viernes, 29 de diciembre de 2017

29 DE DICIEMBRE: UN MUNDO PIADOSO - FOLIOS DE LA UTOPÍA: ¿SE PODRÁ PRESCINDIR DE ELLA? - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 

Construcción y forja de la utopía andina
 
2017 AÑO
DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO
INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS
 
DICIEMBRE, MES DE LAS MONTAÑAS,
DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES;
DE LOS MIGRANTES, Y DEL NACIMIENTO
DEL DIOS NIÑO EN LA NAVIDAD
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO


 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL


 
*****


HOMENAJE MUNDIAL
PROMOVIDO DESDE CHILE
POR EL POETA ALFRED ASÍS
 
NADA SOBRA Y NADA FALTA EN SUS ESCRITOS
Danilo Sánchez Linón, fino poeta y escritor que ha consagrado la casi totalidad de su obra a los niños, siente su tierra.
Es de Santiago de Chuco, un lugar mítico que, más que una ciudad, parece un sueño.
Danilo es del Perú profundo, de cada terrón de su suelo, de cada colina que trepó de niño, de la atalaya que corona su casa y sobresale del pueblo.
Es un vigía atento, siempre amparado por los apus que lo rodean y lo protegen de los peligros a los cuales se expone, y que son arduos y temibles.
Los cuentos que publica están escritos en un idioma leve como un soplo de viento. Dicen lo que tienen que decir, nada más, y nada menos.
Nada sobra y nada falta en sus escritos. En ellos no puede suprimirse ni una palabra, allí están las que son imprescindibles.
En él la fuerza de la acción y del sentimiento reemplaza a los adjetivos. Cada una de sus palabras está cargada de emoción poética, viva como un leño encendido.
AÍDA MARCUSE
 
PLAZO DE ENVÍO DE TEXTOS
HASTA EL 31 DE DICIEMBRE.
SE EDITARÁN EN UN LIBRO
QUE RECORRERÁ EL MUNDO.
ALFRED ASÍS
 
*****
29 DE DICIEMBRE
 
UN
MUNDO
PIADOSO
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
¿SE PODRÁ
PRESCINDIR
DE ELLA?

 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
El mejor olor es el del pan,
el mejor sabor es de la sal,
el mejor amor ¡el de los niños!
Grahan Greene
 
 
1. Apenas
dura
 
Un niño canta en el microbús. Me regala la ternura de su mirada sólo porque pongo en su manita morena e inocente, cincuenta céntimos.
Otro sube y dice así:
"No te molestes conmigo amable pasajero. No creas que no sienta vergüenza al interrumpir tu lindo viaje. Pero, levántame la moral haciendo que lleve un pan a la mesa de mi hogar. Ayúdame con una moneda que a ti no te va a hacer pobre ni a mí rico. Y no creas que no tenga nada que ofrecer.
También canta, y nos regala a todos, una hermosa evocación. Porque, ¿quién al escucharle no ha podido recordar un pasaje especialmente conmovedor acerca de su vida?
– ¡Gracias! –Le digo al niño. Recibe lo que le doy, y me mira incrédulo.
Y al agradecerle se ha dibujado sobre su rostro triste, áspero y reseco, que ya no sonreía, una vibrante felicidad, que lamentablemente apenas dura un instante.
– Y, ¿por qué le da las gracias?
 
2. ¿Quién
obsequia?
 
Cuestiona severo mi compañero de asiento.
– Porque con cincuenta céntimos hace que me sienta bueno. Me lo hace sentir así. Y eso, ¿no es inmenso? Hay personas a quienes damos todo y, sin embargo, no creen que por eso seamos hombres buenos.
– Eso, sin ir más lejos, también somos nosotros. –Se atreve a decir.
– En cambio este niño por cincuenta céntimos cree que soy bueno de a verdad. ¿No es conmovedor y grandioso? La moneda a mí no me pertenece. Entonces, quién en realidad obsequia es él, no yo. Me ha hecho bueno sin que lo sea. Por eso le he dado las gracias.
El hombre de al lado, que sin duda ha comprendido, escucho que reclama:
– ¡Dando limosna esta ciudad se va a llenar de pordioseros!
– Se necesita mucho valor para salir a mendigar, y lo hace quien lo necesita. No cualquiera tiene el coraje para hacerlo. ¡Y eso vale mucho!
– ¡Solo quien tiene mala conciencia da limosnas! Además, estos son dirigidos por una banda de explotadores. Es dar de comer a sinvergüenzas.
Yo prefiero callarme.
 
3. Bendiciones
tuyas
 
Esta vez sube un joven y recita un poema. Me concentro para escucharlo. Es un poema titulado “Pobre amor”, de José Gálvez, que no lo dice, y solo recita así:
Pobre amor, no lo despiertes
que se ha quedado dormido...
hay en sus labios inertes
la tristeza del olvido.
Pobre amor, no lo despiertes
Dios sabe cuándo ha sufrido.
Pobre amor, no lo despiertes
que se ha quedado dormido.
Pocas personas han atendido la letra, pero eso ¿qué importa? La poesía, después de todo, es aura. Y aura es lo que yo he sentido cuando él lo ha dicho.
Le doy una moneda de a sol por haberme dado la inmensidad de esas palabras. ¿Quién dona? ¿Quién es el pródigo y generoso? ¿Acaso soy yo? Yo, ¿qué doy? ¡Nada! O, si es algo, a ti se debe. Porque hasta la vida que tengo no me la merezco y no me pertenece, sino que tú me la has prestado hasta hoy día, mi Dios.
 
4. La mano
de Dios
 
Ahora han subido dos hermanitas y ambas juntas, cogidas de las manos, nos cantan una canción que la cantaba mi padre y mi madre, y hacía tiempo que no la había vuelto a escuchar, desde los días de mi infancia, una de cuyas estrofas dice:
Mujer andina vengo a contarte
todas mis penas y mis dolores.
Cerros nevados he caminado
solo por verte, mujer andina.
Les doy lo que tengo y al extenderles mi mano han puesto en ella ricos dulces de albaricoque y frambuesa. Pruebo uno de ellos que endulza mi vida para siempre. Al dirigirme su mirada han hecho que me sienta afortunado. ¿Qué más puedo yo pretender? ¿Quién alguna vez logró que me sintiera rico? Y, al final, ¿quién da?
Y por otras monedas me han prodigado bendiciones en nombre de ti, Dios. Bendiciones tuyas, que es igual a obsequiarme joyas, diamantes, paraísos. Y agradecen tanto que me hacen sentir el ser más afortunado de la tierra. ¿No es extraordinario?
 
5. La solución
no es ésta
 
Otros niños del Centro Victoria dan testimonio de cómo se han recuperado de las drogas, para lo cual venden unos pañuelos de tocador con un fresco aroma a espliego y alhucema, a manzanilla y a jazmín.
Pareciera que las proximidades de Año Nuevo imbuyeran a las personas de un impulso por conseguir algo.
Por dos monedas me han regalado unos deliciosos pañuelitos perfumados. Todo por otro mísero sol.
– ¡Me bajo! ¡Me bajo aquí! –Vocifera el hombre que ha venido a mi lado–. ¡Hay gente corrupta que da limosna y estamos llenando esta ciudad de mendigos! ¡La gente tiene que trabajar, señores! ¡Aquí me bajo!
Se ha bajado. Mientras un joven que vende curitas insiste:
– Agradezcan quienes tienen trabajo. Agradezcan quienes no sufren enfermedades. Agradezcan quienes tienen familia.
Y lo entiendo como algo que quizá no dependa mucho de nosotros mismos.
 
6. No dejarse
morir
 
¡Sé que la solución no es ésta, Dios de los cielos! Y que tendremos que luchar a morir para que todo esto no siga igual, y cambie en algo. ¡Démosle a brazo partido para corregir esta situación!
Pero entretanto gracias Dios por el privilegio de poner en mis manos unas monedas honradas que pueden hacerlos sentirse dichosos por un momento a quienes las requieren.
Gracias por darme el alivio de siquiera parecer un hombre bueno. ¡Y qué maravilla de parte de los niños esta fuerza por vivir!
Esta pugna por no dejarse vencer siendo todavía tan tiernos. Esa fuerza que invade las calles, que sube y que canta en los micros.
Ese desvelo que hace que se cocine y se levante un toldo en plena vereda, que luego el serenazgo confisca y la policía reprime.
Sé que en el fondo de todo esto hay desgracia, sé que en el fondo hay terrible pena, llanto y desolación, y no sé cuántos más sufrimientos.
 
7. La trama
del universo
 
Pero, gracias por darme lo que a través de estos niños y de estas madres y padres, me das. Cual es el sentido de lo que es ser piadosos.
Sentido dentro del cual, el sol que les doy más que encumbrarme me humilla y es dable presentir que incluso me condene.
¡Sobre todo sentir esta gracia inmensa de que uno se sienta, aunque sea ilusoriamente bueno, siquiera por un instante!
Y por unos cuantos céntimos que no me pertenecen, sino que tú los pones en mis manos.
Porque si aún no hemos podido todavía cambiar el mundo, gracias a estos niños porque con todo su dolor nos dan algún consuelo y nos lo hacen presente.
Y gracias por la oportunidad de sentir siquiera por un instante la bondad con que también está tejida la trama del universo.
Y nos hacen prometer en silencio no claudicar en intentar otra vez cambiar el mundo para hacerlo siquiera un poquito mejor.
 
*****
 
CONVOCATORIA

XIX ENCUENTRO
INTERNACIONAL ITINERANTE
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
TELÚRICA DE MAYO, 2018
LIMA:
VIERNES 25
TRUJILLO:
SÁBADO 26
GUADALUPE
DOMINGO 27
CHEPÉN
DOMINGO 27
CAJAMARCA
LUNES 28
CAJABAMBA
MARTES 29
HUAMACHUCO
MIÉRCOLES 30
QUIRUVILCA
JUEVES 31
SANTIAGO DE CHUCO
JUEVES 31
VIERNES 1 (JUNIO)
CALIPUY
SÁBADO 2
SANTIAGO DE CHUCO
SÁBADO 2 (JUNIO)
DOMINGO 3 (JUNIO)
EL XIX CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
ABARCA DEL 25 DE MAYO AL 3 DE JUNIO
DEL AÑO 2018
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
  *****
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber. 


 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián