en el pasado contando con muchos más recursos? Por otro lado, si bien la pobreza (según las últimas cifras del Banco Mundial) cayó 13,4 puntos porcentuales entre el 2007 y el 2015, solo entre el 2000 y el 2006 cayó 26,8 puntos. En otras palabras, parece que la “revolución ciudadana” de Correa consistió en reducir la velocidad con la que la pobreza disminuía en su país.

El gobierno de Correa tampoco ha estado exento de escándalos de corrupción. Al destape del Caso Petroecuador –que involucra al actual vicepresidente y candidato oficialista al mismo puesto, Jorge Glas– le siguieron en diciembre último las revelaciones realizadas por Marcelo Odebrecht sobre coimas que la constructora habría pagado para obtener beneficios en ese país. Según un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la empresa brasileña ha reconocido que entre el 2007 y el 2016 (período del gobierno correísta) desembolsó más de US$33,5 millones en sobornos a “altos funcionarios del gobierno” ecuatoriano.

Pero, sin duda, la mancha más grande que deja Correa es el atropello general a la libertad de prensa. Como se recuerda, el mandatario se caracterizó por un discurso cáustico contra varios medios informativos, a los que vilipendió públicamente y acusó en más de una ocasión de propagar información falsa. En el 2013, la promulgación de la Ley de Comunicación revistió esta persecución a la prensa con un marco legal y permitió que, hasta el momento, se emitieran 478 sanciones contra medios y periodistas en ese país, según reportes de la ONG Fundamedios.

Este mismo organismo, además, ha recalcado que –a la fecha– el gobierno controla 43 medios de comunicación de manera directa y otros 300 de manera indirecta. Por lo mismo, en abril del 2016, la Sociedad Interamericana de Prensa consideró que en Ecuador “se han perdido las garantías de la libertad de expresión en todos los espacios y medios de comunicación”. Y organizaciones como Human Rights Watch han denunciado el hostigamiento del gobierno contra sus opositores, así como alertado sobre la arbitrariedad en la tipificación de los delitos de terrorismo y sabotaje, hoy utilizados como mecanismos contra críticos que participen en actos públicos de protesta.

Existe la esperanza de que un gobierno sin Correa pueda desajustar la soga que aún hoy asfixia a la libertad de prensa en Ecuador y devuelva al país al camino de un crecimiento real y saludable. Lamentablemente, de resultar vencedor el candidato oficialista, será difícil que esto ocurra.


UN CRECIMIENTO INACEPTABLE.

Por Roberto Abusada Salah  (Perú).

“La obligación del gobierno es adoptar medidas para que la caída en el crecimiento no ocurra”. Artículo del Presidente del Instituto Peruano de Economía (IPE.), publicado en El Comercio de Lima.





Los recientes episodios de corrupción, el anormal clima y un ambiente político enrarecido parecen haber obligado al gobierno a aceptar un ritmo de crecimiento más lento para este año. Economistas, bancos y consultoras privadas están también rebajando sus proyecciones. Las razones que ellos exponen son reales: la cancelación de un megaproyecto y demoras en otros, la probable mayor dificultad para lanzar grandes obras públicas o asociaciones público-privadas debido a pasados actos de corrupción, los daños causados por los huaicos y, finalmente, una pérdida parcial del gran aumento que registró la confianza empresarial luego de las pasadas elecciones. Muchos interpretan esta especie de resignación del gobierno ante un conjunto de circunstancias adversas como una muestra de realismo económico. Sin embargo, más que resignación, el gobierno requiere más acción. Su obligación es adoptar una postura de activa búsqueda de fuentes de crecimiento y la adopción de medidas para que esa caída en el crecimiento no ocurra. En un país con las fortalezas macroeconómicas como las que el Perú posee, la acción y liderazgo del gobierno son no solo indispensables; constituyen el ingrediente elemental que determinará el resultado final. 

Hay demasiado en juego. Aceptar una tasa de 3% o aun menor como algunos auguran es aceptar que los 300 mil jóvenes que ingresarán este año a la fuerza laboral no encontrarán empleo decente, que el nivel de pobreza no disminuirá ni un ápice y que millones de peruanos acumularán para los años siguientes miseria y precariedad económica.

La gran crisis de la década pasada nos brinda el ejemplo perfecto para graficar la manera en la que un ambiente de incertidumbre como el actual, sumado a la pasividad de un gobierno, se convierte rápidamente en causa del estancamiento económico. En el 2009, el crecimiento del Perú se desplomó después de crecer los cinco años anteriores a la espectacular tasa de 7,3% por año. No cabe duda de que la situación internacional golpeó severamente a gran parte de las economías del mundo al generar un súbito freno en el financiamiento, la abrupta caída en el comercio internacional, devaluaciones masivas, caídas en el empleo, fuga de capitales y otras calamidades. Pero nada de eso sucedió en el Perú, y aun así el crecimiento pasó del 9,1% en el 2008 al 1% el año siguiente. En gran medida fue el miedo a la crisis mundial y no la crisis misma la causante de la gran parálisis en el crecimiento. La incertidumbre y el miedo estuvieron detrás de la caída de más de 15% en la inversión privada acompañada por una fuerte disminución de los inventarios. Así de simple. ¡Si ello no hubiera ocurrido ese año, el país habría crecido 8,1%!

Para que el Perú no reviva el episodio del 2009, el gobierno debe concentrar todos sus esfuerzos en reanimar la inversión privada y pública. Le asiste el hecho de que, a diferencia del gobierno anterior con su claro desdén por la inversión privada, el gobierno actual cree firmemente su papel en la promoción del crecimiento y el progreso. En el mismo sentido, debería ser menos complicado impulsar la inversión a partir de su actual deprimido nivel (US$10.000 millones menos que en el 2013). Recuperar solo la cuarta parte de la inversión anual perdida añadiría 1,3 puntos porcentuales al crecimiento.

El ministro Thorne ha anunciado que presentará al país un plan de acción reactivador, y el presidente Kuczynski al promulgar su reciente Decreto de Urgencia (Nº 003-2017) ha enviado un potente mensaje dual: asegurar el resarcimiento estatal, reteniendo ingresos por las ventas de activos de las empresas corruptoras y al mismo tiempo evitar la paralización de los proyectos. Es un buen comienzo, pero ese esfuerzo debe ir mucho más allá. Debe ordenar a todo su Gabinete y al buen equipo actual al mando de Pro Inversión a colocarse en ‘modo inversión’ y demandar de ellos que, como jefes de los entes rectores, garanticen que los miles de programas y proyectos se ejecuten a cabalidad. No debe haber excusa para que la inversión pública no crezca 20% más que en el año pasado.

Finalmente, la Presidencia del Consejo de Ministros debe aprovechar el trabajo que culminó con la publicación de 112 decretos legislativos. Estos incluyen reformas revolucionarias que, por su falta de difusión, son desconocidas por empresarios y el público en general. Ni la propia administración pública llamada a ponerlas en práctica las conoce a cabalidad. Una campaña de comunicación bien orquestada puede reanimar la confianza empresarial, con un bono adicional de aumentar (o al menos frenar la caída) la popularidad presidencial. 


DETIENEN A EX JEFE DE EJÉRCITO ARGENTINO POR SECUESTROS.

César Milani, quien comandó el Ejército en el gobierno de Cristina, quedó detenido por crímenes en la dictadura, según nota de AFP.

César Milani, ex jefe del Ejército de Argentina entre 2013 y 2015, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner fue detenido este viernes por su presunta implicación en dos secuestros durante la última dictadura (1976-83).

Milani quedó detenido en La Rioja, en el noroeste del país, luego de declarar en la causa que investiga los secuestros de Pedro Adán Olivera y de su hijo Ramón Alfredo Olivera, ocurridos en marzo de 1977 en esa provincia, informó el titular de Derechos Humanos provincial, Delfor Brizuela.

Gustavo Feldman, abogado del militar de 62 años, le había recomendado no responder las preguntas del tribunal "debido a que por los hechos que se le imputan no hay manera de que surjan nuevas preguntas".

Según el abogado, César Milani iba a explicar el contexto histórico y "en particular sobre cuál era su conducta y sus funciones" en esa época.

El ascenso de Milani a jefe del Ejército de Argentina en 2013 fue muy cuestionado por organismos de derechos humanos por estar sospechado de delitos de lesa humanidad.

La entonces presidenta Cristina Fernández lo respaldó ante denuncias de su propio entorno político por los supuestos crímenes durante la última dictadura.

César Milani se retiró en junio de 2015, y desde entonces sus detractores sacaron a la luz detalles de un estilo de vida con derroches, con pasión por los autos de lujo.

El juez federal Daniel Rafecas lo procesó en diciembre pasado por el delito de enriquecimiento ilícito de funcionario público y le fijó un embargo millonario, informó el ministerio de Justicia.

La permanencia de Milani al frente del Ejército de Argentina dividió a los organismos de derechos humanos entre los que reclamaron que fuera llevado al banquillo, como otros centenares de militares, y los que estimaron que se trataba de una causa armada para dañar la imagen del gobierno kirchnerista.

Apoyos vs rechazos

La principal figura vinculada a los derechos humanos que apoyó a Milani fue Hebe de Bonafini, presidenta de la organización humanitaria Asociación Madres de Plaza de Mayo y ferviente militante del gobierno kirchnerista.

"Cuando creo en alguien, voy a defender a esa persona hasta que esté presa. Mientras tanto, no voy a cambiar mi opinión", dijo a mediados de 2015.

Bonafini, que llegó a entrevistar a César Milani para la revista de la organización, afirmó que el militar le mostró "dónde estaba, con día y hora" en el momento en el que supuestamente se produjeron los hechos.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que había impugnado el ascenso de Milani a teniente general en el 2013, destacó que las investigaciones sobre el militar "se han caracterizado por múltiples postergaciones" y manifestó que es importante que todas las causas por terrorismo de Estado "avancen con celeridad para garantizar verdad y justicia a las víctimas y a toda la sociedad".

Victoria Donda, diputada nacional por Libres del Sur (centroizquierda) e hija de desaparecidos, apropiada por un militar inmediatamente después de su nacimiento, declaró que la detención le produce "festejo y alegría" y que cree que "esto es bueno para el país".

La dictadura argentina dejó 30.000 desaparecidos y unos 500 bebés fueron robados, de los cuales 121 recuperaron su identidad.

La política de derechos humanos y el impulso a los juicios contra acusados de crímenes de lesa humanidad fue uno de los pilares de las gestiones del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y de su esposa y sucesora Cristina Fernández (2007-2015).


CARNAVAL SIN MÁSCARAS.

Por Enrique Guillermo Avogadro (Argentina). 
                                
 "En esta tierra nuestra, 
la verdad ha muerto 
hace mucho tiempo" 
Fernando Aramburu.

Los disfraces han desaparecido, los antifaces han sido olvidados y ya todos sabemos quién es quién en el baile. Después del carnaval, el miércoles de cenizas nos traerá nuevamente a la realidad pero, como la semana hábil será muy breve, el final de fiesta se producirá el lunes 6 de marzo.

Entre ese día y el siguiente, se producirán algunos hechos de relevancia pero distintos, aún cuando todos comparten la imagen que sirve de título a esta nota. El Presidente Macri habrá regresado de su paseo triunfal por Madrid, que tendrá repercusiones positivas en un futuro mediato pero si, ingenuamente, espera encontrar aquí a unos caballeros que, al menos por un elemental pudor, lo respetaran por no haber desnudado en su momento la crisis que recibió en 2015, se equivocará una vez más.

Enfrente tiene la peor clase de tahúres, los que padecen de amnesia voluntaria, capaces de simular el olvido de su propio y reciente pasado, de abjurar del kirchnerismo en el que participaron y seguir jugando sucio en el partido. Lo único que buscan es volver al poder, practicar el más abyecto populismo y enriquecerse en el camino.

Los gremios que nuclean a los "trabajadores de la educación" -ex maestros-, anunciaron encantados que el ciclo lectivo no comenzará el 6, como estaba previsto, y que están dispuestos a seguir extorsionando a la sociedad. Perjudican -¿los llamarán "daños colaterales"?- a los más desprotegidos de los chicos con tal de disparar contra el Gobierno y se asocian, descaradamente, a la campaña de desestabilización en la que están empeñadas varias usinas afines. Lamentablemente, y además de la trágica pérdida de días de clase en el "siglo del conocimiento", entre otras cosas las escuelas cerradas implican niños sin alimentos y padres que pierden el "presentismo" por la necesidad de permanecer en casa cuidándolos.

Como reinvidicación sindical, todo vale: la resistencia a la evaluación y el perfeccionamiento de los docentes, a la corrección del sideral ausentismo, la duplicación de cargos hasta el infinito. Si bien los salarios nominales que perciben pueden parecer bajos, al menos en la ciudad de Buenos Aires un maestro recién recibido, con una jornada básica de cuatro horas, percibe más de once mil pesos. ¿Es un motivo real, cuando toda la ciudadanía está sufriendo mientras paga los errores y los robos de la década kirchnerista o, simplemente, se está haciendo demagogia y oposición salvaje con la huelga?

Me pareció altamente positivo un movimiento, generado a través de Tweeter, por voluntarios a-partidarios, que se ofrecen para dar clases durante la huelga nacional anunciada por Roberto Baradel, líder del gremio más combativo, y sus congéneres de los demás sindicatos, y evitar así, al menos parcialmente, los enormes perjuicios que causará. Y digo positivo porque muestra el profundo hartazgo social frente al accionar de estos verdaderos delincuentes que, embanderados en los reclamos gremiales, buscan sólo réditos políticos.

Ese mismo lunes veremos, por primera vez, a los retoños de doña Cristina, el Diputado Máximo y la joven Florencia, concurrir a los Tribunales de Comodoro Py para prestar declaración indagatoria en la causa Los Sauces, y los seguirá Cristina al otro día. Tienen razón Luis D'Elía y Eugenio Zaffaroni en preocuparse, ya que es posible -aunque altamente improbable- que quede detenida pese a tratarse, después de la denuncia del Fiscal Nisman por encubrimiento del terrorismo, de la causa que más la preocupa.

Nuestra abogada exitosa volvió a usar Tweeter para brindar su apoyo e invitar a sus fieles a sumarse a la marcha contra el Gobierno que, también para el martes ha sido dispuesta por los triunviros de la CGT; pero la catarata de tuits no contuvo uno sólo que se refiriera al Gral. Milani. No es para menos ya que, después de apañarlo durante años, de encumbrarlo a la jefatura del Ejército, de ponerlo al frente del espionaje interno y de darle cifras siderales para su equipamiento -y para que robara a manos llenas-, hoy el noble guerrero se ha transformado en la bala más potente que haya atravesado el relato trucho y el negocio de los derechos humanos tuertos.

Luego del anuncio de la principal central obrera, rápidamente aprovecharon CTA y ATE, los piqueteros, los desocupados, el atomizado PJ pegado con engrudo en San Vicente, los educadores y cuantos pretenden expulsar a Macri y volver a las recientes épocas de corrupción y latrocinios impunes, para recuperar protagonismo. Los convocantes son quienes reciben las peores calificaciones de una sociedad que, sin embargo y por inacción o por abulia, permite que sus dirigentes se perpetúen en sus cargos.

Porque, si bien la economía personal de los argentinos no da demasiado espacio para el optimismo todavía, me pregunto qué pretenden  quienes marcharán el martes que haga el Gobierno: ¿seguir aumentando el déficit, la emisión, el endeudamiento, los impuestos o los subsidios?; cualquiera de esas recetas lleva a mayor inflación, el impuesto más gravoso para los pobres, es decir, para aquéllos a quienes dicen representar. ¿Qué harán por ellos, si siguen en esta tesitura en vez de capacitarlos, cuando el progreso de la ciencia expulse del mercado laboral a los menos preparados?; ¿harán huelga como la de Pablo Moyano, cuando consiguió que los bancos siguieran mandando los extractos en papel y por correo?

¿Dónde deberían buscarse recursos para hacer frente a los reclamos? Hay una sola respuesta: en el crecimiento de la economía, y para ello se necesitan varios elementos: inversión, productividad, seguridad jurídica, previsibilidad, respeto a las normas, y debemos ser nosotros mismos, con las verdaderas fortunas que muchos tienen en el exterior, quienes nos pongamos el país al hombro, porque el mundo se hartó de escuchar nuestros llantos mientras, una y otra vez, nos pegamos tiros en los pies. ¿O es que no hemos oído fuera, cada vez que intentamos que vengan a invertir, la lapidaria apelación: "comiencen ustedes por confiar en la Argentina"?

 Macri y Cambiemos podrían fracasar, claro, pero al menos están intentando apartarnos del rumbo de segura colisión con un iceberg en que tantos años de politiquería, de corrupción y de populismo nos habían colocado. En 2015, y por escaso margen, los argentinos decidimos que no queríamos transformarnos en la tristísima Venezuela de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, en la paupérrima Cuba de Fidel y Raúl Castro, o en otro cualquiera de los engendros con que el "socialismo del siglo XXI" había sembrado nuestra sufrida región. Si ese fracaso se produjera, allí estarán los personeros del pasado para regresar y, otra vez, suicidarnos en masa.

No incurramos en el disparate, instalado por los medios y por las usinas K, de igualar las denuncias que se hacen contra Cambiemos, todos los días, con la corrupción kirchnerista y, mucho menos, caigamos en la estupidez de Jorge Asis que, hace poco, llamó a éste "tercer gobierno radical", o de Sergio Massa, tratando de instalar la comparación con Fernando de la Rúa; todo ello no hace más que dar aire a los golpistas, que hay ya muchos.

Los errores del Gobierno me duelen, y mucho, pero creo que no me queda otra que apretar los dientes, seguir para adelante y, en la medida de mis escasas posibilidades, evitar que siga cometiéndolos.

Bs.As., 25 Feb 17


EL ECLIPSE DE LOS GOBIERNOS DE INCLUSIÓN SOCIAL.

Por Hugo Salinas (Perú).

Este artículo del amigo Salinas, respetable izquierdista por convicción e ilustrado, nos lleva a coincidir y a discrepar. Coincidir en que izquierda y derecha están fuera de la realidad y discrepar en el reparto igualitario (lo opuesto al reparto individualista) que preconiza en su reciente libro “Teoría del Cambio”, porque consideramos que requiere del impulso motivador que podría lograrse con el capitalismo social que se debe dar la mano con el socialismo capitalista, lo que explicaremos en otras futuras publicaciones.

Los gobiernos de inclusión social en América Latina están llegando a su fin. ¿A nunca más? No, volverán cubiertos de otro manto de santidad, mientras el Capitalismo siga reinando sobre la población mundial. Para entender la recurrencia de este fenómeno su debemos comprender, primero, lo que es un gobierno de inclusión social y, luego, lo que realmente significa Capitalismo.

En estos últimos años, las mayorías desposeídas de América Latina confiaron su suerte en diferentes gobiernos de inclusión social. Los que más levantaron la esperanza de las gentes pisoteadas y exprimidas al extremo por el Capitalismo fueron los pueblos originarios del Abya Yala, que lograron constituir Estados Plurinacionales como los de Bolivia y Ecuador.

Una segunda forma de gobierno de inclusión social se denominó “socialismo del siglo XXI” en Venezuela, o “la gran transformación” en Perú. Una tercera forma de los gobiernos de inclusión social la tuvimos en el sindicalista de Brasil, populista de Argentina y socialista de Chile.

¿Cuál es el común denominador de todos estos gobiernos de inclusión social? Todos ellos se apoyan en el Presupuesto Público a fin de otorgar regalos, dádivas e ingresos monetarios que, por un lado, duran lo que dura el gobierno o la solvencia del Presupuesto Público y, por otro lado, desaparecen a medida que aumenta la insatisfacción de los pueblos sedientos de liberación, de reconocimiento de su identidad y del disfrute de la integralidad del resultado de su trabajo.

Y cosa curiosa, todos estos gobiernos de inclusión social tienen el respaldo tanto del FMI (Fondo Monetario Internacional)i, del BM (Banco Mundial)ii, como de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), instituciones creadas por los países del Norte y sus grandes empresas multinacionales para extorsionar a los pueblos del Sur.

Y esta característica de los gobiernos de inclusión social confirma su naturaleza de “gobiernos defensores del Capitalismo”. Tienen membrete de “izquierda”, pero apoyan al gran Capital. Consciente o inconscientemente, estos gobiernos le permiten una vida tranquila a los expoliadores de millones de personas. ¿Por qué?

Porque ninguno de ellos atacó ni ataca al corazón del Capitalismo. ¿Y qué es Capitalismo, entonces?

Los ideólogos tanto del Capitalismo como del “izquierdismo” nos han mantenido, y nos mantienen aún, en una ignorancia total del conocimiento y manejo de los mecanismos de la actividad socio-económica. Los primeros, con un claro sentido de supremacía y supervivencia, mientras que los segundos lo hacen por una clara obediencia a las grandes corporaciones mundiales, a fin de obtener prebendas personales y de grupo.

Últimamente nos han hecho creer que los responsables de nuestros males son la globalización, la economía de mercado, las innovaciones tecnológicas, o los tratados internacionales. En realidad, estos son simplemente elementos de una forma precisa de trabajar para producir y comercializar bienes económicos. Esta forma de trabajar se instala en forma hegemónica, a nivel mundial, hace unos 4 siglos, y se le conoce muy generalmente como la economía industrial.

No hay nada de malo o perverso en esta forma de trabajar que tiene como elementos a la economía de mercado, a los intercambios en precios expresados en unidades monetarias, o en sus instituciones como los convenios internacionales. En el imperio del Capitalismo, ellos son utilizados como la correa de transmisión del verdadero mal. Su rol podría ser completamente diferente si la base socio-económica respondiera a un modelo alternativo al Capitalismo.

Esto nos está indicando que el agente nocivo, que crea el fenómeno del Capitalismo, se manifiesta a través de los diferentes elementos de la economía industrial y de sus instituciones, sin que hasta la fecha hayamos podido identificarlo, visualizarlo. Y hay una razón para ello. Este agente nocivo es el resultado de una decisión de sociedad, invisible al ojo humano.

Y esta decisión perversa, y aceptada cotidianamente por todos los miembros de la comunidad, es la que, dentro del marco de una economía industrial, anima al Capitalismo. Es decir, el Capitalismo no es más que un cierto tipo de decisión de sociedad que se manifiesta a través de los elementos materiales de la economía industrial y de sus instituciones.

Y esta decisión de sociedad, raíz de los efectos perversos del Capitalismo tales como pobreza, desempleo, marginación y pérdida de identidad, se llama la Repartición Individualista del resultado de la actividad económica. Una forma de repartición que permite que, el 100% del resultado de la actividad económica pertenezca, única y exclusivamente, a los que detienen el poder de la actividad económica a nivel local, nacional, regional y mundial.

Mientras persista este tipo de repartición del resultado del esfuerzo de todo un pueblo, no podremos resolver estos males de sociedad. No nos engañemos, la solución a nuestros males no se encuentra en la creación de un Estado Plurinacional, en la redacción de una nueva Constitución, o en la conformación de gobiernos de inclusión social.

No sigamos haciéndole el juego a los beneficiarios del Capitalismo que, en definitiva, como lo dijera Oxfam Internationaliv, no son más que ocho personas y que, en conjunto tienen una riqueza acumulada igual a la mitad de la población mundial. Es decir, 8 personas pesan, económicamente, como 3.6 mil millones de personas. Y son ellos los que manejan nuestras vidas a su regalado gusto. Otro mundo es posible.v

¡Basta de tanta ignorancia y oportunismo de nuestros dirigentes sociales, comunales, y políticos!

igualitario

Lima, 22 de febrero del 2017







UNA PALOMA (Narración).

Por Beatriz Dammert Rizo Patrón (Perú).

Sudor, pegajoso sudor, oleadas de sudor y pánico atrapándome en la nada. Intento gritar pero mi voz sigue encarcelada. Cúando acabará este encierro sin sentido, este latir de mi aislamiento... De pronto una caricia irrumpe en mi pesadilla. Despierto.

Un hombre  acariciaba mi plumaje. Podía percibir su angustia, pero hizo un esfuerzo para dejarla a un lado para hablarme de su situación y la de sus compañeros. Era cuestión de vida o muerte y todo dependía de mi capacidad de entregar un mensaje a tiempo. “Vuela amiguita, tienes tan solo veinte minutos, después será demasiado tarde, susurró, “eres nuestra última esperanza.” Y murmurando una oración me soltó en medio de las penumbras para cumplir la misión para la cual había sido entrenada: volver a mi hogar, venciendo innumerables obstáculos, para entregar una valiosa información, la ubicación de esos soldados sin la cual no podían ser rescatados. Era de noche o sea que debía buscar otra forma que no fuera el sol para guiarme. El mar se extendía debajo de mí. Sin poblados que me orienten debía tan solo depender de mi brújula interna y mi memoria. Y estaban también los halcones, nuestros enemigos mortales. Deseché todo pensamiento negativo y continué mi viaje.  En eso sentí algo caliente en mi pecho: era sangre. ¡Me habían disparado! Recordé un poema mientras sentía desvanecerme.  “Ay,ay, ay palomo mío, la vida se me escapa por este agujero tibio. ¿Quién se hundirá en tu mirada ahora que ya no esté en el nido?”

El mensaje…tenía que llevar el mensaje…me sentía tan débil…

Abrí los ojos y me encontré con un mundo desconocido. Mi pequeño yo había desaparecido, junto con la charla interior. Dentro de mí habitaba un Ser puro. Los juicios, los miedos, lo imperfecto, los opuestos, no tenían cabida en este lugar. “Mi reino no es de este mundo. Los ciegos verán, los sordos oirán”. Las palabras de Jesús… Ahora eran parte mía. Estaba rodeada de seres de luz. No había separación, todo era UNO: los animales, las aves, los seres humanos, la naturaleza. No existían las palabras, la comunicación era instantánea. Había un silencio lleno de paz. Entendí muchas cosas, otras me fueron reveladas. Pero ahora que había vivido otra realidad mi deber era tener que transmitirla a los que aún estaban en la oscuridad.

Entré  a mi cuerpo terrenal.  El dolor volvió pero ahora lo aceptaba. Logré con mucha dificultad llegar a mi destino y pude salvar a los que ahora eran mis hermanos.


LAS MUJERES Y LOS GATOS.

Por Andrés Fornells (España).

En contra de la opinión, de quienes les conocen mal,
 las mujeres y los gatos 
nacieron tan libres que solo 
rebajan parte de su libertad
con aquellos que les tratan con mimo, 
con respeto y con amor. 
A todo lo anterior añado que 
los gatos también aceptan 
alguna que otra deliciosa golosina,
 y las mujeres algún regalo bonito
 para celebrar aniversarios y cumpleaños.
 Para esto último teniendo siempre 
la delicadeza de restar y no de sumar años. 


Los gatos se mueven con sigilo. 
Las mujeres con suma elegancia.
 Mujeres y gatos son bellos. 
Los gatos felices ronronean. 
Las mujeres felices suspiran.
Los gatos más osados suben 
sin miedo a lo alto de los tejados. 
Las mujeres más osadas suben 
sin miedo en lo alto de los hombres.
 

Y, para terminar, un hombre dominador,
 un hombre completo, es aquel
 que sabe convivir en buena armonía
 con una mujer y con un gato. 
“Buenos días, amor, suelta el gato por favor,
 que me araña cuando voy a abrazarte”.

LAS BOTELLAS DE “COCA-COLA” (Cuento).

Por Addhemar H.M. Sierralta (Perú).

Dos botellas de gaseosa cobran vida y son capaces de tener sentimientos y capacidad de protesta en este cuento de su autor. La mención de una marca no tiene afán publicitario ni tampoco generar efectos negativos.

Don Felipe cruzó por el almacén y se detuvo, linterna en mano, le pareció haber escuchado voces. Era de madrugada. Ingresó al depósito de envases y encendió la luz. 

Entre las cajas de botellas percibió como un ligero murmullo. En anaqueles se encontraban, a un lado las botellas nuevas y al frente las recicladas. Se acercó a la zona de donde creía llegaban los ruidos. Encontró dos cajas abiertas. Una de las nuevas y otra de las usadas.  Revisó con detenimiento todos los anaqueles, incluso en las partes inferiores. ¿ Habría sido algún animal quien fuera el causante de la bulla ? Nada indicaba que así lo fuera. Apagó la luz y prosiguió su ronda.

-Casi nos descubren -dijo una botella vieja a otra nueva- no debiste hablar tan fuerte.

-Es por la emoción, disculpa. Mañana estaremos en la línea de producción y luego conoceré el mundo. Me parece maravilloso.

-En tu lugar no diría lo mismo.

-¿ Por qué ?

-Ya te darás cuenta. El mundo no es como lo pintan.

-Eso lo dices porque eres una amargada.

-Bueno, descansa ya que falta poco para amanecer y nos espera una larga jornada.

-Tienes razón, hasta pronto.

El silencio reinó en la fábrica de gaseosas. Muchos años tenía funcionando en la ciudad de Lima. Los Barton habían obtenido la licencia para envasar  “Coca-Cola” y con mucho éxito incrementaban sus ventas cada año. La bebida se convirtió en una de las preferidas de grandes y chicos.

Muy temprano, a la mañana siguiente, el pito de la fábrica anunciaba la entrada del personal. Jefes, empleados y obreros se aprestaban a iniciar su faena cotidiana. Unas mujeres, cubiertas con guardapolvos blancos, colocaban las botellas en la línea de producción. Entre ellas estaban las conversadoras de la madrugada. Una feliz, la nueva, y otra preocupada, la vieja.

El proceso contemplaba el envase, el poner la chapa o tapa a cada botella, la revisión de calidad y luego la colocación en las cajas de madera. Se almacenaban, éstas, en un recinto especial a la espera de los camiones repartidores en la denominada zona de despacho. Poco tiempo después nuestras botellas amigas se encontraban , en una caja, comentando el proceso de envase y esperando el momento para su despacho.

En horas de la tarde un grupo de obreros cargó varias cajas en un camión.  Entre ellas estaba la de nuestras amigas. El vehículo se dirigió hacia San Isidro y  las llevó a un supermercado. Luego las botellas fueron sacadas de sus cajas y acomodadas en las vitrinas de exhibición.

-¡ Qué lindo es este lugar ! –exclamó la joven botella.

-Si, pero no todo lo bonito es bueno –comentó la más vieja.

-Ya estás con tus cosas de nuevo.

-Es que te digo la verdad para que no vayas a sufrir.

-Ya deja de molestarme.

Y con gesto de enfado hacia su amiga, la botella nueva  se dedicó a admirar las luces y adornos en el supermercado. Empezó a fijarse en la gente que acudía a comprar. Elegantes y de muy buenas fachas. Estaba embelesada en la contemplación que no se dio cuenta que una persona la había tomado y colocado en un carrito de metal junto a su amiga y otras compañeras. Al rato pasaba por una caja registradora y era embolsada. Sintió temor por verse a oscuras dentro de una bolsa. Luego aumentaría su miedo al ser colocada dentro de un refrigerador.

Horas más tarde, junto con su amiga, fueron sacadas bruscamente de su helado letargo. 

Cuando pensó que sería una botella libre, otra vez, fue colocada a oscuras en un congelador de mano o “cooler”. Cuando al final pudo sentirse en aire puro, estaba en una playa al sur de la ciudad. Música, baile y diversión de las varias parejas de jóvenes que disfrutaban de un salchicha “party” la despertaron de su modorra y empezó también a sentirse alegre.

A la botella le parecía, todo aquel encuentro, algo muy atractivo. “Ya te das cuenta que aquí se disfruta y todo es bueno”, le dijo a su amiga, que ajena a la fanfarria de los muchachos y muchachas trataba de descansar un poco. “Eres una aburrida”, concluyó a la vez que prestaba atención a todo lo que ocurría en la playa.

Muy acaramelados y tomados de la mano se acercó una pareja. Provistos de sendos vasos y una botella de ron tomaron dos botellas de “Coca-Cola” y se fueron a un oscuro extremo de la playa, alejándose de sus amigos. Obvio que las botellas eran nuestras amigas.

Destapadas una a una las botellas, junto con el ron, se convirtieron en complemento del trago que con celeridad tomaba la pareja. Arrumacos van y arrumacos vienen, un poco de cocaína, y en pocos minutos Paul y Malú se dedicaban a hacer el amor en forma desenfrenada. Hasta allí la botella más joven estaba entusiasmada. De pronto aparecieron tres individuos, que no eran del grupo y, denotaban por su actitud. Ser unos maleantes en busca de presas. Y así aconteció que en pocos minutos golpearon al muchacho y cada uno de los facinerosos, tapándole la boca a la chica, la violaron repetidas veces. Las botellas sobre la arena quedaron estupefactas y horrorizadas de lo que vieron.

Antes de marcharse, los atracadores, golpearon con salvajismo y crueldad a la pareja. Tomaron la botella de ron a medio consumir y se fueron entre risas y gritos.

Los amigos de Paul y Malú recién se percataron de su ausencia a eso de las cinco de la madrugada cuando pretendían retornar. Cuando los encontraron casi amanecía. Ya era tarde para cualquier auxilio. Consternados los chicos y las chicas, entre sollozos y llantos, solo les quedó elevar una oración por el alma de sus amigos. Ambos habían sido cruelmente asesinados.

Un recogedor de botellas llevó su mercadería, que encontró el lunes temprano después de su recorrido habitual por las playas, al depósito de botellas en La Victoria. Cuando en el depósito se hubieron acumulado una buena cantidad, éstas, fueron despachadas a la fábrica de los Barton. Después de un proceso de limpieza con soda cáustica las dejaron, los operarios, listas para su reciclaje. Embaladas en cajas de cartón, en los anaqueles del depósito de la “Coca-Cola”, y nuevamente en la línea de producción.

Las botellas amigas estaban nuevamente juntas en la faja transportadora. La más joven, ahora algo más veterana, le decía a su compañera :

-Tenías razón. El mundo es una mierda.

-Me da pena que vieras la crudeza de los humanos.

-Sabes, no quisiera volver al mundo.

-Yo tampoco.

De pronto las botellas hicieron un bamboleo extraño. Chocaron entre ellas y cayeron de la faja transportadora al piso de cemento. Quedaron destrozadas. Las recogieron y echaron al basurero. El suicidio de las botellas de “Coca-Cola” no cambiaría al mundo. Pero ellas decidieron un cambio en su destino. Por lo menos demostraron tener sentimientos y su acto fue una protesta sincera.
 
 
 

NUEVA PÁGINA WEB DESDE AHORA Y

COMENTARIOS Y CORRESPONDENCIA

Agradeceremos sus comentarios y correspondencia a aldy103@hotmail.com  o a aldy103@gmail.com  y también les recordamos que ya podrá leer TIEMPO NUEVO Internacional ingresando a la página web: tiemponuevo.news
 

Fuente: 

TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL
 
Addhemar Sierralta
 
Año 9 No. 300 de febrero de 2017
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián