miércoles, 16 de noviembre de 2016

TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL (MIAMI), DE ADDHEMAR H.M. SIERRALTA - AÑO 8 Nº 291 DE 16 DE NOVIEMBRE DE 2016


 
 
TIEMPO NUEVO 
 
Internacional 
 
por  Addhemar Sierralta 
 
Año 8 No. 291 
 
  Miami, 16 de noviembre de 2016 
 
GANÓ TRUMP EN U.S.A. AMPLIAMENTE.

Por Addhemar H.M. Sierralta (Perú).

Y se dio la lógica en U.S.A. Triunfó Donald Trump. Igual que en los 80 cuando Reagan ganó cuando la mayor parte del mundo no lo quería y se convirtió en uno de los mejores presidentes doblándole el lomo al comunismo internacional y hoy triunfa otro republicano en las elecciones presidenciales.

Para quienes vivimos en los Estados Unidos de América es más sencillo entender este fenómeno como lo fue en aquella época.
El gobierno demócrata había fracasado en muchas áreas, los medios de información mayoritariamente apoyaban a ese partido y una percepción falsa de sus directores de campaña se puso en marcha: que todos los latinos votaríamos por la Clinton. Nada más lejano a la verdad. Los de origen mexicano es probable que si, como los migrantes ciudadanos más recientes. Pero los latinos con décadas en este país -no de origen mexicano- definitivamente no compartimos ese escenario.
Los cubanos, los venezolanos, los guatemaltecos, los de Nicaragua, los peruanos votamos por el cambio.
Y este cambio significa que queremos un gobierno que no claudique ante los Castro, los Maduro, los musulmanes de ISIS, que sea honesto con los migrantes, que no engañen con el Obamacare, que no favorezcan a los bancos antes que a quienes compramos viviendas (nueve millones perdimos propiedades), que no se deje engañar con los nuevos migrantes cubanos que viven de los programas sociales exclusivos para ellos, que no oculten que han deportado a más de 2'700,000 migrantes (récord histórico), que se nos dejó quitar el liderazgo manufacturero afectando puestos de trabajo, que perdimos el liderazgo mundial; que no queremos se sigan apoyando el aborto y los matrimonios entre los del mismo sexo.
Esperamos una ley de inmigración realista, mejor control de los migrantes del medio oriente, mayor desarrollo económico, la unión de todos los sectores del país, mejores relaciones internacionales y una posición clara -interna y externamente- contra el comunismo que solo busca destruir la democracia y el progreso. También estar alertas y combatir decididamente a ISIS.


Cabe señalar que Trump logró una clara victoria que se refleja con mayoría en las dos cámaras y su triunfo en la mayoría de los estados y en el voto popular.
Dios ilumine y permita que el nuevo presidente tenga un buen gobierno para el bien de los ciudadanos y sus familias.


UNA GUERRA QUE SE VIENE DANDO Y HAY QUE REACCIONAR.

Por Addhemar H.M. Sierralta (Perú).

Hace 40 años llegó a mis manos un pequeño libro impreso que contenía las estrategias del comunismo internacional. Hoy se han perfeccionado al punto que son menos confrontacionales y con menor vehemencia por quebrar al capitalismo y hacerse de los gobiernos para implantar su ideología. Pero su agresividad está encubierta y es más peligrosa.

Podríamos decir que vienen adaptándose a los tiempos que vivimos. Entre las más relevantes estrategias –algunas del librito de marras- y otras nuevas están las siguientes:

1.     Continuar con el apoyo a los intelectuales y artistas.
2.     Dejar de atacar frontalmente a las religiones y más bien ser condescendientes con sus dirigentes para captar a algunos de ellos.
3.     Revirar su oposición a los homosexuales y apoyar a los grupos LGBT.
4.     Desarrollar ONG’s ecologistas para formar frentes de oposición industriales, mineros, petroleros, de gas, etc.
5.     Infiltrar profesores –escolares y universitarios- en los países desarrollados para subliminalmente vender su ideología.
6.     Apoyar al movimiento radical musulmán (ISIS).
7.     Aprovechar las acciones para fomentar marchas de oposición a los movimientos mayoritarios –no izquierdistas- con el afán de crear el caos entre la voluntad de la población haciendo énfasis en los aspectos de corrupción, inmigración, racismo, etc.
8.     Continuar con campañas de ataques frontales a líderes políticos opuestos con el afán de desprestigiarlos como parte del “sistema”.
9.     Tratar de copar los niveles dirigenciales en escuelas y universidades, así como infiltrar profesores para seguir vendiendo su ideología entre los niños y jóvenes.
10.  Copar los medios de comunicación, especialmente los del interior de los países.
11.  Continuar con mucho énfasis la lucha contra la actividad privada, especialmente en educación y salud, para poder infiltarse luego dentro de la actividad estatal hasta dominar estas áreas vía organizaciones gremiales y sindicales.
12.  Seguir en su campaña de ataque a los principios y valores occidentales, entre ellos a las religiones –principalmente cristianas- para destruir al núcleo familiar y poder dominar a los niños atrapándolos hacia su ideología, tal como lo hizo, en su momento, la Unión Soviética y la antigua China maoísta.
13.  Infiltrarse en las organizaciones internacionales como la ONU, OEA, CIDH, etc. con el objeto de manejarlas de acuerdo a sus planes y objetivos.
14.  Soslayar, por el momento, el uso de la fuerza para tomar el poder y aprovechar las debilidades de las democracias para desarrollar nuevos movimientos politicos –aparentemente democráticos- y poco a poco dominar el espectro de los gobiernos especialmente en América Latina, África, Asia y parte de Europa. La infiltración en U.S.A. también etá en sus planes.

Como vemos las estrategias son internacionales y cuentan cada vez más con apoyos económicos de ciertos grupos europeos y musulmanes. Los países de occidente han bajado la guardia y ello permite el desplazamiento –en forma subyacente- de estos movimientos disfrazados de derechos humanos, ecología, progresismo, etc.

Es una gran lucha por el poder y el deseo de destruir la cultura occidental y judeo-cristiana, a través de una alianza del comunismo con los musulmanes para dejar solo esas dos fuerzas sobrevivientes. Una de ellas devoraría a la otra. Lo probable es que el comunismo a la larga pierda y los musulmanes sobrevivan.

Hay que estar alertas y tomar acción hoy mismo para defender nuestros principios.

 
¡ QUÉ NÚMEROS RAROS !

Por Enrique Guillermo Avogadro (Argentina).

"A nuestros oponentes políticos les ofrezco un trato: Si ellos dejan de mentir sobre nosotros, yo dejaré de decir la verdad sobre ellos". Adlai Stevenson.

Si usted cree que debemos vivir en un estado de derecho y tal como hice la semana pasada, le ruego que copie este link (http://tinyurl.com/haftfpc), lo pegue en su navegador y, si está de acuerdo con la petición, la firme y difunda.

No voy a hablar hoy de las consecuencias de la victoria de Donald Trump el martes, una rareza, ya que lo votaron menos ciudadanos que a su contrincante. Las especulaciones sobre el futuro de los Estados Unidos y del mundo han poblado las pantallas y las páginas de todo el globo, y habrá tiempo para hacerlo cuando anuncie su gabinete. Tampoco hablaré aquí de otro número inexplicable: los US$ 65 millones que, en Estados Unidos, dejó a sus deudos Daniel Muñoz, secretario privado de don Néstor (q.e.p.d.).

La semana contuvo un hecho realmente importante que, en medio de la vorágine, pasó bastante desapercibido: la divulgación, por parte de la Secretaría de Derechos Humanos, de una estadística confeccionada durante la "gestión" de Cristina Elizabet Fernández, que estableció en 6348 el número de desaparecidos entre 1976 y 1983. Cuando se conoció el dato, Estela de Carloto bramó de indignación: "En vez de investigar cuántos son, lo importante es encontrarlos"; raro, porque no explicó cómo buscar a los demás si ni siquiera sabe quiénes serían.

La relevancia del número es enorme, toda vez que termina en forma definitiva con el invento de los "30.000", que tuvo dos fines concretos: la instalación del concepto de genocidio para construir la venganza y, sobre todo, habilitar la recolección de fondos internacionales, organizada por los mismos terroristas para financiar campañas y lujos. Hasta ahora, no bastaba para desmentirlo ni siquiera la imposibilidad de completar los nombres en todas esas chapitas que Kirchner colocara en el Parque de la Memoria pese a que, para intentarlo, se incluyeron a los muertos desde 1955, a quienes cayeron al intentar asaltar instalaciones militares, a quienes se suicidaron ingiriendo cianuro y a los guerrilleros asesinados por sus propias organizaciones.

Es que, si se deja de hablar de genocidio -y la verdadera cifra revelada obliga a ello- se cae la teórica imprescriptibilidad en todos los amañados procesos que permitieron que, aún hoy, cuando ya ha pasado un año del desalojo del kirchnerismo del poder, casi dos mil ancianos continúen presos, privados de todos los derechos de los que gozamos, por imperio de la Constitución, el resto de los argentinos: irretroactividad de la ley penal, principio de inocencia, legalidad del proceso, jueces naturales, límite máximo de la prisión preventiva, 2x1 y prisión domiciliaria a los mayores de 70 años. Y todo eso mientras los corruptos de toda laya se ríen a carcajadas, se pasean en libertad y exhiben impúdicamente sus mal habidas fortunas.

El otro episodio fue la exacerbada polémica desatada por las declaraciones de Miguel Pichetto en favor de una política inmigratoria racional. El Senador fue imprudente, pero no por el contenido de sus dichos -con los cuales, adelanto, coincido- sino por haberlo hecho en un programa periodístico porque los tiempos de aire son limitados y no permiten dar acabada razón de los mismos. Esa imposibilidad de explicarse habilitó a que un sinnúmero de imbéciles y malintencionados se rasgaran rápidamente las vestiduras y lo acusaran de xenófobo y racista, pese a lo justificado de sus afirmaciones.

La Argentina es el único país que conozco que carece de política inmigratoria, a punto tal que no exige nada a quienes arriban a su territorio: carencia de antecedentes penales, demostración de la capacidad de sustentarse o de vinculaciones que la reemplacen, o aptitudes laborales; además, al poco tiempo obtienen documentos nacionales de identidad. No funcionan así países como Bolivia, Venezuela, Cuba, China, Rusia, Irán, etc., cualquiera sea la orientación, o la falta de ella, del régimen que los gobierna.

Nuestra nación se formó con los inmensas oleadas inmigratorias de fines del siglo XIX y la primera mitad del XX, provenientes de tantas latitudes diferentes que, al fusionarse, nos dieron estas características tan originales de nuestra sociedad. Y debemos continuar con esta tradición, recogida por el preámbulo de la Constitución, de brazos abiertos; pero recordemos que en él se habla de los hombres de "buena voluntad" que quieran habitar nuestro suelo. Ese requisito es esencial y, en esa categoría, obviamente, no entran los delincuentes, los narcotraficantes, los terroristas ni, en general, aquéllos que no están dispuestos a trabajar y, sobre todo, a adaptarse e integrarse a la comunidad; como muestra de cuanto digo, basta recordar que los extranjeros representan el 20% de nuestra población carcelaria.

Pero, pese a que aún aparecemos como un foco de atracción para muchos latinoamericanos, debemos reconocer que, más allá de la potencial riqueza de nuestros recursos naturales, somos un país pobre; tanto que nada menos que un tercio de nosotros vive por debajo de la línea que permite hacerlo con dignidad, carece de agua corriente, de cloacas, de gas y electricidad, de educación y de establecimientos sanitarios aptos, cuando no está directamente desnutrido.

Entonces, y como la caridad empieza por casa, debemos destinar, prioritariamente, nuestros esfuerzos en materia presupuestaria a la atención de las necesidades de nuestros ciudadanos, sin por ello dejar de brindar ayuda humanitaria a extranjeros que lo necesiten. Resulta de todo punto de vista ilegítimo que quienes aquí residen -y pagan sus tributos al fisco, que sostiene el sistema público de salud- deban esperar, a veces por meses, para recibir atención en los hospitales, mientras los turnos son ocupados por "turistas" que, en la práctica, realizan curiosos "tours de salud" para operarse gratuitamente dentro de nuestras fronteras.

Estamos, en este momento, soportando una presión impositiva que es record mundial y, producto de la crisis heredada (e idiotamente no explicada en detalle), los recursos no alcanzan para tantas necesidades sociales; pensemos entonces, por ejemplo, que todos quienes llegan a un hospital hoy, reciben gratuitamente hasta las prótesis, sin pedirles absolutamente nada.

Entonces, ¿por qué ser tan generosos con habitantes de otros países que no asumen su responsabilidad frente a ellos, pero les cobran sus propias gabelas? Para solucionar este intríngulis y, a la vez, compartir el esfuerzo, nuestra Cancillería debería firmar acuerdos recíprocos con todas las naciones de la región, para que cada una, mediante el depósito previo de las sumas necesarias, se hiciera cargo del costo de los tratamientos y prácticas quirúrgicas de sus ciudadanos, cuando éstos fueran atendidos en otro país. Y lo mismo debería aplicarse a la educación superior, aquí también colapsada.

Bs.As., 12 Nov 16 
 

A ELLA LE APASIONABAN LOS CUENTOS DE HADAS (Cuento).

Por Andrés Fornells (España).

A Julito, joven empleado de una gestoría, le gustaba Pepi, la chica del estanco. Ella tiraba a guapa y poseía una buena figura. El negocio pertenecía a su padre y Pepi ejercía de dependienta, con eficiencia, simpatía y agrado. 

Julito no fumaba, pero por el placer de verla le compraba todos los días una cajetilla de tabaco rubio barato, que luego regalaba a cualquier mendigo que encontraba.

Debido a uno de esos equivocados desajustes con que a menudo la vida castiga a los humanos, Pepi respondía con notorio desinterés y algún que otro desplante, a los halagos, las galanterías y las miraditas de cordero degollado que Julito le dedicaba:

—¡Deja ya de decir tonterías, hombre; “que mis ojos no tienen la dulzura de la miel, ni mi voz la suavidad del terciopelo, ni mi boca es una granada encendida! Y con respecto a mis ojos, si te fijas en ellos en este momento comprobarás que lanzan rayos de enojo.

Los rechazos de Pepi penetraban, como dolorosas puñaladas, en el enamorado y tierno corazón de Julito. Julito mantenía cierta amistad con Rafa, el hermano, de Pepi. Habían ido juntos al instituto y Rafa le estaba agradecido a Julito porque éste siempre le había ayudado cuando estudiaban. Así que un día quiso ayudarle en su problema amoroso y le aconsejó:

—Oye, si quieres conquistar a mi hermana, empieza a leer cuentos fantasiosos y háblale de ellos. Le apasionan esos rollos de hadas, madrastras malas y enanos cantarines.

—A mí no me gusta leer esas tonterías —reconoció Julito—; pero como bien dice el refrán: “El que algo quiere, algo le cuesta”. ¿Cuál es el libro preferido de tu hermana?

—El de “La Bella Durmiente”. Lo ha releído montones de veces, entre suspiros y poniendo ojos ensoñadores.

Julito realizó el sacrificio de leer este libro, que encontró aburridísimo y más tonto que enjaular un pimiento y quedar a la espera de que cantase. Y para enriquecerse en la misma temática, consumió otra media docena más de libros de hadas.

Y una noche de verano, estrellada y con una luna disfrazada de queso de cabra paseando por el cielo, Julito esperó a que Pepi cerrase el estanco para acercarse a ella y decirle dándose ínfulas de héroe:

—Estoy aquí para defenderte del Lobo Feroz, Caperucita.

A ella le hizo gracia esta introducción suya y replicó luego de reírse:

—Yo no soy Caperucita Roja. Estás equivocado.

—Da igual. En la oscuridad, el lobo puede confundirse y pretender morderte. Y yo lo evitaré dejándole sin dientes, de un contundente puñetazo.

—Bueno, vale —concedió ella encontrándole divertido.

El resto del camino lo pasaron hablando del cuento de la Bella Durmiente y, cuando llegaron al oscuro portal de la casa de ella, Pepi consintió que Julito la besara para ver si despertaba algo dentro de ella.

Y vaya si despertó aquel beso. Despertó un amor abrasante y tan descontrolado, que al beso aquel siguieron un buen número de otros más. Este intercambió de caricias bucales fueron tan del agrado de ambos que un tiempo más tarde se hicieron novios primero, y marido y mujer meses después.

Pepi y Julito fueron muy felices juntos. Y entre cuento y cuento ella quedaba embarazada y, tras el tiempo establecido por la naturaleza, traía un hijo al mundo. Cuando llegaron a la suma de siete, Pepi le dijo a su enamorado marido, con tajante determinación:

—Hasta aquí hemos llegado, y ni un hijo más. Se terminó nuestro recorrido por los cuentos de hadas. Lo cerramos aquí: con Blancanieves y los 7 enanitos.

Julito que trabajaba noche y día para mantener a su enorme prole manifestó aliviado:

—¡Uf!, por fin nos dejamos de cuentos de hadas, nos centramos en la realidad. Y cantamos el colorín colorado…

Transcurrieron los años. Muchos. Julito y Pepi alcanzada la vejez y se jubilaron. Para entonces sus siete hijos habían triunfado todos ellos en el arte literario, escribiendo exitosos cuentos de hadas. 


LA ESPERANZA DE LOS HUMILDES Y LA BURLA DE LOS POLÍTICOS (Testimonio)

Por Addhemar H.M. Sierralta (Perú).

Un testimonio desgarrador, de sucesos ocurridos hace poco, nos permite ver el abandono de ciertos pueblos jóvenes que solo interesan a los políticos en épocas electorales. En uno de ellos se encuentra una luz de esperanza encarnada en Danielita, una niña de generosidad increíble.

A toda carrera los muchachos buscaban el refugio en su modesta vivienda, ubicada en el pueblo joven Kenyi Fujimori –al costado del otro asentamiento humano denominado Susana Higuchi de Fujimori- en el distrito de Ventanilla. Trataban de escapar de un par de delincuentes que querían robarles sus flamantes zapatillas. Las acababan de comprar y regresaban orgullosos a casa. Luego de subir cerca de treinta metros por las zonas escarpadas del cerro ingresaron, casi jadeantes, a su pequeña choza. Allí el padre de uno de los chicos los recibió y cerró la puerta. Por lo menos Juan y su primo Raúl sintieron estar a salvo.

Minutos después percibieron un griterío y al abrir la puerta de su vivienda –construida con esteras y cartones- identificaron a aquellos maleantes que trataron de robarles y junto a ellos como media docena de otros individuos mal encarados. Se acercaron a la puerta de la casa y sin que mediara palabra alguna, uno de los tipos, sacó una pistola y disparó a quemarropa sobre padre e hijo quienes cayeron de bruces mientras los cobardes agresores emprendían una veloz carrera hasta el paradero ocho de la carretera y se subieron presurosos a un microbus y no se supo de ellos.

La desgracia se hizo patente la tarde de ese sábado. El padre de Juan murió instantáneamente y Raúl procuraba pedir auxilio y logró que Lily, una vecina les permitiera llamar a la policía por su teléfono. El horror nuevamente se cernía por aquella zona abandonada de Dios y de aquellos que prometieron mucho como los Fujimori. Hacía veinte años que Alberto Fujimori fuera presidente y los pobladores pensando recibir alguna ayuda pusieron por nombre, a dichos asentamientos humanos,  el de la esposa e hijo del hoy encarcelado ex mandatario. Nunca llegó una real ayuda y las condiciones de vida en esos lugares siguen siendo de lo peor.

Fumones, delincuentes, prostitutas, canaletas de desagüe expuestas en las vías públicas de tierra, perros, ratas, gatos y aves de corral pululan en las calles y duermen con los pobladores en cuartuchos malolientes con apenas un colchón común compartido por seres humanos y animales. Aquellos son los más pudientes ya que muchos apenas tienen petates, cartones o papeles como lecho. Ni hablar de los techos de esteras, calaminas rotas y plásticos con huecos que en invierno son cómplices de las enfermedades respiratorias. En el verano, sin agua potable, la acumulación de basura y los desechos de las necesidades corporales –puesto que no hay desagües- agravan la situación presentándose enfermedades estomacales y contagiosas.

La semana anterior a tales sucesos habíamos estado, con mi esposa, en la zona visitando al llamado “ángel del arenal”, quien es una humilde y esforzada señora que dentro de sus limitaciones ayuda a quienes lo necesitan. Madre de dos hermosos hijos, el mayor un vivaz gordito y la menor –de apenas tres añitos- una graciosa, tierna, inteligente y generosa pequeñita de nombre Daniela. Esta belleza de niña nos haría estremecer cuando de pronto sacando en una cajita  vieja sus pocos juguetes (contados con los dedos de la mano) para que los viéramos le dijo a su madre :

-       Los vecinitos pobres están en su casa esta tarde … quiero regalarles un juguete uno de estos.
-       El que tu quieras hijita, le contestó.

Y sin más tomó un muñequito pequeño y corrió a la casa vecina para obsequiarles su juguete. Dentro de sus limitaciones y pobreza, solo le quedaron cuatro juguetes, la maravillosa nena nos mostró su desprendimiento y buen corazón. Luego, con suma alegría, nos contó que pronto iría al colegio y allí tomaría leche. Sus ojitos vivaces, su sonrisa y alegría nos contagió de su inocencia y nos prometimos que Danielita iría al colegio premunida de una reluciente mochila y sus útiles porque ella estaba representando el futuro del Perú olvidado…la dulzura de la infancia abandonada por los miserables políticos que solo piensan en pelearse por curules  y votos…el olvido de quienes visitan los pueblos jóvenes cada cinco años para tratar de engañar a la gente…allí donde no hay agua ni desagüe, ni alumbrado público suficiente, ni seguridad, ni posta médica, ni policía…esa tarde decidimos que a esta belleza no le faltará lo esencial para que pueda salir del ciclo de miseria que no merece…estamos seguros que la veremos muy pronto sonriendo y aprendiendo como su hermanito Hugo, que ha acumulado diplomas por su rendimiento escolar. Esos niños de las barriadas o pueblos jóvenes son nuestra esperanza y deseamos que los peruanos ayudemos a ver caritas felices en el arenal. 
.

COMENTARIOS Y CORRESPONDENCIA

Agradeceremos sus comentarios y correspondencia a aldy103@hotmail.com o a aldy103@gmail.com  y les recordamos que pueden leer artículos pasados de TIEMPO NUEVO  en www.agenciaperu.net , en especial los “links” Columnistas y Yo Periodista.
Las notas son de exclusiva responsabilidad del autor que aparece en la publicación.

Artículos de TIEMPO NUEVO y del autor también pueden encontrarse en Recorriendo América News recorriendoamericanews.com de Miami,  La Diáspora Peruana diasporaperuananewyork.blogspot.com de New York, La Naranja del Condado Orange en California, Savvy Times News Magazine, periódicos editados en U.S.A. Asimismo en El Perfil Latinoamericano www.elperfillatinoamericano.com de Nuremberg, Alemania, El Diario Internacional www.eldiariointernacional.com de Bélgica, Chiquián y sus amigos http://nalochiquian.blogspot.com; La Gacetilla Literaria, en el Canadá, entrando a Revista Hispavox   http://hispavox.blogspot.com, , Luz del Corazón, Net Joven, y Scribd en www.scribd.com

Pronto TIEMPO NUEVO Internacional lo podrá leer en una página web especial.

Fuente: 

TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL
 
Addhemar Sierralta
 
Año 8 No. 291 de 16 de noviembre de 2016



























WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián