miércoles, 12 de julio de 2017

CÉSAR VALLEJO EN SANTIAGO: FUEGO QUE NO CESA - POR LUIS ALBITRES MENDO (CAJAMARCA)

 
 
CÉSAR VALLEJO EN SANTIAGO:
FUEGO QUE NO CESA

Por Luis Albitres Mendo
 
PERÚ: AMÉRICA MORENA 
 
Ese fosforito que prendió un incendio llamado VALLEJO EN SU PUEBLO, es decir “CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA”, hace algo más de dieciocho años, ha ido in crescendo hasta convertirse en lo que ahora vemos: un peregrinaje que ha contagiado a innumerables personajes. Ya sean poetas, escritores o simples mortales que han leído la obra de Vallejo y en ese preciso momento desearon conocer el pueblo donde nació, a fin de profundizar su conocimiento y ahondar el por qué César Abraham escribió poemas tan trascendentes.

Esa es la razón por la que realizan esta romería. No importa de dónde partan. Este año por ejemplo es la primera vez que han venido desde la lejana y exótica Taiwán. Una brillante delegación liderada por Lee Kuei-shien, un poeta de ochenta años que es candidato al Premio Nóbel de Literatura; acompañado por la simpática poeta Lin Lu y cuatro bellas poetas más: Yang Chi Chu, Li Yu-Fang, Chen Hsiu-Chen y Nuria Jui-Ling Chien.

También vinieron Galvarino Orellana,nacido en Valparaíso-Chile, exiliado de la época de Allende, quien actualmente vive en Suecia, trajo un testimonio conmovedor y valiente; numerosa delegación de Ecuador: Santos Miranda Rojas y su esposa María (Manta), Elo Margarita Rivera (Loja),  Adolfo Ortiz (Esmeralda), Oswaldo Bustos Azuero (Quito), Adolfo Parra Moreno (Cuenca).

Desde España llegó Soledad Benages Amorós; de Andorra: Maura Sánchez Benites. De Chile: Cécill Scott y Alfred Assís. De Brasil: Deth Haak. De México también numerosa delegación: María del Socorro Lara Valenzuela,  María Dolores Reyes Herrera, Fredy Secundino S., Francisco Ramírez Núñez y Horacio Saavedra.

De Estados Unidos: Soledad Tovar, Carlos Enrique Gonzáles, Andrea Rosa Sánchez Lihón, Mara García, Milton Jaime Sánchez Lihón. De Argentina vino Rubén Lettieri. De Colombia: Luz Elena Sepúlveda Jménez y Héctor Hernán Hurtado Botero.

De nuestros compatriotas mencionaremos algunos, pues no todos me dejaron sus nombres. Glendy Z. Ramos Tello, logró que consideren a CAJAMARCA  en el CAPULÍ 2018.

 Estuvieron con nosotros también: Juan Rivera Saavedra, Mary Oscátegui, Norka Bríos Ramos, María Elena Rodríguez, Diana Ysabel Chávez Llamoga, Quirino Vásquez Pita, José La Chira, Armando Azcuña Niño de Guzmán, Lita Gámez Radas, Paco Luján, César Adolfo Alva Lescano, Juan César Muro, Santiago Aguilar, Bethoven Medina, Blasco Bazán, Antonio Escobar, Juan Pablo Odar, Miguel Reinoso Córdova, Eduardo Baras Valle, César Gastañadui Tapia, Juan Oblitas (Cutervo-Cajamarca), Marieta Yupanqui Carbajal, Nicolás Hidrogo Navarro, Edgar Dante Saavedra, Wilfredo Romero Arroyo, Antonio González Montes, Florencia Roldán, Ramón Noriega Torero y muchísimos más , pues algunos  acudían en un solo punto, ya sea Lima, Trujillo, Guadalupe, Huamachuco, Santiago de Chuco, Cachicadán o Angasmarca, pues no todos hicieron la gira completa.

También nos sorprendieron en Santiago el poeta nacional Marco Martos, quien por primera vez visitaba Santiago de Chuco y fue galardonado con la distinción Hijo Adoptivo de la ciudad y el magistrado Francisco Távara, creador del Coloquio Internacional VALLEJO SIEMPRE.
También llegaron de frente a Santiago, el escritor cajamarquino Leonidas Delgado León y el poeta huancaíno Orlando Ordóñez Santos.
.
Después de la descollante inauguración en el Paraninfo de la Casona de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en el Parque Universitario, con conferencistas de lujo como Marco Martos, Luis Ambroggio, Antonio Gonzáles Montes y otros, el almuerzo, que debió ser centro de animación y alegría celebratoria se deslució completamente.

 No se acabó el mundo por supuesto, pero dejó mucho qué desear. Que muchos participantes se queden sin ser atendidos fue deplorable. Muchos tuvimos que salir del recinto para poder almorzar. Y se perdió la magnífica oportunidad de compartir, intercambiar ideas y creaciones, hacer amistades y proyectos, realizar contactos valiosos, charla plena de simpatía  y en fin, confraternizar, que para eso sirven los banquetes.

Esperamos que eso no suceda en futuros eventos y se supere largamente esta experiencia.


EN TODOS LOS PUEBLOS ANDINOS DE AMÉRICA MORENA


Desde los años en que residí en Trujillo visité Santiago de Chuco y se me hizo entrañable este noble pueblo por ese magnetismo telúrico que posee y que es común en todos los pueblos andinos de esta América Morena.

Anduve en calles de pueblos hermanos de los departamentos de Cajamarca, La libertad, Ancash, Huancayo, Huánuco, Ayacucho, Huancavelica, Apurímac, Arequipa, Tacna, Cusco y Puno. En todos se siente esa fabulosa fuerza telúrica enraizada en su gente,  suelo y montañas; esa energía que atrae y mimetiza para siempre.

También visité Ecuador, Bolivia, Argentina y Chile, países surcados por los Andes. He visto pueblos, unos más, otros menos, con diseños parecidos a los nuestros. Ahí también se respira ese hálito especial.

Tal vez por eso, César Vallejo, proveniente de estas canteras, premunido de todos los valores familiares que nutrió su personalidad en su hogar y transmutado en su lenguaje y fonética tan particulares, sacó a flote de su medio, una de las flores más hermosas del lirismo peruano, enfrascado en el hombre y por el hombre, lanzándolo a nivel planetario.

Santiago de Chuco dispone de muchas personalidades sobresalientes en todos los campos. Pero CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA, este movimiento poético-turístico tan sui géneris lo lidera desde sus orígenes Danilo Sánchez Lihón,  nacido en Santiago de Chuco en noviembre de 1943, poeta, narrador, periodista y profesor universitario de la UNMSM. Esforzándose en forma unánime para que este evento tenga cada vez más éxito, lo respaldan sus hermanos: Juvenal, médico jubilado y artista del pincel. Milton Jaime, ingeniero y artista fotógrafo, lo apoya desde USA. Este año también vino Andrea Rosa desde Norteamérica.

Por supuesto CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA cuenta con un valioso equipo de asesores y coordinadores. Entre otros están, las damas primero: Mara García, Narda Suzanne García filiberto,  Aury Yovera Sobrino y Lidia Irene Vásquez Ruiz.

Figuran también: Wálter Vásquez Vejarano, Ramón Noriega Torero, Manuel Ruiz Paredes, Ernesto Ráez, Santiago Aguí Mendoza, Fabio Gallo, Mavi Márquez, Samuel Cavero Galimidi , Rómulo Cavero Carrasco y Nalo Alvarado Balarezo (blogs, fotografías y difusión). A este equipo perteneció también el recordado escritor Julio Yovera Ballona. Al que se le extraña es a Segundo Elías Vara Balcázar, profesor, actor y declamador de gran relevancia.

En Trujillo vienen participando en la organización: la Asociación de Vallejianos , con el escritor César Adolfo Alva Lescano, a la cabeza, el poeta Blasco Bazán y Luis Sánchez Rivas, de parte de los exalumnos sanjuanistas. Tienen el inestimable soporte de la Universidad Nacional de Trujillo.

En Guadalupe lo organizó estupendamente el poeta Carlos Egisto Antinori, la única falla, conceder distinciones municipales únicamente a los visitantes extranjeros. En Huamachuco, Luis Flores Prado volvió a tener un gran éxito en su organización. 

 En Santiago de Chuco: Jamilo Paredes Arteaga, Beder Carbajal y otros más triunfaron superando de lejos el escollo de la plaza de armas anulada. Eso sí el pasacalle de bienvenida demasiado largo y extenuante. Teniendo en cuenta el cansancio del viaje y los días anteriores de intensas actividades previas. Eso causó que para la verbena y serenata, llenas de música y algarabía, que normalmente se hacen en la plaza de armas y es un éxito total, muchos nos retiramos vencidos por el cansancio.


FUEGO QUE NO CESA. EL AMOR A VALLEJO CRECE


Fuego en los versos, calor en los mensajes, encendidos sentimientos en el alma, iluminada y arrebatada para siempre al furor de la poesía.

Constante, a través de los años, el entusiasmo cunde contagiante, reflejado en rostros y cuerpos de niños y jóvenes que a todo pulmón lanzan gritos de algarabía pura, expresando esa exultante alegría de vivir, cantada y celebrada por todos los poetas del mundo.

Las personas que siguen alborozadas el recorrido de los visitantes muestran entretenidos y sonrientes, con júbilos reciclados que emergen a sus pupilas.

El aula rodante durante el viaje se torna interesante pues al mismo tiempo que informan datos útiles sobre Vallejo, su obra o las poblaciones que vamos dejando atrás, también, y eso es importante, conceden espacio para admirar los paisajes circundantes por cuenta propia, el diálogo amigable, bromas, picardía de excursión, ocurrencias,entusiasmos mil y canciones.


BREVE CRÓNICA DE LOS DOS DÍAS EN SANTIAGO


La bulliciosa y cálida recepción de los niños y estudiantes en Santiago de Chuco se convirtió en una larga y colorida caravana de resonantes vivas y slogans de simpatía. Banderolas y pancartas de diferentes tamaños y colores desplegaron, en manos de los estudiantes su jocunda bienvenida.

La polémica restauración de la típica plaza de armas, inútilmente anulada, no impidió que el pasacalle inicial de bienvenida, fuera el modo como la ciudad mostró su calidez y afecto a los escritores visitantes.

La actuación en el patio de la Casa de César Abraham resultó un himno a la fraternidad americana con el cual rendían homenaje los diferentes países visitantes en la persona de sus poetas al vate inmortal. Todos los que quisieron participar lo hicieron con mucho ardor, contagiando a los demás de una emoción enfervorizada. Señoritas y jóvenes de la localidad nos agasajaron con café caliente y rodajas de bizcochos que en la tarde, ya un poco fría, cayó de perillas.´

Municipio y algunos santiaguinos distinguidos y generosos ofrecieron almuerzos los dos días que estuvimos en la ciudad .El municipio local ofreció un buffet previo de variadas viandas.  Jaime Sánchez Lihón y Lorenzo Risco Saavedra brindaron un opíparo almuerzo en base al sabroso picante de cuy, asentado con chicha de jora o chicha morada. Y el segundo día, en casa de César Alcántara Paredes, los miembros del Capulí de Santiago, nos convidaron el jetón, típico plato regional en base a legumbres y menestras de la zona.
El teatro municipal fue el centro donde se llevaron a cabo recitales, lectura de ponencias, inauguración y clausura del evento.

EL POR QUÉ DE LA AMPLIACIÓN

Planteamiento prioritario de esta romería: Ir a Santiago de Chuco en pos del espíritu de César Vallejo, la casa que lo cobijó y conocer el pueblo que forjó personalidad tan deslumbrante
.
Algunos piensan y quisieran que el peregrinaje se centrara en la mismísima Santiago de Chuco.Es lo medular, afirman.Y no les falta razón. No olvidemos, sin embargo, que el que haya ampliado sus puntos de concentración, las pascanas previas constituyen una enorme caja de resonancia: Lima, Trujillo, Guadalupe, Chepén, Otuzco, Huamachuco, Quiruvilca, Cachicadán, Angasmarca y Cajamarca para el 2,018.
En ningún momento se pierde la unidad de acción y por el contrario, se dinamizan las respectivas performances en torno al mayor conocimiento del vate inmortal, su creación, y por lo mismo , de la poesía en general.
Da gusto contemplar a niños y jóvenes recitar encantados, cantar, actuar, danzar y emocionarse con los poemas de Vallejo. Y me gustaría que profesores y mentores de estos niños profundizaran en el mensaje principal de estos poemas memorables: la conciencia de que todos en el planeta somos hermanos y que la humanidad es una sola.
La genealogía cristiana de la cual provenía Vallejo, tiñó sus versos de una mentalidad crística, que debería haber transformado la mentalidad de todo el género humano a través de los siglos, si se hubiese seguido el mensaje evangélico.
A estas alturas ya no deberían existir ni guerras, ni hambrunas, ni discriminación alguna. Solo hermandad, “desayunados todos”, como reza un verso vallejiano. El egoísmo humano lo impide pero en eso estamos. “Hay hermanos muchísimo qué hacer” salta a la palestra la voz de Vallejo.

DISTINCIÓN ESPECIAL PARA CAJAMARQUINA

A propósito de Cajamarca, la bella e histórica ciudad que también recibirá a los visitantes que viajan en pos de Vallejo por una vía alterna, será magnífica la oportunidad para galardonar con una distinción especial a ISABEL PAREDES, profesora de niños y poeta cajamarquina, por su visionaria intuición para vislumbrar el éxito rotundo que iban a tener estas romerías a la Casa de Vallejo.
Fue en la década del 90, en un Encuentro Nacional de APLIJ (Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil), en Arequipa, soy testigo de ello, y recuerdo muy bien las palabras que usó Isabelita al sugerir a Danilo: “Qué esperas Danilito que no llevas a la gente a visitar la casa de Vallejo en tu tierra, así como lo están haciendo en Santiago de Chile con Neruda y sus famosas tres casas?”.
Danilo solo sonrió porque seguro él ya lo había pensado, pero fueron estas cariñosas palabras el detonante para reforzar la idea, el espaldarazo a un proyecto que hoy en día vemos que ya se hizo planetario, con la ayuda de su hermano Milton Jaime y Mara Lucy García, en varios CAPULÍ en USA y también con el Grupo Cultural nacido en Lima VALLEJO SIEMPRE liderado por Francisco Távara y Jorge Kishimoto, quienes celebrarán a Vallejo en Salamanca, Londres y Nueva York, después de haberlo hecho en Lima, primero y luego en Buenos Aires, según informaron ellos mismos.


MENSAJE PARA MARA LUCY

Querida Mara: Como te fue imposible viajar en este Capulí 2017 a Santiago, no tuviste la oportunidad de sentir y ver lo que nosotros sí. Justo cuando todo estaba listo para elevar los 18 globos, que tú generosamente auspicias y financias en honor a los 18 años de Capulí, la Naturaleza, con una lluvia imparable, se opuso a que se efectúe tal costumbre, colorida y alegre pero contaminante, y cada año, por lo mismo, acrecentaría su magnitud.
 Bastó esa señal para meditar. Vallejo jamás hubiese ido contra el planeta. Y los globos, si bien traen algarabía en las noches serenas, no dejan de ser contaminantes. ¿Qué mensaje estamos dando a niños y jóvenes en Santiago de Chuco? Les hablamos constantemente de ecología y de un modo inconsciente con los globos no estaríamos cumpliendo con el respeto irrestricto a la naturaleza, justo cuando el planeta necesita con urgencia de nuestro cuidado y devoción.
Sucede lo mismo con los cohetes y los castillos, la pólvora que utilizan es de lo más contaminante. ¿Llegará algún día a nuestros pueblos los fuegos artificiales en base a rayos láser, a fin de no contaminar tanto?
Tal vez sería mejor, estimada Mara Lucy , reemplazar los globos por lo que sugiere desde hace mucho tiempos Nalo Alvarado Balarezo, con una visión ecologista, que cada año se siembren tantos arbolitos de capulí como años cumple el evento. Y cada vez sería en distintos sitios aledaños, coordinando con las comunidad campesina del lugar.
Y a ello podría revertir el objeto de tu aporte, si tú lo crees conveniente.

Esta valiosa actividad ecológica se hará muy cotizada para las comunidades en el futuro, pues ellas pugnarían por ser las depositarias de tal propósito en sus propios terrenos. Se sentirían orgullosos. ¿Quién mejor que ellos para cuidar con esmero arbolitos tan significativos y simbólicos , además de cosechar la dulzura de sus frutos?

Eso sería motivador para que las comunidades participen y sean visitadas en sus predios constituyéndose en una estupenda actividad de evidente vigencia y alto impacto humano por tener que ver con la PACHAMAMA
EL ASUNTO TRILCE DE ORO

A un importante visitante del pasado Capulí 2017 le ha parecido extraño  y en cierto modo absurdo, que le hayan obsequiado una distinción llamada TRILCE DE ORO, un simple documento sin ninguna presea no ya de oro, siquiera dorada. No puede hablarse de Trilce de Oro y entregar un diploma tan simple y sin medalla.
Se ha notado inquietud y revuelo en el ambiente durante la entrega de distinciones. Se miraban absortos unos a otros sin encontrar razón. Para el futuro pueden seguir entregando lo que el municipio santiaguino concede, y la distinción debe llamarse simplemente PREMIO TRILCE para no crear expectativas de otra índole.

 Pero habría que mejorar ese rubro tan importante en un evento que ha alcanzado tal excelencia pues es algo que representa, simboliza y es emblemático en el imaginario de visitantes peruanos y de los que vienen ilusionados de lugares lejanos.
O en todo caso el Trilce de Oro solamente se conceda a las mejores ponencias, pero que sea diploma y presea dorada, tal como lo hacen en otros lares. No podemos quedar atrás.
Es importantísimo ir pensando cómo sufragar los gastos de confección de diplomas y medallas de mayor jerarquía. Aquí se necesitan los mecenas del CAPULÍ 2018.

CELEBRANDO LA EXALTACIÓN DE LA VIDA

El largo viaje y la extremada duración del pasacalle inicial de bienvenida se confabularon para que el cansancio hiciera mella. Muchos no pudimos ya disfrutar de la bella serenata. No obstante, mientras llegaba el sueño seductoras notas musicales, voces y bordoneos de guitarras , a lo lejos, comunicaron triunfantes su convincente excelsitud.
Una de las experiencias más placenteras e inolvidables fue la última noche en Santiago, con caminatas, cantos y bailes por las calles principales de la ciudad en una espontánea explosión de alucinante felicidad participativa.
Todos reían y gozaban por el solo hecho de estar juntos en medio de luces y sombras misteriosas y hechiceras, capaces de encender, a esa hora, cerca de la medianoche, una expresión vital colectiva,  celebrando la exaltación de la vida.
Dos hitos fortalecientes, el primero, frente a la casa de Luis de la Puente Uceda, el segundo y final de fiesta, frente a la casa de César Vallejo, como despidiendo la jornada en forma unánime y jubilosa.

ANGASMARCA, BRILLOS DE UNA NOCHE FASCINANTE

Para los que fuimos a Cachicadán fue un jolgorio el baño en sus aguas termales, seguido de un  almuerzo gratificante, además de gozar de sus deslumbrantes paisajes, el verdor de su campiña y la bonhomía de su gente.
En la verde Cachicadán, organizado por Gilmer Rodríguez, nos recibieron con los esplendores de las bandas escolares, poemas y un desfile memorable. El almuerzo posterior en base a trucha estuvo delicioso.

Mención aparte merece el magnífico viaje a Angasmarca. Montañas reverdecidas por la lluvia compiten con las desastrosas manchas que rompen la fascinación del color natural. La infinidad de verdes preciosos y armónicos es interrumpida por el desborde ocre de terrenos dañados por las mineras. ¿Volverán a ser como antes al finalizar la explotación minera, tal como dice la ley? Qué diferencia con Yamobamba, Mótil, Agallpampa, Samne y Casmiche, donde las Comunidades Campesinas cuidan con esmero a sus bosques.
La ruta final del 18 Capulí, del mes de mayo de año 2017, era Cachicadán-Angasmarca, en Santiago de Chuco. ¡A cual más el verdor de sus valles y montañas atraía nuestra vista en el trayecto!
El viaje cultural finalizaba en la impresionante ciudad, famosa por su iglesia, la Capilla Sixtina del Norte Perú, Angasmarca, anclada bajo un gigantesco Apu protector.
Toda la fatiga de una larga y nutritiva semana cultural se desvaneció después de alojarnos en unas cómodas habitaciones y de un baño revitalizador.
  
No obstante, nada hacía presagiar que pronto tendríamos una gratísima experiencia. La cita era desde las cinco de la tarde: ¡Asistir a la fastuosa actuación que habían preparado en conjunto, profesores, alumnos y padres de familia!
La despampanante muestra de arte dancístico mostrada por la población en pleno, es digna de resaltar, por ser fruto de un trabajo conjunto, lo que realmente debe suceder en toda comunidad educativa: la mancomunada labor de profesores, alumnos y padres de familia.
A todos los visitantes nos dejó perplejos, cómo en una ciudad donde no existían profesores de danza, según lo manifestó el conductor del programa, hayan alcanzado ese grado de calidad, esa jerarquía artística, ese sincronismo en los ritmos y la elegancia de vestimentos y disfraces.
Una felicitación especial al director del colegio Javier Heraud, profesor Oscar Lihón y a todo su equipo de esforzados profesores. Oscar fue el organizador de esta magnífica performance y a la vez Coordinador  del 18 Capulí en Angasmarca.
El fragor de la danza de los pallos, con su típica música de fondo, en los pies de estos bravos  muchachos lucía con estruendos de marcialidad y los bríos perfeccionistas de cada uno de ellos hacía vislumbrar los entusiasmos posteriores a un triunfo anunciado. Tal era la seguridad y la pasión reflejados en sus jóvenes rostros.
Viril danza la de los pallos donde los desplazamientos deslizan movimientos de garra y coraje guerrero. El conjunto de danzas fue una apoteosis del folclor peruano, convirtiéndose en una expresión viva del espíritu de esta región.
¡Y qué tal cantidad de danzarines! ¡Varias intervenciones y otros tantos ingresos alucinantes! repletos de coloridos trajes y estéticas combinaciones, reluciendo brillos inéditos. He aquí el nombre de algunas danzas, entre tradicionales y otras inventadas en esta creativa ciudad por lo novedoso del tema: Caza del Oso, Venadas, Los turcos, Las cusqueñas, la vaca loca, Viveza, Gavilán, Quishpe cóndor, Las Pshpillas, Los toros, etc.

Las pallas o kiyayas, por otro lado, no se quedaron atrás. Voces, vestidos y belleza de las jovencitas angasmarquinas ostentaron resplandecientes atuendos con fervor y arrebolado frenesí.
Marcha triunfante de nada menos que treinta danzas, todas con una variedad impactante de arte peruano, enfatizando en las danzas de la zona.
Empezó con luz de sol todavía y era una atmósfera clara. Pero con el advenimiento de la noche, y la complicidad del embrujo nocturno, las danzas se fueron convirtiendo en fantasmagórica aleación de luces y sombras de colores fugaces que iban conformando figuras fantásticas en movimiento contínuo.

Las delicias de los danzarines fue contagiante, tanto que al finalizar su debut, ya en la noche, contagiaron su delirio a los escritores visitantes y la invitación a bailar en la pista en plena plaza no se hizo esperar. Jolgorio, gozo y alegría de estar compartiendo esta fiesta de la juventud.
¡Algo trascendente como para no olvidar jamás fue esta maravillosa jornada!
Los padres de familia y pobladores de Angasmarca coparon los alrededores de la pista de baile y jugaron un rol aparte. ¡Qué público tan ordenado y atento! Ni la irrupción de la lluvia logró amedrentarlos, ni arruinó su entusiasmo. Impávidos soportaron, menos mal que no duró mucho.
                      
Y el espectáculo multicolor continuó, asombrándonos mutuamente ya que Danilo Sánchez Lihón  deslumbró con su oratoria, y Deth Haak, poeta que vino desde Brasil, en representación de los escritores visitantes, electrizó al público con su hermosa voz, sus poemas y la acariciante suavidad susurrante de su idioma, el portugués brasileño.
Niños de diversas edades y sexo se lucieron declamando poemas de César Vallejo. El objetivo máximo de esta peregrinación estaba cumpliéndose: Inculcar en los estudiantes de nuestra patria el amor a la poesía y el mensaje de Vallejo.
La cena en un restaurante local motivó favorables comentarios posteriores a la experiencia vivida y aparte de la buena sazón que degustamos en un super agradable caldo de gallina y en un picante de cuy frito, acompañado de arroz de trigo, culminamos esta jornada con una aromática taza de panisara caliente que nos entonó para combatir el frío.
Al retornar al hotel, la noche estrellada mostraba toda su esplendidez en lo henchido de nuestros corazones.
Esta vez no hubo tiempo para visitar la famosa Capilla Sixtina del Norte Peruano, la célebre iglesia de Angasmarca. Eso constituye un poderoso acicate para retornar a esta tierra bendita y atractiva, siendo éste un programa vital en el ciclo turístico que los organizadores no deben dejar de lado, ya que, después de pernoctar antes del viaje de regreso había suficiente tiempo pero nadie disponía de la llave de esta joya colonial. Error garrafal.

LA NECESIDAD DE ROTAR

Las ciudades que pidan integrar el CAPULÍ número tanto deberán ser rotativas, a fin de no saturar la gira. Y los encargados o responsables de organizar, que se hayan comprometido a realizar su participación deberían programarlo de tal manera que no sean excesivos ni engorrosos a fin de no convertir la visita en algo agobiante en cuanto a horarios y eventos.
Por supuesto, Trujillo, Cajamarca, Huamachuco, Cachicadán y Angasmarca, son hitos irremplazables, por razones obvias, el paso de Vallejo y el valor histórico, debiendo ser Santiago de Chuco el final de fiesta, a fin de que todos disfruten de la travesía completa, belleza paisajística, aguas termales, folclor y poesía. 











WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián