miércoles, 14 de septiembre de 2016

14 DE SEPTIEMBRE: CALENDARIO INCAICO - EL AGUA EN NUESTRAS VIDAS - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN




CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
SEPTIEMBRE, MES DE LA PRIMAVERA,
DE LOS DERECHOS CÍVICOS
DE LA MUJER, EL NIÑO Y LA FAMILIA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 

SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL

 
*****
 
LAGUNA DE ESPANTO, DE HORROR
Y DE MUERTE ANTE NUESTROS OJOS ES
LA LAGUNA DEL RELAVE DE LA MINA DE QUIRUVILCA
 
He ido y vuelto estos días de mi pueblo que es Santiago de Chuco, y no se borra ni se quita de mis ojos ni de mi alma la laguna de espanto, de horror y de muerte del relave de la mina de Quiruvilca que contemplamos helados, silenciosos y llenos de pavor y de espanto subiendo de Shorey, pasando a unos minutos de este pueblo de entrañable nombre en lengua culle.
Es una pampa rasa de ceniza ácida y agua corrompida y cáustica, en donde los esqueletos de las aves antes vivas que se equivocaron a sobrevolarla y cayeron fulminadas en su vuelo apenas duran unos segundos.
Laguna ácida que cada vez es una pared más alta como la del infierno, del color del sulfuro, de la codicia abusiva, de la traición más infame y de todo lo que mata la vida y la alegría. A partir de dónde el río Moche llora sangre por el rojo de sus aguas, en donde hasta las piedras están teñidas de ese color por el crimen que se comete cada día.
Advierto: ¡Vamos a ser juzgados en el Juicio Final por nuestra indiferencia ante esta atrocidad! Advierto: ¡Vamos a ser condenados por esta monstruosidad! y hasta la eternidad por este crimen de lesa humanidad. Advierto: Padecerán nuestros hijos, y nietos y descendencia. ¡Porque es un crimen que se perpetra ante nuestros ojos!
Río Moche

Por eso, empecemos alzando nuestra voz, y erigiendo nuestra palabra, diciendo ¡No! a la laguna infernal del relave de la mina de Quiruvilca que se abre lacerante e impune en las afueras y unos minutos más arriba de Shorey!
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES:
 
PRESENTACIÓN
DEL LIBRO
 
“NOSTALGIAS”
DE
PEDRO VARGAS ROJAS

 
VIERNES 16
DE SEPTIEMBRE. 8:00 PM.
 
AUDITORIO:
RECEPCIONES MOYOBAMBA
AV. BOLIVIA 896. BREÑA
 
*****
 
AULA CAPULÍ
 
SÁBADO 17
DE SEPTIEMBRE. 1:30 PM.
CASA DE AMELIA MELGAR
 
PROGRAMA:
1. EVOCACIÓN DE CORACORA
2. HOMENAJE A ZULEMA VÁSQUEZ
A CARGO DE AMELIA MELGAR
3. CÁPAC SITUA, FIESTA DE RECONCILIACIÓN
CON LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD,
RAMÓN NORIEGA
4. PRESENTACIÓN DEL CD.
“DANILO, CANTO DEL ALMA”
VOZ Y GUITARRA: DOLY
PRÍNCPE Y JULIO HUMALA.
5. ALMUERZO DE CONFRATERNIDAD.
 
*****
 
14 DE SEPTIEMBRE

CALENDARIO INCAICO
 
 
 Cordillera Huayhuash
 
PASCUA
DEL
AGUA

SOLEMNES FIESTAS
EN RÍOS, FUENTES
Y MANANTIALES
 
 Río Aynín

FOLIOS
DE LA
UTOPÍA

 Laguna Parón

EL AGUA
EN NUESTRAS
VIDAS
 
 
 Danilo Sánchez Lihón
 
“Yo tengo un Dios,el agua”
Antonio Morillo
(Poeta de Santiago de Chuco)
 
1. Principio
de vida
 
Nuestro planeta fue denominado como el planeta azul, al ser contemplado desde la luna por el astronauta Neil Armstrong en el mes de julio del año 1969, porque así se lo avista desde el firmamento por la claridad del agua que se mece o se revuelve en nuestros mares y océanos.
Pero no solo este astro prodigioso es principalmente de agua, sino que los hombres estamos hechos de ese elemento cuando el 75% de nuestro organismo es agua al momento de nacer, porque es ella el principio de vida de todo lo que existe.
En el agua hemos sido formados como especie, habitando el légamo y emergiendo desde la humedad de los piélagos. Y cada día cuando un ser humano es concebido en el útero materno flotamos en un elemento vital que es agua, reconocido como el líquido amniótico.
También con agua hemos sido bautizados, significando así que con este elemento Dios ha querido que nosotros podamos ungirnos y ratificarnos como hijos suyos. Y en todo es el agua el factor principal para la vida.
 
2. Poder
del agua
 
Podemos soportar un período considerable sin probar alimentos, y apenas unos cuantos segundos sin aire, y solamente unos cuantos días sin ingerir agua.
Sin embargo, pese a esta constatación de sentido común los ríos y suelos antes sanos y feraces por acción de la extracción minera ahora están contaminados y enfermos.
Para sustentar lo que vengo diciendo permítanme remontarme a la primera sensación de totalidad y de poder del agua que yo tuve en mi infancia.
Fue en mi primer viaje que hice de Santiago de Chuco, mi pueblo natal, a Trujillo, la capital del departamento de La Libertad, ciudad colonial y de abolengo, viaje que hicimos con mi madre y mi hermano Juvenal, cuando yo tenía apenas 8 años de edad y fue para dejarlo a él internado en el Colegio Nacional San Juan.
 
3. Los ciclos
del agua
 
Fue un viaje asombroso, alucinante y mítico. Porque debido a la intensidad de las lluvias del mes de marzo en que lo hicimos, el cielo era un balde desfondado que convertía a la carretera en lodazales interminables.
Y estuvimos tres días atascados en la jalca, sin poder salir del vehículo en el cual viajábamos, que no podía avanzar ni retroceder, envueltos en la permanente neblina, acosados por la llovizna y la cellisca, en donde el viento frígido ululaba a toda hora.
Sin poder apearnos de la caseta del camión, alimentados únicamente de pan serrano y queso que felizmente traíamos en una encomienda y cuya frialdad y a la vez dulzura permanece nítida y es imborrable en mi alma.
Caseta del camión desde donde contemplamos los amaneceres y atardeceres de la puna, techo del mundo, en donde esos fenómenos naturales son espectáculos prodigiosos.
 
4. Compungidos
y arrobados
 
Pero también avizoramos con paciencia imperturbable delante de nuestros ojos los ciclos del agua, hecha cierzo, granizo, copos de nieve, y arroyos que se deslizan para luego congelarse en los chorrillos en el momento de desprenderse y que enjoyan de jaspes y esmeraldas esparcidas en el suelo ennegrecido.
Como también fuimos espectadores enmudecidos de admiración de los arcoíris más fascinantes que allí parecen fogones recién encendidos capaces de hacer estallar al mundo, recién explicándole allí por qué los nativos de estas tierras le temieron al arcoíris, que también es agua, cuando más bien yo los veía como idílicos. O callamos ateridos bajo los relámpagos que flameaban encima de nosotros y en lontananza.
Como nos embelesamos con el bramido del viento en los pajonales, que allí es muy distinto a escucharlo, compungidos y arrobados, cuando la noche ha invadido el mundo y parecemos sepultados bajo sus tinieblas.
 
5. Adónde
iba
 
Esperando que pase algún vehículo que deambulara por esos parajes de desolación y de miedo, a fin de poder ser rescatados, con riesgo de que también ese otro vehículo se hunda en la tierra humedecida, convertida en charca, fango y lodo.
Por eso, mi visión de las lluvias en los caminos y de los arroyos y quebradas tumultuosas, así como de la neblina, el granizo y la tempestad ha quedado en mí ser a partir de aquel viaje, como páginas de una épica, de una dramática y de una fantástica sobrenaturales unida a la puna y jalcas de mi terruño.
Felizmente, a los tres días pasó una góndola destartalada que en la lejanía surgió ante nuestros ojos como un arcángel, con todas las galas de los seres que cumplen un designio divino, y cuya aparición en el tinglado de cerros ha quedado en mí como el acercamiento de los cometas errantes del universo, y adonde trasbordamos rumbo a las minas de Quiruvilca adónde iba.
 
6. Mientras
la góndola jadeaba
 
Lugar que me pareció onírico por lo oscuro con que lo ha teñido el carbón que allí aflora, pese a estar tan alto y más allá del límite del planeta, habiendo impregnado de ese color oscuro incluso los dientes y hasta el blanco de las pupilas de los ojos de las personas detenidas como fantasmas ululantes en las esquinas absortas y sombrías.
Y de dónde después bajamos por la cuenca del río Moche hacia los arenales caliginosos del litoral en donde se asienta la bella, señorial y altiva ciudad de Trujillo.
Pero lo increíble de esa experiencia fue conocer y viajar a la vera de lo que antes era un dios: el río Moche, en aquella época de epopeya, río tutelar de nuestra cultura, un verdadero patriarca y un apu brioso y vehemente.
Una deidad en toda su magnitud, plenitud y fortaleza, siempre deslizándose a nuestros pies en remolinos, cascadas y turbiones, mientras la góndola jadeaba, él se precipitaba estremecedor, espumoso y bravío y a cuya vera se alzaban bosques y floresta.
 
7. Nada
de eso existe
 
Era la divinidad de los legendarios mochicas allí presente, que yo todavía pude ver en todo su esplendor y omnipotencia. Deidad querida, adorada y reverenciada que prodigaba sembríos, plantas y frutos.
Aquel río por el pueblo de Samne pasaba rozando los muros y las puertas de las casas. Y entraba disimulado por acequias a regar las huertas, ricas en árboles frutales y cultivos de pan llevar.
En donde la gente salía a ofrecer por las ventanas de las góndolas, a los pasajeros alertas o soñolientos: huevos hervidos con papas, tamales, empanadas. Y, sobre todo, causa de trucha pescada en el río.
Las alcanzaban hasta nuestros asientos, envueltos en hojas de plátanos, que eran cogidas de los mismos árboles que se balanceaban sobre nuestras cabezas.
Y, en realidad, así como esta comida, había muchas otras que allí nos ofrecían. Era una feria de abundancia, fertilidad y proliferación de productos de todo tipo que nos brinda la tierra.
 
Epílogo: Antes
pleno de vida
 
Sin embargo, todo esto se acabó, desapareció, se esfumó. Ahora nada de eso queda ni existe. Ese río, antes pleno de vida, que daba aliento, nacimiento y pujanza a pueblos felices y henchidos, antes pletóricos y animosos, ahora es un río enfermo, contagioso y fatal.
Mata la vida hasta a 9 metros de distancia del curso por donde pasa. Daña la tierra, la corrompe y la pervierte. A la planta la carcome, torna ácidos sus frutos, agosta los tallos y desmenuza sus hojas. Es río demoníaco.
Todo muere a su paso. No crece una sola ameba en sus aguas sangrantes color que le da el óxido de plomo. Menos flota en él o bucea un cangrejo, un camarón o un langostino de los que antes era abundante.
¿Quién los mató? La mina con sus relaves, que ahora mismo, en este mismo instante se siguen arrojando sin perdón e impunemente desde hace más de 100 años en esas aguas que antes prodigaban vida y que ahora son mortales.
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 

XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28

 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.

 
 

    

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián