miércoles, 16 de noviembre de 2016

16 DE NOVIEMBRE: DÍA MUNDIAL PARA LA TOLERANCIA - FOLIOS DE LA UTOPÍA: DOMINGO, A LAS DIEZ DE LA MAÑANA - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
NOVIEMBRE, MES DE LA GESTA
DE TUPAC AMARU; LOS DERECHOS
DEL NIÑO; VIDA Y EJEMPLO DE
J.M. ARGUEDAS Y MANUEL SCORZA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 

SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL

 
*****
 
16 DE NOVIEMBRE
 
 

DÍA MUNDIAL
PARA
LA TOLERANCIA
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA

 
DOMINGO,
A LAS DIEZ
DE LA MAÑANA
 
 

Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Mayor
respeto
 
– De su boca ha salido.
– Pero repítanme qué ha dicho
– Yo lo he oído clarito que ha dicho: “La vaca Tránsito”.
– ¿Eso ha dicho de mí?
– Eso mismo. ¡Yo también igual lo he oído!
– ¡Júrenme, por Dios y la Virgen que eso ha dicho de mí el subprefecto!
– ¡Lo juramos!
– Y yo juro, por Dios, por mi madre, por mis hijos y por Santiago de Chuco, que mataré al subprefecto.
– ¡Por favor, tampoco es para tanto, mujer!
– ¡Juro que lo mataré!
– ¡Por Dios, serénate! ¡Cálmate! ¿Qué es eso, Tránsito?
Al contrario, la señora Tránsito Bracamonte, vecina de Santiago de Chuco, rolliza y temperamental, no soportó la burla perpetrada.
 
2. Los cabellos
hirsutos
 
Es ella una mujer de un metro ochenta de estatura, testaruda, pero buena madre de sus hijos y buena amiga de sus amigos.
Aunque terrible e incendiaria de carácter, “de armas tomar” como la gente dice, le ha parecido una ofensa para todo el pueblo el hecho de que el subprefecto afuerino se exprese de ese modo.
Que un forastero venga aquí a burlarse de la gente del lugar y encima a poner apodos, ¡no señor! ¡Tiene que haber mayor respeto!
Por eso, ha considerado desde todo punto de vista ofensiva dicha alusión.
Y ya salió a media calle y, bajo el sol espléndido y luminoso, con los cabellos hirsutos por la cólera, ha proferido estas palabras imborrables:
– Juro que mataré al subprefecto el día domingo a las diez de la mañana.
Y ha cerrado su puerta.
 
2. Con sus ojos
enrojecidos
 
Las señoras que han ido con el chisme están atónitas, arrepentidas, y se santiguan a cada rato. Saben que ella lo que dice lo cumple.
– ¡Y ahora qué hacemos! –Cuchichean.
Es más, quedándose allí paradas y mirándose entre ellas mismas, no saben a quién acusar por la ligereza de haber venido con el improperio dicho por el Subprefecto, respecto a esta mujer de cólera descomunal.
Y allí ven estupefactas cómo se abre de un solo golpe el balcón y sale otra vez doña Tránsito con una carabina y grita, dirigiéndose a los muchos vecinos que han salido a sus puertas:
– ¡Juro por Dios, por mi familia y por Santiago de Chuco que con esta carabina mataré al subprefecto el día domingo a las 10 de la mañana!
Y mira con sus ojos enrojecidos por la cólera, cierra su balcón y deja a su anonadado auditorio más sumido en el desconcierto y la confusión que nunca.
 
4. No hay
nada qué hacer
 
La noticia ha corrido como un reguero de pólvora y ha llegado inmediatamente a oídos del subprefecto que no hace mucho se ha hecho cargo de su puesto viniendo desde Trujillo.
Es un hombre alto, colorado y gordo, quien se ríe a carcajada batiente, celebrando que el apodo la ha herido tanto a la mujer que ya ve como un obstáculo en su gestión, y que ya es tiempo de neutralizar. Y esta es una fórmula, según él, en sus medidas de política pueblerina.
–Así que la ha disgustado que yo diga “La Vaca Tránsito" ¿no?, pero ¡qué le vamos a hacer pues! “Dios nos dio de más y nos quitó de menos”. –Sentencia de ese modo, riendo otra vez a mandíbula batiente, sin que la concurrencia sepa qué ha querido decir con las frases que ha dicho.
Los dos días siguientes de la semana, al lunes en que ocurriera el malhadado suceso, toda la gente comenta entre risas lo bien que está puesto el apodo de “Vaca Tránsito” a doña Tránsito Bracamonte. Se ríen de la precisa ocurrencia del subprefecto que no hay duda es un criollazo de fuste, hombre de mundo, de gracejo y campechano a flor de labio. No hay nada qué hacer, la gente se pinta por sí sola.
 
5. Temible
amenaza
 
Pero nadie se atreve todavía a dejar pasar al fuero de su conciencia el juramento solemne que ha hecho, por Dios, sus hijos, sus ancestros y por Santiago de Chuco, que consiste nada menos que en matar al subprefecto que la ha ofendido. Pero, a partir del día jueves ha cobrado peso más bien la amenaza y el pueblo ha empezado a ponerse tenso y nervioso.
El subprefecto también ha ido perdiendo el buen humor; se le ve ahora más bien silencioso y han empezado a presentarse los achaques que padece por su corpulencia. Siente punzadas aquí, ahogos allá, opresiones en el pecho, dificultades para respirar, todo motivado también por la abultada gordura que lo aqueja.
El día viernes pide consejo a sus amigos y colaboradores inmediatos, quienes se deshacen en análisis de la situación, puntos de vista, debates y advertencias, tomando ya en serio la terrible amenaza de la señora Tránsito, cuidándose muy bien de no decir “Vaca Tránsito”, seguida de la sonrisita con que han acompañado a la alusión en los días anteriores.
En lo que a doña Tránsito se refiere, ha clausurado sus puertas, no habla con nadie, mantiene hermetismo absoluto, se la ve cejijunta. Cuando atraviesa por los corredores del segundo piso de su casa, que a retazos se divisa desde la calle, se le nota hierática, indescifrable, lo cual hace más nítido y temible su ultimátum.
 
6. Nadie
la cambia
 
Las conversaciones, e incluso hasta los juegos entre los niños es: “Lo mata, o no lo mata”. “Lo mata, o no lo mata”. Hay quienes hasta deshojan pétalo a pétalo las margaritas de las acequias para saber cuál es el pronóstico que tiene mayor incidencia respecto a este cada día más espinoso y explosivo suceso.
– ¡Irá a la cárcel! –Dice uno.
– Pero a ella qué le importa con tal de lavar su orgullo y su honra que han sido mancillados.
– ¡Oye! ¿Pero qué tanto es “Vaca Tránsito”? ¡Si hay peores apodos!
– Sí, pero ella ya dio su sentencia, y eso nadie lo cambia.
– Y aquí nadie deja de cumplir su palabra. Así nos han enseñado. Como también a no coger ni una aguja ajena, a no robar ni un pan. Eso aquí es sagrado, y ley.
– Pero ¡vamos con las chismosas que inmediatamente fueron con el cuento! Y, ¡miren el conflicto que se ha armado!
 
7. De allí
que
 
– ¡Toda maledicencia es nefasta!
– Pero de esto podemos aprender que, así como es malo el chisme, igual son de malos los apodos.
– Porque estas son minucias, ¿cuándo vamos a desarrollar verdaderamente?
– ¿Cuándo vamos a encarar los verdaderos problemas que nos aquejan, como es la falta de luz eléctrica, como es el agua potable, las tuberías de desagüe, las vías de comunicación, los servicios de salud?
De allí que, en sesión solemne del día de hoy, el Concejo Municipal ha llegado al acuerdo de sugerir al Subprefecto, Sr. Augusto Gildemeister que, para guardar la tranquilidad del pueblo, se ausente del lugar por unos cuantos días.
La recomendación del Concejo se ha discutido entre los allegados del amenazado y se ha concluido que la huida del subprefecto deterioraría completamente su imagen haciéndola objeto de burlas ante la población, al punto que haría ingobernable la provincia.
 
8. Rodean
los contornos
 
– ¡Mejor que renuncie! –Sugiere otro.
– ¿Pero renunciar sólo por poner un apodo?
– Es que: ¿cómo es posible que una autoridad venga aquí a poner apodos?
– Sí pues, eso también es cierto; ¡en eso tienen toda la razón!
– ¡Y miren el conflicto en que nos ha sumido!
Pero se ha optado más bien, por pedir telegráficamente refuerzos policiales a Trujillo y la dotación de una guardia especial que custodie y brinde protección al subprefecto, día y noche.
El día sábado por la tarde la máxima autoridad política, para mayor seguridad, ha dejado su casa y se le ha instalado su cama y demás implementos en su oficina situada en la Plaza de Armas.
La Guardia Civil, más un cuerpo especial de la subprefectura, rodean los contornos.
 
9. Ocuparnos
de obras
 
– Doña Tránsito ya arregló sus cosas para ir a la cárcel. Porque está decidida en matar al subprefecto.
– ¡Y todo esto solo por los chismes, señor!
– Eso es lo que atrasa a nuestro pueblo, ¡los chismes!
– ¡Y los apodos, oiga usted! Porque este en realidad no fue un chisme. Lo que dijo el Subprefecto fue verdad.
– Chisme es cuando inventan cosas o las aumentan. Y cuando tergiversan los hechos.
– ¡Entonces el chisme es peor incluso!
– Claro, ¡es peor!
– ¡Pero éste también no deja de ser chisme, el correr e ir a contar cualquier cosa!
– Pero es sencillo arreglar todo esto: ella sale con su carabina, los guardias la atrapan, va un día al calabozo y pasa toda esta alharaca que hace tanto daño al pueblo.
– Pero, ¡eso no es cumplir su palabra!
– Eso sería hacer una pantomima o payasada.
 
10. Apenas
falta un día
 
Así es el comentario de niños y muchachos en la esquina:
– Preferible que hacer eso es que se vaya. ¡Tendrá que irse!
– No hay duda, ya es un problema difícil ¡Y con el genio que ella tiene!
– ¡Dicen que ya encargó todo a su familia y a sus conocidos!
– Pero otra vez caemos en el “dicen...”, ¡que es chisme! ¿Cuándo nos acostumbraremos a ocuparnos más de hechos y de obras?
– Bueno, apenas falta un día y mañana sabremos el desenlace de esta historia.
Así, unos cavilan y otros pierden la cordura en el asunto que se ha planteado:
A partir de las cinco de la tarde del día sábado nadie pasa por el centro del pueblo. El día domingo se han suspendido las misas y han enmudecido todas las campanas.
Minuto a minuto se cuenta el tiempo con el nerviosismo de ver a qué hora sale la señora Tránsito Bracamonte o “Vaca Tránsito”, como se atreven a llamarla con el aliento los muy audaces, aquellos que no le temen a nada, aunque de todos modos solo lo dicen susurrando entre dientes y con la voz en sordina.
 
11. A las 10
en punto
 
Cinco minutos antes de las diez de la mañana del día domingo los policías han rastrillado sus armas y el Subprefecto Gildemeister, más nervioso que nunca empieza a toser, a ahogarse y agita sus manazas dentro del saco con su vientre abultado.
A las diez en punto se escuchan dos disparos trepidantes y mortales que han retumbado en todo el pueblo y los contornos levantando a la gente de sus asientos. Y sobre todo hiriendo nuestras almas y haciendo temblar nuestros cuerpos expectantes, simples pero que han sacado de quicio el cimiento de nuestras casas de este nuestro pueblo.
Y se abre de un golpe y de par en par la puerta de la casa de la señora Tránsito Bracamonte. Y aparece ella con la carabina echando humo entre sus manos y diciendo con voz solemne:
– ¡Pasen a ver! ¡He matado al Subprefecto a las 10 en punto de la mañana!
En el centro de su patio un inmenso chancho sangra de dos certeros balazos que ella misma acaba de asestarle en la cabeza.
 
12. Disparos
y sangre
 
– Ése es el Subprefecto que tenemos. “El Chancho Gildemeister”, que ya está muerto para bien de nuestro pueblo. –Dice premonitoriamente. Y pasamos reverentes a observar la escena luctuosa.
Y para siempre quedó perpetrado otro apodo, con la misma fuerza de los disparos y de la sangre que sellaba ese apelativo, hasta el día de hoy que se recuerda en mi pueblo: “El Chancho Gildemeister”.
Doña Tránsito dejó que todo el que quisiera pasara y contemplara solemne y extasiado la parodia del chancho victimado. Y así desfilamos callados y reverentes ante este atentado o desvarío, como si desfiláramos ante un ritual.
Eso sí, a partir de entonces, es inevitable referirse a los apodos de “Chancho Gildemeister” para nombrar al subprefecto, como también “Vaca Tránsito” para designar –entre dientes, pero con disimulada sonrisa– a doña Tránsito Bracamonte de Rodríguez.
Sellaron así, con dimes y diretes, chismes, cóleras y lágrimas ocultas y manifiestas; y con dos disparos certeros, su paso por la historia, rumbo a la banal, veleidosa y atrabiliaria posteridad de que somos también víctimas propiciatorias.
 
 
  *****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
  
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.




WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián