martes, 28 de noviembre de 2017

28 DE NOVIEMBRE: DÍA MUNDIAL DE LAS PERSONAS SIN HOGAR - FOLIOS DE LA UTOPÍA: AMAUTA DEL PERÚ ETERNO - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 
 

Construcción y forja de la utopía andina
 
2017 AÑO
DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO
INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS
 
NOVIEMBRE, MES DE LA GESTA
DE TUPAC AMARU; LOS DERECHOS
DEL NIÑO; VIDA Y EJEMPLO DE
J.M. ARGUEDAS Y MANUEL SCORZA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO


 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL


 
*****
28 DE NOVIEMBRE. SE CREA EL COLEGIO DE ARQUEÓLOGOS
JULIO C. TELLO, EL SHARUCO


En la pintoresca villa de Huarochirí, en la cabecera del río Mala, en el departamento de Lima, nació Julio C. Tello en 1880. De sus padres heredó las grandes virtudes de artista y constructor, pues su madre fue una fina tejedora y él, agricultor y constructor de obras hidráulicas. Fueron ellos quienes desde tierna edad lo llamaron “Sharuko”, nombre quechua que significa "sobresaliente" y "arrollador", debido a su gran vivacidad e inteligencia. En la escuela de su pueblo aprendió a leer y escribir, pero a los 12 años vino a la capital y se matriculó en el Colegio de Lima, que dirigía el maestro Pedro A. Labarthe y donde estudió hasta cuarto de media. A fin de terminar su educación secundaria ingresó al colegio Guadalupe, donde se distinguió por su dedicación y aprovechamiento.
Terminada su educación básica ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, junto a sus compañeros de colegio: Hermilio Valdizán, Baltazar Caravedo, Ricardo Palma, Sebastián Lorente, y otros. Al mismo tiempo ingresa a trabajar como auxiliar en la Biblioteca Nacional del Perú. En 1908 se gradúa de bachiller y a los pocos meses recibe el título le médico cirujano. Fue un alumno tan sobresaliente que se le concedió una beca por dos años en la universidad norteamericana de Harvard, donde se graduó de Maestro en Antropología.
Viaja a Europa y en Alemania ingresa a la Universidad de Berlín, posteriormente estudia en Inglaterra la forma de organizar Museos y Bibliotecas. Allí conoce a quien sería su esposa, Olive Mabel Cheesman. Regresa a Lima y es elegido Diputado por Huarochirí, cargo que ejerció durante más de 10 años. Un aspecto fundamental de su obra es el descubrimiento de antiguos vestigios de la cultura peruana, siendo el más importante las Necrópolis de Paracas en el departamento de Ica, donde se encontraron más de 400 fardos funerarios, cada uno de ellos conteniendo una momia con profusión de tejidos y muchas especies de cerámica.
También fue un célebre explorador, acompañó al Dr. Alex Hrdlicka a los valles de Huaura, Chancay, Chillón, Lurín, Chilca y Mala. Estudia los cementerios de Koyungo, Kawachi y Majoro, explora las ruinas del valle de Huarmey y del Callejón de Huaylas. Descubrió los templos de Sechín, Moxeke y Pallka, también el acueducto de Kumbe Mayo y el monolito del templo de Kuntur Wasi en la provincia de San Pablo de Cajamarca, y el famoso templo Chavín de Huántar en el departamento de Ancash. Hasta el día de su muerte ocurrida el 3 de junio de 1947, el doctor Julio Tello no desmayó en su afán de recorrer el Perú para estudiar su pasado, valorando su presente y proyectando su futuro.
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

 
*****
 
28 DE NOVIEMBRE
 
DÍA MUNDIAL
DE LAS PERSONAS
SIN HOGAR
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 

 
AMAUTA
DEL PERÚ
ETERNO
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
Introducción
En esa precariedad de la naturaleza nació, felizmente amparado y protegido de inmediato por lo mejor que tenemos en la vida: la madre. Pero ella también lo abandonó muy pronto, cuando aún no había cumplido los ocho años de edad, al morir de tifus exantemático, dejándolo huérfano y como expósito en la vida. Este nacimiento y su infancia truncada, ilustra su vida en donde tuvo que afrontar adversidades, debiendo trabajar desde muy pequeño. Se debatía en esta situación cuando su progenitor le dice un día: que a su edad también murió su padre, defendiendo al Perú en la Guerra con Chile, que él de niño tuvo que mantener incluso a su abuela. Y terminó diciéndole, confiesa él:
“Que me fuera de casa en busca de mi sostenimiento. Aquella actitud de mi padre me hirió profundamente. Esa mañana deambulé por las calles atormentado y sumido en el desconcierto”.
Y no encontró apoyo ni estímulo ni en Akora, en donde nació, ni en Puno, adonde huyó. Y eso es muy grave, porque se puede caer en el cieno y en el fango de a verdad, no de lluvia sino de vicio y de maldad para ya nunca más levantarse. Porque lo difícil es que tu madre muera y estés indefenso. Y lo terrible es que tu padre termine botándote de casa. Y lo grandioso de esta vida es haberse erigido en luz y antorcha en la educación del Perú de aquí para siempre.
 
1. Ante la expectativa
general
 
Tuvo que trabajar desde niño y recibir el maltrato y discriminación por ser hijo del pueblo: cobrizo, con los pómulos salientes y los labios abultados, sin hogar ni padres que siquiera con su voz te defiendan, porque no están contigo.
Él por eso es producto de su empeño, de su esfuerzo y de su anhelo de superación. Quizá lo grafique así el siguiente pasaje de su vida:
Luego que ingresara a la Escuela Normal de Puno en 1928, con la nota mínima de once, y después de muchos avatares, se festejó el Día del Árbol y salió sorteado para hacer la composición alusiva y leerla en el acto público.
Escribe el texto que revisa y aprueba su profesor, don Julián Palacios. Lo repasa una y otra vez y ensaya esmeradamente para decirlo en el escenario, en la actuación de aquel día.
Ante la expectativa general del público salió al frente, pero no pudo articular palabra alguna. Lo intentó una y otra vez. Tenía un nudo en la garganta y los nervios lo traicionaron. Y terminó bajando la escalinata, sintiendo vergüenza y humillación, entre silbatinas y abucheos del público en general.
 
2. Día
del Árbol
 
Este hecho para la Escuela Normal fue un momento deshonroso y una afrenta. Sus propios compañeros no terminaban de pifiarlo y hacer escarnio de su ineptitud.
Se acercó uno de los profesores y sin cuidar que los demás lo oyeran, le dijo con dureza:
– No sirves para maestro. Un maestro tiene que hablar en público. Tendrás que retírate de la Escuela Normal.
A partir de entonces no podía conciliar el sueño. Ese día se levantó a media noche, en plena oscuridad, cundía el frío y el silencio. Y fue al sitio donde habían ocurrido los sucesos.
Era un amanecer lóbrego. El viento silbaba y todo le parecía amargo y atroz. Pero en esa desolación y vastedad, en esa situación despiadada y horrenda encontró al arbolito que había plantado con motivo de la ceremonia de festejo y en homenaje por el Día del Árbol.
 
3. Su pulso
y su temblor
 
El viento en esos momentos lo sacudía feroz e inclemente. Le pareció una infamia que se lo hubiera indicado plantarlo en ese lugar frío y desolado. Y pensó que la plantita en cualquier momento iba a ser arrancada de cuajo y morir antes que la luz del alba se pintara en el horizonte por efecto de la ventisca y de la helada.
No fue así. La siguiente noche que se levantó a deambular por ese mismo sitio el arbolito estaba en pie, luchando por sobrevivir y hacerse un lugar en el mundo, no importando que él fuera un paraje cruel e inclemente.
Y cada noche se levantaba pensando que esa débil planta en la cual él había puesto su temblor y su pulso al dejarla puesta en tierra, de repente había fenecido entre tanto desamparo, alarido del cierzo, y vendaval.
Pensaba y temía en cada ventarrón que su arbolito ya estaría tumbado y yerto hacia un costado, y si es posible no habría ni rastro de que hubiera existido. Y no podía estarse tranquilo ni dormir, hasta levantarse, verlo y estar a su lado. Era apenas un tallo y unas cuantas hojas mustias y renegridas.
 
4. Como
nunca
 
Le parecía increíble que estuviera y siguiera en pie, que hubiera sobrevivido a la primera noche y a las siguientes, entre tanto viento frígido y helada. Era menos que cualquier desecho mínimo y raquítico, afrontando tremendo frío, oscuridad y abandono.
Sin ninguna otra planta cerca que lo aliente ni menos cobije; sin madre que lo abrigue igual que él en el mundo; ¡solo! ¡Sin nada ni nadie! Sin embargo, y en gran medida, él era responsable de que esa plantita estuviera allí. ¡Y ella luchaba! ¿No era un mensaje dirigido a su propia vida?
Acercó su mano, lo acarició y abrazó diciéndole que por él juraba, a partir de ese instante, superar su miedo de hablar en público; y le prometió hacerse un orador de multitudes. Y esbozó estas palabras que apenas las susurró en el viento frío:
– ¡Niños! ¡Niños! El Perú es un país hermoso, que debemos descubrir, rescatar y amar con toda nuestra alma.
Pero luego las mismas palabras las pronunció de pie, en el escenario vacío que había sido su humillación y su vergüenza, aplomado como nunca, pero en plena oscuridad y silencio.
 
5. Aprendió
a elevar su voz
 
Sintió que su voz era cálida, que resonaba bien en esa oscuridad, en esa soledad y en ese vacío.
Recién allí sintió que su voz tenía profundidad, eco y matices escondidos. Recién allí constató que su voz tenía compás, cadencia y entonación; que se había hecho honda, densa y cálida.
Y todas las noches empezó a salir y ensayar a hablar en público. Se figuraba que allí estaba íntegro el auditorio de aquella vez en la cual terminó fracasando.
Se levantaba a medianoche y en el inmenso patio, teniendo como referente, tribuna y cómplice la plantita que parecía atenderlo aquietando sus hojas, practicó a decir su palabra en público. Aprendió a elevar su voz, a dejar que sus ideas fluyeran libres en la ventisca y en la helada.
Y todos sus ensayos terminaban diciendo:
– ¡Niños! ¡Niños! El Perú es un país hermoso, que debemos descubrir, rescatar y amar con toda nuestra alma.
 
6. Un silencio
absoluto
 
Y cada noche que salía a practicar oratoria en ese campo eriazo al lado del arbusto que cada día cobraba mayor robustez, le sorprendía que el árbol cada día estuviera más fuerte y hasta más alto.
Y tuviera más hojas. Y esto lo alentaba a ensayar y a ejercitarse en el arte de la oratoria.
Para el Día de Aniversario de la Escuela Normal, el animador de la ceremonia, matizando el programa oficial, preguntó si alguien quería expresar algún saludo o decir algunas palabras alusivas a la fecha.
Él se puso de pie, con el asombro de sus compañeros y profesores, presentes en la anterior vez. Y salió al escenario. Se produjo un silencio absoluto. No creían en lo que veían y escuchaban.
Un aplomo, una voz resonante, expresiones precisas y cabales. Y una estructura de ideas extraordinariamente bien proclamadas por aquel joven que había sido abucheado semanas antes, siendo aquella vez objeto de burlas, insultos y mofas.
 
7. Un público
fervoroso
 
En cambio, esta vez era ovacionado con entusiasmo y su profesor Julián Palacios y algunos de sus compañeros, aplaudiendo efusivos, se ponían de pie.
Miles de discursos se sucedieron después. Por el modo de impactar con su oratoria de multitudes. Incluso fue calificado por un periódico de Puno como el Víctor Raúl Haya de la Torre del Sur del Perú.
Y en el auditorio del Instituto Pedagógico de México después de la sustentación de su conferencia fue aplaudido durante 180 segundos, tres minutos, por un público enfervorizado.
El prestigio que había ganado irradió tanto que cuando el gran historiador Jorge Basadre asumió la cartera de educación lo hizo llamar para que, viniendo desde su provincia, en el año 1958, se hiciera cargo de la dirección técnica de la Educación Primaria, a nivel nacional.
Este es un pasaje de la vida del maestro José Portugal Catacora, quien surgió desde el abandono y es ejemplo de resiliencia, quien, siendo un niño ya integrado a los desadaptados y a las bandas de pájaros fruteros, sin padre ni madre que lo protegieran, se hizo Amauta del Perú eterno.
 

*****
 
CONVOCATORIA


XIX ENCUENTRO
INTERNACIONAL ITINERANTE
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
TELÚRICA DE MAYO, 2018
LIMA:
VIERNES 25
TRUJILLO:
SÁBADO 26
GUADALUPE
DOMINGO 27
CHEPÉN
DOMINGO 27
CAJAMARCA
LUNES 28
CAJABAMBA
MARTES 29
HUAMACHUCO
MIÉRCOLES 30
QUIRUVILCA
JUEVES 31
SANTIAGO DE CHUCO
JUEVES 31
VIERNES 1 (JUNIO)
CALIPUY
SÁBADO 2
SANTIAGO DE CHUCO
SÁBADO 2 (JUNIO)
DOMINGO 3 (JUNIO)
EL XIX CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
ABARCA DEL 25 DE MAYO AL 3 DE JUNIO
DEL AÑO 2018
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
  *****
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.

 

 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián