domingo, 30 de noviembre de 2014

29 DE NOVIEMBRE: LA POESÍA DIDÁCTICA - FOLIOS DE LA UTOPÍA: EL POEMA FOSFORESCENCIA DE CÉSAR VALLEJO - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2014 AÑO
DE LA BATALLA DE LA LECTURA Y
ESCRITURA POR LA CONSTRUCCIÓN
DE UN MUNDO MEJOR
 
NOVIEMBRE, MES DE LA GESTA
DE TUPAC AMARU; LOS DERECHOS
DEL NIÑO; VIDA Y EJEMPLO DE
J.M. ARGUEDAS Y MANUEL SCORZA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
 
 
*****
 
GLOBOS ILUMINADOS
EN LA PLAZA DE ARMAS
DE SANTIAGO DE CHUCO
EN EL XVI CAPULÍ
 
XVI globos iluminados se elevarán esta vez
la primera noche que la caravana de representantes
nacionales y de países hermanos participantes en el
XVI Encuentro Internacional Itinerante Capulí, Vallejo
y su Tierra, pernocte en Santiago de Chuco
los días 22 al 24 de mayo del año 2015.
 
se elevarán momentos antes de que empiecen
a sonar los bordoneos de las guitarras de los artistas
invitados, y de todos quienes desde Santiago de Chuco
quieran hacer escuchar al mundo sus cantos de amor
interpretados en el marco del Festival Trilce de la
canción andina en el escenario levantado en
plena plaza de armas de la tierra de vallejo.
 
Como ha ocurrido antes, los globos serán
encendidos y soltados al unísono cada uno
por las delegaciones  asistentes al certamen,
festejando los XVI Encuentros Internacionales,
los mismos que se elevarán sumergiéndose
en la noche insondable.
 
Por iniciativa propia y ante la inmensa
emoción vivida, los globos son donados desde
hace algunos años por la doctora Mara L. García,
Presidenta del Instituto de Estudios Vallejianos de
la Brigham Young University de Utah de los EE.UU.,
Hija Adoptiva e Insigne de Santiago de Chuco
quien estará presente en el acto.
 
La confección de los globos ya fue encargada
al artista nativo de Santiago de Chuco Amado Custodio,
luciendo cada uno de ellos la efigie de los personajes más
representativos de la identidad chuco. ¡Estás invitado a
asistir y a vivir estas experiencias inolvidables! en una
tierra legendaria, cuna del poeta universal césar vallejo
y en un certamen que es flor de fraternidad humana.
 
*****
 
29 DE NOVIEMBRE
 
 
LA
POESÍA
DIDÁCTICA
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
EL POEMA
FOSFORESCENCIA
DE CÉSAR VALLEJO
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. El niño
presente
 
César Vallejo no desestimó la poesía para niños sino que más bien la cultivó. Aún más comprometidamente, ni siquiera desdeñó la poesía didáctica sino que fue un cultor de ella. 
 
Y yendo más lejos y al extremo todavía, tampoco desdeñó la poesía escolar, esto es aquella que trata de enseñar algo vinculando el arte con la educación, y yendo a lo máximo, no solo la alentó sino que fue cultor de ella al inicio y al final de su obra poética.
Al final cuando en España, aparta de mí este cáliz deja su mensaje a los niños evocando una escuela, en realidad en su centro escolar de su tierra natal Santiago de Chuco. Así cómo en todo el transcurso de su quehacer poético está el niño presente con voz inalienable.
 
No tiene el tufillo que imbuye a muchos intelectuales dominados por la soberbia y la fatuidad, antes que por los ejes auténticos del arte, y cuya arrogancia dejan que se le suba a sus cabezas huecas.
 
Y quienes desde posiciones que defienden como sacrosanta la libertad o el libertinaje en el arte, miran a la educación como si ellos cultivaran un arte áureo, frente a una actividad que ellos denominan despectivamente como gris u opaca.
 
2. Eje
central
 
Como si ellos fueran genios ante quienes los obreros, peones y empleados de la educación, operaran como personal subalterno; quienes deben inclinarse ante ellos como si fueran seres providenciales, elegidos por los dioses y que tuvieran un designio en la frente, siendo la otra masa anónima e intrascendente.
 
¡Pamplinas! Ante ellos la respuesta está en César Vallejo, cuando nuestro máximo exponente en la poesía situado a nivel universal contraviene estas posturas, mostrando no un desdén sino una elección y una afinidad plena y absoluta por la escuela y una valoración entusiasta y cordial del aula de clases.
 
Hecho que se cumple no solo en todos sus libros de poesía sino en su narrativa y teatro, en sus ensayos y en sus cartas, en lo que escribió como en lo que habló, en donde hay este eje central de aprecio, estima y fundamento dentro del arte de lo que es el niño, la infancia, su cuidado y su desvelo. 
 
Así está presente en Los heraldos negros, Trilce, los Poemas humanos y en España, aparta de mí este cáliz. Y no solamente es el aprecio al niño sino que él habla, siente y piensa desde el niño como el absoluto y trascendencia que el niño lo es.
 
3. Ubicando
la época
 
Dentro de este marco poemas como Fosforescencia y otros se sitúan en su origen, en su fuente primigenia de nacimiento, que es su cogollo y su matriz, pero también en su transcurso, su culminación y su final.
 
Tampoco podría decirse que fue en su edad de piedra, cuando aún no había alcanzado su nivel universal, sino que Vallejo es magisterial en todo su proceso y en el devenir natural de poeta auténtico que él tiene.
 
Y hasta en su poesía póstuma escribe desde el niño y para el niño eterno que es clave y esencia del hombre. Pero, veamos en particular el poema Fosforescencia y empezaríamos diciendo que fue escrito y publicado en 1913.
 
Es el año en que se matricula en la especialidad de Letras de la Universidad Nacional de Trujillo, año en que también consigue el trabajo de preceptor en la Escuela 241, ingresando a laborar como profesor de anatomía, botánica y otras ciencias
 
En septiembre del año 1913 aparece su poema Fosforescencia en la revista Cultura Infantil que se editaba en el centro educativo 241 o Centro Viejo de Trujillo en donde él laboraba como profesor de Física, Ciencias naturales.
 
4. Hijo
mío
 
He aquí el poema:
FOSFORESCENCIA
Una noche miré muy asustado,
señor, en el collado
del viejo cementerio, algunas luces
chispeando entre los altos mostazales,
de cuyos matorrales
salían al contorno de las cruces.
Yo a solas regresaba del molino
por el largo camino,
y la noche, señor, qué oscura estaba;
¡y más miedo me daba cuando oía
la algazara que hacía
el perro de una choza, que aullaba!
¡Qué miedo, uf! ¡Casi lloro! ¡Muchos cuentan,
señor, que se presentan
ahí en la noche y a avanzadas horas
los muertos alumbrándose con ceras!
Señor, ¿será de veras?
– Mienten, hijo. Son cosas que tú ignoras.
Esas luces que viste y te asombraron,
son gases que exhalaron
los huesos del cadáver ya podrido,
como el hedor que sale de un pantano;
y ese vapor insano
está en nuestro esqueleto contenido.
Ese gas es el fósforo, que cuando
se va el cuerpo dañando,
sale y arde en el aire más sombrío.
¿Escuchaste? Desde hoy no temas nada
cuando esa llamarada
en el panteón la veas, hijo mío.
 
5. Fuegos
fatuos
 
Se consideraba Fosforescencia el primer poema que escribió antes de conocerse el soneto que se inicia con la frase: el día toca a su fin, y que se publicó en la revista El Minero Ilustrado de Cerro de Pasco, en diciembre del año 1911.
 
Sin embargo Fosforescencia es el primero de una serie de poemas para niños. Ni siquiera es de tema infantil sino de la índole de poesía escolar. Y más arduo y crítico aún, es de poesía en donde se impone enseñar al niño, como para hacer rabiar y llenarse de horror a los estetas puros. ¡Pero sintamos la carga anímica con que lo hace a sus 21 años!
Imagínense entonces el ser poderoso ante el cual estamos. En donde no solo hay un contenido didáctico sino que reproduce dentro la relación maestro alumno, o adulto niño. O, por un lado, persona que es dueña de la vivencia y otra que encarna el saber y la intención por esclarecer los hechos de la vida y de la realidad.
 
En donde se retrata la aldea, se evoca la tierra, se muestra a la gente que la habita, y donde reproduce el asombro que causa un fenómeno inexplicable desde la perspectiva del niño y de la cultura popular que él representa, como es ver encenderse las cruces del cementerio en fuegos fatuos que espantan a la gente.
 
6. Su tierra
natal
 
En la fecha en que este poema fue escrito y publicado César Vallejo no formaba parte de ningún círculo o cenáculo literario. sin embargo la poesía brotaba en él natural pugnando por ser concebida en su ser y expresarse. Sentía que tenía dentro la erupción de un manantial, que había venido al mundo para expresarse en ese lenguaje y con belleza singular, sintiendo que su lengua era la poesía. 
 
Él en esta fecha aún no había tomado contacto con el Grupo Norte de intelectuales de Trujillo y de otras ciudades y pueblos aledaños, grupo que pasaría a integrar cuando fue presentado recién el año 1914 por su compañero de estudios en la universidad, Víctor Raúl Haya de la Torre a Antenor Orrego en diciembre de este mismo año. Y que pronto espontáneamente el grupo lo elige como uno de sus baluartes. Rasgo digno de relievarse es que desde el primer momento escribe tomando en cuenta y como referente su tierra, su aldea o su pueblo, y dentro de ello la relación maestro niño.
 
El cementerio que aquí aparece indudablemente es el de Santiago de Chuco situado en la colina, y la voz es la de un niño aldeano de su comarca nativa. Hasta podría decirse que pese a que él físicamente está en Trujillo en verdad lo escribe estando en alma en Santiago de Chuco, porque la voz del niño es vivaz, y la geografía que se presenta es la tierra estremecida de su lar de origen.
 
7. La voz
del maestro
 
No solo el poema en su forma explícita es de índole didáctica sino que dentro de él, en el ámbito íntimo y hondo del poema se reproduce una acción magisterial de un niño que confía una vivencia que afecta su integridad personal y que refiere, cuenta e informa a su maestro y este que explica, enseña y orienta con rudeza y simplicidad.
 
En el poema no es una pregunta racional ni algo frío que se cierne, ni es una curiosidad indolente y sin inquietud la que se plantea sino que es una emoción y una vivencia muy grande la que el niño comparte con su maestro. Es un estremecimiento, es el temblor de su ser y el miedo que lo domina, en donde se reproduce la voz aldeana: ¡Qué miedo, uf! ¡Casi lloro!
 
En donde el niño cuenta y confía en el maestro como en un familiar y protector, lleno de asombro y estupor, y hasta de pánico, frente a un hecho insólito, inusitado y que solo cabe imaginarlo desde su alma infantil e ingenua como la presencia incontrastable de que los fantasmas existen, son ciertos y pueblan la faz del universo.
 
Para dar paso a la voz proba, categórica y vigorosa del maestro, que se opone a la superstición, que corrige una leyenda y enfatiza en una explicación basada en el conocimiento físico químico, conminando al niño a asumirlo, resultando sorpresivo pero convincente el tono de exhortación de que la voz del maestro está insuflada.
 
8. La experiencia
temblorosa
 
Fosforescencia es un poema se síntesis, dialógico, de intercambio de pareceres, de opiniones y contenidos opuestos, en donde el contraste radical es entre el conocimiento empírico y el saber científico verdadera misión de la época que definía el fin de la educación y la identidad de ser maestro, en donde hay el encuentro de vertientes, y justamente las más preponderantes, cuales son:
 
La emoción de un niño frente a un hecho real y la racionalidad del maestro que explica este fenómeno conmovedor, basado en los datos y esclarecimientos científicos. Hay entonces vivencia, afectos y racionalidad; sin dejar a un lado las sensaciones como tampoco el lado mágico para sobre ello erigir lo racional, porque ¿qué más subjetivo y estremecedor que ver luces en un cementerio de donde se desprenden una serie de creencias, como de leyendas y tradiciones?
 
Poema en donde se ve de manera nítida esos diversos caudales y afluentes de un saber integral: la experiencia temblorosa, por un lado, con toda su carga afectiva y emocional, el miedo y los instintos con todo su ímpetu y poder de tensión y reacción, y de otro lado el conocimiento intelectual con toda su luz y drasticidad y que César Vallejo conjunciona, armoniza e integra para erigir todo ello en auténtica y estremecida poesía que desde estos inicios revelan al poeta universal que finalmente fue y es.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 602-3988
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
 
XVI ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2015
 
LIMA:
MARTES 19
 
TRUJILLO:
MIÉRCOLES 20
 
HUAMACHUCO
JUEVES 21
 
SANTIAGO DE CHUCO:
VIERNES 22
SÁBADO 23
Y DOMINGO 24
 
TODO EN EL MES
DE MAYO, 2015
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
http://spanport.byu.edu/faculty/GarciaM/new/Capuli2015.htm
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
420-3343 y 602-3988
99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
dsanchezlihon@aol.com
 
 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián