sábado, 19 de noviembre de 2016

19 DE NOVIEMBRE: DÍA DEL PATRIMONIO CULTURAL DE LA LIBERTAD - EL CABALLITO DE TOTORA: LO INSPIRÓ EL HORIZONTE - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


  
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 

CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 

SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
19 DE NOVIEMBRE
 
 
DÍA
DEL PATRIMONIO
CULTURAL
DE LA LIBERTAD
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA

 
EL
CABALLITO
DE TOTORA


LO INSPIRÓ EL HORIZONTE
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
1. Pudo
llegar
 
– ¡Tup! ¡Tup! ¡Tup!
Lo llamamos desde la orilla ahuecando las manos y mirando el horizonte del mar, en donde se pierde nuestra mirada. Y repetimos insistentemente:
– ¡Tup! ¡Tup! ¡Tup!
Nada, nadie responde, solo el sollozo de las olas que asordan nuestros gritos con su rumor monótono. Ayer al mediodía se arrojó a la mar y no lo pudimos atajar, porque comprendimos que desde que enterramos a Zul era inabarcable su sufrimiento y necesitaba cualquier alivio para su pesar.
Y lo vimos desaparecer en el horizonte con su torso fúlgido y abrillantado, y después confundirse con esa línea azul para desaparecer en lontananza, hasta donde podía llegar nuestra mirada; y de él su anhelo y su pensamiento puesto en esa irrealidad.
Y hasta ahora no regresaba. Había desaparecido. Pero esta mañana vimos a Tup por el horizonte volver. Al fin retornaba. Y ha sido nítida su figura recortada en el cielo azul.
Así lo vimos partir y así ahora lo vemos venir: Inhiesto, ligero, bamboleante, cortando las olas Lo vemos subido sobre unas cañas, en las cuales nosotros subir y mantenernos allí a flote no nos atrevíamos.
 
2. Hay allá
un lugar
 
Pero cuando pudimos distinguir mejor la brizna perfilada en el ancho mar, pudimos ver que solo era esta embarcación que semeja un guanaco, una alpaca, un zorro erizado en la cual él había partido.
¡Y donde no ha venido él!
¿Tup lo tejió? ¿Pero cómo lo hizo llegar hasta aquí sin nadie que remara a su vera, sea desde su centro o sentado a su borde?
¿Lo sopló desde lejos, impulsándola en llegar hasta aquí, y desde esa línea del horizonte donde se oculta y hasta donde él siempre quiso partir?
¿Fue en ella que se embarcó y ahora la envía desde donde ahora mora, quizá reunido con Zul por quien enloqueció de amor?
Porque ninguno nos acercamos a verlo partir sino que lo vimos cuando ya estaba detrás de las olas que rompen sus espumas aquí en la orilla.
¿O la tejió detrás de las olas? Pero, ¿hay allá un lugar en donde ahora habita Tup?
Esta embarcación es lo único que recogimos. Lo curioso es que dentro de ella, en la cavidad que ahora tiene, estaba esta caña partida a lo largo en dos que no sabíamos para qué era.
 
3. Enloquecer
de amor
 
Y si bien al principio la veneramos como un recuerdo de Tup, de tanto verla empezamos a hacerla igual.
Y la echamos al mar y vimos que Tup la había hecho para lo que siempre dijo: para remar y pescar más allá de la orilla.
¡Pobre Tup! Nunca lo comprendimos. Al final dejamos de pensar en él. ¡Y hasta dejamos de verlo! En verdad evitábamos mirarlo porque deambulaba aturdido por entre los cañaverales.
Creímos que había enloquecido irreparablemente. Y a cambio ¡este es el regalo que nos envía desde el más allá!, después de haber enloquecido de amor al perder a Zul, a quien le reclamaba:
– ¿Por qué me has dejado en este mundo? –Le hablaba, golpeando las olas.
– Yo no te he dejado Tup, yo estoy contigo. Todos los días desde que amanece estoy a tu lado. ¡Yo no he muerto!
– Entonces, ¿dónde estás?
– En el ojo de agua del totoral.
– ¿En el Huanchaco?
 
4. Una
golondrina
 
– Sí. Estoy en los totorales. Ahí búscame ahora.
– ¿Pero yo cómo te veo y dónde te encuentro si hay tantas totoras iguales?
– ¡Búscame, porque me vas a encontrar! Y entonces nos iremos juntos, y nunca nos volveremos a separar.
Y por entre las cañas anda Tup, ensenada tras ensenada, hundiéndose en los humedales, el cuerpo hasta la mitad, escogiendo las mejores cañas con tal de encontrar a Zul.
Y se entretiene viéndolas ya sueltas flotar. Y allí observa que recién arrancadas durante varias semanas no se hunden. Y hasta sostienen posada en su lomo a un gorrión, una pardela común, o a una leve golondrina.
Pero ha descubierto que unidas y amarradas con la fibra de la misma caña, dos tallos sostienen a una gaviota o a un zorzal sobre las aguas. Y que diez tallos enlazados sobre él hay posados seis cormoranes que no se hunden y hasta avanzan sobre las aguas. Y se pregunta: ¿cuántas cañas unidas podrán sostenerme a mí?
– ¿Cuánto peso yo? Si amarro cien cañas, ¿podré flotar? –Y esa tarde Tup descubrió un secreto sencillo, cual es: amarrar un conjunto de cañas y mantenerlas unidas, y sobre ellas uno puede flotar.
 
5. Llegar
al horizonte
 
Y así pudo deslizarse montado sobre cien cañas. Y pudo girar, e impulsarse con los brazos que empezó a hundir a uno y otro lado de los juncos atados.
Esa tarde al volver a la comarca Tup tenía la mirada alucinada. Y dijo que ahora podía llegar hasta donde estaba Zul.
Y de allí su desvarío lo llevaba a hablar de otras cosas más. A decir que:
– La mejor pesca no está en las orillas sino allá a lo lejos, cerca al horizonte.
– Pero no podemos flotar y llegar hasta allá, solo las garzas o patillos. O los fantasmas. –Le respondimos.
– Podemos hacernos alas y volar. – Dijo.
– Pobre Tup. Desde que murió Zul se tornó loco, porque alucinaba. Vagando entre los totorales se le encontraba habla que habla, solo, con la mirada alucinada. Solo soportaba jugar con los niños y seguir con aquella idea loca de llegar al horizonte.
Hasta el día que lo vimos partir y alejarse impulsado con no sabemos qué, hundiendo algo a uno y otro lado del hato de tallos de totora amarrados adelante, al centro y atrás, con una espiga de punta.
 
6. Él
sabía
 
Lo vimos alejarse más allá de donde rompen las olas y más allá de donde podían llegar nuestras voces. Pero nos encandiló su contento, su ilusión y no hicimos nada por atajarlo.
Y es que esa noche Tup soñó que Zul lo llamaba desde esa lejana línea azul.
– ¡Mañana iré por ti! – Dijo él, pensando que volvería. Aunque creíamos que se había vuelto ya loco de remate.
¡Pobre Tup! Él sabía que podía llegar hasta esa línea indecisa, clara y oscura, temible por su misterio, pero su esperanza era inmensa, y no temía volver o no volver. Eso sí no soportaba estar sin Zul, aunque ella lo retuviera más bien para siempre.
¡Más pobre aún!, porque nadie le habíamos creído que se pudiera llegar hasta ahí flotando sobre unas cañas. Pero en verdad: ¿Pobre él o pobres nosotros?
– Más allá hay peces grandes. –Decía obsesionado como un niño, y era verdad. E insistía:
 
7. Creemos
en él
 
– A las orillas vienen los pequeños que las olas pueden arrastrar, porque son débiles. Pero más allá están los peces grandes, finos y ricos.
Pero, ¿cómo lo sabía? Estaba poseído por algún espíritu, y tenía visiones.
– ¡Tup! ¡Tup! ¡Cálmate!
– En el horizonte están los verdaderos peces, adonde debemos tratar de ir.
¡Y él fue! Es él que nos ha hecho pescadores de a verdad, porque nos enseñó a surcar las olas
Y nos donó el caballito de totora.
Ahora él siempre va delante de nosotros. Nos guía y nos alienta.
Cuando la neblina se cierra y el mundo se oscurece lo escuchamos hablar entre las olas.
Nos dice:
– ¡En todo horizonte hundan sus redes!
Y ahora nosotros creemos en él.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****


 


       

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián