martes, 22 de noviembre de 2016

EL DESCUARTIZADOR DEL HOTEL COMERCIO - POR DARIO MEJÍA (MELBOURNE, AUSTRALIA)

 
EL DESCUARTIZADOR DEL HOTEL COMERCIO
 
Por Dario Mejía
 
Las crónicas rojas que antaño estremecieron la ciudad de Lima, no sólo fueron contadas en los periódicos de la época y libros que se inspiraron en las mismas sino también fueron narradas por los juglares criollos, quienes por medio de composiciones musicales relataron los crímenes que horrorizaron la tres veces coronada villa.
 
"Un crimen espeluznante, / monstruoso y sensacional, / es el que se ha cometido / aquí, en esta capital. / Este crimen se asemeja / al del nuevo Barba Azul, / que de una mujer los restos / viajar hizo en un baúl"... es como empieza la composición "El horrendo asesinato y descuartizamiento", que narra el horrendo crimen que había ocurrido días antes en el Hotel Comercio y cuya letra fue publicada en El Cancionero de Lima No. 790, del viernes 4 de julio de 1930.
 
El 24 de junio de 1930, mientras todo Lima celebraba "El Concurso de Música y Bailes Nacionales" y el "Día del Indio" en la Pampa de Amancaes, nada hacía presagiar que un crimen espantoso y macabro estaba sucediendo en la ciudad capital, que fue catalogado como el más horrendo crimen que contaran las crónicas rojas en Lima hasta ese entonces. Como era costumbre de la época, los compositores criollos, en cinco ediciones de El Cancionero de Lima, relataron el crimen aquel por medio de composiciones musicales. "Dos hombres recién llegados / los protagonistas son / de este drama que ha causado / verdadera sensación. / Es en el Hotel Comercio / donde ha tenido lugar / el crimen horripilante / que tanto llega a asombrar. / Por robarle los ahorros / a su compañero, Ortiz / mata y luego descuartiza / a su víctima infeliz", continúan relatando los versos.
 
El español Genaro Ortiz asesinó a martillazos a su compatriota Marcelino Domínguez en una habitación del Hotel Comercio. Según Cipriano Laos, "Lima. La Ciudad de los Virreyes (El Libro Peruano) 1928-1929", el Hotel Comercio se estableció en 1895 y estaba ubicado a una cuadra de la Plaza de Armas de Lima, en la calle de Pescadería No. 113 al 119 (actual primera cuadra del jirón Carabaya), abarcando también los altos del actual restaurante Cordano.
 
Como si fuese un experto cirujano, Ortiz seccionó el cuerpo de Domínguez y con sangre fría emprendió un viaje macabro por las calles de Lima, que nos fue narrado en versos por El Cancionero de Lima: "En seguida, en dos maletas / el cadáver colocó / y cargando este equipaje / el hotel abandonó. / Toma en arriendo otro cuarto, / lectores, como sabéis, / en la calle Concha número / trescientos cincuentiséis. / Este macabro equipaje / fue lo único que llevó / el inquilino a la nueva / habitación que alquiló. / Después, como por encanto, / humo se hizo el criminal; / no se le vio desde entonces / en toda la capital. / Y mientras tanto el cadáver / solito en la habitación / continuaba en el proceso / de su descomposición."
 
Ortiz abandonó el país dejando su fúnebre equipaje en la habitación que había alquilado en la calle de Concha (actual tercera cuadra del jirón Ica), pero el olor nauseabundo que emanaba del cadáver llamó la atención de los dueños de la vivienda, quienes alertaron a la policía... "Hasta que se abrió la puerta / de aquella pieza, y... ¡qué horror! / se encontraron dos maletas / que despedían ¡¡¡qué hedor!!! / Horriblemente el cadáver / mutilado se encontró / dentro de las dos maletas / y el crimen se descubrió. / El gran descuartizador / se llama Genaro Ortiz, / y Marcelino Domínguez / fue la víctima infeliz. / Desde ahora, al que se vea / con maletas caminar, / tiene que infundir sospechas / de lo que pueda llevar", termina la composición que, en 14 cuartetas, relata el sanguinario crimen ocurrido en el Hotel Comercio y que fue publicada por El Cancionero de Lima No. 790, que también publicó en su portada dos grabados del horroroso crimen.
 
La edición No. 791 del mencionado cancionero, del viernes 11 de julio de 1930, reproduce tres composiciones más que fueron creadas sobre el horrendo crimen. En la portada de dicha edición se publicó "El descuartizador de Marcelino Domínguez" y "La captura del criminal"; en la última página están los versos de "El horrendo descuartizamiento y las trágicas maletas".
 
En El Cancionero de Lima No. 792, del viernes 18 de julio de 1930, en su última página, se publica la letra del tango "El crimen del Hotal Comercio", que con letra de Cucho Fleta y música del tango "Llevátelo todo" narra también el horrendo crimen. Una fotografía del asesino, Genaro Ortiz, es también publicada en la misma página.
 
Si muy bien el crimen del Hotel Comercio estremeció a los pobladores de Lima, algo curioso sucedió cuando Genaro Ortiz es capturado en Panamá y llevado a Lima. Como si se tratara de la llegada al Perú de algún personaje famoso, miles de personas se acercaron al muelle del Callao para ver el arribo del vapor que transportaba al asesino, como es relatado en el triste-canción "La llegada de Genaro Ortiz", que con música de "Si dos con el alma" cuenta la llegada del descuartizador al puerto del Callao, siendo publicada dicha letra en la portada de la edición No. 795 de El Cancionero de Lima del viernes 8 de agosto de 1930, con una fotografía de Genaro Ortiz en el muelle del Callao.
 
Otro detalle que llamó la atención durante la llegada de Ortiz al Callao es que muchísimas personas del bello sexo se sintieron atraíadas por el asesino y pugnaban por acercarse a él, como es contado en dos de las cuatro cuartetas del triste-canción "La llegada de Genaro Ortiz"... "Una medallita de la milagrosa / Santa Teresita del Nño Jesús, / regalóle al reo, una niña hermosa, / y otra señorita le obsequió una cruz. / Frases de consuelo todas han tenido / y de verdadera conmiseración / para el desgraciado que muy compungido / llora por su madre hoy en la prisión."
 
La musa popular también crearía el vals "Declaraciones de Genaro Ortiz", con letra de Cucho Fleta y música del vals "Luis Pardo", según aparece publicado en El Cancionero de Lima No. 796 del viernes 15 de agosto de 1930. Muchos años después se escribiría un libro sobre el crimen del Hotel Comercio y el caso aquel también sería llevado a la televisión.
 
Desde el punto de vista de la historia musical peruana, estas composiciones sobre el descuartizador del Hotel Comercio nos demuestran una vez más que los juglares criollos de antaño eran relatores de la historia, ellos solían contar los acontecimientos de la época a través de canciones, dejándonos detalles que pasaron desapercibidos o no quisieron contar los periódicos y revistas de ese entonces. Lamentablemente, ese estilo de componer canciones ha sido dejado de lado hace años y hoy en día sabemos de ello gracias a los cancioneros antiguos que han podido recuperarse.
 
Dario Mejia
 
 
Melbourne, Australia

Fuente de la fotografía de la llegada, desde Panamá, al muelle del Callao de Genaro Ortiz, protagonista del sensacional crimen del Hotel Comercio: El Cancionero de Lima No. 795, del viernes 8 de agosto de 1930.
 



 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián