jueves, 30 de septiembre de 2010

RECURRAMOS A NUESTRA IDENTIDAD - POR AN NORAIN


Luces de autos pasan por mi lado, yo salto fortuitamente -los accidentes en Lima están ascendiendo- y muchos conductores de la ciudad piensan que vivimos en una carrera de automóviles.

Caminaba con apuro, las ocho de la noche se acercaba a mí y yo aún no llegaba a la muestra artística enfocada en la Presencia Andina Peruana que se llevaría a cabo en la galería de arte - Sérvulo Gutiérrez (Jesús María).

La exposición guardaba a grandes pintores importantes de nuestro medio, Miguel Camargo, Alex Castro, Cardac (Cleto Carpio Dávila), Quispejo (Julio Quispe Virhuez) y Víctor Salvo. Cada uno de ellos con diversas maneras de expresar su sentir ante nuestro Ande Peruano, pero sustancialmente sus objetivos son similares, y eso se puede apreciar cuando se observan las pinturas.

Para escribir, pintar, tocar sobre algo en especial, debes ser estar envuelto en aquel mar de pasión que sientes al relacionarte con él. Un hombre sano no podría hablar sobre la enfermedad en base a la experiencia, sencillamente porque no la ha sentido, en cambio un hombre que enfermó y luego sanó tendría más recursos para hacerlo puesto que pasó por la etapa del conocimiento.

Ese conocimiento fue el que adquirieron los pintores ya nombrados; vivir en la serranía del Perú, sumergirse a lado de las personas residentes de los pueblos que visitaron, observando costumbres, ideologías, y demás. Motivos suficientes para reflejar lo que presenciaron en una de las máximas expresiones: La pintura.

Cada uno de los artistas denota una característica especial de las alturas del Perú, en mi percepción Alex Castro muestra la soledad del Ande, y cuando le pregunté si su obra quería dar a denotar la soledad su respuesta fue:”La sierra es solitaria” fue la mejor respuesta que me pudo dar, debido a la certeza de su afirmación.

Lo que resalta Cardac en cambio es la fuerza de sus colores, llamativos y vivos “Músicos de Cajamarca” es una muestra de ello, con Quispejo sucede que utiliza formas geométricas, a mi pareces el innovador y sus pinturas límpidas.

Miguel Camargo fue uno de los que más me impresionó, mantiene una visión más sencilla y para mi un tanto más exquisita. “Deidad andina” (acuarela) “El ultimo Soncco Llimphi Camayoc” (dibujo) fueron alguno de los que me atraparon más. Víctor Salvo está posicionado en la primera parte de la galería, es decir, “Negrería de Yauyos” un cuadro suyo bastante expresionista está ubicado en los primeros pasos del recinto y mantiene esa calidez del Ande, cuando vi ese cuadro existió un flashbacks, recordé cuando era niña y mi gran abuelo me contaba historias de los Negritos de Huánuco. Esa es otra de las características de la pintura y del arte en general que me atrae, la identificación.


La muestra estará hasta el dos de Octubre. De lunes a viernes de 9:00 a.m a 7:00 p.m

http://inconsequenti.blogspot.com/2010/09/recurramos-nuestra-identidad.html

Fotos: Facebook Galería de arte - Sérvulo Gutiérrez (Jesús María)

Fuente:

Blogspot

Galeria de Arte Enrique Camino Brent. Lima-Peru

Recurramos a nuestra identidad

.

martes, 28 de septiembre de 2010

ENCONTRÉ UNA CARTA TUYA - POR DARÍO MEJÍA, DESDE AUSTRALIA

.
Jorge Huirse Reyes



ENCONTRÉ UNA CARTA TUYA


Por Dario Mejía

(Australia)

Estaba revisando un cajón en busca de unos documentos y encontré algo que me dejo pensativo, trayendo bellos recuerdos a mi mente a la vez. A muchos, en algún momento de nuestras vidas, se nos ha dado por guardar algo que se nos dio con todo el corazón. Puede ser una carta, un cassette, un video o un email, en los últimos tiempos, donde alguien nos expresaba lo mucho que significábamos para ella o él.

Muchas cosas pasaron por mi mente en cuestión de segundos, bellos momentos que viví al lado de ese ser cuyo rostro inundó otra vez mi pensamiento, pero que por esas cosas de la vida y la distancia la relación se deterioró. Aunque los recuerdos, cuando son hermosos, a pesar que muchos lo nieguen, perduran por siempre en el fondo de nuestra mente.

El compositor y director de orquesta Jorge Huirse supo imprimir en versos y ritmo de vals estos recuerdos o nostalgia que invade a las personas cuando encuentra una carta que le hace recordar a uno los bellos momentos vividos al lado del ser que algún día se amó y que por esas cosas de la vida el amor aquel no pudo continuar. El vals Encontré una carta tuya de Jorge Huirse se hizo popular en la década de los 40. La letra de dicho vals apareció publicada en El Cancionero de Lima No. 1457, de inicios de abril de 1943, y hay un detalle que me llamó la atención de dicha publicación: la existencia de dos estrofas, al parecer habladas, que no se mencionan cuando se canta este bello vals. Antes de empezar las estrofas aquellas aparece entre paréntesis "Hablado", razón por la que mencioné que esas dos estrofas olvidadas son habladas.

La Orquesta de Jorge Huirse, con la voz de Javier Gonzáles, grabó el vals Encontré una carta tuya en la ciudad de Buenos Aires, en el año de 1944. Dicha grabación no tiene las dos estrofas habladas las que, tal vez, por la limitación del tiempo de grabación, en 1944, no fueron incluidas en la misma. Las grabaciones posteriores de dicho vals, como la de Jesús Vásquez y Los Ases del Perú, se guiaron de la que hizo Jorge Huirse y tampoco incluyeron las estrofas habladas, pasando las mismas al olvido.

Volviendo a mis recuerdos, también vino a mi mente una carta que no sé si estará guardada en algún cajón de velador, un baúl de recuerdos o, tal vez, ya no exista. Dicha carta la escribí hace muchos años y se la envié a una chica que por ese tiempo me atraía mucho. Esa carta tiene un significado especial para mí ya que por medio de la misma descubrí que me gustaba escribir y podía expresar mis sentimientos libremente, sin prejuicios de ninguna clase.

Vivía en Perú por ese tiempo y una chica me pidió que le escribiera una carta. Debo reconocer que de niño y adolescente no me gustaba escribir. "Para qué escribir las tareas si me las sé de memoria" solía decir. Pero, habiendo de por medio una hermosa mujer que me incentivaba a escribir, decidí ir contra mis creencias y escribirle una carta.

¿Qué tan larga la quieres? le pregunté... y ella me dijo que esperaba varias páginas, aunque no señaló el número exacto de páginas. Así que abrí mi mente y mi corazón, saqué a relucir mi alma, mi espíritu romántico y soñador y empecé a escribir, escribir, escribir, escribir y escribir. Cuando envié la carta aquella, la misma tenía 40 páginas... y era la primera carta que escribía. Después le escribí otra más corta, de 30 páginas solamente. Lo que vino después es historia aparte y si muy bien más adelante la relación se terminó, gracias a dicha carta que le escribí vine a descubrir que, realmente, me apasionaba escribir. No hay mal que por bien no venga, es lo que aprendí.

Encontré una carta tuya de Jorge Huirse es un hermoso vals que a uno lo deja pensando en los recuerdos de momentos bellos de amor vividos al lado de un ser que ya no está en nuestras vidas, aunque su rostro y figura permanece en nuestra mente formando parte de ese cofre de hermosos recuerdos que alguna vez nos hicieron felices... y suspirar de amor.



Dario Mejia



Melbourne, Australia

.

lunes, 27 de septiembre de 2010

GREMIO DE ESCRITORES DEL PERÚ - MIÉRCOLES CULTURALES: RAQUEL JODOROWSKY - RECITAL Y CONVERSATORIO - 29 SET 7 PM

.
[Dibujo.jpg]



MIÉRCOLES CULTURALES

RAQUEL JODOROWSKY





RECITAL Y CONVERSATORIO


Libros - Música - Brindis - Solidaridad


Miércoles 29 de Setiembre 2010 - 7:00 p.m.



Asociación Cultural Brisas Del Titicaca - Jr. Wakulski 186


(Alt. Cuadra 1 Av. Brasil - Lima)




INGRESO LIBRE


Fuente:

Poeta William Gonzales

.

LA ONU DESIGNARÁ UNA EMBAJADORA PARA POSIBLES CONTACTOS CON ALIENÍGENAS - INFORMATIVO KUNTURNET

.



LA ONU DESIGNARÁ UNA EMBAJADORA


PARA POSIBLES CONTACTOS CON ALIENÍGENAS


EEUU,
- La astrofísica malasia Mazlan Othman será designada en próximas fechas como embajadora de Naciones Unidas para el Espacio, y se encargará de coordinar la respuesta de la Humanidad en el momento en el que se produzca un contacto con una raza alienígena.

Othman, actual directora de la Oficina de Naciones Unidas para el Espacio Exterior (UNOOSA), explicará en profundidad las competencias de su nuevo cargo en una conferencia ante la Royal Society en el condado de Buckinhghamshire (Inglaterra) la próxima semana.

La propuesta de Othman para el cargo se debe al gran número de planetas que orbitan estrellas descubiertos recientemente, lo que incrementaría las posibilidades de que la raza humana contactara con vida extraterrestre inteligente. El plan para convertir a la UNOOSA en el organismo de coordinación para encuentros con extraterrestres será debatido por los comités científicos de NU antes de ser enviado a la Asamblea General.

"La búsqueda de comunicación extraterrestre mantiene la esperanza de que la Humanidad pueda recibir sus señales algún día. Cuando lo hagamos, deberíamos tener preparada una respuesta coordinada que tenga en cuenta todas las sensibilidades relacionadas con esta cuestión, y la ONU es un mecanismo especialmente diseñado para tal coordinación", indicó la astrofísica en un encuentro reciente con sus colegas, recogido por el diario 'The Daily Telegraph'.


Fuente:

Informativo Kunturnet


Dirige: Herbert Roncal León


Año 9 - N° 212 - Lima, 20 de setiembre de 2010 - Año Internacional de la Diversidad Biológica

prensa@kunturnetperu.org



.

CLUB HUAYLLABAMBA - JUEVES CULTURALES, PRESENTA: "CAMBIO CLIMÁTICO Y ECOLOGÍA", POESÍA Y MÚSICA - 30 DE SETIEMBRE 7:30 PM

.


.
.

domingo, 26 de septiembre de 2010

HOMENAJE AL PINTOR INDIGENISTA AGUSTÍN ROJAS TORRES - PLAN LECTOR - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

.



INSTITUTO DEL LIBRO Y LA LECTURA, INLEC DEL PERÚ,

Y
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA


SEPTIEMBRE, 2010


AGUSTÍN ROJAS, EL PINTOR


PLAN LECTOR, PLIEGOS DE LECTURA


AGUSTÍN ROJAS PINTOR DE LIRIOS, NUBES Y TEJADOS


Por Danilo Sánchez Lihón



1. Entre los más valientes

– ¡Quién dibujó esto!

Gritó el pintor José Sabogal, temible por su carácter violento, soberbio y arrogante, a más de sus decisiones que eran estallidos absolutos y tajantes, quien no consentía mediocridades de ningún tipo, creador máximo de la corriente indigenista en la pintura peruana.

– ¡Quién dibujó esto! ¬–Volvió a vociferar en tono más imperativo que antes desde las afueras de su oficina de Director de la Escuela Superior de Bellas Artes del Perú, situada en el primer piso de la vieja casona colonial de la calle Ancash, en los Barrios Altos.

Y gritaba más, saliendo al patio para que escucharan mejor desde el segundo y tercer piso del vetusto edificio. Sin embargo, más se escondía la gente, temerosa de ser el objeto de la ira del maestro.

Volvió a clamar:

– ¿Me oyeron? ¿Han escuchado? ¡Pregunto! ¡Quién dibujó esto!

Y blandía la cartulina en donde estaba la pintura.

Poco a poco empezaron a asomarse unos cuantos alumnos, entre los más valientes a los corredores del segundo y tercer piso:


2. Aquí está

– Yo no, profesor.

– ¡Yo tampoco!

– Yo, menos, maestro.

Armando Villegas, quien ahora es considerado entre los grandes pintores colombianos, pero que nació en Pomabamba, en Ancash y se formó entre nosotros, quien ha recibido los máximos elogios nada menos que de Gabriel García Márquez, corrió donde estaba Agustín Rojas y le dijo:

– ¡Oye Agustín! Es tu dibujo. Es tu dibujo el que blande en las manos del Director. ¡Es tuyo! ¡Y está gritando quién lo hizo!

– A ver. –Dijo. Y se asomó al balaustre del corredor y vio hacia abajo que, ciertamente, por los colores era su dibujo.

Como notaron inmediatamente la escena de quién era el culpable de tanta ira, señalaron como si hubieran cazado un conejo.

– ¡Aquí está el alumno, profesor!

– ¡Aquí está quien lo hizo!, señor Director.

Y todos dieron un suspiro de alivio. Y los ánimos volvieron a la calma. ¡Ya había otra víctima que pagaría caro su atrevimiento!

¿Cuál era ese?


3. ¿De dónde es usted?

Agustín Rojas bajaba como alma en pena las escaleras. Recordaba, al hacer su cuadro, que quiso ser libre. Y había pintado tal y como le vino en gana. ¡Y era eso lo que estaba motivando tanto enojo y escándalo.

Recorrió paso a paso los corredores, bajo la mirada compasiva de otros estudiantes y del personal administrativo que lo veía pasar desde sus ventanas. Bajó los últimos escaños, inclinó la cabeza y se presentó ante el dios olímpico.

– ¿Usted pintó esto?

– Fui yo, profesor.

– ¡Espéreme en la Dirección!

Luego entró el guapo, cerrando la puerta.

– ¿De dónde es usted?

– De Santiago de Chuco, Director. –Dijo con voz velada ya casi por el llanto.

– Lo felicito. Usted está en el camino del verdadero arte. Usted será uno de los grandes pintores, que necesita tanto nuestra patria.

A partir de ese momento Agustín Rojas Torres pasó a formar parte del círculo de excelencia del maestro José Sabogal, que solo lo integraban cinco artistas, a los cuales él dedicaba toda su devoción y cariño, entre los cuales estaban Camilo Blas, Julia Codesido, Teresa Carvallo, Vinatea Reinoso y él propio Agustín Rojas Torres.


4. ¿Qué hacer?

Ahora él se está muriendo. El siguiente es el correo que me envía Elsa Portella, una hija suya porque él la crió, sobrina en realidad de su esposa y hermana de una parvada de niños a quienes recogió cuando se quedaron huérfanos de madre, quien me dice:

Danilo: Hoy me conmovió lo que has escrito sobre ese gran hombre que es Ricardo Ríos y Ríos, y de pronto lo relacioné con la vida de mi tío Agustín Rojas Torres, quien hoy se encuentra postrado en la cama de un hospital, sufriendo los efectos de una dolorosa enfermedad. Tú, ¡sigue en la tarea de resaltar las virtudes y cualidades de quienes lo merecen! Y ojalá escribas algo sobre mi adorado tío.

Y el siguiente es el correo que ha hecho circular mi hermano Jaime Sánchez Lihón, desde Pennsylvania, donde vive:

Hace 15 días el pintor Agustín Rojas está postrado en un hospital, sin ninguna posibilidad de cura. Los médicos han dado por terminada toda posibilidad de recuperación. Espero que esta noticia nos haga pensar qué podríamos hacer. Son muchas las personas de mi generación que pasamos días agradables en su acogedora casa, en donde fuimos recibidos por él con inmenso cariño.


5. Las joyas más preciadas

No dejemos pues que muera de ingratitud, como dejamos morir a César Vallejo sus paisanos. Nos duele ahora tanto y sin remedio que él muriera lejos, pobre, en el abandono material, sin ver publicada su obra, olvidado por la cultura peruana enquistada en el poder, la misma cohorte apátrida que hoy colma los medios en nuestro país.

Hagamos algo, no importa qué: rezar, clamar, indignarse, enternecerse, ¡en fin! Dejar que ruede aquella lágrima.

Agustín Rojas es uno de los grandes pintores del Perú de todos los tiempos. Parecerá exagerado, si soy yo, ¡pobre de mí!, quien lo asevere. Pero, recurrir, ¿a quién?

Se dice de Santiago de Chuco: tierra de poetas, pero lo es igual de pintores, como de médicos, de ingenieros, de abogados, de maestros, de artesanos. Y, sobre todo, ¡de insignes y grandes guerreros!

¿Qué hacer?

Las siguientes líneas las escribí para el catálogo de la exposición que él presentara el año 1986 en la Galería 715 de la Av. Benavides, un día apoteósico al cual no fui, como siempre. El pintó después varios cuadros con escenas de mis cuentos que valoro entre las joyas más preciadas.


6. Conjunción feliz

Decía yo en aquella oportunidad:

La pintura de Agustín Rojas va más allá de la descripción del paisaje para introducirse en un estado de alma, para lo cual le vale el dominio de la luz y la sombra, plano en donde se define un verdadero pintor.

Ha recreado con singular maestría la vida, la gente y la historia de un pueblo de los andes del Perú de donde él es natural, sin que a veces aparezca en sus cuadros nada más que unos árboles, las piedras, la sequía, los tejados. ¿Cómo entonces explicar esas sensaciones?

¡No sabemos! Pero basta mirar para adivinar las actitudes de las personas que allí habitan, que están detrás, al lado, o debajo; aunque no sean visibles ni aparezcan, que allí viven y hasta pareciera que sintonizamos con los pensamientos de quienes duermen o reposan entre esas callejas retorcidas.

Este cielo anubarrado y el sol en las paredes que plasma Agustín Rojas lo emparenta con lo mejor de la pintura de inspiración andina, con los artistas candorosos de nuestra tierra con quienes está hermanado no solo porque comparten inquietudes sino porque coinciden en una conjunción feliz de arte, compromiso y sabiduría.


7. En memoria de su lar nativo

Y proseguimos en aquella nota:

En el estuco de estas paredes y bajo la sombra de estas techumbres que evoca en sus cuadros recostó su frente César Vallejo, no solo cuando dormía y tuvo que contestar a la pareja de policías que se le acercaron a interrogarle por sus generales de ley, mientras él se arrebujaba en una banca en París ya hacia la madrugada. ¿De dónde es usted?

Y él respondió con total naturalidad: “De Santiago de Chuco, señor”.

Pero no solo cuando dormía deambulaba por esta tierra que Agustín Rojas colorea, sino más aún cuando estaba despierto o cuando al morir desandó sus pasos y hubo de regresar hasta aquí, en la memoria de su lar nativo.

Pero, lo más conmovedor que pinta son los tejados, tal y cómo yo los sentí de niño siempre: como un mar movible de olas de tierra roja que se alejan y se acercan.


8. Un pintor por descubrir

Agustín Rojas Torres nació en Santiago de Chuco y estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes del Perú.

Fueron sus maestros en pintura José Sabogal y Camilo Blas; en composición y grabado Manuel Ugarte Eléspuro; en modelado Ismael Pozo y de postgrado el belga Jaques Maes.

Trabajó muchos años como diseñador de telas en la Casa Grace de Lima y ha sido constante en la presentación de muestras y exposiciones en diversas salas de Lima y otras ciudades.

Restauró la efigie del Apóstol Santiago el Mayor de la Iglesia Matriz de Santiago de Chuco y es devoto de su culto, como todo buen chuco.

Agustín Rojas es un pintor por descubrir, revelar y valorar, a la misma altura que debemos apreciar a los más grandes pintores del Perú contemporáneo.


9. Que otros niños nazcan

Que paletas y pinceles, que caballetes y bastidores doblen sus frentes y enmudezcan.

Que el rojo de las tejas deje caer sus lágrimas furtivas.

Que los colores de las flores: carmesíes, fuccias, azafranes, jaldes o anaranjados empalidezcan heridos en el rubor en sus mejillas.

Que toda la azulería de los horizontes y amaneceres que pintara doblen sus rodillas.

Que el amarillo de las espigas que él supiera de su dulzor desahoguen sus suspiros.

Que el añil del cielo de Santiago de Chuco se nuble y con toda razón ¡si quiere llorar que llore! Y se alivie lloviendo por su pesar.

Que las nubes blancas de candor que hiciera bogar por el cielo de su tierra natal se enluten si quieren.

Y que a fin de brotar otra vez blancas urdan a que otros niños nazcan con pinceles y colores de belleza infinita en el alma, como es y lo será siempre Agustín Rojas Torres.

Texto que puede ser reproducido citando autor y fuente

Teléfonos:

420-3343 y 420-3860


Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos:

ventas@editorialsanmarcos.com

Editorial Bruño, Perú:

ventas@brunoeditorial.com.pe

Instituto del Libro y la Lectura:

inlecperu@hotmail.com





.

viernes, 24 de septiembre de 2010

AULA CAPULÍ - HOMENAJE A MILICIANOS DEL ALBA: CARLOS ELÍAS RÁZURI Y RICARDO RÍOS RÍOS - SÁBADO 25 DE SETIEMBRE A LAS 6.00 PM

.



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA


Construcción y forja de la utopía andina


HOMENAJE:MILICIANOS DEL ALBA


SÁBADO 25 DE SEPTIEMBRE


6.00 P.M.


A CARLOS ELÍAS RÁZURI


Y RICARDO RÍOS RÍOS


PROGRAMA


1. Saludo y palabras de bienvenida:


Danilo Sánchez Lihón


Presidente de Capulí, Vallejo y su Tierra

2. Semblanza y trascendencia


de Carlos Elías Rázuri


Ramón Noriega Torero

3. Testimonio de vida


Carlos Elías Rázuri

4. Semblanza y trascendencia


de Ricardo Ríos y Ríos


Ofelia Lazo

5. Testimonio de Vida:


Ricardo R. Ríos y Ríos

6. Actuación musical


Ricardo Reyes Aponte

Vino de honor

Aula Capulí: Tacna 118, Miraflores.


Cuadra 2 de la Av. Angamos Este


Entre Av. Arequipa y Paseo de la República

Ingreso libre.


Se agradece su gentil asistencia

Teléfonos Capulí: 420-3343 y 420-3860


capulivallejoysutierra@hotmail.com


planlector@hotmail.com


ºººººººººº


PLAN LECTOR PLIEGOS DE LECTURA


CALICO, CALUARTE DEL PERIODISMO


Ramón Noriega Torero


Carlos A. Elías Rázuri, periodista, director de red social digital. En la era de la comunicación, cuando los medios tradicionales como la radio, prensa y televisión están sufriendo cambios muy fuertes, Calico ejerce el periodismo digital a través de su “Botica”, porque cura la nostalgia de sus paisanos, los chepén, en el mundo entero. En este acto de justo homenaje estará presente para rendirle pleitesía Ricardo Reyes Aponte, El Chino Reyes, baluarte de la música criolla del Perú.


RICARDO RÍOS, ESPERANZA DE TODOS




Por Danilo Sánchez Lihón


1. Vidas apasionadas

William Shakespeare delineó en Noches de Epifanía, tres clases de grandeza humana y descalificó una cuarta actitud, diciendo que además de las tres dignidades que señala, hay personas a quienes la magnitud que se les asigna, les resulta inmensa para su desempeño.

E invocó del siguiente modo, diciendo:

“¡No temáis a la grandeza! Algunos nacen grandes, algunos logran grandeza; a algunos la grandeza les es impuesta. Y a otros la grandeza les queda grande.”

Por éstas y varias otras razones es que apelo al Cisne de Avón para escribir estas notas de adhesión y homenaje a Ricardo Ríos y Ríos.

Y no solo porque ambos tienen el vínculo de la devoción por el teatro, al que se añade sus vidas apasionadas, así como por su consagración a la poesía y al arte como marca de sus respectivas existencias.

Pero, más aún, porque Ricardo tiene la grandiosidad solemne, venerable y trágica que poseen los personajes de la obra shakespereana.

2. Como un yugo

Las tres grandezas que delinea y proyecta William Shakespeare, recapitulándolas, son:

1. La grandeza que se recibe como un privilegio, un don y un regalo de los dioses. Y se depara hacia algunos mortales que nacen naturalmente dotados. Y solo tienen que aceptar dicho designio, disponiéndose a seguir esa pauta y ordenanza.

2. Otros seres humanos logran impulsarse hacia la grandeza por su propio esfuerzo, tesón y méritos, luchando con ahínco y sacrificio en obtener aquello que soñaron con decidido afán. Ellos se hacen magnos y colosales, consiguiendo ceñirse la corona que inicialmente les estaba negada. Estos no siguen el libreto impuesto sino que lo contradicen y se rebelan con el que se les había asignado.

3. Pero hay otros destinos a quienes la grandeza les es impuesta como un yugo, un castigo y hasta un condena. No lo reciben como un obsequio, un atributo ni como un halago sino como una condena y una inmolación, la misma que no se logra ni se puede eludir. Y que hace de sus figuras las más conmovedoras que registra la historia humana.


3. La asume y la cobija

A esta categorización, que hiciera aquel que también dijera que: “Estamos hechos de la misma materia que los sueños”, suma otra cual es de aquellos seres indignos en quienes se cernió la grandeza sobre ellos, y que no están a la altura de sus egregias cualidades.

Solo que William Shakespeare no dejó esbozado que pudieran haber hombres, pocos por cierto, que reunieran y concentraran las tres clases dramáticas de grandeza y supieran asumirlas en conjunto.

Uno de esos destinos es Ricardo Ríos y Ríos.

Pero hay, además, pocos hombres de nuestro tiempo dignos de ser personajes de William Shakespeare, por su heroísmo como lo puede ser Ricardo, quien pese a su excelencia desde hace años sufre la ceguera total y un cáncer de huesos martirizante y atormentador, pero alentando él en cada instante de su vida el hálito de lo eterno.

Quien tiene la grandeza como un don o privilegio, quien a su vez se esforzó por alcanzarla y en quien se ha impuesto la fatalidad, de un modo atroz e despiadado. Y quien sin embargo la asume, la cobija y la encumbra.

4. Inspiración y trascendencia

Bastaría con esto para que Ricardo pasara a los anales de la historia. Y fuera un personaje digno de la obra de Shakespeare. Pero contiene aquello y mucho más.

Rebasa el teatro como escenario de la tragedia y la comedia juntas. Y pasa a algo que ya no estaba al alcance del autor del Hamlet: la educación y la comunicación, más propiamente contemporáneas.

Porque quizá la proeza más gigantesca de Ricardo es que es ejemplo y nos enseña a cómo sobrellevar esas tres clases de grandezas anteriormente referidas, que nada menos que un genio como Shakespeare podía haberlas dilucidado, pero añadiéndola desde aquí otra, desde este nuestro tiempo confuso y tremolante, y no menos vasta y profunda.

Ricardo Ríos quedará entre sus amigos como aquel que supo sobrellevar ecuánime y magnánimo las tres grandezas impuestas y agregó otra a fin de ser ejemplo para todos quienes debemos encontrar en su vida inspiración, fortaleza y trascendencia.

5. Arte mayor

Ricardo Ríos y Ríos es el personaje que conjunciona las tres grandezas referidas y suma una nueva, cual es hacer pedagogía de su dolor convirtiéndolo en coraje.

Y de todos estos destinos quizá el más importante sea este último: cómo sobrellevar las grandezas inexorables, vivir con ellas y relacionarse con los demás; es decir en cómo ser grandes, en cuanto actitud y temperamento, sin favoritismos ni rencores.

Lo más inolvidable es sumar esta grandeza de ser ejemplo; sutil, conmovedora y de la de mayor significación. Porque las otras son ineludibles, pero a las cuales lo paradójico es que frecuentemente las perseguimos como moscardones detrás de mariposas o de una ilusión, en cambio esta otra fortaleza es moral y es virtud. No es designio sino voluntad, y por consiguiente más difícil de cumplir.

Porque más que aceptarla o esforzarse por alcanzarla, más que soportarla o revelarse por eludirla, lo que importa es entenderla superando la inconciencia, la queja o la blasfemia. Y asumirla con lucidez y tesón como él lo hace. Y con valor como él lo demuestra. Y siendo así ello constituye, y allí reside, el arte máximo y mayor.

6. Talento sutil

Pero me preguntarán: En concreto ¿cómo caracterizar en Ricardo esas tres grandezas primeras, puesto que la cuarta la acabamos de entender? Y respondemos:

En la primera, que se da como un don, regalo y privilegio, ubicamos la inmensa sensibilidad de artista que él posee; fina, exquisita y acrisolada. La aristocracia de su espíritu, que lo caracteriza y define.

Nació Ricardo con un talento sutil, capaz de tener oído para los más fines acordes y matices, en el campo de todas las artes, con la capacidad para entenderlas, expresarlas y explicarlas. Capaz de insuflarle a su voz, gestos y hasta el talante esos carismas que lo hacen un Dante, un Quijote o un Fausto.

Es un don y un privilegio su voz y su risa pura, estallante que se le dibuja y alumbra siempre en su rostro. Grandeza natural en todo aquello que él tiene de caballeresco y sublime. El ser galante, exquisito e ideal.

Y la grandeza de la generosidad para reconocer méritos en quien los oculta o, por modestia, los tiene escondidos. Méritos para reconocer los cuales él no necesita que otros lo señalen o digan, sino que él los descubre dejándose llevar por su propio criterio y afecto. En esto he visto tantas reivindicaciones que él ha emprendido a través del periodismo, resultando todas sus apuestas acertadas.

7. Guiado por el espíritu

De la segunda grandeza, de aquello que él se impuso conseguirla tenemos el cultivo de la palabra exacta, precisa, cabal y bien intencionada; la palabra alada, vibrante, posesa.

Eso es cultivado, su paladeo del lenguaje. El refinamiento de la imagen mediante ensayos de acierto y error hasta llegar a sus matices más sutiles.

El cantar, con su voz hermosa de tenor. Y ver cómo al hacerlo sus ojos rebrillan y llenan de lágrimas, avizorando lo inmenso e ignoto.

Su acercamiento al alma de la gente con sabiduría, comprensión y cariño.

Esa valentía para mirarlo todo con los ojos del alma, con los ojos de los sueños, con los ojos de lo visionario. Con los cuales se va directo a las fuentes, a los manantiales y a las utopías. Con aquellos ojos con los cuales se ve a Dios.

Su valentía para ir a mi tierra, Santiago de Chuco, tras los pasos de César Vallejo, a quien él recita íntegro. Y esto teniendo pronósticos en contra, yendo conmigo por caminos pedregosos, abruptos e irrevocables, únicamente guiado e impelido por el espíritu.

8. Cariño más cariño

De la tercera grandeza, que se le impone y obliga como una condena de las más severas y atroces, pero sagradas todas, el cáliz y acíbar del dolor.

El terrible dolor que desde hace años sufre. Y que él resiste como un roble bajo la tempestad de rayos desbocados, encarnizados, y fieros. El cáncer a los huesos. Y la ceguera total desde hace algunos años.

La grandeza que él convierte en ejemplo, de soportar tanto ensañamiento en cada parte de su ser. Y no desfallecer. Y todo explicarlo desde el arte con total templanza y entereza.

Se le ha impuesto el calvario de las enfermedades y las limitaciones más pavorosas. Lo importante es cómo lo asume: Con sus ganas de seguir entregando a la vida más encanto y más belleza, arte y más arte, cariño más cariño, afirmación y bravura, unas tras otras.

¿Cómo no quererlo si lo he visto recitar todo César Vallejo en el empedrado de su casa, bajo el árbol del capulí, llorando de identificación y ternura, pero atravesado del dolor corporal más acervo?

9. Acción y vida

Ricardo R. Ríos y Ríos nació en Barranco, en el año 1942. Concluyó estudios de sociología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Desde 1967 ha desempeñado una intensa actividad periodística en los diarios: El Correo, La Prensa, El Comercio y La República. Y en revistas como Oiga e Informe.

Ha sido Director de Estudios de la Escuela Nacional de Teatro y Coordinador de Actividades Culturales del INC, en la década de los años 70.

Ha actuado como recitador-cantante en “La fiesta de la palabra”, programa que antologaba a los poetas más destacados del Perú.

Es autor de monólogos teatrales que han sido escenificados por diversos artistas. Actuó con el elenco teatral de la AAA bajo la dirección de Ricardo Roca Rey e integró el coro de la Orquesta Sinfónica Nacional bajo la dirección de Jean Tarnawiecki.

Ha publicado la oda lírica: “Para tirar mis recuerdos del Barranco”.

10. El bien, como el valor supremo

Hace ocho años o más, inmerso en la terrible enfermedad que lo aqueja, me confesaba:

“Lo que mata es el dolor. Porque tú te puedes estar muriendo, pero si no te duele nada no te pasa nada. Pero el dolor sí te anula, te deprime y te asesina”.

Pero ahora con su ejemplo concluyo que en la vida para valer más hay que resistir. Y que no hay enemigo peor que uno mismo. Y que aquel que nos salva y nos alivia el ardor de las sienes está dentro de nosotros.

El ejemplo que erige Ricardo en nuestras vidas es inmenso.

Porque en la vida no se trata solo de cómo sobrevivir a un naufragio sino en medio de él encontrar una isla propia, su rara belleza y su valor oculto:

Sea la alegría en el trabajo, en amar lo que hacemos, en aquello a lo cual nos dedicamos, el sacrificio gustoso, lo que es nuestra tarea, lo que hace fúlgida nuestra obligación. Y el bien, como el valor supremo.

A ti, Ricardo, nuestro abrazo emocionado, porque tu vida no es la muerte de ninguno ni de nada. Y sí es la esperanza de todos.


Texto que puede ser reproducido citando autor y fuente


Teléfonos:

420-3343 y 420-3860


Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos:

ventas@editorialsanmarcos.com

Editorial Bruño, Perú:

ventas@brunoeditorial.com.pe

Instituto del Libro y la Lectura:

inlecperu@hotmail.com


.

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián