miércoles, 17 de octubre de 2018

17 DE OCTUBRE: DÍA DEL ABRAZO - FOLIOS DE LA UTOPÍA: LOS DOS HERMANOS - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 

Construcción y forja de la utopía andina
 
2018 AÑO
DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO
INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS
 
OCTUBRE, MES DE LA SALUD,
LA ALIMENTACIÓN, LA GESTA
DE ANGAMOS; VIDA Y EJEMPLO
DE MARIO FLORÍAN Y LUIS
DE LA PUENTE UCEDA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO


 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL


 
*****
CAPULÍ EN ESPAÑA:


TELÚRICA Y MAGNÉTICA  2018, EN MADRID
SANTIAGO APÓSTOL, VALLEJO, ARGUEDAS
Y EL MUNDO ANDINO
 
ORGANIZACIÓN:
– CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA,
– HERMANDAD DEL APÓSTOL SANTIAGO EN MADRID
­– SICURIS, ARTE Y CULTURA
 
1, 2 Y 3 DE NOVIEMBRE
DEL AÑO, 2018
 
CONTENIDOS:
– LITERATURA
– MÚSICA
– DANZA
– FOLCLOR
– GASTRONOMÍA
– DECLAMACIÓN
– PINTURA Y FOTOGRAFÍA
 
TEMARIO:
– Devoción y fervor por el Apóstol Santiago
–Valores y virtudes en la devoción al Apóstol Santiago
– El Apóstol Santiago, tradiciones
en España, el Perú y otros países
– César Vallejo en España.
– Cien años de la edición de “Los heraldos negros”
– El Apóstol Santiago y César Vallejo, su tierra y su gente
– José María Arguedas, vida y obra
– José María Arguedas, enfoques desde diversas artes
– El mundo andino, realidad y promisión
 
ACTIVIDADES:
– PRESENTACIÓN DE PONENCIAS,
COMUNICACIONES Y PERFILES
– PRESENTACIÓN DE LIBROS
– LECTURA DE OBRA CREATIVA
– INTERPRETACIÓN MUSICAL
– DECLAMACIÓN
– PARTICIPACIÓN MÚLTIPLE
PARTICIPANTES:
– Ciudadanos de España e Iberoamérica
– Intelectuales, maestros y profesionales en general
– Residentes del Perú e Hispanoamérica en España
– Delegación de Capulí, Vallejo y su Tierra
– Ciudadanos de España y otros países.
Cada participante, sea ponente, artista o asistente al certamen,
solventa sus gastos de pasaje, alojamiento y alimentación.
No se cobra inscripción ni ningún otro emolumento.
 
*****
17 DE OCTUBRE
 
DÍA
DEL
ABRAZO


 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
LOS
DOS
HERMANOS


 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
Pase la eternidad
bajo los puentes.
César Vallejo
 
1. Días
de su infancia
 
Dos hermanos se amaban con cariño devoto y entrañable. Habían sido inseparables desde niños, y juntos compartieron muchos momentos gratos, juegos, viajes y aventuras.
Aunque eran diferentes de carácter y temperamento se complementaban mutuamente en muchos aspectos. Y conocían sus gustos, preferencias y hasta sus miedos y temores.
Dentro de la escuela y a la salida de ella se defendían solidarios de quienes intentaban pegarles o abusar. Y ambos eran adorados por sus padres que los consideraban sus joyas más preciadas.
A la muerte de sus progenitores ya adultos se repartieron la herencia en predios que colindaban uno adyacente al otro.
Aquella propiedad estaba apenas dividida por un riachuelo cuyo torrente rumoroso había endulzado los días de su infancia y juventud.
Y que ahora cada tarde vadeaban felices y contentos el uno o el otro para reunirse y conversar alegremente de este y el otro asunto de la vida.
 
2. Dejaron
de verse
 
Sin embargo, un día surgió de algo simple, insignificante y baladí una desavenencia.
– Tienes que hacer cortar los juncos de la acequia grande porque el agua se está empozando. Y esta parte del terreno se está volviendo pantanoso y llenando de mosquitos.
– ¿Qué? ¿Yo?
– Sí. Tú.
– ¡Oye! ¿Si te has dado cuenta que eso ocurre por qué no los cortas tú?
– ¿Yo?
– Y entonces, ¿yo?
– ¡Sí! –Respondió el otro.
Pronto los reproches subieron de tono y pasaron a las palabras hirientes.
Y a endilgarse acusaciones absurdas que nunca se les había ocurrido antes, ni siquiera en pensarlas.
Dejaron de hablarse, dejaron de visitarse, dejaron de verse. Ya ninguno cruzaba el arroyuelo y el encono fue en aumento.
 
3. Seguro
de sí mismo
 
Un día tocó en la puerta de la casa del más viejo un carpintero que portaba sus herramientas, y le dijo:
– Busco trabajo en qué ocuparme, señor. Soy carpintero y de repente tenga alguna obra pendiente que yo pudiera realizar.
– ¡Ah, sí! ¡Cómo no! –Le dijo quién era dueño de ese lado–. Al frente vive una persona indeseable para mí, que me resulta muy incómodo que este límite esté abierto y limite con su predio. Es un individuo que me desagrada y me incomoda incluso verlo, y saber que está ahí al frente mío.
– Comprendo señor, comprendo su situación.
– Le quiero ser sincero, es por casualidad mi hermano. –Le confesó un tanto avergonzado.
– Suele ocurrir con frecuencia situaciones como esta, señor.
– Bueno. Quisiera que con la madera que está arrumada aquí alce usted una valla lo más alta que se pueda, de tal modo que ni yo ni él podamos siquiera mirarnos.
– He entendido. Haré una obra que le satisfaga plenamente. –Respondió el hombre, muy seguro de sí mismo.
 
4. Brazos
abiertos
 
El dueño dejó todo dispuesto y salió a la ciudad más próxima para atender algunos asuntos urgentes.
Al regresar ya cerca del anochecer vio con espanto que el carpintero en vez de erigir una valla había tendido un puente airoso sobre el riachuelo.
Se quedó pasmado. Le subió una y otra ola de ira y rabia a la cara.
– ¡Qué atrevimiento es este! –Gritó, reaccionando ofendido.
Y, mirando a todos lados vociferó:
– ¿Dónde está ese insolente carpintero?
Pero en ese momento vio que su hermano cruzaba el tablado con los brazos abiertos.
Un momento el hermano mayor dudó. Quiso aún retroceder y esconderse. Pero hubo un impulso interior también irresistible y que fue mayor a su intento de esconderse.
Y también echó a correr con los brazos abiertos al encuentro de su hermano.
 
5. Cada uno
a un lado
 
Ahora, en su vejez, es el único consuelo que ambos tienen en esta vida: el de cruzar cada tarde el puente de madera.
Y de sentarse a conversar en el corredor de una y otra casa mirando el paisaje de enfrente y la morada que pertenece a cualquiera de ellos.
Entre ambos han remozado el puente. Ahora es de dos arcos, garboso, tallado, que incluso tiene luces que ambos encienden con sus llaves simultáneas a que ilumine por las noches como un bello espectáculo.
Es el lugar en donde más juegan los niños de sus respectivos hijos e hijas que vienen a visitarlos. Y conversan cada tarde acerca de cuándo fueran niños. Y de todo lo que ellos se informan, enteran y conocen.
Y ambos gozan los fines de semana reuniendo a sus familias respectivas que comparten la comida, los brindis y los momentos felices. Y escuchan complacidos, cada uno a un lado de la cabecera de la mesa lo que los demás cuentan.
Y recuerdan complacidos a sus padres y cómo fue el tiempo pasado. Y ambos alzan en silencio sus copas y brindan.
 
6. Pese
a lo difícil
 
Ahora bien, ¿qué nos enseña esta historia con un desenlace halagüeño y feliz? ¿En qué radica su mayor mensaje y significación?
O, ¿qué clave de vida podemos entresacar de este relato para que finalmente se imponga entre nosotros la armonía y prevalezca la paz?
¿Qué es lo central en esta narración? Acaso ¿el que uno alzara los brazos? ¿O tal vez que el otro alcanzara a verlo correr y corriera también a su encuentro?
¿El que el otro superara el momento de duda?
¿O, quizás, y pese a lo difícil que parezca, que ambos eliminaran en ese breve instante el rencor y la dureza en sus corazones?
O tal vez el centro y meollo esté en el papel y en el rol del mediador, como es el carpintero.
Esto es, ¡en la providencia que se presentó en la figura del peregrino que buscaba trabajo! En todo ello cabría reflexionar.
 
7. Erigir
puentes
 
Porque cualquiera de estos actos es valioso y en cada uno de ellos hay un valor especial.
Todo aquello que hemos mencionado es importante y abona para el desenlace final que conlleva un mensaje de conciliación y concordia.
Pero lo fundamental y trascendente que se me ocurre a mí pensar es en haber cambiado la propuesta de la valla o el muro por la presencia del puente que alzó el desconocido artesano.
¡Que en vez del parapeto, o de la pared que evita cruzar incluso las miradas se alzara ahora un puente amistoso!
¡Ese se me antoja que es el núcleo, el quid y base de solución del problema! Que allí radica el meollo del asunto para lo que después se consiguiera, cuál es la vida pacífica, cordial y amigable.
En la actitud de tender puentes radica la clave de todo. En la capacidad para no erigir muros, ni cortar senderos, ni levantar rejas.
Y sí más bien en la actitud de construir puentes y transitarlos lo más que podamos en nuestras vidas atentas, afables y ojalá siempre compasivas.
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
  *****
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber. 



 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián