lunes, 10 de junio de 2013

OSWALDO REYNOSO: VOLCÁN Y TÓTEM - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

Construcción y forja de la utopía andina


2013 AÑO

EVANGELIO VALLEJO DE LA SOLIDARIDAD

Y UNIVERSALIDAD DEL MUNDO ANDINO


JUNIO, MES DE LOS NIÑOS,

DEL MEDIO AMBIENTE, DE LA GLORIA

DE ARICA Y DE LA IDENTIDAD ANDINA


*****


IMÁGENES DEL FESTIVAL TRILCE

DE LA CANCIÓN, LA POESÍA Y DANZA ANDINA

DEL XIV ENCUENTRO INTERNACIONAL ITINERANTE

DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

EN SANTIAGO DE CHUCO, EN MAYO DEL AÑO 2013


HACER CLIC AQUÍ:.





*****


PRÓXIMAS ACTIVIDADES

DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA


LUNES 17 DE JUNIO, 2013

9.30 A.M.


DÍA DE CÉSAR VALLEJO

EN EL CALLAO


CONMEMORACIÓN DEL VIAJE

DE CÉSAR VALLEJO A PARÍS


INSTITUCIONES ADHERENTES:


– MUNICIPALIDAD DE SAN MIGUEL

– MAMMALIA, COMUNICACIÓN Y CULTURA

– ASOCIACIÓN DE CHALANEROS DEL CALLAO

– DIARIO CALLAO

– POESÍA EN EL PUERTO

– EMBAJADA POÉTICA DE SAN MIGUEL


MUELLE DÁRSENA

DE EL CALLAO


PLAZA GRAU

DE EL CALLAO


*****


CONVOCATORIA


XV ENCUENTRO INTERNACIONAL

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

TELÚRICA DE MAYO, 2014


LIMA:

MARTES 20

Y MIÉRCOLES 21


TRUJILLO

JUEVES 22


SANTIAGO DE CHUCO

VIERNES 23

SÁBADO 24

Y DOMINGO 25

DEL MES DE MAYO


PÁGINA WEB

HACER CLIC AQUÍ:





*****


Teléfonos Capulí:

420-3343 y 420-3860

99773-9575


capulivallejoysutierra@gmail.com

dsanchezlihon@aol.com


*****



ADHESIÓN

Y HOMENAJE

A OSWALDO

REYNOSO



FOLIOS

DE LA

UTOPÍA



OSWALDO

REYNOSO

VOLCÁN Y TÓTEM


NACE EL 10 DE ABRIL




Danilo Sánchez Lihón



“Y si luego encontramos,

de buenas a primeras,

que vivimos”

César Vallejo



1. A la hora

de los brindis


Cuando Oswaldo Reynoso presentó su libro “Los inocentes” en el bar Palermo el año 1961, en una mesa del fondo solo y apartado, combinando con el gris de las paredes opacas, salvo sus ojos insomnes y sobresaltados, permanecía hierático Martín Adán.

Oswaldo, fornido y rozagante fue e invitó al legendario poeta a acercarse para tener el honor de tenerlo sentado entre las sillas que formaban el ruedo.

Sin embargo, le manifestó que iba a estar atento a la ceremonia de presentación del libro, pero desde ahí; desde su mesa de siempre.

Y así fue. No se movió, envuelto en su gabán oscuro, lustroso a la luz del fluorescente y raído; ya sin botones por la intemperie y apenas sujeto por un imperdible.

La obra Los inocentes fue presentada por José María Arguedas.

Después de realizado el programa y a la hora de los brindis Oswaldo fue y le obsequió un libro dedicado al autor de Travesía de extramares, La rosa de la espinela y La mano desasida..


2. Quería

decirle


Volvió a la semana y encontró a Martín Adán sentado en la misma mesa con los ojos abstraídos y en una especie de éxtasis, barbado y sucio, esta vez ya no delante de una botella de cerveza sino de un vaso y una botella de pisco transparente.

Trató de acercarse, pero observó que no miraba pese a que tenía los ojos abiertos.

Otro día estuvo sentado largo rato en una mesa frente a él, como para que lo viera. Y lo llamara para escucharle algún comentario acerca del libro presentado y que él le había ofrecido conmovido y reverente.

Pero nada sucedió. Martín Adán no mostraba que quisiera hablarle. Oswaldo de algún modo quería decirle que él aprendió a escribir a los doce años de edad leyendo La casa de cartón.

Ella es la obra juvenil de Martín Adán que escribió en su cuaderno de colegial, y que se publicó al año 1928 con prólogo de Luis Alberto Sánchez y colofón de José Carlos Mariátegui.


3. Todo

y de una sola vez


Pero el maestro no lo llamaba y no quería reconocerle pese a que aparentemente lo veía.

Pasaron tres, cuatro semanas. Y siempre lo encontraba en la misma mesa.

Y con aquella actitud ausente, catatónica, rígida. Y casi inerte, pero con los ojos deslumbrados en vigilia o en ensueño.

¿Veía? ¿Sentía? ¿Era consciente? ¿O dormía con los ojos abiertos?

Ya un día pasó impaciente a su lado. Lo saludó y apenas Martín Adán respondió con un saludo gutural.

A la quinta semana Reynoso no pudo más. Se acercó a la mesa. Martín Adán lo miró fijamente. Y lo invitó a sentarse.

Pidió un vaso y lo llenó del pisco definitivo, terminal y contundente que él estaba bebiendo.

Cerró la botella y le hizo el gesto que lo tomara íntegro. ¡Todo y de una sola vez!


4. El veredicto

de un oráculo


Pasaron los minutos en silencio. El licor hacía efecto en el cuerpo y en el alma de Reynoso.

Y entonces ya estuvo decidido. Y con él el coraje puesto para preguntarle:

– Martín Adán: ¿Ha leído mi libro que le obsequié?

– Sí, lo he leído.

– Quiero saber su opinión, maestro. Yo aprendí a escribir leyendo La casa de cartón.

Martín Adán se sirvió lentamente otro vaso de pisco, en la misma proporción que había servido a Oswaldo, y lo bebió de un solo trago. Pasaron otros tantos minutos:

– ¿Y qué le parece mi obra, maestro?

Oswaldo tenía el alma pendiente de un hilo.

Iba a escuchar el veredicto de un oráculo, de una montaña, de un océano.


5. Aprecio

y amo


Martín Adán, luego de mirarlo larga y profundamente, le dijo

– Tu libro me ha dado miedo.

– ¿Miedo, maestro? ¿Miedo, usted?

– Miedo no de mí, sino de ti.

– ¿Miedo de mí, maestro? ¿Por qué?

– Porque vas a sufrir mucho.

Martín Adán se sirvió otro vaso y ya no quiso hablar más

– Y así ha sido. –Dice Oswaldo Reynoso–. Y reitera:

He sufrido horrores y sigo sufriendo. Pero amo mi país y yo no me voy de aquí. Aquí me quedo.

Aquí me quedo porque esta es mi patria. Y aquí estoy con mi gente.

Estoy con la gente que aprecio y amo.


6. Me encanta

amanecer


Estoy con los pobres, con los honestos y derechos. Estoy con la gente que sufre y son buenos. Estoy con los honrados y quieren lo mejor para su país.

Jamás he claudicado en nada y he desechado todo tipo de acomodos y conveniencias.

Soy feliz bebiendo una cerveza con mis amigos.

Estoy con los jóvenes que me muestran su cariño y a quienes yo también quiero y respeto.

Y admiro a mis amigos.

Tres valores orientan mi vida: el cariño, la belleza y la ética.

Me siento contento rodeado de los escritores jóvenes y mucho más si son de provincia.

Quienes se acercan a consultarme acerca de sus obras, y con quienes me encanta amanecer conversando.


7. Al final

de un camino


Así es Oswaldo Reynoso, el más grande narrador vivo del Perú. Quien hace sentir a los jóvenes que él los valora y los acompaña en su trayectoria literaria como amigo

Y ellos sienten orgullo de alternar con un escritor famoso, reconocido a nivel internacional.

Y cuyas lecturas de sus libros lo hicieron siendo adolescentes, casi niños, y que ahora son fervorosos de su persona y de sus obras.

Él viaja a todo certamen al cual se lo invita desde provincias. En todo evento regional de literatura está presente.

Y allí lo esperan sus amigos expectantes y orgullosos. Sus “manchas” de admiradores que lo festejan entusiasmados hasta las lágrimas.

Estos artistas y escritores es fácil imaginar lo que sienten al estar con él:

Sienten que alcanzan a llegar a una meta, al final de un camino y a coronar una cumbre, cual es sentarse a conversar nada menos que al lado de Oswaldo Reynoso.


8. Y

es cierto


Y Reynoso a sus 82 años es invencible, monolítico, inagotable, para conversar, para contar anécdotas. Para ello es abierto, generoso, cordial. Sabe ser amigo. Utiliza su fama ya ganada para ayudar.

De esa manera demuestra su amor al Perú, que es ferviente y leal. Disfruta y se deja llevar. Es un tótem.

Hace poco se presentó una señorita a hacerle una entrevista y le preguntó:

– ¿Qué premios ha ganado?

– Ninguno. –Le dijo.

– ¿Cómo?

– Ninguno. ¿Por qué cree que el escritor escribe para ganar premios?

– ¿Ninguno?

– Yo jamás me presento a un concurso.

Y es cierto. Y absurdo. Es como si alguien que albergara una fe necesitara un premio.


9. Expurgando

en una realidad


Oswaldo Reynoso nació en Arequipa el 10 de abril del año 1931. Estudió en esa ciudad en los colegios de los Hermanos Cristianos y de San Francisco.

Inició estudios de Letras en la Universidad de San Agustín pero a la muerte de su padre se trasladó a Lima para cursar la carrera magisterial en la Universidad Nacional de Educación, La Cantuta, donde se desempeñó después como profesor de Literatura.

Con su obra Los inocentes es iniciador de la literatura de tema urbano con personajes adolescentes en donde el lenguaje que expresan incorpora a la literatura la jerga juvenil limeña.

En su obra En octubre no hay milagros su universo se expande para abarcar la sociedad criolla y sus diversos estamentos sociales, expurgando en una realidad social confusa, hiriente y fragmentada.

Ha tenido la experiencia de 12 años de residencia en China. Otras obras suyas son: El escarabajo y el hombre, En busca de Aladino y Los eunucos inmortales.


10. Un volcán

coronado


Al borde de la muerte y en la víspera de una delicadísima operación quirúrgica y estando en China le pidió a su amigo Juan Morillo que si ocurría lo peor incineraran su cuerpo y él trajera sus cenizas a nuestro país. Conturbado Juan asintió prometiéndole que cumpliría su deseo.

– Pero hay algo más. –Le dijo–. Quiero que mis cenizas la esparzas en el cráter del Misti.

Ante la sorpresa de Juan, quien se devanaba en cómo cumplir ese deseo, agregó:

– Sí Juan, en el mismo cráter del Misti, para ver si así erupciona.

Extrayendo lo que en este diálogo hubiera de jocundia y dándole el significado que aquel tenso momento propicia, ello nos revela la personalidad ígnea y convulsa de Oswaldo.

Él ahora vive con la dignidad de un volcán coronado de una nieve blanca e impoluta en su frente



Texto que puede ser reproducido

citando autor y fuente


Teléfonos: 420-3343 y 420-3860


dsanchezlihon@aol.com

danilosanchezlihon@gmail.com


Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com

Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe

Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com

Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
Nalo Alvarado, Juan Benavente y Oswaldo Reynoso 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián