domingo, 20 de noviembre de 2016

20 DE NOVIEMBRE: DÍA MUNDIAL DEL NIÑO - FOLIOS DE LA UTOPÍA: ¿QUÉ ES SER NIÑO? - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
NOVIEMBRE, MES DE LA GESTA
DE TUPAC AMARU; LOS DERECHOS
DEL NIÑO; VIDA Y EJEMPLO DE
J.M. ARGUEDAS Y MANUEL SCORZA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO

 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL


 
*****
 
20 DE NOVIEMBRE


 
DÍA
MUNDIAL
DEL NIÑO

 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA


¿QUÉ ES
SER
NIÑO?


 Danilo Sánchez Lihón
 
 La mejor alabanza
que puede hacerse de un hombre
es compararlo a un niño.
Constancio C. Vigil
 
El niño es un amor
hecho visible.
Novalis
 
 
1. Centro
del hombre
 
Ser niño no se reduce y limita a una edad. Ni a tener y no sobrepasar, unos cuantos años en el calendario temporal en el desarrollo humano.
La infancia no queda confinada a una etapa de la vida, ni al período inicial en el transcurso vital de una persona.
Ser niño es un estado de alma de la vida humana. Y la infancia es la esencia del espíritu del universo.
Las diferentes épocas vividas de manera auténtica no son sino diversas instancias de lo que es niñez.
Ser niño no tiene una ubicación etaria. Es el centro, la esencia e identidad del mundo. Es lo inherente a él, e innato a su ser.
Ser adulto es ser adulterado, falso, sin centro. Es haber perdido la sencillez, la llaneza y la inocencia que es gracia y es encanto.
La niñez es nuestra verdadera patria; es la patria universal. La patria de todos los hombres. Es la raíz y el meollo de lo que efectivamente somos.
 
2. En ella cabe
todo lo esencial
 
Ser niño es lo ínsito, fundamental y consustancial al ser del hombre, pero también de todo lo creado.
Es punto de origen y de arribo, hontanal de donde mana y hacia dónde llega el agua prima y nueva de toda fundación.
No hay edad en el ser humano que a la vez sea tan honda, densa y llena de abismos y misterios.
Ninguna más llena de preguntas que no acaban, no se agotan ni jamás concluyen.
Ninguna época más tenue y magna, íntima y cósmica, enfrentada a arcanos y absolutos totales.
Ninguna edad cuestiona tanto al destino indescifrable como la infancia, que es la edad perenne del mundo y de la vida.
En ella cabe todo lo esencial: lo más terso y arduo, lo más tierno y en su candor violento.
Donde, tras unas imágenes inocentes, se anuncian y avizoran los hondos enigmas del alma.
 
3. Un estado
de gracia
 
Es también la edad más henchida de embrujo, magia e ilusión.
No hay algo mayor o supremo que aquellos contenidos y significados que podemos vivenciar, tejer y destejer en el telar de la fascinación, que es la infancia
Reino no perdido irreparablemente sino vivo en el fondo de nuestra alma atribulada. ¡Ese sí verdadero reino!
Afortunadamente, son fuentes y manantiales no situados en el pasado sino perennemente presentes y principalmente con sus caudales más colmados hacia el porvenir.
En ese futuro hacen sus puertos, sus muelles, malecones y dársenas. Y que elevan sus torres y extienden sus espigones hacia lo más entrañable del hombre.
Es la infancia un estado de gracia, una manera sublime de vivir y una cometa culminante a la cual es posible elevarse, aspirar y asumir al morir.
La infancia es una larga construcción natural y vital. Y no solo el hombre la tiene sino la naturaleza, el mundo y el cosmos y viven cada día en ella para renovarse y revivir.
 
4. Se llega
a un aserto
 
Toda utopía se gesta en el anhelo de ver la infancia recuperada. Y por eso toda utopía es posible, legítima y moral.
De allí que la infancia sea rito, ceremonia y celebración, con la cual como en ninguna otra oportunidad, estamos más cerca de lo sagrado.
De allí también que el niño aparece en el mundo al inicio, pero también reciente y tardíamente.
De allí que su presencia se recupere poco a poco, primero en los mitos, como Cupido el flechero y dios del amor.
De allí que se lo vea venir siempre como una presencia legendaria, lo que nos muestra que el niño tiene un origen imaginario.
Con lo cual se llega a un aserto, cuál es que la imaginación sí los capta y reconoce; pero no la razón, y ni siquiera la emoción.
Por eso, cuando más cerca estamos de la inmortalidad es en la infancia.
 
5. Utopía
por aproximar
 
En contra de lo que pareciera, no se la vive de modo inevitable. Tampoco de manera consciente.
O es la sabiduría de lo inconsciente con rostro de ingenuidad que en el fondo es virtud.
Es legítima educación, que empieza miles de años antes de que el niño nazca.
Es una larga travesía, una ardua tarea y laboriosidad, como una misión apasionada.
Es más horizonte de llegada que punto de partida. Está lejos, al fondo y más allá del infinito.
Es un mundo por construir de modo continuo y en esfuerzo incesante.
Es un universo por conquistar y una utopía por aproximar a nuestras vidas titubeantes.
Porque infancia no es pasado sino futuro. Es esencia del hombre y del mundo que cada día hay que reencontrar.
 
6. Estrella
rutilante
 
Es una decantación del alma a la cual nunca se terminará de amarar en ningún puerto.
Porque sería pretender agotar toda la experiencia humana en lo que ella tiene de gloria, maravilla y epifanía.
La infancia es un ideal de plena inocencia; de colmada y bendita felicidad, de adoración total.
Jesús la definió en el Evangelio al explicar que ¡quienes no se hagan niños no entrarán en el reino de los cielos!
Así, dejó dicho que ella es una ascensión, una estrella rutilante titilando en el horizonte al amanecer y a la cual hay que ir.
Hagamos entonces una sociedad de infancia libre, diáfana y candorosa.
Hagamos una sociedad como es el niño: transparente, confiada, inocente. Como el niño que es un ser que cree. Y que vive con alegría.
 
 
7. Ante el niño
y ante Dios
 
Y sintonizar con la vida del niño no significa empequeñecerse o hacerse trivial, ni retornar a una edad sino reencontrarnos con lo mejor de lo que somos.
No se desciende para encontrar al niño, sino que se asciende hacia las altas montañas. Porque la infancia es una constante aspiración y un fin en sí mismo.
No nos agachamos o inclinamos para estar a su nivel, sino que nos empinamos, erigimos y encumbramos para quedar a su altura.
Quizá nos confunda el gesto físico de doblar la rodilla, de encogernos para hablarle y brindarle cariño.
Pero es el mismo gesto y genuflexión que hacemos cuando nos dirigimos o queremos estar con Dios.
Es la misma prosternación de cuando oramos.
Ante el niño y ante Dios bajamos la cabeza, doblamos el espinazo, apoyamos la rodilla en el suelo y balbuceamos contritos o ilusionados una plegaria de fe.
 
  *****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA

  
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.





WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián