martes, 27 de marzo de 2012

HOMENAJE A RICARDO CALDERÓN GUTIÉRREZ, PRESIDENTE DEL INSTITUTO DE CULTURA PERUANA DE MIAMI (ICP)


HOMENAJE A RICARDO CALDERÓN GUTIÉRREZ

Ricardo Calderón, presidente del Instituto de Cultura Peruana de Miami y las poetas: Xiomara Pagés, Azalea Carrillo, Francisca Arguelles, Zaida Pérez,  Maria Mercedes Becerra y Marily Reyes,  recibieron el homenaje de  La Asociación Internacional de Poetas y Escritores Hispanos, Bellas Artes y Cultura Hispana  (AIPEH-BACH) y  de Encuentros Literarios Internacionales “Luz del Corazón” (ELILUC), en el  Segundo Festival de Poesía Internacional “GRITO DE MUJER 2012”,  en el transcurso de un recital y concurso poético cuyo tema fue “Unamos nuestras letras en contra de la violencia y en homenaje a la mujer”. 

El evento tuvo lugar el 25 de marzo, 2012, en el Restaurante Candela Grill de Miami y tuvo la asistencia de varios músicos y un numeroso público. Pilar Vélez y Mery Larrinua organizadoras del acto estuvieron a cargo de la conducción del programa.

Ricardo Calderón fue presentado por Pilar quien resaltó  la contribución del homenajeado en el área de la cultura y la literatura a través de de 21 años en Miami.
 
En su discurso de agradecimiento, Ricardo Calderón resaltó  a cuatro mujeres peruanas, cuyas vidas terminaron en la más cruel violencia a lo largo de la historia del Perú: Micaela Bastidas Puyucahua, María Parado de Bellido, Flora Tristán y María Elena Moyano Delgado.

MUJERES PERUANAS EJEMPLARES

Micaela Bastidas Puyucahua

Por sus raíces tanto africanas como amerindias era conocida por muchos como Micaela la zamba, pero lo que más resaltaba en ella no eran sus rasgos físicos, sino su temperamento férreo que marcó su derrotero. Se casó muy joven en 1760, a los 15 años con el cacique Túpac Amaru II, uno de los próceres de la historia del Perú, cuya rebeldía en 1780 estremeció los cimientos del férreo dominio español.

Madre de tres varones, tuvo como primer maestro ideológico a su propio esposo, quien había adquirido una sobresaliente formación, tanto en el Cusco como en Lima. Fue capturada luego del fracaso de la sublevación y ejecutada después de  presenciar la ejecución de uno de sus hijos y a la vista de su esposo. Sus verdugos le cortaron la lengua, le anudaron al cuello una cuerda que tiraron desde lados opuestos y, mientras agonizaba, la patearon en el vientre y en el pecho, en la Plaza de Armas del Cusco, el 18 de mayo de 1781, a los 36 años de edad.

María Parado de Bellido

En 1820, su marido y sus hijos actuaron como correos del ejército patriota encabezada por el general José de San Martín en la región de Ayacucho, y su misión principal consistió en dar cuenta de los movimientos de las tropas realistas.

En 1822 el virrey José de la Serna ordenó a sus tropas combatir la insurrección popular en Ayacucho. Fue en esa coyuntura que uno de los hijos fue hecho prisionero y fusilado por los realistas. Este hecho motivó que María Parado de Bellido se integrara al movimiento patriota y colaborara con su esposo en las tareas de espionaje.

Debido a su condición de analfabeta, dictaba sus cartas a un amigo de confianza que, a su vez, se encargaba de trasladar la información al ejército patriota. Gracias a ello, los patriotas fueron avisados a tiempo de la planeada incursión del ejército realista el 29 de marzo de 1822, y la localidad pudo ser evacuada a tiempo. No obstante, la persona a través de la que María Parado enviaba su correspondencia fue capturada ese día por unos sacerdotes leales al virrey, que lo entregaron al general realista Carratalá, quien de este modo conoció las actividades que realizaba María Parado. Las tropas españolas rodearon la vivienda en que María Parado se hallaba en compañía de sus hijas y la capturaron. Llevada ante el general Carratalá, María Parado se negó a contestar las preguntas encaminadas a desarticular la red de información, desechó las ofertas de recompensa y tampoco se inmutó al ser advertida de que su casa sería quemada si no colaboraba.

Su actitud motivó que fuera condenada a morir fusilada. El 1 de mayo de 1822 fue paseada por los alrededores de la plaza de armas de Ayacucho, al tiempo que se voceaba su delito de traición, y luego murió ante el pelotón de fusilamiento. Cuando la independencia fue consolidada por el general Simón Bolívar, Maria Parado fue declarada mártir de la independencia.

Flora Tristán

Flora Tristán nació en París el 7 de abril en 1803, en plena época napoleónica. Fue hija de padre peruano  y madre francesa. Durante los primeros años de su vida, Flora no se vio privada de nada y crecíó en un hogar siempre concurrido por visitas del nivel de Simón Bolívar y su maestro Simón Rodríguez, pero la muerte de su padre cuando Flora sólo tenía 4 años sume a la familia en la pobreza. El estado francés revolucionario no reconoce a la viuda ni a los hijos negándoles cualquier bien o derecho. Por este motivo, Flora comienza a trabajar como obrera en un taller de lítografia. Con apenas 17 años, se casa con el propietario de la litografía, André Chazal, y tiene tres hijos, uno de ellos, Aline, será la futura madre del famoso pintor Paul Gaugin.

Decepcionada del matrimonio comenzó a trabajar como criada de una familia inglesa, por lo que debe viajar a Inglaterra. Se inicia entonces una lucha legal por la custodia de los hijos que duraría 12 años. Sus amargas vivencias despertaron en ella una actitud revolucionaria que la convierte en la precursora del movimiento feminista europeo. Viaja por varios países donde realiza trabajos de toda clase, es en este momento cuando toma conciencia de su condición de "paria".

 En 1833 viajó al Perú para reclamar la herencia paterna, pero solamente consigue una pensión mensual. La etapa que pasa en Perú donde asiste a la guerra civil y ve la gran diferencia entre las distintas clases sociales será significante para el futuro de Flora que se convirtió en defensora declarada de los derechos y libertades de la clase obrera y de la mujer.

De regreso en Francia, las persecuciones de su marido continúan, hasta el punto de recibir un disparo que la deja mal herida. Su marido fue  condenado y ella consiguió liberarse de él.

A raiz de un viaje a Londres, donde Flora entra en contacto con los obreros que malviven en una sociedad que les da la espalda, decide dedicar sus esfuerzos a mejorar la clase obrera antes de empezar a gestarse las ideas de Marx y Engels. Viajó por toda Francia organizando la Unión Obrera y dando apoyo a los trabajadores de su país.

En 1844 falleció víctima del tifus con solo 41 años, dejándonos plasmadas sus ideas y sus vivencias en su prolífica obra, de la cual destacan Peregrinaciones de una paria con sus experiencias en el Perú, una recopilación de cartas del Libertador Simón Bolívar, Unión Obrera así como otros dos libros a favor del divorcio.

María Elena Moyano Delgado

Nació en 1958. Fue una luchadora social peruana dirigente vecinal y feminista, conocida popularmente como "Madre Coraje". En 1992 fue asesinada en Lima, por un comando de aniquilamiento de Sendero Luminoso.

En momentos en que el país se encontraba atacado por el terrorismo, Moyano se alzó contra el terror de Sendero Luminoso y en defensa de los derechos humanos, los derechos de la mujer y de la población peruana en general. Cuando vivía en el distrito de Villa El Salvador en las afueras de Lima, convertida en líder vecinal se enfrentó a Sendero Luminoso quienes el 15 de febrero de 1992 la asesinaron durante una actividad vecinal, pero no solo fue asesinada, sino también despedazada y descuartizada con la finalidad de asustar a sus seguidores.


IMÁGENES DE A CEREMONIA

 








Fuente:

Ricardo Calderón Gutiérrez
Presidente del Instituto de Cultura Peruana de Miami(ICP)

(Correo electrónico de 26 MAR 2012
.


.
.

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián