viernes, 6 de enero de 2017

6 DE ENERO: ADORACIÓN DE LOS REYES MAGOS - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN



 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
    

CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 

SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 

*****
 
6 DE ENERO
 
 
ADORACIÓN
DE LOS REYES
MAGOS

 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
EL MISTERIO
DE TODO
LO CREADO

 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Estrella
matutina
 
Hoy seis de enero ya hemos visitado varios nacimientos que tienen cada uno un detalle qué resaltar. Como este que ocupa la mitad de la sala, de pared a pared. Y destaca en él el rito de la Anunciación de la Virgen María hecha por el Arcángel San Gabriel.
Donde yace ella inclinada y bendecida entre todas las mujeres de la tierra, con su belleza sencilla, con su pureza y virtud intacta, que conmueven y nos llenan de fervor.
Elegida entre todas las mujeres para ser madre dolorida de un ser que la llenó de grandeza y eternidad. Pero a costa ¿de qué? De dolores y quebrantos sin límites. De angustias y dolores sin par.
¡Y cómo duele reconocerla así, señalada por un destino de sacrificio y holocausto! Siendo Rosa Mística, Torre de David, Paloma Nívea, Casa de oro, Puerta del Cielo, Estrella Matutina, como hemos escuchado decir en la misa.
 
2. Día
de adoración
 
En este nacimiento está el arcángel con las alas abiertas y ella recibiendo ese destino singular y ese cáliz de dolor en sus entrañas.
¡Ahí está el destino que toca a cada quién, en el caso de la Virgen María, ser arrobo, sosiego y sumisión.
Aceptando dar cobija al ser más excelso que ha existido sobre la faz de la tierra!
¿No es este otro sublime misterio?
Ser raíz de aquel niño que le brotó en su vientre con el signo de lo sagrado y el poder de ser luz inmarcesible hasta el infinito.
Ser el soporte terrenal de un ser puro que por las verdades que encarna ha de morir clavado en una cruz!
Nos abruma tanta razón y sinrazón, tanta gracia e infortunio, tanta pequeñez e inmensidad.
Además sobre un promontorio en que sobresale el verde de los sembríos, se arremolinan las nubes blancas sobre el cielo azulino, y bajo él las calles de Santiago de Chuco convertida hoy día en paseo de niños que es otro misterio superpuesto en este día de adoración.
 
3. Se baten
al viento
 
Pero he aquí otro portento de nacimiento que es el del Club Progreso, casi en el centro de la ciudad. Destaca en él la representación de los Reyes Magos que vienen galopando por la aridez de un desierto y hacia el fondo aparecen las cuevas de la campiña de Belén en una de las cuales ha nacido Jesús.
Cada pliegue de los atuendos pareciera flamear y moverse con el compás de las cabalgaduras, apurados en llegar a tiempo; con el semblante absorto y embelesado en cada Rey Mago.
Subidos en sus camellos trotan por el arenal con sus vestimentas que relumbran de colores verdes, rojos, amarillos, azules y dorados, sumidos en escuchar el retumbar de los cascos de los camélidos al galope.
Con sus luengas barbas que bate el viento. Uno de ellos negro, Baltazar, quemado por los soles del páramo, porta oro. El otro de piel cobriza, Gaspar, lleva incienso. Y el otro, blanco y rubicundo, Melchor, le ofrendará al Niño Dios la mirra.
Hacia una colina y al fondo se perfila el palacio de Herodes el infame quien ha mandado degollar inocentes por el temor a que el Rey de Reyes lo destrone.
 
4. Un
camino
 
Al salir de esta casa vetusta, luego de contemplar extasiados este nacimiento, encontramos en la calle grupos de niños que ya retornan a sus hogares.
Pero nosotros entramos a ver un último pesebre, que más que montañas tiene una inmensa llanura por donde corren majadas de ovejas, chivillos y vacas seguramente convocadas por el cuerno de un pastor divino.
¡Qué precioso! Y en él nos alzan al Niño para que lo adoremos en su túnica y en sus pies. Me ha dado ganas también de alzarlo, de acurrucarlo en mis brazos, de rozar mis labios en su piel de lirio de sus hombros y sus mejillas, hechas de arcilla.
Total, todos somos de arcilla, de barro y hasta de lodo. Y eso nos ha llenado de una sensación muy honda y de un gozo supremo.
Después, ya caminando de subida hacia la casa me he preguntado: ¿qué es lo opuesto a llorar? ¿Qué es lo inverso a la pena, y más bien como sensación de alegría?
¿Reír? No. Y pienso que no hay una expresión cabal y espontánea para la felicidad como es llorar para la tristeza. Porque reír no es estar alegre.
 
5. Sus trenzas
indefensas
 
Pero ocurre algo imprevisto, de pasmo y embeleso: que al voltear la esquina, ¡Oh, Dios! está aquí. ¡Y es ella! Viene con sus hermanos, también de visitar nacimientos.
Con su falda de niña, pero también de madre profunda. Todo en ella es candor. Todo en ella es arrobamiento y pudor.
¿Es también ella el arcángel que anuncia a la virgen transida? ¿Toda timidez, toda hundimiento y recato?
No, el arcángel es resuelto, confiado y vivaz en anunciar el prodigio.
En cambio ella es escondida y vuelta hacia adentro.
¡Es la virgen misma! Lo prueba su vestido de organza de color blanco estampado de pequeñas hojas verdes y flores multicolores combinado con su blusa de color celeste, como es el cielo de mi pueblo.
Con su rostro armonioso y sus trenzas indefensas.
Yo volteo y ella está allí. En la calle, translúcida. Una espiga donde se resumiera el sol, la luna, las estrellas.
Límpida y sensitiva.
 
6. Cada paso
es verdad
 
Así debió ser la virgen bella. Y Dios la escogió entre todas las mujeres de la tierra para ser madre de su hijo, que había de ser luz del mundo.
Que había de sacrificarse en la cruz para ser nosotros seres salvados, redimidos y trascendentes.
Para ser nosotros personas que también portan en el alma la flecha de lo divino y con ello alumbran el camino de nuestras vidas.
¿Por qué la escogió? Por su lealtad, por su virtud, por su ternura.
E igual como entonces, he aquí, qué bella es. Cada gesto, cada pliegue de su traje, cada paso en el sendero por donde ella va es verdad. Y yo tiemblo.
Subimos la cuesta de nuestra calle. Agobiados de tanto misterio Y de tanta gravedad en el alma.
Es el mundo que ha rodado. Es la vida que ha cobrado el máximo sentido.
 
7. Todas
sus lámparas
 
Hemos vuelto, cuando el sol ya desaparece en el cielo de la tarde.
Y a él, al Niño Dios, lo he tenido entre mis brazos. Y me he enternecido con él. Lo he tenido cerca de mis labios. Y lo he besado.
Tal y como cuando nos nace un hermanito en nuestra casa. ¿Qué más pedir? ¿Qué más extrañar en esta vida a veces zarandeada por lo mísero y precario?
Ya nos recogemos bajo los aleros de la casa y también bajo el misterio de la noche con la luz extinta en el firmamento que se llena de luceros.
Y nos sentimos buenos e iluminados, como si hubiera nacido algo en nuestras vidas, algo maravilloso, una sensación de dicha, que justifica todo lo duro que pueda ser una misión y un camino.
Anoche hubo tempestad y ahora el infinito luce tachonando la bóveda sideral con todas sus lámparas y teas encendidas.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
 
 
 
 

 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián