miércoles, 23 de noviembre de 2016

23 DE NOVIEMBRE: DÍA DE LA PALABRA - FOLIOS DE LA UTOPÍA: LA PALABRA ES CASA DEL SER - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
NOVIEMBRE, MES DE LA GESTA
DE TUPAC AMARU; LOS DERECHOS
DEL NIÑO; VIDA Y EJEMPLO DE
J.M. ARGUEDAS Y MANUEL SCORZA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO

SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL


 *****
 
HOY ES DÍA DE PACASMAYO


Pacasmayo se lo siente como una atalaya, una entrada o salida al mar, donde el Océano Pacífico de ojos glaucos se extiende infinito, abierto y bruñido hacia el horizonte inabarcable.
Con callecitas angostas, plazas pequeñas y hermosas, de casonas con balcones de madera que rematan en molduras y balaustres en donde lo terreno y celestial vibran juntos.
Donde el ícono de esta ciudad balneario es su viejo muelle que uno siente que es para que sobre sus tablas hagan sus preguntas sin respuestas los enamorados que aquí deambulan, aunque antes en sus 700 metros de longitud los barcos recogían café, algodón, azúcar para llevarlo hacia puertos distantes.
El muelle es construcción colonial que data del año 1775, por quien el ciudadano Benjamín Kauffman pagó a los chilenos la suma de 10 mil soles de oro para que no lo incendiaran, viendo que ya habían prendido fuego a varias casonas, así como destruido trapiches e ingenios azucareros, así como todo lo que encontraran a su paso y que no podían llevarlo.
Otro ícono es la Estación del Tren que desde aquí partía y llegaba hasta Tembladera, ciudad situada en el departamento de Cajamarca; siendo Pacasmayo ahora Capital Mundial de los Deportes Acuáticos, primero por la calidad de sus olas únicas en el mundo ya que miden más de dos kilómetros de longitud, y por los vientos consistentes que aquí soplan.
Pero, sobre todo, por las emociones del alma que aquí surgen en el malecón colmado de memorias, de evocaciones de rasgueos de guitarras de las serenatas que aquí se dieron, al pie de los amplios corredores de madera de los primeros y segundos pisos de sus casonas, por donde hoy, ayer y siempre pasea el amor núbil, adorable y candoroso.


DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
*****
 
PRESENTACIÓN
DEL LIBRO
 
“POZO SAGRADO”
DE
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
PALABRAS
DE SALUDO Y BIENVENIDA
 
OSWALDO VÁSQUEZ CERNA
 
PANEL
DE PRESENTACIÓN:
 
FLORENCIA ROLDÁN
WALTER VÁSQUEZ VEJARANO
MANUEL VEJARANO SÁNCHEZ
JULIO YOVERA
 
ACTUACIÓN
ARTÍSTICA
 
DIANA CHÁVEZ
NARDA GARCÍA
AMELIA MELGAR
MANUEL RUIZ PAREDES
FREDERIK SOTOMAYOR
 
CONDUCCIÓN:
RAMÓN NORIEGA
 
VIERNES 16
DE DICIEMBRE, 6:30 PM.
 
CENTRO CULTURAL
UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
AV. CUBA 300. JESÚS MARÍA. LIMA
 
CENA
DE CONFRATERNIDAD
 
*****
 
23 DE NOVIEMBRE
 
 
DÍA
DE LA
PALABRA


 FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
LA PALABRA
ES CASA
DEL SER


  Danilo Sánchez Lihón
 
 
Estamos hechos
del aire de las palabras.
Y cuando las palabras se van,
no somos nada.
Washington Delgado
 
 
1. Las palabras
son seres vivos
 
Las palabras son abalorios, hechizos y sortilegios, pero sobre todo seres vivos. Y dentro de esa especie, seres mágicos, videntes y hechiceros. Seres que hacen encantamientos. Y algunos de estos seres, las palabras, alcanzan a ser sagrados.
Para el niño la silla oye cuando la regaño porque en ella se ha tropezado. La cuchara que le quema recibe su merecido en una reprimenda. Y así las castigo para que aprendan «a no golpear ni a lastimar» a mi niña.
¡Cómo no van a vivir las palabras que son embrujos, amuletos, íconos! ¡No sólo viven, sino que viven fabulosamente saltando en nuestras bocas, con mucha más presencia y poder que muchas otras cosas!
Son seres vivos, pero además son talismanes.
Con una intensidad de verbena en los festejos, de fuegos de artificio en las celebraciones, de «tíos vivos» en los parques de diversiones o de carbones ardientes en los corazones apasionados.
 
2. La palabra
es música
 
La palabra no es únicamente golosina o pulpa para masticar; es dilema, conflicto y peligro en el alma.
Es brillo y fulgor que conturba las sienes; tiene aristas como meandros, rostros diversos como sinuosidades por donde navegar sin hallar jamás una salida.
Pero también es abierta, tiene orillas por las cuales podemos caminar, oquedades que devuelven el eco de nuestros pasos y el grito de nuestras bocas. La pasión de nuestras entrañas.
Las palabras son planetas, mundos, firmamentos escondidos; cada una de ellas tiene una geografía estupefacta, llanuras y montañas insospechadas.
Contienen lugares apacibles para meditar y abruptos para caer infinitamente por ellos. Puedo llegar a la eternidad viajando en las dos alas de una palabra.
Es penoso malgastarlas, ajarlas, rayarlas. O dejarlas olvidadas en el desván de las cosas inservibles.
 
3. La palabra
es casa
 
 Cuando se las deja son cajas de música apagadas, son el arpa polvorienta sin entonar a tiempo su melodía o su canto acostumbrado, enmohecidas en el rincón oscuro sin ganas ya de soñar su destino.
Sin palabras viviríamos desamparados y a la intemperie.
La palabra no sólo es casa que se acopla con otras de manera diversa, y se hacen vecindad, pueblo y colectivo humano, sino que es casa para cada uno de los seres y entelequias del universo.
¿Qué sería del caracol sin su nombre? ¿Y de la ola sin nadie que la ponga en un verso? ¿Qué sería si no la pudiéramos llamar: ola? Y de la flor sin que podamos saludarla en el jardín y decirla ¡hola flor!
La palabra es casa ligera pero también inmarcesible. ¡Volátil y a la vez eterna! ¡Grave y a la vez graciosa!
Casa que debemos construir de manera tenaz, persistente y persuasiva, conquistarla y habitar en ella, insuflarle nuestro rostro, nuestra sangre y nuestra progenie.
 
4. Mundo
nuevo
 
La palabra también es juguete que se abre, trompo que baila, cometa que se eleva por el cielo azul.
¡Está bien, pero hagámosla casa segura!
La palabra es pelota que se pasa, ¡que se tira y que rebota! A veces se nos va de las manos, nos hace correr tras ella.
¡Está bien, pero hagámosla casa que protege!
La palabra es veleta que gira en el aire, y mientras la miramos pensamos en muchas cosas, soñamos con los ojos puestos en ella.
¡Está bien, pero hagámosla casa que defiende!
La palabra se dobla, se amplía, se estira, se esconde. Es una llave para abrir y cerrar un jardín secreto y antiguo.
El reino de las palabras es dominio maravilloso, pero que debemos hacer casa y heredad nuestra.
Porque nos lo merecemos. Y porque es con el propósito de fundar con ellas un mundo nuevo y mejor.
 
5. ¡Y eso
se espera
 
¡Está bien, pero hagámosla casa llena de alma y coraje!
Es una aguja para coser, un candil para alumbrar, una pluma para escribir.
¡Está bien, pero hagámosla casa para compartir!
Donde las palabras sean palomas y vuelen por el cielo azul, y ánimas que tienen un destino y se van por los caminos, cada una con una aventura por recorrer.
¡Está bien, pero hagámosla casa de valor infinito!
De eso se trata.
De construir esa casa, de hacernos poseedores de sus aposentos, habitantes de sus patios, ambulantes de sus corredores, de jugar a escondidas en sus buhardillas.
Ser constructores de esa casa por mínima o pequeña que sea.
 
6. Son mi
dignidad
 
Las palabras son voluntades, caracteres, temperamentos.
Son traidoras o son leales. Son guerreras o son cobardes. Son fuertes o son débiles.
Las reviste el honor como las socava la adulación.
Son precisas o son inciertas. En las palabras cabe la verdad por inmensa que sea.
Y aparte de ellas el sentido no habita si es que antes ellas no han ocupado el lugar para que adquiera sentido lo creado.
Las palabras son mi dignidad o mi flaqueza.
Soy el ser que debe realizarse absolutamente en ellas, porque fuera de ellas no hay nada.
Porque en la palabra está el ser del hombre.
 
7. Son
casas
 
Sumirnos en ellas es ser libres, hacernos seres humanos cabales y definitivos.
Y nadie mejor dispuesto a hacerse dueños de esa casa que los niños.
Y en eso debemos dejarnos guiar por sus pasos, y aprender de ellos los maestros.
Para así hacer casas y universos de esperanza, porque dentro está todo; ¡el sol, la luna y la bóveda celeste!
Porque como decía el poeta: «Estamos hechos del aire de las palabras. Y cuando las palabras se van, no somos nada.»
Las palabras son casas donde habitamos los hombres. Son las moradas donde nos guarecemos y con nosotros el ser del universo.
 
 
  *****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA


XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.





WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián