lunes, 19 de febrero de 2018

TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL (MIAMI), DE ADDHEMAR H.M. SIERRALTA - AÑO 10 Nº 324 DE 19 DE fEBRERO DE 2018

.
 
TIEMPO NUEVO 
 
Internacional 
 
por  Addhemar Sierralta 
 
Año 10 Nº 324
 
 
Miami, 19 de febrero de 2018
 

OJO CON LA INFILTRACIÓN COMUNISTA EN U.S.A.

Por Addhemar H.M. Sierralta (Perú).
 
Estados Unidos de América está siendo presionado desde adentro –por la tolerancia del partido demócrata con los izquierdistas- para causar el caos en el gobierno del presidente Trump.
 
Mientras que Hussein Obama tuvo ocho años de gobierno para hacer algo por los inmigrantes ilegales, nada hizo. Tampoco legisló para el control de armas, dejó en el campo internacional que los rusos se infiltraran para manipular candidatos internos y permitió –con su dejar hacer- que Irán y Corea del Norte crecieran en sus desarrollos nucleares, mientras en sus narices los gobiernos de Cuba y Venezuela desarrollaban estrategias para el dominio de México, Colombia y Perú.
 
Realmente, por otro lado, hay que tener cara dura para decir –hoy ante la opinión pública- que los demócratas defienden a los “dreamers”.
 
Tampoco es secreto que los demócratas han sido permisivos con la infiltración comunista en las universidades. Muchos profesores de esos centros de estudios han estudiado en China, U.R.S.S. y Cuba. Y conozco a varios que además son activistas e incitan a estudiantes –incluso de colegios- para desarrollar marchas y protestas. Obvio que parte de la prensa inmoral les da el espaldarazo, no se si dentro de un complot, intereses económicos o por estúpidos o tontos útiles.
 
Recientemente se ataca a Trump por todo. El presidente propuso que los sellos de alimentos, que se entregan a los más necesitados, se desdoblen manteniendo una parte (la menor) con los sellos y el resto con una canasta de víveres básicos elaborados en U.S.A. Esta decisión generaría potenciar a agricultores e industriales norteamericanos, ahorros apreciables en los gastos y eliminar en parte el mal uso que hacen algunos de los que reciben estos sellos, quienes los cambian por licores y hasta drogas. Por supuesto empiezan los ataques sin sentido.
 
Creo que la población de U.S.A. no se deja engañar y aprecia la lucha y posición de su presidente buscando hacer grande de nuevo a esta nación. Su esfuerzo por el desarrollo económico ya se está viendo, igual que su deseo de proteger las fronteras y lograr una inmigración legal y que contribuya más con el desarrollo y necesidades de los Estados Unidos.
 
Quiera Dios que los demócratas piensen y no se dejen influenciar por los activistas de izquierda infiltrados en su partido.
 
 
  LA UNIÓN PARA QUE EL PERÚ SALGA DE LA CRISIS POLÍTICA.

Por Addhemar H.M. Sierralta (Perú).
 
Alguien se preguntaba, hace algunos días en el Facebook (red social), “por qué los peruanos están llenos de odios. Eso no los deja crecer adecuadamente”. Y realmente estimo que esa persona tiene razón. Por ejemplo existe el odio a los fujimoristas, a los apristas, a los partidarios de Castañeda, a los empresarios, a PPK (presidente del Perú),
a las religiones, a los limeños y ahora quieren generar uno adicional a los inmigrantes venezolanos. Si uno se detiene a mirar con objetividad  a ver quién gana al activarse estos odios solo queda una respuesta: los neo izquierdistas que minimizan los actos terroristas del pasado, alaban a los gobiernos de Cuba, Corea del Norte, Venezuela y otros, y realmente buscan sembrar el divisionismo y el caos.
 
Un aforismo muy antiguo dice: divide y reinarás. Y es cierto. En la medida que la estrategia comunista –digitada desde el exterior- es aplicada en el Perú solo quedarían como los buenos de la película los grupos  de izquierda.
 
Jamás se debe caer en estos odios, generados inteligentemente desde el exterior, aunque algunos políticos puedan haber sido tentados por la corrupción también digitada, por ejemplo, por Lula desde Brasil haciendo uso de empresas como Odebrecht, OAS, Petrobras y otras para financiar campañas cercanas con los izquierdistas u obtener jugosos contratos de obras para contar con más dinero para la infiltración en latinoamérica.
 
El Perú sufre de un mal manejo político desde hace mucho gracias a las malas elecciones de su pueblo. Por ello “a llorar a la playa” como dice el aforismo. Se ha venido votando por los menos malos o cerrarle el paso a Keiko Fujimori. Y en verdad esto último es razonable porque la hija del “chino” solo demuestra que no tiene muñeca para dirigir a Fuerza Popular. Y menos al país si fuera elegida.
 
La actual situación política de buscar un nuevo pedido de vacancia presidencial por Fuerza Popular y los partidos de izquierda a los que se sumó –inexplicablemente- Acción Popular, solo aumentarían el caos y podría suscitarse una crisis de altas proporciones donde el Perú perdería.
 
Lo sensato, y en ello debe rectificar Keiko, es llegar a acuerdos multipartidarios para un gobierno con políticas de estado que beneficien a todos los peruanos. En el Perú estamos cansados de la mediocridad política y se debe mostrar la inteligencia, el desprendimiento, y un riesgo calculado positivo para emprender de una vez la unión de todos. Obviamente si los de izquierda quieren sumarse serán bienvenidos a un proyecto de todos.
 
Se argumentará que PPK tiene acusaciones de corrupción. Pero recordemos que en aras del beneficio del país en Brasil está gobernando Temer (con acusaciones más graves) pero eso ha sido preferible que quedar en manos de Dilma Rouseff del partido de Lula que buscaba el dominio comunista en América del Sur. En Perú también la estrategia izquierdista busca quebrar la democracia y no se debe permitir ello y menos con la complicidad de Keiko.
 
 
  SOLOS EN LA MADRUGADA.

Por Enrique Guillermo Avogadro (Argentina).
 
"El gobierno tiene los resortes para encauzar la acción
privada en el sentido más favorable al bienestar general".
Arturo Frondizi
 
El próximo miércoles veremos, en la Avda. 9 de Julio, que Hugo Moyano (más sus hijos, su tercera mujer y los vástagos anteriores de ésta) se encuentran absolutamente solos, como nunca lo han estado, en el amanecer del momento en que irán presos. Aún así, sin duda estarán rodeados por lo más granado del kirchnerismo (la CTA, los docentes y bancarios), el trotskismo,  y los movimientos sociales, incluida la CTEP, la organización encabezada por Juan Gabrois, funcionario vaticano por designación de SS Francisco, todos aunados solamente por su actitud opositora al Gobierno.
 
Es bueno recordar que el Papa cumple dos roles: Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, y Jefe del Estado Vaticano. Cuando habla de dogma su palabra es infalible para nosotros, los fieles de su Iglesia; en cambio, como estadista, no es más que un ser humano común, susceptible de incurrir en errores y, sobre todo, con derecho a tener opinión propia en temas terrenales. Si le envía rosarios a los imputados por corrupción o una carta personal a Hebe de Bonafini, donde la bendice y la compara con Jesús como objeto de calumnias en procesos amañados, está ejerciendo su derecho, pero no por ello sus pareceres tienen que ser aceptados por la grey; y lo mismo sucede con el resto de sus expresiones estrictamente políticas o económicas. 
 
La soledad en que han dejado al Negro Moyano sus pares se debe a que éstos han comprendido, con sagacidad y experiencia, que hoy el poder real está en manos de Mauricio Macri quien, a diferencia de sus predecesores no peronistas, sorteó con facilidad las elecciones de medio término. Percibieron que no se trata de un personaje débil o manejable sino que están frente a alguien con decisión y firmeza; además, puede abrir o cerrar la bolsa de recursos de las obras sociales gremiales, principal fuente financiera de los sindicatos, y activar las acciones de la Oficina Anticorrupción, que tanto preocupa a varios de los congéneres del líder camionero, autores de similares delitos.
 
La concentración del 22 para la defensa política frente a las acciones penales que lo tienen contra las cuerdas puede derivar en violencia urbana, pero no dudo que la Ministro de Seguridad está preparada para reprimirla; a Patricia Bullrich tampoco le temblará la mano para hacerlo.
 
Pero hay otro ángulo en el que la mayoría de la sociedad está de acuerdo. Me refiero a la imperiosa necesidad de despedir al millón de empleados públicos que se agregaron en la década anterior; en ello coinciden todos los ciudadanos, asfixiados por una presión impositiva que no para de crecer. Si por unos pocos cientos de empleados, a los cuales no fueron renovados sus contratos temporarios, la ciudad de Buenos Aires y sus accesos se ha transformado en un caos, ¿qué sucedería si estuviéramos hablando de miles? ¿Estamos dispuestos a pagar el precio, aunque sólo sea en materia de libre circulación?
 
Moyano y sus socios son verdaderamente capaces de convertir nuestra vida en un infierno por la falta de alimentos, de dinero, de combustibles, de exportación de granos, de clases, etc., y no tengo dudas que activarán paros crecientes a medida en que avancen las causas penales; ¿lo soportaremos todos los que hoy despotricamos contra el inmenso poder que han sabido construir extorsionando a mandatarios y ministros?
 
Esto nos lleva a las dificultades económicas que jaquean al Gobierno, en especial la indomable inflación. En materia de mercados, los factores psicológicos tienen una enorme importancia; cuando un rumor -favorable o negativo, cierto o falso- trasciende, el precio de los activos sube o baja sin ninguna razón aparente que lo justifique y, cuando la multitud actúa como masa, la fortuna o la ruina están a la vuelta de la esquina; muchos pánicos y burbujas generalizados que se han producido en el mundo en épocas recientes dan acaba prueba de esta afirmación. Y en este aspecto el accionar de los gremios y el desorden generalizado está produciendo un grave deterioro en la imagen que Macri está intentando construir de cara a los inversores; en especial cuando, como sucedió esta semana, se reflejan en el diario más influyente en la materia, The Wall Street Journal.
 
Hay virus enormemente peligrosos que se han instalado en nuestro cuerpo social desde hace tiempo y, como terribles drogas adictivas, costará mucho tiempo erradicarlos. Por estar enfermos de populismo, pretendemos que se nos "regalen" los servicios públicos, sin pensar que los pagaremos con nuestros ya insoportables impuestos; y al apostar permanentemente al alza futura de los precios internos y de los salarios, convertimos a la inflación, la peor gabela, en una profecía autocumplida.
 
Sabemos que el precio del dólar en la Argentina está atrasado, y que esa situación perjudica enormemente a nuestras exportaciones industriales y a las economías regionales; sin embargo, tan pronto comienza una sensación alcista, salimos a remarcar los precios a su ritmo, aunque no estén vinculados a las importaciones. Nos quejamos del sideral déficit de nuestra balanza de pagos, pero batimos records absolutos en materia de turismo y compras en el exterior, aprovechando precisamente el dólar barato.
 
Criticamos el nivel de endeudamiento del país en el exterior, pero no ahorramos en el país el dinero suficiente para solventar el sideral gasto público heredado; tampoco nos conforma el gradualismo del Gobierno, pero no proponemos recetas alternativas políticamente viables para reducirlo.
 
Los industriales protestan por la baja en el consumo, pero rechazan frontalmente la apertura de la economía, que les permitiría buscar clientes en el mundo entero. Los dirigentes sindicales aúllan contra cualquier medida que pretenda mejorar la competitividad y reclaman por la caída del poder adquisitivo, mientras se asocian a los pedidos de las entidades patronales, pero sus pretensiones en materia salarial aportan nuevo combustible al incendio inflacionario.
 
Nos sentimos por completo inseguros, pero calladamente permitimos que se procese a un policía que mata a un asesino frustrado que huye y a un padre que golpea a un individuo mayor por intentar seducir por Internet a su hija de once años. Hace cuarenta, rogabamos que las Fuerzas Armadas reprimieran a los terroristas que ponían bombas, asesinaban y secuestraban a mansalva, pero hoy miramos para otro lado cuando se nos enfrenta a la realidad de dos mil ancianos militares presos, muchos sin condena, por ganar la guerra a la guerrilla.
 
En resumen, todos tenemos que dejar la hipocresía de lado y tomar conciencia de cuánto depende de nosotros mismos que la Argentina se reconvierta en el país viable y envidiable que alguna vez fuimos y deje atrás  esta espiral de decadencia en que nos hemos sumergido desde hace décadas. Es cierto que costará grandes sacrificios presentes lograrlo, pero así dejaríamos a nuestra descendencia un legado de paz y prosperidad del cual hoy carece. ¿Seremos, realmente, capaces de hacerlo?
 
Bs.As., 17 Feb 18
 
 
  CUATRO RAZONES QUE EXPLICAN CAÍDA DE LA DELINCUENCIA EN NUEVA YORK.
 
Compartimos esta información de la BBC que explican la drástica caída de la delincuencia en Nueva York, la ciudad que pasó de "pesadilla violenta" a modelo de seguridad.
 
Los tiroteos en Manhattan o los asaltos en Central Park son cada vez más cosa del pasado o de la ficción: Nueva York está en su mejor momento en décadas en cuanto a seguridad. 
El fenómeno está corroborado por cifras: la ciudad más poblada de Estados Unidos tuvo 290 homicidios en 2017 según datos oficiales, la cifra más baja desde 1951, cuando comenzó a llevar registros comparables. Si se miden con 2016, los asesinatos en Nueva York cayeron 13,5%, y si se equiparan con el nivel de población, la tasa de homicidios de 2017 fue de 3,4 cada 100.000 residentes, bien lejos de los 30,7 que hubo en 1990. 
"Esa caída no la experimentó ninguna otra gran ciudad", dice a BBC Mundo Franklin Zimring, experto de la Universidad de California en Berkeley y autor del libro "La ciudad que se hizo segura: lecciones de Nueva York para el crimen urbano y su control". 
Más aún, en esta metrópoli de 8,5 millones de habitantes también bajaron los tiroteos, los asaltos, los robos y los arrestos. 
 
Una excepción en este panorama fueron los reportes de violaciones, que aumentaron en 2017 respecto al año anterior, algo que la policía asocia con la oleada de denuncias de acoso sexual que envuelve a famosos en todo Estados Unidos. 
Las autoridades neoyorquinas se muestran satisfechas con lo logrado."Nadie creía que fuera posible tener menos de 300 asesinatos", dijo el alcalde Bill de Blasio este mes, mientras el comisionado de policía James O'Neill afirmaba a su lado: "Nueva York no es la pesadilla violenta que una vez leímos en la prensa, miramos en TV o vimos en películas". 
A la hora de interpretar este fenómeno, los especialistas esgrimen diferentes datos y teorías que a menudo discrepan entre sí. Sin embargo, algunas explicaciones pueden ayudar a entender mejor esta drástica caída del crimen en Nueva York. Te mostramos cuatro:
1. Más policías
Uno de los cambios que acompañó la mejora de la seguridad en Nueva York fue el incremento de al menos 35% en la cantidad de policías en la ciudad entre 1990 y 2000, cuando superó los 53.000 funcionarios según datos oficiales. 
Se trató del mayor aumento numérico de policías que hubo en esa década en cualquier metrópoli de EE.UU. con más de 250.000 habitantes. 
La diferencia fue más significativa en algunas áreas: el número de de policías de narcóticos creció más del doble en Nueva York esa década. 
Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en el World Trade Center, subió la cantidad de policías asignados a tareas de contraterrorismo en la ciudad y bajó el número de funcionarios dedicados a prevenir delitos callejeros. 
Lo interesante, señala Zimring, es que incluso así Nueva York logró mantener en los años siguientes el valor agregado en su seguridad que ganó durante la década de 1990. 
2. Nueva tecnología
Claro que una mayor cantidad de policías en las calles está lejos de garantizar una baja del crimen. Pero en el caso de Nueva York, eso fue acompañado por un cambio clave a nivel tecnológico.
 
"Entraron sistemas computarizados para que el jefe de policía supiera dónde se desplegaban los policías, dónde se cometían los crímenes y qué impacto tenía el despliegue policial en las tasas de criminalidad", dice Zimring.
"Antes de tener esas computadoras, no se sabía dónde estaban los policías. ¡Podían estar comiendo rosquillas todo el tiempo!", agrega. 
El sistema computarizado se denominó CompStat y fue implementado por la policía de Nueva York a partir de 1994 con tanto éxito que otras ciudades de EE.UU. siguieron el ejemplo, aunque con resultados disímiles. 
 
¿Es posible predecir un delito?: el controvertido algoritmo usado por la policía de Chicago, la ciudad con más criminalidad de EE.UU.
A esto se sumaron otros cambios como la llegada de los teléfonos celulares primero e inteligentes después. "La gente puede llamar a la policía de inmediato, puede grabar en video y hay más vigilancia en marcha", dice a BBC Mundo Eugene O'Donnell, un expolicía y exfiscal de Nueva York que actualmente es profesor en el John Jay College de justicia penal.
Recientemente la ciudad ha incorporado más tecnología para modernizar su fuerza policial, incluido un sistema denominado ShotSpotter para detectar disparos mediante sensores especiales. 
3. Cambio de estrategia
Este es uno de los puntos que genera más controversia, incluso entre expertos: ¿cuál fue el cambio de estrategia policial que contribuyó a incrementar la seguridad de Nueva York? Hay quienes asocian el fenómeno a la "tolerancia cero" o la "teoría de las ventanas rotas" que autoridades de la ciudad reivindicaron en el pasado, vigilando agresivamente violaciones menores de la ley para evitar crímenes más graves. 
Sin embargo, otros niegan que éste sea el secreto detrás del declive de los delitos en Nueva York. "No puedes reducir 83% la tasa de homicidios yendo a barrios marginales en declive; tienes que ir adonde están ocurriendo los homicidios. Y eso es exactamente lo que hicieron", asegura Zimring..
 
Añade que una de las estrategias policiales fue acabar con los mercados públicos de venta de drogas que había en diferentes puntos de la ciudad, donde la disputa violenta por controlar los mejores rincones contribuía al aumento de homicidios. 
La venta de drogas al menudeo continuó, pero de forma más discreta y menos sangrienta. 
Asimismo, la policía de Nueva York redujo considerablemente su política de "stop and frisk", es decir, registrar a transeúntes, después que la justicia determinara en 2013 que viola garantías constitucionales y discrimina contra latinos y negros, porque suelen ser más detenidos que los blancos.
Aunque esa táctica policial agresiva ha sido defendida por el presidente Donald Trump, sus críticos señalan que el crimen en Nueva York continuó a la baja tras aquel fallo judicial.
 
El alcalde de Blasio, un demócrata enfrentado al presidente, Donald Trump, ha puesto el énfasis en mejorar la confianza entre ciudadanía y policía, atribuyendo la caída en los delitos en Nueva York a la estrategia de perseguir a los grupos responsables por buena parte de los crímenes que se cometen. 
4. La gente y el dinero
Otra clave detrás de la mejora de la seguridad en Nueva York son los cambios que la ciudad ha tenido desde el punto de vista económico y social.
"La ciudad solía ser un lugar a evitar, la gente estaba huyendo, y ahora es uno de los bienes inmuebles más valiosos del mundo", dice el expolicía y exfiscal O'Donnell. "Vivir en Nueva York se ha vuelto un bien preciado". 
La caída del crimen está muy relacionada a "factores de nivel macro", advierte a BBC Mundo James Austin, presidente del Instituto JFA, una organización que evalúa prácticas de justicia penal. 
A su juicio, esos factores incluyen tasas de interés, inflación, desempleo o incluso de fertilidad femenina.
"Las mujeres están teniendo hijos más tarde, y están teniendo menos", señala Austin. Agrega que eso aumenta el control en el hogar y contribuye a un descenso significativo en los arrestos juveniles. 
"Todos esos factores de nivel macro muestran tener un efecto supresor muy fuerte sobre la tasa de criminalidad", dice.
 
 
  LAS PESADILLAS DE PERÚ.

Por Alfonsina Barrionuevo (Perú).
 
De Perú Mundo de Leyendas.
 
El lente de la cámara se aproximó lo más cerca que pudo y captó la mirada malévola de sus ojuelos inyectados de rojo en primer plano. Retrocedió milímetros y lo capturó entero, justo cuando abría la feroz boca para lanzar un rabioso chillido. A toda pantalla se sentía su furia. Además, volteó la diminuta cabeza y mordió el dedo del médico que lo sostenía. No hubo cuidado. El guante que tenía era especial.  
 
Aquel fue mi primer encuentro con un vampiro vivo cuando Manchay, Lima, era un lugar agreste. Me dijeron que mordían a niños en la omagua. Más tarde vi un documental en Parakas muy bueno de ”National Geographic”. Estaba casi oscuro cuando se desplazó como un minúsculo duende saltando con suma cautela de una piedra a otra, donde descansaban los lobos marinos.
 
Quiso morder a uno en la oreja pero éste lo lanzó a muchos metros de un manotazo. Se levantó y esperó. Cuando dormía volvió y logró su intento. Hincó los colmillos y se apartó. Fue suficiente. Después se puso a lamer su sangre en la herida abierta. Volvería cientos de veces y el lobo nunca lo sabría.
 
Yo no sabía que en nuestra Amazonía había una diversidad de murciélagos. Necesariamente no son vampiros. En una tarde tormentosa fui con Kukuli (hija de la autora) al zoológico del Bronx, en Nueva York. Nos refugiamos en el pabellón de los murciélagos vivos porque arreciaba la lluvia, aunque sin esperar nada sensacional. Por el contrario tuvimos una sorpresa inesperada. En una galería en penumbra nos introdujimos a un sector de selva viva, con árboles y riachuelos, donde aquellos volaban de un lado a otro tras una gruesa mampara de vidrio. 
 
Fue fascinante. Había murciélagos fruteros, murciélagos picaflores que absorbían la miel con su sorbete natural, murciélagos pescadores, murciélagos de un tamaño increíble, un poco más grandes que un kuye que se pasaban raudos de una rama a otra, con una piel finísima que me hizo recordar a Atawallpa, el príncipe cusqueño que almorzando con Pedro Pizarro se derramó la comida en el traje y salió a cambiarse. Cuando volvió llevaba otro que parecía de puro terciopelo y ¡cómo no! si estaba  armado con unos cueritos finísimos, ¡de murciélagos!
 
En un recuadro presioné un botón y salió una reseña que me llenó de orgullo. Los extrañísimos murciélagos que estaba viendo eran en su mayoría del Perú,  donde decían que había más de 500 variedades. ¡Una locura! Los científicos que se dedican a estudiar lo que tenemos aseguran algo muy cierto. Hay especies de flora y fauna que están desapareciendo sin que hayan sido jamás registradas.
 
Cada árbol, además de formar parte de ese pulmón que oxigena el planeta  es como un gigantesco rascacielos con pisos que albergan una infinidad de poblaciones. Cuando se talan los inquilinos son desalojados y deben huir aceleradamente. La tierra y el agua son el habitat de otras tantas asombrosas criaturas en formas, tamaños y colores. Ni la imaginación más fértil podría hacer lo que es obra de la naturaleza. En sapos he visto unos que parecen pintados como si fueran flores y flores donde el arco iris ha derramado su pintura graciosamente.
 
En el Año Internacional de la Biodiversidad se insistió sin resultados. A los Estados no les importa. Hasta se quiso favorecer a Brasil con un paquete de represas hidroeléctricas en nuestro territorio afectando a Puno, Cusco y Madre de Dios, donde está Bawaja Sonene, una de nuestras importantes reservas.
 
En el Año Internacional de la Papa “se reconoció” que el Perú tenía hasta 3,600 variedades de papa nativa y 400 de papa silvestre, e ¡increíble! estamos importando papa blanca cuando tenemos cosechas de sobra.
 
Pero desperdiciamos nuestras primicias. En plantas medicinales es igual su feracidad.
 
En una feria se presentó un fruto, “teta de vaca” por su forma, con capacidad para limpiar uñas de los hongos más rebeldes. Hace un tiempo en Yarinaqocha, Pucallpa, una investigadora americana me mostró un pequeño arbusto que, según dijo, podía acabar con la calvicie de los varones. Me mostró su libro, un “best seller”, y se fue rezongando por nuestra ignorancia sin añadir nada más. No tuve a la mano una cámara para capturar la maravilla vegetal ni tampoco a ella. Los pajuros, papas que crecen en los árboles, son una delicia para cajamarquinos y amazonenses, pero no llegan a nuestros mercados. Las "papas" o "habas" de  árbol se mecen en una vaina grande como el pakae que parece una cuna. Y como ellos hay mucho para mencionar. Dicen que para muestra basta un botón y en este momento tenemos la pitahaya. Hay mucho por conocer. En este reglón Perú, nuestro país, ¡es un gigante! Las pesadillas las dan los políticos que no defienden sus riquezas naturales.
 
 
YANA ÑAHUI.

Por Armando Balarezo “Nalo” (Perú).

No recuerdo con exactitud cuándo vi por primera vez aquellos bellos ojos negros, tan negros como el silencio de una noche estrellada. Lo que sí recuerdo es que la veía seguido al finalizar las clases del día, mas no me acercaba a ella, solamente la contemplaba de lejos, sobre todo los sábados en horas de la tarde cuando hacía compras en las tiendas del pueblo. En cambio los domingos no aparecía por ningún lado; y ese día, rojo en el calendario, se tornaba gris para mí. 
 
Así, poco a poco se fue convirtiendo en el aire que necesitaba para respirar, al extremo que ni bien finalizaba las clases en mi escuelita Primaria, salía corriendo como venado para verla salir del colegio donde estudiaba. Yana Ñahui ni cuenta se daba de mi presencia, quizá porque era mayor que yo, y los muñecos de trapo habían dejado de interesarle al ingresar a la Secundaria.

La última vez que vi su rostro en el pueblo fue el domingo 31 de diciembre de 1910. Estaba observando a unos niños campesinos que ingresaban a la iglesia con sus padres, cuando algo me hizo voltear la mirada, hallándola parada a unos metros de distancia. Haciendo de tripas corazón caminé decidido a saludarla, y de paso despedirme de ella, pues el martes salía de viaje por tiempo indefinido. A medida que me acercaba mis latidos aumentaban, lástima que se escuchó un silbido, ella volvió la vista: era su papá, se le acercó y entraron al templo. Yo me quedé como un monolito en el centro de la plaza. Dos días después emprendí viajé con unos arrieros hasta Paramonga, luego a pie hasta Barranca, cuna de AILADI, y de allí por diferentes medios hasta Lima. No existía la Panamericana Norte en ese entonces.

En Lima, con el paso de los años y las preocupaciones por el porvenir, su imagen se desvaneció de mi mente y no pregunté más por ella; mis vacaciones las pasaba lejos del pueblo, y se perdieron en las olas del tiempo las oportunidades de volverla a ver.
 
* * *

Después de varios quinquenios tuve que radicar en la Sierra. Llega a mi memoria un fresco día de agosto. La tarde iba madurando más allá de mis sueños que rozaban la  Cordillera Blanca, y el sol se marchaba de puntillas del Callejón de Huaylas, cuando apareció como un espejismo caminando por la calle principal de Huaraz, empedrada en aquellos años. Para mi sorpresa me saludó con una sonrisa, y detuvo su andar de gacela frente a mí, que por poco me da un vahído. Estaba bellísima, luciendo sus hermosos ojos negros. Había venido por unos trámites.

Lo poco que quedaba de la tarde y parte de la noche conversamos sobre mi infancia y su adolescencia, como si lo hubiéramos hecho toda la vida, a pesar de ser la primera vez que dialogábamos. Dijo que yo era un niño muy curioso, pues me veía observándola cerca de su colegio; inclusive recordó haberme visto mientras se tomaba fotografías en la plaza junto al tieso caballito de un fotógrafo de feria, y que en su próxima visita a Huaraz me regalaría la foto. A las 11 de la noche, cuando la tierra de Atusparia dormía mecida por el viento de Marián, nos despedimos en la puerta de su alojamiento. Ni siquiera un beso en la mejilla le di, demostrándole así mi respeto inmaculado.

Los meses fueron pasando uno a uno, y los paseos nocturnos se hicieron frecuentes cada vez que Yana Ñahui visitaba Huaraz. Me hice su confidente, pero siempre dominando mis impulsos como el primer día, en tanto Eros jugaba sus cartas a orillas del Quillcay.

Pasaron raudos tres calendarios, yo continuaba despidiéndome con extrema cortesía; y casi sin sentir llegó fin de año, acercándose inexorable la fecha de mi partida defintiva a Lima. El 27 de diciembre de 1933 vino a Huaraz. Sentados en una banca de la plaza le conté sobre mi viaje sin retorno. Sus bellos ojos negros se humedecieron. Para animarla la llevé a la esquina de los caliches telúricos; fue miércoles, lo recuerdo bien, víspera del Día de los Inocentes, y entre risa y llanto nos tomamos dos ruedas de la pócima milagrosa. Luego de unas horas llegó la medianoche y le ofrecí dejarla en su alojamiento. Me pidió quedarnos una hora más en la esquina del movimiento, que al final se duplicó, como se duplicaron las ruedas del virtuoso caliche de los poderes mágicos. Entrada la madrugada llegamos a la puerta de su alojamiento con las mejillas ardiendo y el corazón latiendo deprisa. Me despedí como de costumbre, pero esta vez sin fecha para volvernos a ver; se acercó, me susurró al oído, las palabras sobraron y Eros hizo el resto hasta los primeros rayos del sol filtrándose por la ventana.
 
Fuente: CHIQUIÁN: Sentimientos, de NAB.
 
 
  EL ABRAZO A LA ABUELA (Microrrelato).

Por Andrés Fornells (España).

Los seres humanos no paramos de crear cosas y con estas creaciones, unas veces acertamos y, otras veces, como que no tanto. Hubo un tiempo en que los humanos nos comunicábamos por medio de tam-tams, señales de humo y hasta telepáticamente. Ahora tenemos infinidad de cacharros que nos permiten comunicarnos y, sin embargo, cada vez lo hacemos más desde la distancia.

Conozco el caso de una abuela y una nieta que viven en distintos pisos, pero en la misma calle y, la pequeña, en vez de ir a la vivienda de su abuela darle dos cálidos besos e interesarse sobre qué tal está, le envía un mensaje por WhatsApp que dice así: “Buenos días, abuela. Cuídate”. Y la abuela, cansada de que este mismo mensaje se repita todos los días, a menudo ni lo lee. Y se va a la panadería donde se queda un buen rato hablando con la gente, sintiendo su simpatía, su cercanía, su interés verdadero, y enlaza la mirada de sus ojos cansados y sabios con la mirada de los ojos de las personas que tiene muy próxima.

Veo a esta anciana de vez en cuando, pues no siempre puedo acercarme a la panadería. 

Cuando me encuentro con ella y con su mirada hambrienta de afecto, se endulza mi corazón, me acuerdo de mi abuela Vicenta a la que tanto quise y le digo:

—¿Cómo se encuentra usted hoy, señora Lucía?

—Aquí sigo, hijo. Porque Dios es muy bueno y me mantiene viva.

—¿Se siente usted hoy lo bastante fuerte para resistir un abrazo mío?

—Eso siempre, hijo.

Y le doy un abrazo que le hace a ella tanto bien como a mí.
 
 
CONDENADO A MUERTE (Narración).

Por Addhemar H.M. Sierralta (Perú).
 

Nada en esta vida hay tan trágico como el ser condenado a muerte. Se convierte la existencia en una pesadilla, para el afectado, desde el momento en que recibe la sentencia. Eso es en la generalidad de los casos. Lo extraño viene a ser cuando se toma el asunto con la tranquilidad pasmosa y la seguridad que algo va a ocurrir para salvarse.

 

Hace muchos años, en el norte de África, en territorios pertenecientes a la corona española, un soldado chapetón recibió la condena de muerte por ser prtícipe de una rebelión. La noticia llegó hasta su familia en España y todos quedaron muy apenados. Un hermano suyo llegó a visitarlo, como único representante familiar, portando los amorosos saludos y rogando a Dios porque fuera acogido en su seno.

 

Conversaciones van y abrazos vienen hasta que poco antes que concluyera la visita el condenado le dijo a su hermano :

 
-Quiero pedirte un favor.

-¿ Cuál hermano ?

-La ejecución será el sábado a las 12 de la noche.

-Si, y qué favor es ese.

-Pon atención. Quiero que ese sábado esperes fuera del fuerte, donde seré fusilado, con dos caballos debidamente ensillados y víveres suficientes como para cabalgar varias horas hasta el amanecer.

-¿ Y eso para qué ? ¿ Piensas escapar ?

-De ninguna manera. Lo sabrás el sábado. Anda tranquilo.
 
Se despidieron y el soldado regresó a su celda y el hermano partió hacia el pueblo más cercano y se dedicó a buscar los caballos y reunir los víveres. Tenía que apurarse porque era jueves.
 
En el fuerte todo continuaba como todos los días. Y como lo hacía diariamente, nuestro soldado, concurría a rezar a la capilla ubicada cerca de la entrada. Al costado del altar mayor de la capilla había una efigie, casi de tamaño natural, del Corazón de Jesús. Por seguridad siempre le acompañaba un guardia quien se asombraba de la gran devoción puesta por este condenado y de la tranquilidad con la que pasaba sus últimos momentos.
 
Y llegó el tan esperado sábado. En la noche se acercó un oficial a conversar con el reo y a preguntarle acerca de su último deseo antes de enfrentarse al pelotón de fusilamiento. La gran mayoría pensaba que el pedido sería alguna comida o bebida especial. Para gran sorpresa de todos dijo :
 
-Mi último deseo es orar ante el Corazón de Jesús los minutos anteriores a mi ejecución.
-De acuerdo-contestó el capitán.
 
Y de inmediato procedió a designar a cuatro guardias para que lo llevaran a la Capilla a las 11 y 45 de la noche.
 
Llegada la hora prevista los cuatro guardias acompañaron al condenado a muerte hacia la Capilla. Con la devoción acostumbrada se arrodilló ante la imagen y cerrando los ojos rezó mentalmente. Los guardias se colocaron cerca de el y aprovecharon también para orar.
 
No había transcurrido ni cinco minutos de las oraciones cuando se escuchó una sonora pero imperativa voz que resonó en toda la Capilla :
 
-Soldados, qué váis a hacer … la sangre de un justo caerá sobre ustedes y sus familias.
 
Todos los guardias quedaron estupefactos y con los ojos casi desorbitados miraban la efigie de Jesús, quien continuaba su perorata :
 
-Dios les ordena que lo soltéis de inmediato … abran la puerta y deejenlo ir y comuniquen a sus jefes lo que habéis escuchado.
 
Como comprenderán los soldados cumplieron el mandato divino a pié juntillas y liberaron al prisionero, quien se despidió dándoles la mano y agradeciendo a Dios y a cada uno de ellos. Apenas hubieron cerrado la puerta coorrieron soldados y liberado. Los guardias a dar cuenta y nuestro amigo hacia su hermano. Allí afuera le esperaba con los caballos y víveres. Galoparon toda la noche hasta que al amanecer cruzaron la frontera.

Los soldados fueron encerrados por estúpidos. Nadie creyó en el milagro y despacharon una compañía en persecución del condenado a muerte. Como los hermanos llevaban apreciable ventaja no fueron alcanzados.
 
Evidentemente no se había producido ningún milagro. El soldado Sierralta era un magnífico ventrílocuo que hizo hablar al Corazón de Jesús con tal perfección que convenció a todos los guardias. En su cabalgata de fuga los hermanos reían por tal ocurrencia.
 
Ya con más tranquilidad los hermanos se pusieron a trabajar en el extranjero hasta hacerse de una bolsa de viaje para cruzar los mares y llegar a América. Esta es la historia de mi bisabuelo y de su hermano y de cómo uno salvó de morir y emigraron al nuevo mundo. Los descendientes moran actualmente en Venezuela, Perú y Chile.



  
PÁGINAS WEB, COMENTARIOS Y CORRESPONDENCIA
.
Agradeceremos sus comentarios y correspondencia a los correos:
 
 
 
También les recordamos que podrán leer TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL ingresando a las páginas web: 
 
tiemponuevo.news
 

Fuente: 

TIEMPO NUEVO INTERNACIONAL
 
 
Addhemar Sierralta
 
Año 10 Nº 324 de 19 de febrero de 2018
 
 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián