domingo, 31 de julio de 2016

31 DE JULIO: NACE RICARDO GONZÁLEZ VIGIL - FOLIOS DE LA UTOPÍA: DOCTO EN CUENTOS - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
JULIO, MES DEL MAESTRO;
DEL SANTUARIO HISTÓRICO
DE MACHU PICCHU; BATALLA
DE HUAMACHUCO, LEONCIO
PRADO Y FIESTAS PATRIAS
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 

SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
PRESENTACIÓN
DEL LIBRO:
 

EDUCAR ES AMAR,
POR UNA PEDAGOGÍA
DEL BIEN, LA IDENTIDAD
Y LA TERNURA
 
DE
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
PANEL:
MARITZA OLÓRTEGUI
MARGARITA PAJARES
ERNESTO RÁEZ MENDIOLA
JULIO YOVERA BALLONA
 
CONDUCCIÓN:
RAMÓN NORIEGA TORERO
 
VIERNES 5 DE AGOSTO, 2016
6.30 PM.


 
EDITORIAL BRUÑO
JR. ARICA 751. LIMA, PERÚ
 
Ingreso libre. Se agradece
su gentil asistencia
 
*****
 
31 DE JULIO
 
 
NACE
RICARDO
GONZÁLEZ VIGIL

 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
DOCTO
EN
CUENTOS
 
 

Danilo Sánchez Lihón
 
Palabras en la presentación de la obra Cuentos Inolvidables del Perú, de Ricardo González Vigil, en la 21 Feria Internacional del Libro de Lima, el 29 de julio del año 2016.
 
1. Raigambre
y tradición
 
Hacer una antología del cuento peruano que abarque centurias y hasta milenios, porque el Perú es un país milenario, no es un trabajo fácil ni sencillo ni impune; sino más bien arduo, difícil y arriesgado.
Todo ello requiere amplitud, conocimiento sumamente vasto, criterios de valoración, balances críticos basados no solamente en teorías literarias sino en la experiencia vivida, y tener para todo eso el tema inserto y metido en la sangre.
Y eso es lo que tiene y ha hecho Ricardo González Vigil; quien ha erigido para la cultura peruana un monumento vivo, un templo abierto o una pirámide que nos eleva y permite mirar el vasto mundo, a tal punto que sus antologías y exhumaciones del cuento peruano constituye uno de los aportes e hitos más destacados de nuestro panorama y acontecer cultural.
Hecho posible gracias a que él, en primer lugar, es un gran lector, además de voraz y apasionado, y es un crítico magistral dedicado a esta labor profesionalmente, y que trabaja con rigor, disciplina, exactitud y ponderación.
Gracias a él tenemos una obra monumental en relación al cuento peruano, género de tanta raigambre y tradición en las letras y en el alma de nuestra nación.
 
2. Especial
esmero
 
La obra de Ricardo González Vigil en relación al cuento peruano es notable, excepcional y ciclópea. Y debemos estar orgullosos de que así sea, porque lo más importante es que seguirá creciendo con el correr de los años, dado que está abierta y sigue acumulándose.
Así, en 1983 Ricardo González Vigil y el sello editorial Copé de Petróleos del Perú, iniciaron la obra gigantesca de presentar una selección de los mejores cuentos peruanos en una perspectiva que abarcara todo el siglo XX. Esta estela piramidal comprende en lo que es la edición de Petróleos del Perú, en primer lugar dos gruesos volúmenes que cubren desde tiempos legendarios en nuestro suelo hasta el año 1919. Y luego, en sendos tomos igualmente macizos y corpulentos:
– De 1920 a 1941
– De 1942 a 1958
– De 1959 a 1967
– De 1968 a 1974
– De 1975 a 1979
– De 1980 a 1989
– De 1990 a 2000
Y la última entrega que abarca nuevamente dos volúmenes que engloba la década del 2001 al 2010. Tenemos así, gracias a este panorama del cuento peruano una perspectiva abierta y despejada que cubre con minuciosidad todo el siglo XX y parte del siglo XXI, en textos bien elaborados, asequibles, en ediciones pulcras, de plena y absoluta garantía, y editadas con especial esmero. Y que incluso Petroperú, que es la entidad editora, en gran proporción obsequia tanto a instituciones como a las personas interesadas en ahondar en este campo.
 
3. Obelisco
mayor
 
Aparte, en relación al cuento, Ricardo González Vigil ha editado con la Editorial Bruño en el año 2011, siete tomos de cuentos universales, los mismos que han pasado a formar parte del plan lector que alienta el Ministerio de Educación del Perú en escuelas y colegios de toda nuestra República.
Siete tomos de relatos escritos a lo largo de tres mil años de civilización en el mundo. Los tres primeros dedicados a la Educación Primaria, y los cuatro restantes a la Educación Secundaria.
De esta manera Ricardo ha hecho del desarrollo y evolución del cuento en el Perú y el mundo un atalaya cultural de extraordinaria significación, cubriendo todo el siglo pasado con una colección que, período tras período, expurga y recoge la mejor producción cuentística nacional, como ha espigado la literatura universal concretada en obras llenas de esplendor que es la mejor ofrenda en manos de los maestros y de los niños del Perú de costa, sierra y selva.
Es entonces lo hecho por Ricardo en su conjunto el obelisco mayor del cuento peruano que abarca épocas, tendencias, movimientos y escuelas literarias, con referencias prolijas y meticulosas que caracterizan al relato, al autor y a la obra, así como precisan el contexto cultural y social; como también destacan las anotaciones y llamadas a pie de página y que dan a la obra el rigor académico y la precisión bibliográfica necesarias.
Ediciones de obras que son colosales pero a la vez manejables, didácticas, verdaderos manuales en cuanto a dilucidar la trayectoria de un autor, con referencias exhaustivas que solo un investigador consagrado como es él ha podido plasmar y concretar en bien de la cultura nacional.
 
4. A manos
llenas
 
Pero esta vez Ricardo González Vigil en el espacio de cuatro volúmenes editados por la editorial San Marcos que dirige Aníbal Paredes Galván, presenta lo mejor de lo mejor del cuento peruano, con reseñas y apostillas sobre el autor, el cuento mismo y las orientaciones y tendencias del escritor, aportando datos que sirven para una mejor comprensión lectora. Donde cada libro de esta serie tiene como título el nombre del autor de uno de los cuentos más significativos de dicho volumen. Así:
Tomo 1: Pedro Serrano y otros cuentos. De la tradición oral al texto escrito. Narrativa de ficción y texto escrito. Tomo 2: El Caballero Carmelo y otros cuentos. Antología del modernismo al realismo regionalista. Tomo 3: Taita Cristo y otros cuentos. Antología de la generación del 50. Tomo 4: Látigo y otros cuentos. Antología de los años 60 en adelante. Y siempre abriendo el escenario y asumiendo el espacio preferencial, Ricardo González Vigil pone de relieve la oralidad, la literatura de nuestras poblaciones nativas y, sobre todo, el cuento folclórico perteneciente a la etno-literatura y a nuestra tradición ancestral.
En donde se corrobora y plasma una visión amplia del cuento y no encasillada en lo académico, normativo ni canónigo. Con poseer Ricardo este bagaje, que lo tiene y lo posee a manos llenas, le interesa sin embargo algo mucho más importante, cuál es la sustancia, la vida y la esencia narrativa, en donde se plasma la verdad, la belleza y el lenguaje acrisolado. En donde incorpora la historia, el periodismo, lo narrativo con metas no ficcionales: las crónicas y los libros de viajes; o un género tan genuinamente peruano como es la tradición que a partir de Ricardo Palma se extendió por toda América y el mundo.
 
5. Don
y arrebato
 
La fascinación que Ricardo González Vigil siente y tiene por el cuento le viene desde la infancia. De niño en la edad más temprana de su vida él es el soberano o rey de Las mil y una noches, a quien tienen que contarles cuentos de manera inacabable.
Para él en su infancia su mayor deleite era escuchar cuentos. Y cuando aprendió a leer su mayor satisfacción fue ya no depender de los demás para conocer toda la ingente cantidad de cuentos que a él le fascinaban y quería leer.
Y es que Ricardo aprendió a leer por su propia cuenta porque de niño era insaciable lector oral de cuentos. Y quiso dominar el código de la escritura por esa motivación anhelando no depender de nadie para leer todos los cuentos que quisiera y se le antojara.
¿Se imaginan entonces desde cuándo acumula cuentos? ¡Con la voracidad de lector que él tiene! ¡Y con la memoria prodigiosa de que está imbuido, que cualquier cosa que lee así haya acontecido hace muchos años y lo haya leído hace tiempo lo refiere como si acabara de suceder! ¡Y como si lo hubiera visto al venir a esta sala!
O más aún: ¡como si él mismo hubiera participado del hecho que acaba de ocurrir aquí, a la vuelta de la esquina!, ¡siendo que se trata de una lectura que él hizo hace años! Ese es su don, magia y arrebato. ¡Entonces cabe imaginar cuántos cuentos tiene Ricardo en su cabeza, o en su alma!
 
6. Magia
pura
 
Ricardo entonces es docto en cuentos, es un sabio y un erudito en esta materia deletérea, impalpable e inasible. Ámbito en el cuál él podría fundar la Cátedra del Cuento Peruano, pero ¿para qué?, cuando en realidad ya no resulta necesario porque, y todo el mundo lo reconoce así, él es la cátedra andando.
Siendo así es que él le ha dado a la literatura peruana, monumentalidad, grandeza, lustre y esplendor, en todo lo que se refiere al cuento.
Porque es un hombre sumamente ilustrado en esta materia por demás mágica, y que lo hace ser a él un mago, un alarife, un demiurgo y un prestidigitador, que en cualquier momento echa a volar palomas por los aires, o extrae conejos de cualquier bonete que ustedes hayan traído puesto o llevado bajo el brazo.
Porque ser docto en cuentos es poseer el don de que todo lo hago posible, o lo puedo transformar; de que todo lo puedo trastocar, ya que en el cuento habita lo maravilloso, y es su razón de ser el prodigio, el milagro, el hecho portentoso y legendario. Por eso es cuento; porque es extraordinario y deja algo qué referir y qué contar; y repetir asombrados ¡sin creer en lo que vemos o hemos visto! ¡Ese es el milagro! Y en eso es docto Ricardo.
De allí que él tiene alma encantada, subyugada y hechicera. Porque los cuentos embrujan. Los cuentos son mágicos. Porque todos sabemos que ellos son magia pura.
 
7. Tiende
su brazo
 
Ricardo González Vigil parte además de lo primigenio, y le interesa lo impoluto y original. Por eso no desestima la versión convencida y ferviente que es en esencia el cuento popular. Y su vigencia y la vitalidad que tiene en las letras peruanas. Y en donde se ciñe a un respeto total por las versiones originales, sin recortes ni adaptaciones, sin arreglos ni reescrituras, tentación que no es fácil de resistir al querer simplificar y hacer más asequible un texto, pero que al final deforman distorsionando el texto.
Destaca Ricardo que el Perú posee la más rica tradición narrativa de América Latina, puesto que el Inca Garcilaso de la Vega es el máximo escritor de este continente de las letras coloniales, por un lado. Ricardo Palma es el máximo cuentista hispanoamericano del siglo XIX, por otro. Y Julio Ramón Ribeyro del siglo XX. Pero más que este orgullo diríamos nosotros, por el fervor multitudinario que escritores, como auditores y lectores de toda edad depositan en el cuento y en la narrativa en general en nuestro medio.
Entre ese público, y también como artífices que son, están los maestros a los cuales Ricardo González Vigil se dirige con esta saga de cuatro volúmenes denominada Colección Cuentos Inolvidables del Perú que hoy presentamos. En donde tiende su brazo hacia la educación y la pedagogía al preparar colecciones que animan los planes de lectura en nuestra colectividad estudiantil.
 
8. Plena
fragua
 
Él, que con frecuencia se hunde y debate en un magma profuso e intrincado, ahora de allí desentierra la perla, selecciona y distingue el diamante para ofrecérselo a los niños. Y lo presenta henchido para que el lector lo goce de la mejor manera y más plenamente.
En el fondo él es un enlace y un puente; alguien indispensable para desenredar el ovillo o la maraña, y hacer un claro de bosque en la montaña en que se ha convertido cada género en la literatura.
Es quien discierne, siente, piensa y avizora un camino en función de los demás.
Es un lector por quien leen nuestros ojos, nos presta su mirada y hasta su mente y su corazón para leer por nosotros mismos, en representación nuestra, y en función de todos.
Él permanece vigilante y desvelado en una prominencia, desentrañando lo que los libros traen, para separar de ellos lo más primoroso y ofrecérnoslo a nosotros.
Ejerce así una función fundamental, la cual cumple poniendo en acción una crítica rigurosa pero no rígida, sino abierta a las condiciones culturales y sociales que impone una realidad convulsa y en plena fragua como es la nuestra. Además, sosteniendo un equilibrio entre la experiencia individual y social.
 
9. Rito
ordenador
 
¿Cuál es su función? Su propósito es formar a lectores más competentes, mejor ubicados en la realidad donde viven y donde desenvuelven su labor y su vida. Es quien nos ofrece una lectura más honda, cabal y completa del cuento peruano, y de otras áreas que mencionarlas sería muy largo y prolijo.
Su función es ejercer un vínculo entre la obra y el lector. Él es un organizador de un corpus vasto a fin de hacer posible que el lector cuente con lo mejor de lo mejor.
Que aquello que leemos haya pasado antes por sus manos es una garantía no solo de calidad sino también de legitimidad, de coincidir con nuestras aspiraciones más profundas. Y porque él llega al alma de la gente en forma cristalina iluminada y bienhechora que es lo que más persuade y convence.
Siendo así está en buenas manos esta función formativa en quien conoce mucho del cuento, y es a la vez un experimentado educador, y sobre todo un humanista consumado.
Con ello se trata de no quedarse únicamente en el ámbito literario, muchas veces enconado y ya estéril, sino de ir en busca de los maestros y de los niños y los jóvenes en donde radica toda esperanza, y eso es lo que está haciendo ahora Ricardo. Siendo así la obra que él ha emprendido pasa de ser fundamental a hacerse fundacional. Es un rito ordenador, mayor y matriz.
 
10. Tú eres
todos
 
Para finalizar y porque es un poema que tiene relación con los cuentos que he tratado de comentar, y porque quiero reivindicar aquí la faceta creativa de Ricardo que en el fondo es un poeta, quien ha publicado también un buen número de libros de poesía propia, quiero evocar un poema suyo titulado La viña, y que dice así:
Un árbol siempre habla de otros árboles
cerca al mar
hay barcas que riegan la floresta
mientras la luz cultiva el horizonte
frescas sombras cincelan cada playa
cosechan de algas el sol el mediodía
nadie deja de sembrarte
hay nubes y paz y plantaciones
en la ciudad
la llanura crece en calles similares
labradora de asfalto la tarde
tú eres todos
hay casas que incendian cada cielo
cenizan de estrellas el sol la inmensidad
en grupos las nubes y la paz
y arriba
la noche
los sarmientos
un árbol siempre habla en otros árboles.
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 

TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.

 
 

 

    

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián