martes, 2 de agosto de 2016

2 DE AGOSTO: NACE ALFONSO UGARTE - FOLIOS DE LA UTOPÍA: DONÓ FORTUNA Y VIDA - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
AGOSTO, MES DE LOS NIÑOS,
DE LA JUVENTUD, LAS COMETAS,
EL DEPORTE, EL FOLCLORE Y
DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO

 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
PRESENTACIÓN
DEL LIBRO:
 

EDUCAR ES AMAR,
POR UNA PEDAGOGÍA
DEL BIEN, LA IDENTIDAD
Y LA TERNURA
 
DE
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
PANEL:
MARITZA OLÓRTEGUI
MARGARITA PAJARES
ERNESTO RÁEZ MENDIOLA
JULIO YOVERA BALLONA
 
CONDUCCIÓN:
RAMÓN NORIEGA TORERO
 
VIERNES 5 DE AGOSTO, 2016
6.30 PM.
 
EDITORIAL BRUÑO
JR. ARICA 751. LIMA, PERÚ
 
Ingreso libre. Se agradece
su gentil asistencia
 
 
*****
 
2 DE AGOSTO
 
 
NACE
ALFONSO
UGARTE

 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
DONÓ
FORTUNA
Y VIDA
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
1. Portando
la bandera
 
Alfonso Ugarte tenía 32 años cuando se desató el conflicto que enfrentó al Perú y Bolivia con Chile en el año 1879. Había nacido en Tarapacá el 2 de agosto del año 1847.
Era un empresario y hombre de negocios eficaz, dedicado a la comercialización del salitre. Y como tal un personaje acaudalado que anhelaba que el transcurrir de los días fueran tranquilos, laboriosos y útiles.
Estaba a punto de emprender un viaje de vacaciones a Europa cuando redoblaron los tambores y resonaron los clarines de guerra. Y se desató el conflicto, cuando el 4 de abril del año 1879, Chile declaró la guerra a Bolivia y al Perú.
Ante estos sucesos canceló su viaje y se quedó a afrontar la situación por la cual iba a atravesar su patria.
No buscó un pretexto ni subterfugio para eximirse del compromiso y del más duro de los trabajos, cuál fue el fragor y la turbulencia de la guerra.
No eludió después su propio holocausto, el 7 de junio en la defensa del Morro de Arica, portando la bandera y alentando a sus soldados.
 
2. Discernir
lo bueno
 
De ser un hombre próspero pasó a ser un aprendiz en la milicia. De ser una persona atildada y elegante se convirtió en un peón y un artesano de vituallas. De su refinamiento de hombre de mundo, pasó abruptamente a asumir su preparación como soldado. Y pronto se convirtió en un guerrero insigne y en un héroe proverbial y legendario.
Al abrazar la causa a la cual se adhiere lo hizo no solo como peruano, sino como un representante de la especie humana, esclarecida e integral; consciente de que respaldaba principios. No era su motivación el botín ni las prebendas que iba a arranchar sino defender verdades sacrosantas e ineludibles.
Como un ciudadano que depone todo a fin de asumir un deber básico, cuál es: resguardar la vida, la tierra de sus ancestros, y a sus seres queridos. Y en esa misión afrontan la guerra, distinto a quienes la emprendieron como negocio, enriquecimiento y rapiña.
Él se subleva y deja su condición de ciudadano pacífico por una razón moral simple, por una ética imperativa e inaplazable, por una motivación venerable, cuál es: defender fundamentos humanos sacrosantos.
Y todo fue así porque tenía fuego sagrado en el alma, de eso estaba hecho.
 
3. Donó
su vida
 
Porque cabe anhelar que todos los seres de nuestra especie seamos personas que disciernen entre lo bueno y lo malo. Y deciden por lo primero. Y que elijamos ser entre hienas o pastores aquellos que defienden a una comunidad.
Rebelarse contra lo que es bestial, injusto y abusivo, es noble y alturado; actitud que cabría esperarla incluso de las especies primarias. Y de los propios y ocasionales adversarios o enemigos.
Ante tal circunstancia no resuelta, es que Alfonso Ugarte no dijo: me voy, mi viaje estaba planificado desde antes. No dice: desde allá es posible que ayude mejor.
Y no es que solo avitualló un ejército con su peculio, sino que donó su vida a su terruño. No es que puso toda su riqueza a favor de su país, sino que donó su espíritu, su paz, sus negocios, sus amistades y su último latido.
Puso a disposición del movimiento de resistencia sus contactos, sus relaciones sociales y de empresa, involucró a sus trabajadores y a sus clientes. Y a su propia familia.
¡Y es que tenía excelso y sagrado fuego en el alma!
 
4. Cariños
hondos
 
Sus amigos pasaron a ser oficiales del Batallón Iquique Nº 1 que organizó en base a obreros y artesanos de esa ciudad. Y que él mantuvo con su propio peculio todo el tiempo, hasta la hecatombe de El Morro de Arica.
Había sido elegido Alcalde del puerto de Iquique el año 1876.
Allí dirige una empresa que tenía agencias y sucursales en otras ciudades de América y Europa. Pero no se valió de este pretexto para buscar un subterfugio, diciendo: soy ciudadano del mundo; alegando no reconocer ideas limitadas de Patria.
No. No asumió el cinismo de decir: soy de acá y soy de allá. Él defendía cariños hondos como amores entrañables y consumados. Para salvaguardar ese tesoro del alma financió un batallón bajo su propia cuenta y riesgo.
Y no es que dijera “hasta aquí llegó mi cuota”. Aunque con solo asumir ese compromiso ya su acción resulta extraordinaria, gigantesca y ejemplar.
Y es que tenía excelso fuego sagrado en el alma.
 
5. Fallar
jamás
 
Pero hizo mucho más: se entregó entero a la causa de la resistencia en salvaguarda de la soberanía nacional. Y lo entregó todo: su tiempo, su peculio, su hacienda, su razón, su emoción, ¡todo!
De hombre acomodado y de oficina se hizo un miliciano y montonero.
De alcalde que había sido se hizo un hombre de gleba. Cambió su vida totalmente. No solo suspendió su viaje y donó sus arcas a la causa de la Patria, sino que entregó todo: cotidianeidad, coraje y sueños.
Y no fue el único quien cumpliera una misión parecida. Lo mismo hizo Ramón Zavala, incluso más joven que él, pues tenía 27 años, quien igual que su amigo Alfonso armó un batallón con su fortuna y luchó hasta morir en la defensa de Arica.
¿No son benefactores y paladines para tenerlos en cuenta en cada acción de nuestras vidas? ¿No en los homenajes sino para alentarnos hasta en los asuntos cotidianos?
Con dichas muestras de abnegación sin límites, no podemos fallar jamás, ni amilanarnos nunca, ni desfallecer. Mucho menos temer.
¡Y es que eso ocurre cuando hay fuego sagrado en el alma!
 
6. Nos
enaltece
 
A Alfonso Ugarte en Tarapacá una bala estuvo a punto de destaparle los sesos.
Le astilló la sien, que se hizo vendar para contener la abundante hemorragia de sangre que afloraba. Y continuó luchando.
En esa batalla, a un ejército con caballería, y nosotros sin ella, luchando cuerpo a cuerpo, los hicimos añicos y huir despavoridos.
Y fueron ellos quienes tendieron la celada para ultimar a unas columnas diezmadas después de la Batalla de San Francisco.
Y es que el coraje lo tuvimos a raudales como guerreros de aquellas horas infaustas, sin dejar de ser eminentes en el fragor de la batalla lo fuimos también con grandeza para no ser hienas para rematar heridos.
Y eso lo portamos todos aquí, en el fondo del corazón como una ínclita herencia que nos enaltece como seres humanos.
¿No son ejemplos formidables de virtud y eminente altruismo?
¡Y es que nos imbuía hasta hacerlo una fuerte emoción en el pecho, el fuego sagrado en el alma!
 
7. La razón
que lo anima
 
Alfonso Ugarte después del descalabro de la batalla de San Francisco, en donde participó, no dijo: ¡ya perdimos y basta! ¡Ya lo intentamos y hasta aquí es suficiente!
¡No! No dijo ya estamos justificados. ¡Ya cumplimos! No dijo seamos sensatos, juiciosos y atinados: Ya perdimos batallas, perderemos la guerra y entonces salvemos lo que se pueda.
No dijo: creo que ya coloqué bastante en la balanza. La historia si quiere que me juzgue. ¡No dijo eso! No dijo: ya puse mi esfuerzo, mi talento. ¡toda mi fortuna! Y arriesgué hasta la vida.
No, para él la victoria final no era el fin, el cometido era mantener la bandera izada en lo alto. ¡Que flamee en el horizonte de manera inmarcesible era su alto propósito! Y eso lo cumplió arrojándose al océano con la bandera en lo alto. Y ese gesto nos corresponde recoger y proseguir nosotros.
Él siguió luchando con denuedo, lo que quiere decir que nada lo daba por perdido. Y continúa luchando, porque la razón que anima su heroísmo es infinita.
¡Y es que él tiene fuego sagrado en el alma! ¡Y nos lo da a nosotros!
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.
 

 
 
 

 

    

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián