miércoles, 31 de agosto de 2011

PRESENTACIÓN DE LA NOVELA "HOMBRES DE MAR" DE ÓSCAR COLCHADO LUCIO - UNIVERSIDAD PERUANA DE ARTE ORVAL (SAN BORJA - LIMA) - MARTES 6 SET 7 PM

.
http://3.bp.blogspot.com/-4KIUk85EOgc/Tl6zpZKV-4I/AAAAAAAAl38/4tw20NPh5A8/s1600/oclucio.bmp


http://3.bp.blogspot.com/-bdBU2X6LiK8/Tl6vA6HTNKI/AAAAAAAAl30/VBzjlTX95GU/s1600/ocl.jpg


Fuente:


ZANDHY PAREDES GAMERO

Jefa de Imagen Institucional

Universidad Peruana de Arte - Orval.

Av.Primavera 207 Chacarilla

San Borja. Lima - Perú.

Telef. (511) 719-2318 - anexo 103

RPC (Móvil Claro) - (511) 989 200-633


zandhy.paredes@uorval.edu.pe

www.uorval.edu.pe

.

CHIMBOTE: PRESENTACIÓN DE LA NOVELA "HOMBRES DE MAR" DE ÓSCAR COLCHADO LUCIO - VIERNES 2 SET 7:15 PM

.
http://3.bp.blogspot.com/-bdBU2X6LiK8/Tl6vA6HTNKI/AAAAAAAAl30/VBzjlTX95GU/s1600/ocl.jpg


Río Santa Editores


Desde Chimbote para el Perú

Invita

A la presentación de la novela Hombres de mar, del reconocido narrador Óscar Colchado Lucio, con la participación de los escritores:

Denisse Vega Farfán,

Fernando Cueto,

Ricardo Ayllón

Jaime Guzmán Aranda,

Segundo Castro García.

Este acto se realizará en el auditorio de la Universidad San Pedro, de Chimbote, esquina de los jirones E. Aguirre y L. Espinar, el viernes 2 de setiembre, a las 7.15 pm.

Antes de esta cita se llevará a cabo, a las 4.00 p.m., la Gran Marcha Cultural por las principales arterias de Chimbote, con la presencia de estudiantes, profesores, escritores, amigos y familiares de Óscar Colchado Lucio, quien retorna a Chimbote después de 13 años.

“El mar ya no es más la hembra paridora de antes. Ahora pare cocaína en vez de anchova. Los narcos, los pichicateros esos, se han apoderado del puerto. Los llamados «cárteles de la droga» [...] están metidos acá como en su casa” (fragmento de Hombres de mar).

Con mano maestra, Óscar Colchado ha construido en Hombres de mar la saga de la memoria popular moderna del Perú, que en los trabajos de la pesca tiene su mejor metáfora —contrariada, paradójica— de nuestra modernización problemática, cuyo modelo costeño tiene su correlato en otras explotaciones de los recursos naturales, como de los minerales en la sierra y del petróleo o del gas en la selva. Esta ecuación de una naturaleza violentada por un sistema exacerbado de extracción produce la modernidad conflictiva del Perú. A partir de una representación tan verosímil que el lector puede tomar como real lo que es un trabajo de ficción, y cuyo lenguaje desgarrado va descubriendo su intimidad con la violencia, esta valerosa novela desnuda la fuerza destructiva de una modernización cuyos héroes son sus primeras víctimas.

Pero aun desde ese despojamiento de humanidad, el relato de las muchas vidas y muertes del pescador se levanta con su épica de pobres, su elegía de desconsuelos y su celebración del instante vivo. Por eso mismo, esta novela nos incluye en su espléndida saga y nos demanda decidir nuestro lugar en ese lenguaje peregrino, suma de voces migratorias, nuevo mapa peruano. Fresco de duras batallas y crueles trabajos, este libro late, también, con íntima furia amorosa.

Julio Ortega

Fuente:

CASA BARBIERI

"Hombres de mar" de Óscar Colchado Lucio



31 DE AGOSTO: DÍA DE LA SOLIDARIDAD - PLAN LECTOR: "LOS ZAPATOS DE CHAROL" - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

.


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

Construcción y forja de la utopía andina


AGOSTO:

MES DE LOS NIÑOS, LAS COMETAS, EL DEPORTE

Y LOS PUEBLOS ORIGINARIOS


SÁBADOS 7 PM

CONFERENCIAS Y SIMPOSIOS SOBRE CULTURA ANDINA

Aula Capulí: Tacna 118, Miraflores.
Cuadra 3 de la Av. Angamos Este
Entre Av. Arequipa y Paseo de la República

Ingreso libre.

Se agradece su gentil asistencia

Teléfonos Capulí: 420-3343 y 420-3860

planlector@hotmail.com


PRÓXIMA ACTIVIDAD:


SÁBADO 3 DE SEPTIEMBRE

OMIRA BELLIZZIO POYER


PRESENCIA, ANIMACIÓN Y MENSAJE DE EL TALLER DE OMIRA,

CARACAS, VENEZUELA


CALENDARIO DE EFEMÉRIDES

31 DE AGOSTO

DECLARACIÓN 31 DE LA ONU

DÍA DE LA SOLIDARIDAD


PLAN LECTOR, PLIEGOS DE LECTURA


LOS ZAPATOS DE CHAROL



Por Danilo Sánchez Lihón


1. Su corbata adorada


El día de hoy cambió totalmente su vida.

Pero antes que esto ocurra, Javier era un niño muy gracioso. Le gustaba que su mamá le pusiese el mameluco blanco, la corbata con estampas multicolores y siempre le pedía a su papá un pañuelo floreado de lo más jaspeado y rutilante.

Sabe cantar y bailar. Y hace a todos desternillarse de risa.

De tanto que pedía que le amarren en el cuello una corbata, la mamá había recogido todas las que ya no usa el papá y los tíos.

Porque tenía que ser, aquella que le colgara hacia el pecho, la que tuviera colores más vivaces y brillantes.

Y cuando se las enlaza tiene que echarse el nudo por el lado angosto de la corbata, porque si se lo ata por el lado normal le queda tan ancha como un babero.

Pero cuando la mamá está apurada en otras cosas y él insiste para que le pongan su corbata, ella le amarra lo que encuentra a la mano, con tal que sea una tela de vivos colores.

Entonces el pobre Javier anda a veces por la casa con una media, con tal que sea colorinche, enlazada al cuello.


2. Una sola es su cantaleta

Y ¡cuidado!, que nadie se la puede quitar porque para él es su corbata apreciada.


¡Y sí que es un chiquillo muy gracioso!

Le gustan las cosas que lucen intensas, frescas y hermosas.

Un día se le ha ocurrido pedir que le compren unos zapatos de charol que se exhiben en el escaparate del bazar del pueblo.

Pero esos zapatos cuestan carísimo para el presupuesto de la familia. Más de lo que el padre gana en una semana completa de trabajo.

Desde aquella fecha todos los días, ni bien se levanta, pide:

– Papá, ¡cómprame mis zapatos de charol!

Y sigue con su letanía en el desayuno:

– Papá, ¡cómprame mis zapatos de charol!

Y en el almuerzo una sola es su cantaleta:

– Papá, ¡cómprame mis zapatos de charol!

Y se acuesta en la noche con el mismo disco rayado:

– Papá, ¡cómprame mis zapatos de charol!


3. La luz del sol

Hasta que un día el papá, para sorpresa de toda la familia, dice a la hora del almuerzo y ante toda la familia allí reunida:

– Mañana te compro tus zapatos de charol.

Javier ha corrido a pasar la voz a primos, vecinos y amigos del barrio:

– ¡Mi papá, mañana, me va a comprar mis zapatos de charol!

Y así ha sido.

Hoy día verdaderamente se los compró.

Pero este mes se ha tenido que prescindir y privarse de muchas cosas.

Y no ha alcanzado para cubrir los gastos que demanda adquirir leche, pan, carne, azúcar.

Cuando se los ha puesto, Javier se debe haber sentido en las nubes.

A todo el mundo les enseña sus zapatos, que reflejan como espejos los rostros de los niños que se acercan asombrados a admirarlos.

En ellos parece que nunca se oculta la luz del sol.


4. – Y, ¿tu mamá?

Esta mañana nublada en que anda luciéndose como un pavo real, la mamá le ordena que vaya a comprar un carrete de hilo a la tienda del señor Urquizo.

Cuando está de vuelta encuentra en la calle a un niño muy pobre que tiene la camisa llena de agujeros y el pantalón hecho flecos.

Por ahí se le ven unas rodillas escuálidas. Los pies descalzos le sangran. Y recostado a la pared tiembla en la acera.

Javier muy conmovido le pregunta:

– ¿Cómo te llamas?

El niño se encoge un poco asustado. Tiene el rostro reseco pero tirita afiebrado.

– ¿En dónde vives? –Le insiste.

Tampoco responde nada.

– Y, ¿tu papá?

– No tengo papá–, atina a escuchar Javier.

– Y, ¿tu mamá?

– Murió.


5. Una mata de cabellos


Javier se aproxima más a él. Ve que tiene los ojos casi llagados y las manos llenas de ampollas.

– ¿Has tomado desayuno?

– Yo no tomo desayuno, –responde.

– Y ¿no te da frío caminar así, con los pies descalzos y que te sangran?

El niño no contesta.

– ¿Y no te da hambre estar así sin desayuno?

Tampoco reacciona y, al contrario, hunde el rostro ensombrecido hacia su pecho.

– ¿Y no extrañas a tu papá y a tu mamá? –Pregunta.

Al niño se le enturbia la mirada y agacha aún más la cabeza.

Javier observa el cartílago casi transparente de sus orejas, su cuello lánguido y enjuto, la piel amoratada de sus mejillas.

Entre la ropa y la espalda doblada su débil piel morena pegada a los huesos. Y una mata de cabellos puntiagudos apareciéndole por la nuca.


6. ¡Qué
te ha pasado!

Javier se sienta en el suelo, se desata lentamente los pasadores y se saca los zapatos de charol, mientras el niño mira sin entender.

Luego lo alza recostándolo mejor en la pared, y le pone en los pies sangrantes, uno a uno, los zapatos relucientes.

– ¡Te quedan bien! Son lindos, ¿no es cierto?

– ¿Qué?

– ¿No te aprietan?

– ¿Ah?

– ¡Son tuyos! Te los regalo.

Javier pegó sus ojos a los ojos del niño haciendo piruetas. Danzó su mejor baile. Le hizo "el salto del gato" que tanto hace reír a su abuela.

¡Nada! El niño no ríe.

Se despide y Javier prosigue su camino con los pies desnudos, sorteando a saltos las piedras ásperas de la calle.

Y entra por la puerta de su casa.

– ¡Qué te ha pasado! –Grita la mamá al verlo.

– He regalado mis zapatos a un niño muy pobre.


7. Yo los he dado

– ¿Qué? –Dice la madre, asombrada.

Javier entonces camina hasta la habitación en donde está su padre.

– ¡Papá! He realizado una acción noble. He regalado mis zapatos a un niño pobre.

– ¿Cómo?, –dice el padre levantándose de su asiento–. ¡Te los han robado!

– ¡No! Había un niño pobre, un niño que no tiene papá ni mamá. Su ropa la tiene rasgada, por donde se le ve su piel. Tampoco ha tomado desayuno. Y yo le he regalado mis zapatos de charol.

– ¿Qué cosa dices?, –increpa el papá, alarmado.

– ¡Te los ha robado! –Volvió a alzar la voz.

– ¡Dónde ha ocurrido! –Grita la mamá.

– ¡No! ¡Yo he regalado mis zapatos e charol!

– ¡Estás loco! –Dice fuera de sí el padre.

– ¡No, papá!

– ¿Por qué hiciste eso?

– Yo los he dado.

– ¿Has perdido tus zapatos que tanto me han costado?


8. ¿Dónde está?

– ¡No los he perdido! ¡Los he obsequiado a un niño pobre!

– ¡Como sea! ¡Me los traes ahora mismo!, –sentencia colérico.

Y va hasta el sitio donde cuelga un látigo de cuero trenzado.

– ¡No, papá! He regalado mis zapatos a un niño que estaba muy triste.

– ¡Te los ha robado!

– ¡Yo mismo los he puesto en sus pies, lleno de llagas!

– ¡Y quién eres tú para regalar los zapatos que tanto me han costado!

– ¡Es un niño enfermo!

– ¿Quién te autorizó a hacerlo? ¡Me los traes en este instante!

Y enrolla enfurecido el fuete en la mano.

– ¡Habla! ¿Dónde está ese niño?, –interviene la madre, impaciente.

– Lo encontré al venir de comprar de la tienda del señor Urquizo.


9. ¿Así, no?

– Entonces corre. ¡Vamos a buscarlo!

– ¡Yo, no iré! –Se enfada, e intenta zafarse.

Lo agarran a la fuerza y lo arrastran por la puerta.

Y no tienen que ir lejos, porque ahí está el niño, en el mismo sitio de la calle desolada, postrado y tiritando.

Se ha sacado los zapatos y los tiene acunados en los brazos.

– ¡Por qué tienes estos zapatos si no son tuyos! –Grita la madre.

– ¡Señora! –Dice, haciendo el mayor esfuerzo por hablar–. Tómelos, yo no los quiero.

– Pero, ¡por qué los tienes tú! ¡Los has robado! –Le increpa violenta.

– No, señora. Su hijo me los ha puesto en mis pies.

– Y, mira, ¡cómo están! ¡Los has ensuciado!

– Me los puso su hijo. No he caminado nada con ellos.

– ¿Así, no?

– ¡Pero, no lo castigue por favor! Yo no quiero tener esos zapatos. –Y se pone también a gemir.


10. Por primera vez no es la voz de un niño

La mamá recoge bruscamente los zapatos. Jalan otra vez a Javier y ya de regreso le ordenan:

– ¡Póntelos, que te lastimas los pies!

– ¡No quiero ponérmelos!

– ¡Póntelos, te digo!

– ¡Jamás me los pondré! ¡Y no me toques!

– ¡Vas a ponértelos, he dicho! –Interviene el padre.

– ¡No me los pondré nunca! ¿Oyes?

Y por primera vez el padre escucha que lo tutea. Y esto le asusta.

– ¡Y escúchenlo ambos! ¡De ahora en adelante nunca les pediré ni recibiré nada de ustedes!

– ¡Y, encima, eres un insolente!

– ¡Para mí, ni tú ni mi papá ya existen!

Y lo ha dicho en un tono de voz que ha asustado a su madre, y a su padre. Y que por primera vez no es la voz de un niño.


11. Ha dicho a la multitud

Y Javier no se los volvió a poner jamás, porque nunca más los consideró suyos.

Relucieron con un brillo triste en uno de los armarios de la casa.

Javier también dejó para siempre su mameluco blanco, sus corbatas con estampas multicolores y sus pañuelos de colores encendidos.

Y junto con otros objetos amados, los zapatos de charol, que él quiso tanto, se fueron quedando olvidados entre las cosas hermosas, unas pequeñas y otras grandes, de su infancia.

Hasta el día de hoy, en que él ya es joven. Y deambula desorientado por las calles.

Pero, ha venido acezante; con la mirada que le brilla y respira agitado, conmovido hasta las lágrimas.

Ha entrado atropelladamente y los saca de su armario después de tantos años. Los abraza y llora:

– ¡Éstos son! –dice–. ¡Éstos son!

Y se ahoga en sollozos.

Los envuelve y va con ellos hasta la Plaza Mayor en la cual aún continúa la concentración, donde el Presidente de la República ha dicho a la multitud desde el balcón del Municipio:


12. Como una bandera

– Yo estaba derrotado y enfermo. Pero un día cambió mi vida aquí. En una calle de este pueblo.

Porque yo ya estaba casi muerto. Y fue un niño quien aquí me dio una lección que cambió totalmente mi vida.

Yo estaba vencido y sin ninguna esperanza. Nunca conocí a mi padre y mi madre había muerto.

Y fue un niño quien me regaló lo más precioso que tenía en esos momentos. Si hubiera tenido un diamante me lo daba.

O si su corazón lo hubiera podido extraer de su pecho me lo hubiera puesto en el lugar de mi corazón malherido.

Pero, ¿qué es lo más precioso que tenía en esos momentos? ¡Sus zapatos nuevos y finos que los llevaba puestos!

Se sacó y los puso en mis pies sangrantes. Recuerdo cada detalle de cómo se los iba sacando y luego me los iba poniendo en mis pies llagados, en una calle que no he olvidado nunca.

Y que me acompañará siempre en la vida como una bandera o un estandarte.


13. Y sea feliz

Es el acontecimiento más trascendente que me ha ocurrido en mi vida. Y es eso lo que me ha impulsado hacia adelante.

El recuerdo de ese niño que no sé quién fue y pido a Dios que lo bendiga.

Porque cambió mi vida. Ese niño, por lo que hizo, fue duramente castigado, delante mío.

Hubiera querido hacerme fuerte en ese momento para abrazarme a él y juntos recibir los azotes.

Y, quizá, si he triunfado es porque me he abrazado a él en toda mi vida. Y lo sigo haciendo.

¡No sé quién fue!, pero él me enseñó un valor muy importante que debemos hacer prevalecer entre nosotros los hombres de la tierra: la solidaridad, la hermandad y la ayuda mutua.

Y mucho más cuando ella se hace a favor de un desconocido. Y más aún si nos cuesta dolor y sacrificio como a él le costó.

Que Dios lo bendiga siempre. Y ruego de todo corazón que en la vida le haya ido bien y sea feliz.


14. Soy yo quien es salvado

Javier tiene el rostro bañado en lágrimas. Cuando oyó esto último se recostó contra la pared de la calle y se fue resbalando a la vereda. Y como un mendigo se echó a gemir.

Lo hubiera abrazado diciéndole:

No hermano, la vida me castigó atrozmente. Pero, al menos, como tú mismo dices, te salvé, para que seas lo que hoy eres. Pero, mira hermano, el guiñapo que soy.

Y, tal como aquél que ahora está en la tribuna, gimió en la calle desolada. Aquél ahora le anhela felicidad. Y, sin embargo, se siente el ser más desdichado.

Hubiera querido gritarle cuánto dolor lleva en el alma, por no tener a nadie en quién creer. Pero, ahora, ahí está él.

Javier volvió a acariciar los zapatos y con ellos en los brazos escribió una nota que decía:

Creí que todo estaba perdido en mi vida.
Y ahora soy yo quien es salvado por usted.
He caído muy hondo. Pero le prometo:
desde ahora luchar para rehacer mi vida.


15. Renace otra vez a la vida

Pide, al pie de la tribuna, con las manos suplicantes que le tiemblan, que le alcancen esos zapatos al Presidente. ¡Que éstos eran aquellos zapatos que había referido en su discurso!

Los guardaespaldas quieren retirarlo a empellones al ver sus ojos vidriosos y enrojecidos, sus cabellos desgreñados y su cuerpo esquelético de enfermo terminal.

Pero, cerca está un miembro importante de la comitiva, que se aproxima a él y quien le dice:

– ¿Tú eras ese niño?

– ¡Sí! ¡Yo soy, señor!

– ¿Y éstos son los zapatos a los cuales se ha referido el Presidente?

– Sí, señor. Y quisiera que lo haga llegar como la ofrenda prohibida que hasta hoy estuvo aguardando esta hora. ¡Él lo va a reconocer!

Y entregó los zapatos que en ese instante volvieron a relucir con su brillo antiguo.

Al pasar por una calle arroja en una alcantarilla los últimos cigarrillos con droga que él mismo ha envuelto y estaba reservando para fumarlos esta noche.

Y desaparece entre la multitud, que sigue aplaudiendo, lleno de un gozo que no había experimentado hacía muchos años. Y sintiendo que renace otra vez a la vida.



Texto que puede ser reproducido citando autor y fuente

Teléfonos:

420-3343 y 420-3860


Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos:

ventas@editorialsanmarcos.com

Editorial Bruño, Perú:

ventas@brunoeditorial.com.pe

Instituto del Libro y la Lectura:

inlecperu@hotmail.com





TIEMPO NUEVO (MIAMI), DE ADDHEMAR H.M. SIERRALTA - AÑO 3 Nº 137 DE 31 AGO 2011

.


TIEMPO NUEVO

por Addhemar Sierralta

Año 3 No. 137 - Miami 31 de agosto de 2011


CREAN OFICINA DE REQUERIMIENTOS DE PERUANOS EN EL EXTERIOR

Compartimos el primer comunicado de dicha oficina que nos alcanzara Javier Serra, de la Comisión Organizadora respectiva.

En el mensaje A LA COMUNIDAD PERUANA EN EL EXTERIOR (Mayo 2011) del entonces candidato y ahora Presidente de la República, señor Ollanta Humala, se promueve, entre otras mejoras, un organismo que ofrezca una mayor capacidad de alternativas de aquellas que brinda la actual Oficina de Protección de las Comunidades Peruanas en el Exterior y Servicios Consulares que se ocupa solamente de trámites y gestiones públicas.

Consistente con dicho mensaje, la Segunda Vicepresidencia de la República, a cargo del señor Yehude Simón Munaro, ha creado una oficina que recibirá, directamente de los peruanos en el exterior, a nivel personal e institucional, pedidos y sugerencias que permitirán conocer, en la voz directa de los peruanos en el exterior, de requerimientos que conlleven a posibles mejoras en los servicios consulares y, potencialmente, al desarrollo de proyectos de servicio dirigidos a mejorar la situación de nuestros compatriotas en el extranjero.

Esta oficina compartirá estos pedidos y sugerencias con la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, ayudando a la Comisión en su labor fiscalizadora, y coordinando aquellas mejoras que requieran autorización congresal.

Por el momento, la Oficina cuenta con un Coordinador ad honórem, (Señor Ergasto Carbonell Mostacero) quien tramitará los pedidos y sugerencias que se generen en esta gestión. Según se desarrolle este proyecto, se podrán añadir más coordinadores, y modificar su rol en el proceso.

La Oficina de Requerimientos de Peruanos en el Exterior (ORPEX) anunciará en subsecuentes comunicados, la forma en la que los peruanos en el exterior podrán documentar sus requerimientos, como podrán conocer su estatus y resolución. No se recibirán solicitudes anónimas, sino solamente aquellas en las que figure el DNI del solicitante o constancia de la personería jurídica en caso de instituciones, para lo cual por el momento deberán cursar sus comunicaciones vía correo electrónico al correo titocm1@gmail.com. Posteriormente una vez instalada la oficina física se tendrá el correo con la dirección del congreso.gob.pe


SE BUSCARÁ CREAR CINCO MACROREGIONES AUTÓNOMAS EN PERÚ


Así lo anunció el Presidente del Consejo de Ministros quien también dio detalles sobre el uso que el Ejecutivo dará al gravamen a sobreganancias mineras, según publicó en Lima el diario El Comercio.


El presidente del Consejo de Ministros, Salomón Lerner Ghitis, tras su presentación ante el Congreso de la República, el jueves, hizo algunas precisiones al mensaje y a las políticas macro y sectoriales a casi un mes de iniciado el gobierno de Ollanta Humala.

En entrevista en RPP, desmintió por una parte que existan “personalismos” en el equipo de gobierno y negó que exista un enfrentamiento con el presidente del Legislativo, Daniel Abugattas, a quien lo une una “gran amistad”, y que está convencido de que cumple con un rol fundamental “aplomado” en el Congreso: “Antes de cualquier divergencia estamos juntos en un proyecto político”.

Asimismo, señaló que el gobierno actual pretende plantear un Estado que llegue a todo el territorio y propugne la redistribución de la riqueza. En tal sentido, señaló que la creación de un nuevo ministerio —al anunciado de inclusión social y desarrollo se ha propuesto el de ciencia y tecnología— no pretende crear más burocracia sino que la burocracia mal empleada, ineficiente, sea empleada en las labores de inclusión social.

Rescató también que invertir y cotizar en bolsa, transparentar inversiones y alentar la competencia a través de empresas estatales, incentivando el aumento del valor agregado de las industrias nacionales, es parte de la política macro de este Ejecutivo.

REGIONALIZACION


Lerner Ghitis indicó en otro momento que este Gobierno impulsará la creación de cinco macroregiones “autosuficientes económica, política y socialmente”, a fin de acabar con la delimitación territorial de 24 departamentos pues “no podemos seguir teniendo departamentos pobres y ricos, no podemos seguir fraccionando la demarcación del territorio nacional”.

Sin embargo, precisó que este proceso se hará mediante previa discusión democrática con cada gobierno regional “desde abajo y no hacer una reforma, un cambio de la demarcación del territorio desde arriba. Eso creo que es inviable”.

Como objetivo nacional definió el establecimiento de “macrorregiones transversales y que la descentralización sea un reencuentro con las raíces y potencialidades territoriales de la nación” en seis grandes espacios: el macronorte, el amazónico, el macrosur, el centro sur, el centro andino y Lima y Callao.

IMPUESTO A LAS SOBREGANANCIAS


Y tras afirmar en el Congreso que se recaudaría cerca de 3.000 millones de soles con el nuevo gravamen a las sobreganancias de mineras, indicó que ello no ha espantado a inversionistas y que más bien en pocas semanas varias empresas extranjeras anunciarán la ratificación de sus inversiones en Perú.

Precisó Lerner Ghitis que el monto que ingresará no ha sido comprendido en el presupuesto 2012 aprobado anoche sino que será un adicional a ser invertido en estrechar la brecha de infraestructura, especialmente en zonas de extrema pobreza.

Servicios de luz, agua y carreteras, así como infraestructura en escuelas y hospitales serán las obras a las que destinaría principalmente este recurso: “No es un fondo de libre disposición, ingresa como un gravamen más de recaudación del gobierno peruano”.


UN LITRO DE LUZ : BOTELLAS DE AGUA PARA ILUMINAR CASAS POBRES


¡Y se hizo la luz! No hizo falta un proyecto complejo de tendido eléctrico, ni quemar miles de litros de combustible. Una simple idea ha permitido atrapar la potencia del Sol en una botella para alumbrar las oscuras y desvencijadas viviendas de una humilde comunidad en Filipinas

http://es.wikipedia.org/wiki/Filipinas

La lámpara no es más que una botella transparente de plástico llena con agua purificada y lavandina

http://es.wikipedia.org/wiki/Lej%C3%ADa

que se inserta en orificios abiertos en los techos para aprovechar la luz exterior durante el día.


El efecto es sorprendente. Los rayos del Sol viajan a través del envase y la mezcla genera una refracción brillante de 360 grados, que ilumina cualquier habitación con la misma intensidad de una bombilla eléctricade 55 watts, a un costo de 2 a 5 dólares.

La idea forma parte del proyecto "Un litro de luz" de la organización MyShelter Foundation Inc.

http://isanglitrongliwanag.org/

que tiene la ambiciosa meta de llevar luz a un millón de hogares filipinos en 2012, en un país donde el alto costo de la electricidad es una de las principals preocupaciones.


Con el uso de energía 100 por ciento renovable y materiales de fácil adquisición, la inicitiva mejora la calidad de vida y alivia el bolsillo de los filipinos, cuyos ingresos generalmente no sobrepasan los 18 dólares al mes.

El procedimiento es sencillo y no requiere mucho entrenamiento. Se llena la botella transparente de 1,5 litros con agua purificada y se agregan tres cucharadas de lavandina. Luego se sella herméticamente.

La lavandina evita el desarrollo del moho en la solución, que puede durar hasta 5 años, mientras el agua destilada o purificada aporta mayor claridad.

Una vez preparada la mezcla, se hace un orificio en una lámina de zinc o fibra de vidrio, donde se inserta la botella hasta la mitad. A continuación se perfora un agujero similar en el techo de la casa y se ajusta con firmeza el artefacto, teniendo como tope la pequeña lámina. Finalmente se aplica un sellador potente para evitar filtraciones.Este es el resultado: La bombita solar es una innovación de los estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)

http://web.mit.edu/

en EE.UU., y se basa en los principios de Tecnologías Apropiadas --"un concepto que prove tecnología simple y fácilmente replicable para satisfacer las necesidades básicas de las comunidades en desarrollo".


Hasta el momento ha traído beneficios a vecindarios de Brasil, México y Filipinas.


LA GUAJIRA, TIERRA DE EMBRUJO Y LEYENDAS

Por Enrique Córdoba (Colombia)

enriquecordobaR@gmail.com

Publicado en El Nuevo Herald de Miami en la columna Especial de nuestro amigo Enrique Córdoba.


La Guajira es una rústica península de puertos, caseríos y hermosas bahías que sobresale en el mapa de Colombia sobre el mar Caribe, en la frontera con Venezuela.

Tiene paisajes exóticos de desierto, mar azul y noches estrelladas.

Uno de los lugares más soñados es el Cabo de la Vela, un paraíso veraniego de playas y cabañas, donde gentes de muchos lugares y parejas de enamorados prometen volver para presenciar los más románticos e inolvidables atardeceres.

La primera sorpresa en este viaje la tuve al llegar a media noche a un velorio wayuu en un lejano caserío del clan Epiayu a cuatro horas en camioneta desde Uribia.
Despedían a un familiar que habia muerto hacía un mes, turnándose para llorarlo, tomando café las mujeres, y bebiendo whisky los hombres. “Esa es su tradición cultural” dijo la comunicadora Dora Bruges.

El viajero que recorre a la Guajira silvestre, queda embrujado por su geografia maravillosa. Se mezclan las rancherías de techos de palma habitadas por tribus wuayuu, el desierto, praderas áridas y una sierra montañosa en medio de la sequía donde hace frío al anochecer.

La Macuaira es una cadena de montañas, un oasis en la Alta Guajira, donde se condensa el agua creando un ecosistema diferente de biodiversidad y verdes al pie del desierto.
La población de este departamento, cuya capital es Riohacha, se acerca a los 700,000 habitantes, tiene una extensión de 20,848 kms cuadrados –el tamaño de Israel o El Salvador- y esta localizada a 220 kilómetros de Barranquilla y a cuatro horas de Maracaibo.
Es una región que cautiva por la belleza del paisaje y conquista paladares con la cocina.
“En nuestra tierra desayunamos huevos revueltos con langostinos, se almuerza tortuga guisada y en la tarde cenamos con chivo o pescado frito” , declara Yoly Cuello periodista de Radio Caracol oriunda de San Juan cerca de Valledupar, donde se celebra el festival vallenato.

Las mujeres indígenas lucen vistosas mantas y los hombres trabajan en el pastoreo de chivos o en labores agrícolas.

Su ubicación estratégica en el litoral y la cercanía con el Golfo de Venezuela, facilitan el contrabando y explican por qué en la Guajira abundan a bajos precios: mercancías, licores y cigarrillos que ingresan sin pagar impuestos.

En Maicao, un importante centro comercial en los límites con Venezuela radica una numerosa colonia de palestinos, sirios y libaneses. El árabe es otro idioma que se escucha en la calle junto con el damana y koguian de la étnia kogui o kággaba.

La minas de sal en Manaure y la explotación de las minas de carbón del Cerrejón –las más grandes del mundo a campo abierto–, son base de la economía regional.

Dormir en chinchorros bajo el firmamento de Puerto Estrella con el susurro del mar es una experiencia de la que se ufanan quienes han visitado a la Guajira.

En el piedemonte oriental de la Sierra Nevada de Santa Marta está la Baja Guajira. También conocida como la Provincia, es cuna de los mejores compositores de vallenato, la música de moda y más difundida de Colombia. Son poemas que le cantan al despecho y a la belleza del terruño.


DESCONSUELO ANDINO

(Cuento)


Primera parte

Por Mireya Sierralta (Perú)

Tuve un año nada divertido. Una mañana muy temprano me levanté cuando el sol recién comenzaba a asomarse, abrí la gran ventana del dormitorio y al recibir esa brisa suave que trae el final del verano, me di cuenta que estaba viva. Respiré profundo como queriendo capturar todo el aire que había ingresado, como tratando que me ahogara mis penas, pero como el tiempo cura las heridas del alma, las mías empezaban a cicatrizar. Salí a la terraza desde donde se puede admirar al mar en toda su extensión, escuchaba el rugir de sus aguas traicioneras y el golpear de las olas en las rocas.

Todos los años viajo al norte, a la casa de una buena amiga donde paso parte del verano en su hermosa casa de playa, ella comprendió que esta vez solo había ido para estar sola y ordenar mis ideas. Después de tomar un delicioso jugo y un café, pensé que Cajamarca estaba en mi ruta y decidí hacer mi mochila e ir a comprar mi pasaje. No me gusta adquirir paquetes turísticos porque me siento limitada para desarrollarme en el viaje, tomé el asiento número uno, con vista panorámica y, con la esperanza de que nadie ocupara el asiento número dos. El bus saldría en media hora, lo que me dio tiempo de comprar una revista, no sé para que, porque no tenía intenciones de leer . Me gusta ver el paisaje y había tomado la mejor decisión al viajar de día. Llamé a mi amiga para que supiera que me iba a Cajamarca y mientras hablaba con ella llamaron a los pasajeros para abordar, me despedí y me dirigí a la salida de embarque.

Me acomodé en mi lugar cuando una señora, de unos 43 años aproximadamente, se desparramó toda ella por completo a mi costado, ocupaba el asiento dos, lo rellenó a su regalado gusto, menos mal que hay una separación sinó tomaba también parte del mío. Era una mujer blancona, es así como les dicen por estos lugares, no sé realmente si lo que quieren decir es que es más blanca que lo normal o una blanca más grande que las blancas normales que yo conozco. Pero el drama empezó desde ese preciso instante en que ella estacionó su inmensa blancura en el asiento que yo tuve la esperanza que no se ocupara…lejos estaba de pensar -en ese momento- que esa persona me haría ver las cosas desde otro ángulo…claro, cómo no lo vería de otro ángulo si casi me dejó como una estampilla en el vidrio de la ventana. Creía ilusamente que solo yo tenía problemas, como es normal en los desventurados seres humanos que somos, cuando algo nos aflige nos volvemos arrogantes sin tomarnos el tiempo de pensar que hay peores cosas, no imaginé que la señora que estaba a mi lado cambiaría el estado casi catatónico en el que me encontraba; el drama que escucharía durante el viaje, muy aparte de su robustez, la bolsa que había colocado en el lugar de los maletines llevando aceitunas, que al cabo de media hora comenzarían a gotear directamente sobre mi cara, así que con tal motivo me vi en la obligación de exigir mis derechos de viajar en paz, por lo que le pedí que el paquete que había subido lo pusiera en otro lugar ya que yo estaba siendo afectada; al mirarme -cuando me dirigí a ella- se sonrió, evidentemente debo haber tenido la cara morada por sus aceitunas…me pidió disculpas parándose de inmediato y retirando la bolsa, sacó un paño y me pidió que me limpiara.

Tenía una sonrisa muy linda que no hacía juego con sus ojos profundamente tristes. Al devolverle el paño me insistió en sus disculpas. Las acepté, ya se había dado la primera conexión de una amistad fortuita, me dijo que su nombre era Delfina y me preguntó de qué lugar venía, y si estaba por turismo o visitando a algún familiar. Yo contestaba a sus preguntas ya que me parecía una buena mujer y con muchas ganas de conversar, también me preguntó si tenía hijos, le dije que dos pero que no vivía con ellos ya que están casados y tienen sus hijos, y cada uno tenía dos…ella contempló con melancolía el infinito de la carretera, con una mirada perdida quedándose sin hablar. Continué contándole sobre mis nietas y lo grandes que ya estaban, lo normal que toda abuela hace cuando le preguntan por sus nietos, cuando volví la cabeza para mírala me di cuenta que las lágrimas le corrían surcándole el rostro, le pregunté si se sentía mal, volvió sus ojos hacía mí y me dijo: qué feliz eres señora…sentí ironía en su comentario, me inquieté pero reaccioné de inmediato y le pregunté con un poco de temor de caer en una indiscreción…¿ tú tienes hijos?...con una amargura indescriptible me dijo que no. Hubo un largo silencio entre las dos. Decidí romper el misterio…Cuéntame Delfina, tu eres de la misma ciudad de Cajamarca…no, me contestó, yo nací en un pueblito que pertenece a Cajamarca su nombre es Pimpingos, está lejos de la ciudad, lo más cerca que tenemos es Cutervo, mucha gente en Lima no sabe que este lugar existe, es muy linda mi tierra, todo es verde en los campos y sus colinas con hartos árboles de pinos, hay flores bonitas, las vicuñas se pasean como los perritos en Lima, las vaquitas están gordas, tienen harta comida por eso hay leche fresca, tenemos una fábrica de quesos pero es de unos gringos y las señoras hacen unas mantas de colores, es que allá tenemos harta oveja y cuando es el tiempo de la trasquila sale harta lana, baratito todo lo venden; también trabajan los hombres, mujeres y niños que hacen preciosas esculturas talladas a mano, pero poquito nomás les pagan, ahora que vivo en la capital y conozco los centros comerciales, veo que las venden más caras y otras se las llevan al extranjero. Cuando yo era chiquita éramos siete hermanitos, ahora ya solo somos cinco, el ultimito se enfermó de sus pulmones, en la escuela que estudiaba no había techo, cuando llovía todo se mojaba, teníamos que esperar que no hubiera lluvias para regresar a la escuelita, mi papito decía que así nada aprenderíamos, a veces así nomás íbamos a estudiar. Mi hermanito enfermó, cuando lo llevábamos al hospital los doctores renegaban a mi mamita, le decían por gusto nomás tienes hijos, cómo no se van a enfermar si están sin zapatos y sin chompa.

Y Delfina seguía hablando: “No le daban su medicina porque siempre decían que ya se terminó, que regrese y cuando regresó le volvió a gritar diciéndole lo traes cuando ya se está muriendo, eres ignorante no te dabas cuenta la fiebre que tiene, mi mamita le decía tu me has dicho que no había medicina que regrese, mi pueblo está lejos y así se murió mi hermanito. El otro de mis hermanos era el Teodoro que era mi mayor, tenía dieciocho años, yo tenía catorce, se lo llevaron los militares para que sea soldado, mi hermano mandó una foto con su uniforme, mi papacito orgulloso nomás andaba. Siempre escribía que se estaba preparando porque lucharía por su patria, jactancioso ya estaba el Teodoro, decía que sería héroe de la guerra y un día llegó una carta diciendo que lo mandaban sus jefes a pelear por la tierra peruana al Cenepa, los ecuatorianos se habían metido, cuando recibimos la carta, mi mamita llorando decía lo van matar ahora, harto tiempo se quedó el Teodoro, valiente era, después ya no escribía. Mi papito viajó a Cajamarca, ahí le dijeron que lo habían herido y que estaba en el hospital militar, que ahí lo curarían y a los dos meses regresó, sin sus piernas, empujando su silla de ruedas, al poco tiempo le dio una infección en las heridas y se murió el Teodoro”.

Ya cuando estábamos más grandes –continuaba Delfina- yo y mis otros hermanos, ayudábamos en la chacra a sembrar, ya la pena se nos estaba pasando pero siempre recordábamos al Teodoro…por gusto nomás dio su vida, porque igualito nomás le regalaron Tiguinza a los ecuatorianos, solo nosotros lo recordamos, nadie más…creía que sería héroe…pero ni de su nombre se acuerdan. Cuando yo ya estaba mayorcita me enamoré del Patricio, el si había estudiado en Cajamarca, era profesor, cuando me fui a Cajamarca a la fiesta de los carnavales, ahí lo conocí pero él tampoco es del mismo Cajamarca, tenía su casita en Chota que es otro pueblo. Cuando nos casamos ahí me llevó pero no me hallaba con sus papás, así que nos fuimos para mi pueblo, como ya teníamos un año de casados y yo no me embarazaba le dije será de la pena que no veo a mis papacitos, mejor vámonos para mi pueblo, ahí ya estaba contenta nos compramos un terrenito y construímos nuestra casita, de a poquito de a poquito la terminamos, así cuando ya tuviéramos nuestros hijitos, grande y bonita nomás tendrían su casa, harta ilusión teníamos. El Patricio quería tener cuatro hijitos, dos mujercitas y dos machitos. Como ya habían pasado dos años, mi prima que vive en Lima me llevó para su matrimonio, yo estaba bien contenta porque conocería la capital, bonito fue su matrimonio y mi tía me preguntó por qué no tenía mis hijitos, yo le conté que no sabía. Mi tía bien buena me llevó a su doctor en una clínica donde decían que eran especialistas en fertilidad, ahí me dijeron que no habían encontrado nada malo, que solo tenía ovarios infantiles y me pusieron a un tratamiento hormonal, me quedé seis meses para que me pudieran curar, ya un día que fuimos el doctor dijo que todo estaba bien, que me podía regresar a mi pueblo y que siguiera tomando las hormonas, que mis ovarios ya estaban madurando, que solo tenía que esperar y que pronto tendría a mi primer hijito y riendo me dijo: con tanta hormona de repente tienes mellizos. Contenta regresé a Pimpingos.

La conversación de Delfina no paraba: “En mi casa todos se contentaron con lo que les conté, harta foto de Lima les llevé, todo querían saber, mis hermanos hicieron fiesta diciendo que serian tíos, ese día vinieron todas las amistades para celebrar que ya prontito yo sería mamá, el Patricio borracho estuvo hasta que amaneció, tarde se levantó para ir a la escuelita a enseñar porque a la chacra ya mi papacito con mis hermanos se fueron, dejaron que durmiera el futuro papá. Cuando ya estaba terminando el año, mi periodo no me venía y sueño nomás tenía, hasta en la chacra me dormía, embarazada ya estaré pensaba, le diré al Patricio­ y pero si le digo…otra vez se ilusiona y de repente susto nomás es. Pero mi corazón me decía otra cosa y mientras todos se fueron a trabajar le dije a mi mamita que visitaría a mi amiga en el pueblo que está a una hora de Pimpingos, le mentí, me fui a San Luis de Lucma, ahí hay hospital nuevo que el gobierno ha construido con doctores de Lima, me dieron un papelito con un número, cuando salió una señorita que era enfermera y grito mi numero. Yo soy le dije…entra, me empujó, quítate tu calzón me dijo…no, le contesté yo quiero hablar con el doctor…aquí no se viene para hablar, después vas hablar, tienes que hacer lo que te dije sinó te vas. Pero como yo quería saber si estaba embarazada, le obedecí nomás…ya, súbete a esa camilla…asustada estaba…vino con una inyección y me dijo estira tu brazo y me jaló. Después me desperté en otra parte, ya no vi al doctor, cuando pasó una enfermera le pregunté por el doctor, me miró, se volteó y se fue sin contestarme nada, como me dolían mis partes íntimas, le llamé a una enfermera que pasaba, le conté que me dolía y me dio una pastilla, otra vez me quedé dormida, una mujer me movió y me dijo ya vete a tu casa…yo insistí en hablar con el doctor, ella me dijo que los doctores ya no estaban, que regresarían al día siguiente, me jaloneó y me dijo que me fuera…así mal me fui, tomé el carro que me llevó hasta Sócota y de ahí me fui caminando. Cuando llegué a mi casa sentía que algo me bajaba, entré al baño y entre harta gasa tenía sangre, hasta mi calzón se había manchado, será mi periodo…pensé, me cambié y me fui a mi cama, cuando el Patricio llegó yo ya me había dormido”. (Continuará).


LA JOVEN ALTA VESTIDA DE BLANCO

(Cuento)

Por Mónica Castro (Perú).

Una familia decidió ir de viaje. Salieron de la ciudad en una noche muy oscura y solitaria; Gerardo, el padre de Mariana y Sofía, conducía y mientras su esposa -plácidamente- iba escuchando música de la radio tuvieron un imprevisto en la autopista. Gerardo tuvo que frenar bruscamente debido a que en medio de la vía se toparon con una mujer , alta vestida de blanco. Por más que pisó el freno a fondo, no pudo detener el vehículo para evitar atropellar a aquella misteriosa joven y cuando por fin se detuvo, junto con su esposa Rossane, bajaron de la camioneta para ver lo ocurrido con la muchacha. Ella nunca fue atropellada pese a que debió haber sucedido y no ocurrió. Simplemente, no encontraron ningún rastro de la misteriosa joven alta vestida de blanco.

Muy consternados por lo sucedido, subieron a la camioneta. Las chicas preguntaron por lo sucedido y sus padres les dijeron que les pareció ver un extraño animal en medio de la vía, aunque ambos sabían que no era ningún animal.

En marcha nuevamente , siguieron su camino hacia el pueblo que tenían en mente visitar. La neblina pronto se hizo notar, y Gerardo no podía ver claramente, cuando de pronto, kilómetros más adelante, nuevamente la misma joven vestida de blanco apareció en medio de la pista. No tuvo tiempo de frenar y siguió de largo, no se escuchó ningún golpe, pero quedó sumamente asustado por lo acontecido. Rossane ni se percató de ello porque estaba ocupada en cambiar los CD’s y su esposo decidió no comentarle nada para no asustarla. Siguió manejando cuando a mitad de camino decidió estacionarse en un hotel al lado de la carretera, con lo sucedido no quiso seguir manejando prefería pasar la noche en el hotel. Mañana continuaremos el viaje de día, pensó.

Al llegar al hotel todos bajaron un poco desconcertados, ya que no estaba dentro de los planes quedarse a pasar la noche sino viajar de frente al pueblo, pero Gerardo había decidido seguir su camino a la mañana siguiente.

Entraron al viejo hotel, no había nadie en recepción, llamaron insistentemente con el timbre al administrador para que les dieran una habitación, hasta que por fin apareció. Era un hombre con aspecto de estar muy cansado, ojeroso, como si no hubiera dormido en varias noches. Gerardo le pidió una habitación, a lo que el hombre les preguntó, qué tipo de habitación deseaban…cualquiera, señor contestó Gerardo, cualquiera, solo queremos pasar la noche acá y temprano partiremos a proseguir nuestro viaje…el hombre les dijo: el quedarse aquí esta noche es la mejor elección que pudieron hacer, mientras les entregó la llave de una de las habitaciones del primer piso. Para todos fue una sorpresa el comentario de este extraño administrador del hotel.

Gerardo tomó la llave, y al dirigirse a la habitación, Rossane, le pedía explicaciones de su decisión de quedarse a pasar la noche allí…en cuanto las niñas se duerman te cuento por qué decidí pasar la noche aquí, le respondió su esposo. Efectivamente , cuando las niñas se durmieron, Gerardo le contó a Rossane , que en el camino había vuelto a ver a la muchacha vestida de blanco en medio de la carretera y eso le dio mal presagio por lo que decidió pasar la noche en ese viejo hotel, el único que había en el lugar.

Ella comprendió sus razones y aceptó la decisión de Gerardo, y antes de irse a dormir conversaron un poco sobre el viaje y el pueblo que visitarían. Cuando se encontraban casi en sueños, de pronto las ventanas de la habitación se abrieron de par en par, un viento gélido inundó la pieza y una leve neblina se desplazaba alrededor de la cama. Y sorprendentemente apareció la misma joven vestida de blanco, la que habían visto durante el viaje, estaba de pie frente a la cama de Rossane y Gerardo. Los dos saltaron del lecho visiblemente asustados. La mujer miraba fijamente a Gerardo, y él no sabía si salir corriendo llevándose a sus hijas y tomar la carretera nuevamente, o quedarse ahí hasta que la imagen de la joven desapareciera. Esta no duró mucho tiempo, la visión se desvaneció en pocos segundos.

No pudieron dormir toda la noche, comentando lo sucedido y por los ruidos provenientes desde las habitaciones contiguas. Gerardo decidió bajar a la recepción a buscar al administrador , el extraño hombre que los recibió cuando llegaron, para quejarse de la bulla, y el hombre le dijo que no había nadie alojado en el hotel , tan solo ellos cuatro. Regresaba a su habitación más confundido , si no había nadie, cómo es que había ruidos en las habitaciones contiguas. Se quedó un momento en el pasadizo pensando en lo que le había comentado el administrador del hotel, cuando en eso , nuevamente un frío intenso se apoderó del lugar, la neblina se levantaba desde el suelo y a su lado apareció la joven vestida de blanco, levitando a su lado, mirándolo fijamente. Gerardo, del susto, retrocedió rápidamente cayendo al suelo, nunca había visto una mirada tan penetrante y tan malévola en su vida, la joven etérea de blanco, se acercó a él diciéndole al oído: “no sigas tu camino , vuelve a casa” , su voz era metálica, fría y tan suave que apenas se le oía, y nuevamente –en segundos- la joven desapareció. Gerardo se levantó rápidamente del piso, buscó la llave de la habitación y entró bastante alterado, casi aterrorizado. Rossane le preguntó qué le había sucedido y el le refirió lo acontecido…qué hacemos Rossane, nos vamos a casa y nos olvidamos de esta tontería, sugirió…tal vez todo es producto del cansancio, nada más, le dijo Rossane, vamos al pueblo verás que ahí te olvidarás de lo sucedido… tienes razón, le contestó Gerardo, tal vez es solo el cansancio, entonces mañana nos vamos al pueblo, ya que solo esta a 2 horas de aquí , no falta mucho… y Rossane le dijo: claro no falta mucho, verás como no vuelves a tener alucinaciones.

A la mañana siguiente, Gerardo bajó a la administración a pagar la noche que debía , mientras sus hijas se alistaban y Rossane empacaba algunas cosas. Luego sale y se acerca a la camioneta para encenderla y calentar un poco el motor , ya que el el frío intenso de la noche lo había dejado casi congelado. Ya dentro de la camioneta decide poner la calefacción, enciende el limpia parabrisas y se mira por el espejo retrovisor para alisarse el cabello, y con sorpresa ve sentada en la parte posterior a la joven vestida de blanco, mirándolo de forma acusadora y siniestra, diciéndole: “por qué no me quieres hacer caso, te dije que no siguieras el camino, regresa a casa en este instante”. Gerardo salió despavorido de la camioneta, alejándose de ella, pero después regresó y se acercó, vio que detrás no había nadie. Pensaba que no podía ser su imaginación, estaba seguro de haberla visto en la carretera dos veces, luego en el dormitorio y en el pasadizo del viejo hotel, y ahora en su camioneta. En ese instante decidió que lo mejor era volver a casa.

En ese momento , salían del hotel Rossane y sus hijas, listas para ir al pueblo, pero Gerardo con el susto que llevaba por dentro, se negó rotundamente a seguir el plan inicial. Les prometió que las llevaría a otro lugar donde pasar sus vacaciones, pero que a ese pueblo no irían, las niñas preguntaron muchas veces por qué, Rossane también , y Gerardo le comentó –solo a Rossane- que había visto de nuevo a la joven, sentada en el asiento posterior de la camioneta y que le dijo por segunda vez que no fuera al pueblo. Rossane aceptó la decisión de volver a casa, sintieron algo extraño que los impulsaba a ello. En el camino de regreso nada anormal sucedió.

A mitad de la ruta se detuvieron en una gasolinera para echar combustible, y mientras el dispensador llenaba el tanque de gasolina, Gerardo escuchó en la radio decir, que un tráiler –en la autopista que llevaba al pueblo que pensaban visitar- se había estrellado causando múltiples accidentes de tránsito, todas las personas involucradas en el accidente quedaron sin vida, Gerardo comprendió en ese instante que la aparición de esa joven fue un aviso para evitarle a él y su familia un fatal destino.

Antes de partir se dirigió a la tienda de la gasolinera para comprar algo de comer, y vio en unos anuncios de personas extraviadas la foto de la joven vestida de blanco , desaparecida hacía 3 años, en la carretera durante un viaje de vacaciones con unos amigos.

Desde ese momento condujo tranquilo de regreso a casa, pues sabía que ya no había nada que temer.

COMENTARIOS Y CORRESPONDENCIA

Agradeceremos sus comentarios y correspondencia a aldy103@hotmail.com o a aldy103@gmail.com y les recordamos que pueden leer artículos de TIEMPO NUEVO en www.agenciaperu.net , en especial los “links” Columnistas y Yo Periodista.

Artículos de TIEMPO NUEVO y del autor también pueden encontrarse en Recorriendo América News www.recorriendoamericanews.com de Miami, La Diáspora Peruana diasporaperuananewyork.blogspot.com de New York, La Naranja del Condado Orange en California, Savvy Times News Magazine, periódicos editados en U.S.A. Asimismo en El Perfil Latinoamericano www.elperfillatinoamericano.com de Nuremberg, Alemania, Chiquián y sus amigos http://nalochiquian.blogspot.com, La Gacetilla Literaria, El Diario internacional, Luz del Corazón, Net Joven, Scribd en www.scribd.com, Mi blog : TU-YO de Mery Larrinua de Miami y otros blogs y ediciones “on line”. También ingresando a Google y buscando Addhemar Sierralta o cuentos del mismo autor.

De publicar algún artículo , agradeceríamos mencionar al autor y fuente.

Los artículos de opinión e información firmados son de exclusiva responsabilidad del autor.


Fuente:

TIEMPO NUEVO

Addhemar Sierralta

Año 3 No. 137

Miami, 31 AGO 2011



CALENDARIO DE EFEMÉRIDES DE LA LITERATURA INFANTIL: "ROSA CERNA GUARDIA" - PLAN LECTOR: MADEJA DE ORO Y OVILLO DE LUNA - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

.


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

Construcción y forja de la utopía andina


AGOSTO:

MES DE LOS NIÑOS, LAS COMETAS, EL DEPORTE

Y LOS PUEBLOS ORIGINARIOS


SÁBADOS 7 PM

CONFERENCIAS Y SIMPOSIOS SOBRE CULTURA ANDINA

Aula Capulí: Tacna 118, Miraflores.
Cuadra 3 de la Av. Angamos Este
Entre Av. Arequipa y Paseo de la República

Ingreso libre.

Se agradece su gentil asistencia

Teléfonos Capulí: 420-3343 y 420-3860

planlector@hotmail.com


PRÓXIMA ACTIVIDAD:


SÁBADO 3 DE SEPTIEMBRE

OMIRA BELLIZZIO POYER


PRESENCIA, ANIMACIÓN Y MENSAJE DE EL TALLER DE OMIRA,

CARACAS, VENEZUELA


CALENDARIO DE EFEMÉRIDES DE LA LITERATURA INFANTIL

30 DE AGOSTO

ROSA CERNA GUARDIA




PLAN LECTOR, PLIEGOS DE LECTURA


MADEJA DE ORO Y OVILLO DE LUNA



Por Danilo Sánchez Lihón

“Cuando planté rosales
coseché siempre rosas”
Amado Nervo


1. Un destino superior

En el calendario de efemérides de la literatura infantil, el día 30 de agosto será siempre fecha dedicada a Rosa Cerna Guardia, no solo porque no hay rosa más primorosa que ella en el jardín de la palabra iluminada y hecha fiesta, encanto y prodigio, sino porque al celebrarla recordamos exacta y cabal a esa flor mística del amor seráfico como es Santa Rosa de Lima. Además, porque como no ocurre en ninguna otra fecha, todas quienes se llaman así celebran el día de su santo, así hubieran nacido en otros días, y es fiesta popular.

Como es fiesta la obra de Rosa Cerna Guardia, de una trayectoria constante, límpida y trascendente, que no hace mucho mereció el homenaje del Penclub Internacional y, semanas antes, la distinción con Diploma de Honor y Medalla al Mérito, de la Asamblea Nacional de Rectores, que se suman a los doce premios nacionales e internacionales obtenido por esta escritora, entre otros el premio Lazarillo de España, en el año 1968.

Es en esencia, esta avecilla herida de ternura, maestra de niños, nacida en Huaraz, Departamento de Ancash el 31 de julio del año 1926, actualmente en plena, fecunda y maravillosa producción literaria. Y más que una autora de poemas y cuentos sorprendentes y conmovedores en donde los personajes dejan el marco de un cuadro antiguo y bajan a pasearse con nosotros, es madeja de oro y ovillo de luna. Y quien, a partir del bosquejo de un duende hecho de un suspiro o de un pedazo de madera, hace un duende verdadero que juega, hace travesuras y cumple entre nosotros un destino superior.


2. Alma alfarera

Asaltan siempre mi memoria aquellos versos que de alguna manera la definen y representan:

Mi voz nació de entre las cordilleras,
de tanto imitar el eco en las montañas,
de tanto enhebrar el ovillo de la luna
entre sauces y retamas.

Me viene el canto por la paternidad del viento
la maternidad directa del agua en los arroyos,
por la lluvia, el trueno, el rayo y el arco iris.

También por la hermandad del nido con mi casa
un mismo árbol teníamos delante que avecinaba trinos
y una población de estrellas en la noche
capaz de recogerlas con las manos.

Por eso canto siempre en primera voz,
no por mí misma. Por mi tierra de origen,
tierra de cántaros sonoros. Yo recibí por refracción
entre sus altos hornos toda la ternura que hay en mis palabras,
me fue fácil: sólo dejé que mi alma alfarera
copiase hacia adentro su belleza.


3. Viento mío, original, sereno

Más que creadora de una literatura fantástica, tanto por recorrer esa dimensión de lo ilusorio como por su excelente calidad, nos ha donado el bien excelso de una forma piadosa de ver el mundo, una actitud frente a la vida, una manera de vivir, llena de encanto, de compasión, de asombro, capaz de hacer de un orden deleznable un instante de fina y honda trascendencia:

Traduzco mis poemas con la escritura de las aves en el suelo.
Otras veces con el canto.
Es mágico este mi universo construido.
No sé si es mejor el canto de las aves unido a mis palabras
o mis palabras dichas en el tono de las aves.
De la escritura sí estoy segura. Todos sus garabatos en el suelo
son mis verdaderas traducciones.
Lo que levanta el viento, viento mío, original, sereno, inconfundible.
Mis palabras van siguiéndose unas a otras en vuelo continuado,
no se pierden en el aire, las huellas dibujadas en el suelo
las orientan.


4. Me quedaría como soy

Tampoco yo sabría decir, por ejemplo, en qué campo es más grande la obra de Rosa: si en la literatura o en el aula de clases. Quizá en sus garabatos, como ella los llama, pero esta vez en la pizarra, trazos de muchas cosas, principalmente de sueños.

Presiento que en los garabatos que ella ha ido dejando en el alma de sus niños, y como claves de existencia. Y lo intuyo por sus cuentos, que ella misma nos narra, cómo esos garabatos se encienden y pueden alcanzar brillos, fulguraciones y resplandores.

Sospecho que en la educación está su obra magistral, ahora inhallable porque fue esparcida en el tiempo y directamente al corazón de quienes fueron sus alumnos.

Y de algún modo se ha confesado en ello, reafirmándose, al decirlo así:

Si me fuera dado
volver a elegir lo ya elegido,
me quedaría como soy:
el mismo nombre,
la misma ternura agazapada
y este afán de velar por los niños
ajenos
como una lumbre en el pueblo.


5. Revoloteando por el cielo azul

Y estas otras palabras, que a continuación cito, escritas por ella en ese famoso y nunca suficientemente leído y releído cuento titulado “La niña de las trenzas azules”, palabras que deberían grabarse en letras de oro y colocarse como un cartel que veamos todos los días en el dintel de toda aula de clases.

Estas palabras fueron dichas cuando la maestra, hablando con la niña que representa a una vendedora de pajarillos y anda por el escenario con su pajarera llena de papeles de colores ofreciéndolos a la gente que pasa, al ver tan perfecta la escena la maestra le dice:

Ahora sólo hace falta que te enciendas,
que irradies, que pongas tu alma.

Estas frases constituyen todo un lema, una bandera y un estandarte para cada vida humana de hoy. Debe ser un grito de guerra y de paz que nos levante, que nos eleve, que nos vivifique.

Y tenga el poder que tienen en el cuento, de convertir los papeles plisados y en forma de aves, dormidas e inocentes de ingenuo origami, en impulsos fuertes de pajarillos avecillas vivaces y pujantes en nuestras manos, posadas luego en nuestros corazones y revoloteando por el cielo azul.


6. Abrirle nuestro corazón de par en par

Rosa ha sido y es –y lo seguirá siendo toda la vida– una maestra de escuela que escribe la mejor literatura del mundo con tizas de colores en la pizarra del salón, basada en las historias de sus niños, en una conjugación hermosa con la tarea escolar.

Quien no repara ni en cuánto ni en cómo le pagan, sin frustración ni queja, sino fundamentalmente “poniendo el alma” en cada cosa que hace, dándoles a sus hijos espirituales esperanzas, caminos, moradas permanentes donde defenderse y desde las cuales luchar.

Hablar de Rosa Cerna es hablar de la ternura, de aquella avecilla que anda tan transida y asustada, sin alero donde posar y sin morada donde habitar en este mundo desalmado como lo hemos hecho y nos afanamos todavía en agravar.

Esa avecilla que tiene las alas plegadas porque la espantamos con nuestros gritos, ahuyentándola y diciéndole con nuestros gestos que se vaya, que no son éstos sus campos, ni sus tiempos ni sus dominios. Que se ha equivocado de andar por aquí, de asomarse por estos rumbos donde le hacemos ver que no la necesitamos en nuestras huecas y torpes existencias.

Pero ella, convocada por Rosita, viene y ronda a nuestro lado, y aletea por nuestro contorno. Aguarda en nuestro patio o más afuera en la puerta, con su sonrisa que pide permiso como si fuera una intrusa.


7. Como los trigales cuando ha llovido

¡La ternura a quien deberíamos abrirle nuestros brazos y nuestro corazón de par en par para aliviar el dolor de nuestras grandes heridas!

¡Y llamarla para que viva siempre con nosotros! Y con quien deberíamos estarnos más suaves, más quedos, más reverentes, para que no vaya a sentirse cohibida. ¡E irse para siempre dejándonos marchitos, agostados y yertos! Y, sobre todo, sin sentido en esta morada peligrosa y subrepticia.

¡Hermana ternura, maestra ternura, madre ternura es Rosa Cerna Guardia! Quien es capaz de podernos decir:

Tengo el alma abierta como los trigales
cuando ha llovido.
No me acuerdo del sembrío
ni del molino que astillará en su rueda
mi caída.
Miro lo que sale de mí tras las bandadas
de aves,
y, amo todo lo que regresa en el aire.
El aire tiene el don de dejarme en el pecho
la música que rinde de ave
cuando está herida.


8. Esa flor que debemos cultivar

Pero hay, al lado de esta, otra excelencia en Rosa Cerna: el candor, camino resbaladizo de pisar, ¡del cual recelamos peor, y tanto!, que lo hemos tirado para siempre ventana abajo, o lo hemos enterrado bajo capas de polvo en el desván.

O pisoteamos cada día su cabeza para que no nazca, no aparezca y ni siquiera nos mire porque nos avergüenza. ¡Pobre candor!, tan calmo, tan sumiso y tan pródigo. ¡Y qué bueno y grandioso sería restituirlo en nuestras vidas!

Porque el candor –esa flor que debemos cultivar en nuestro jardín, al menos interior– apagaría muchos incendios, aplacaría montañas de violencia, aliviaría muchos enconos, oprobios e iniquidades.

¡El candor de ser maestra! ¡El candor de escribir para niños! ¡El candor de no pedirle nada ni al gobierno ni a quienes mucho la deben!

¡Porque sus cuentos se reproducen indiscriminadamente sin que siquiera se consigne el nombre de su autora! ¡Oh ignominia!

¡No la robemos a pedazos! ¡Robémosla entera para hacerle una morada en nuestra alma!


9. Embajador de la luna y las estrellas

¡El candor de pensar siempre bien de todos! ¡El candor fuerte, profundo, potente de amar por sobre todas las cosas! De amar a traición, incluso a tu enemigo, diría César Vallejo a quien Rosita ama. ¡El candor de haberse quedado sola!

Hay un personaje que puede ser símbolo de todas estas virtudes –así podríamos llamarlas a estas presencias– en la poesía y el arte de Rosa, y ese personaje es el espantapájaros.

Porque, ¿quién puede ser más tierno y candoroso que un espantapájaros?

Como ella dice, ese:

– Monarca absoluto de todos los sembrados
– Custodio vitalicio, sin derecho a renunciar de la lluvia, del aire, del granizo, del sol
– Representante directo del labriego
– Embajador de la luna y las estrellas
– Consejero y guía de los pájaros hambrientos
– Compañero inseparable de los árboles y de los perros
– Ministro de agricultura.


10. A la nieve que es misterio

Pero hay otro contenido quizá mucho más poderoso y hondo en Rosa Cerna Guardia, y es ¡el amor! Empezando desde el más cercano hasta el más distante e inaccesible. Amor a los seres del mundo que le rodean y también a los ideales más sublimes:

Amor fiel a un amor adolescente de un joven humilde quien le ayudó a cultivar una rosa y que la muerte un día arrebató. A ese amor se consagró fiel, virginal y que invocaría en la muerte, porque es a él a quien piensa reencontrar.

Y yo soy.
El ave tiene.
Y la estrella da.
¿Y tú, padre mío,
en qué sitio
a qué hora
defiendes el alba
de todos los días
delante de Dios?

Y, por último, el amor a su perrito faldero: ¡A Carbón!, que un día su padre dejó a sus pies como un copito de lana negra. Amor a sus hermanos y a su hogar, a quien Rosa dedica sus libros. Después: al paisaje, a la nieve que es misterio.

Y quién para saberlo más que ella, pues nació en Huaraz frente o al pie de la blancura inmarcesible de los nevados andinos, del Huandoy, del Alpamayo, del Huascarán. Amor entrañable al Perú, a los niños y al ser humano en general. Amor a la creación como señal, vestigio y obra de un ser supremo.


11. Cómo era el mar

Ahora Rosa Cerna Guardia vive desde hace muchos años en Barranco, a orillas del mar en una casa rodeada de árboles, petirrojos, ardillas, zapatitos de juguete que es su colección más preciada. Y del fervor de maestros y niños quienes son los que más visitan su casa.

Es curioso que entre quienes somos y hemos venido del contrafuerte andino una presencia obsesiva haya sido y siga siendo el mar.

Yo podía morir,
pensando en morirme sin conocer el mar;
y ya lo conocía de tanto mirarlo crecer
en todas las orillas de mis sueños;
siempre su rumor me despertaba;
pero tras las cordilleras de mi pueblo
no lo veía nunca.

Como es a la vez cierto que somos muchos quienes habiendo nacido enclavados en la serranía hemos venido a dar con nuestra vida a la orilla del mar.

Pero, ¡cuándo lo habíamos soñado! ¿Cuántos de nosotros enclavados entre las montañas no nos habíamos preguntado como ella, cómo era el mar?


12. Oh mar, palabra inacabable

Y prosigue:

Un día no recuerdo si fue despierta o dormida
que miré profundamente el mar.
No sé si trasoñaba o realmente existía.
Era... es... tenía..., ¡cómo poder decirlo!
la belleza del cielo de mi pueblo
que yo ya no veía,
disuelta en agua viva
lamiéndome los pies.

– Desde entonces, yo muero
cada vez que miro el mar.

¡Y era increíble la dificultad para imaginarlo! De allí que a cada niño que venía la costa y regresaba la pregunta a su retorno era:

– ¿Cómo es el mar?

¡Y qué arrebato era imaginarlo! En el caso de ella es hermoso que ahora al entrar a sus orillas mire el cielo de su tierra natal.

Al respecto, recuerdo otro poema de ella donde expresaba acerca del mar algo así como: ¡Oh mar, palabra inacabable! Porque, siendo apenas de tres letras, ¿dónde termina esta palabra?


13. Todos los matices

Rosa Cerna ha creado un mundo maravilloso que se refleja en sus aproximadamente veinte libros publicados hasta el momento, entre cuentos, poemas, relatos y novelas. Es la escritora peruana con mayor trayectoria en la creación de libros para niños. Y aunque su labor ha sido silenciosa, no por ello ha dejado de ser reconocida.

El libro por el cual es mayormente célebre es Los días de Carbón, historia entrañable que sigue las aventuras de una niña y su perrito negro como el carbón. La narración fluye en una trama clara y directa que va presentando la visión de una protagonista tierna quien madura con cada suceso que le ocurre en compañía de su perro y en íntima relación con la naturaleza y con el ambiente en que vive. Esta obra constituye así una fidedigna expresión de los paisajes, de los hombres, de las cosas, de las costumbres, de toda la vida de un pueblo de la cordillera andina.

Otra obra representativa de Rosa Cerna es Una flor de cuentos, conjunto de variados relatos amenos e interesantes, tanto para niños y jóvenes como también para adustos. Como su nombre indica, tienen en la belleza y la armonía su eje central. La prosa es armoniosa y delicada, lo que hace que los relatos sean excelentes para animar un plan lector. Tiene todos los matices: la leyenda, la fantasía, la picardía, el romance.


14. Fablillas del pesebre

Otros títulos de esta autora son: Los niños del Perú y sus poetas. Tataramundo, Al alcance de los niños, La alforja del jorobado. Es autora de poemarios como Imágenes en el agua, Figuras del tiempo, El mar y las montañas y Desde el alba.

Pero he aquí el libro que yo más adoro de Rosa Cerna: Fablillas en el pesebre, un libro de fe, un libro oración, un libro votivo; que nos enseña a vivir con lo humano y divino, con lo natural y lo sagrado, con lo trascendente y lo cotidiano. Sólo posible de ser escrito por alguien que habla a diario con Dios y quien piensa que lo único cierto en la vida es la existencia de un creador bueno.

Rosa Cerna nos hace presente en este libro a un Dios de amor, a un Dios de candor, a un Dios de infinita ternura, capaz de intimidad, de hondas confidencias, de secretos humildes, pequeños y nimios, ¡esa es la virtud!, pero a la vez extraordinarios para nosotros. Un Dios niño.

Necesitábamos este libro en nuestras vidas. Necesitábamos que alguien haga un lugar en nuestra casa donde irradie un sentido nuevo y profundo de las cosas. Que una matita de flores desde un huerto nos invada con su perfume y nos haga sonreír, despiertos o en sueños.


15. En el centro de lo sagrado

Necesitábamos un manojo de palabras llenas de fervor, un haz de luces que nos devuelva la tranquilidad, la confianza de que todo está bien, que no hay nada que temer, que hay que confiar. Necesitábamos una voz que nos diga que lo grave ya pasó, que debemos tener calma. Que hay un conductor en el timón del universo. Y que él, para mayor seguridad, ¡es un niño!, es decir un ser puro, en quien además palpita la gracia de ser Dios.

Necesitábamos alivio en nuestras sienes, y he aquí la razón de este libro. Necesitábamos una mano y una voz que relaje en algo nuestras tensiones y quebrantos. Que pulse, toque y afloje nuestros nervios.

Que alguien muy despacio abra nuestra puerta y deje entrar la luz sin que la sintamos, sino que nos llegue lentamente como una melodía, una paz, una calma, un rumor de hojas y de viento nuevos. Que diga que viene por nosotros. Que está destinada, o destinado, para cruzar con nosotros, el caudal torrentoso de la vida y de la muerte.

Con Fablillas en el pesebre de Rosa Cerna Guardia, se hace fácil entender y sentir lo que a veces es tan difícil y para muchos –¡oh pesar!– hasta imposible, y ello es: Que vivimos en el centro de lo sagrado. Y que esa maravilla y excelsitud está en lo íntimo de lo que somos, en lo natural y cotidiano de nuestras existencias.


16. Nos enseña a creer

A su voz se une en este libro la de Esther Allison, que nos legó su palabra ferviente, sus cantares, su devoción.

Quien se dedicó a escribir acerca del brote de una hierba en el jardín, conmovida ante una gota de lluvia que pende en lo alto del tejado.

Los cuentos de Rosa son pequeñas joyas que acompañan muy bien a los villancicos de Esther.

Nos donan ambas el prodigio de la pureza, y de un manojo de sentimientos sutiles –como esas flores en lo alto de los muros de los pueblos humildes– inocentes pero a la vez inmarcesibles.

Por eso, quien coja en sus manos y lea este libro se hará bueno, sino es para siempre, al menos por un momento, lo cual es ya bastante.

Porque nos enseña a creer en algo inmenso y absoluto, aunque pequeño y tierno.

Nos guía a confiar más y mejor; pero sobre todo, a vivir iluminados por la gracia y el milagro del amor.


17. Desborda cariño

Rosa Cerna Guardia logra, desde muy temprano en su obra, separarse de la literatura infantil reincidente en los relatos saturados de exotismo, propios de la literatura infantil tradicional.

Presenta así niños y niñas muy cercanos a la realidad del lector común: la casa paterna, las mascotas, los sentimientos hacia la familia y hacia los amigos.

Y esto, sin necesidad de caer en la crudeza que muchos autores realistas buscan inclusive como objetivo.

Sin embargo, esta vuelta hacia al mundo inmediato no significa que la autora pierda la fantasía en su obra, sino muy al contrario, lo innovador en ella es que su prosa hace de una actividad cotidiana, como puede ser alimentar a una mascota, una aventura llena de sentimientos asumidos con dulzura, divagación y éxtasis, muy propios de la literatura infantil.

Sus descripciones desbordan cariño hacia el paisaje del lar originario, hacia la persona confidente, a los primeros sentimientos complejos que siente el ser humano en su infancia.


18. Siempre atenta al mañana

En cuanto a los temas, debemos de señalar tres muy predominantes en su obra: la solidaridad, la comprensión y la inclusión.

La solidaridad, quizás el tema más recurrente en la obra de Rosa Cerna, se desarrolla significando la unión en el nivel sentimental y anímico entre seres muy diferentes e incluso antagónicos.

Esta unión se logra a través de la coincidencia de sentimientos entre los personajes, quienes encuentran armonía entre ambos gracias a este descubrimiento.

El segundo tema, la comprensión, se entrelaza siempre con el primero: el niño debe hallar en el otro extraño y diferente una identidad tan valiosa como la suya. En este proceso, la autora ubica también el tercer tema: la inclusión.

Y es que Rosa Cerna propone mundos utópicos que los niños pueden ansiar a través de sus páginas y poner en práctica en su realidad cotidiana.

Quizás en esto aflora su actitud de maestra, siempre atenta al mañana de los niños que a ella acuden.


19. Mujer de la ternura suprema

Rosa, quien bajó desde las altas montañas y pudo finalmente llegar al mar, a quien le dice:

Acaricio en tus ojos
la forma de los peces
y todo lo marino que acontece en ti,
las grutas que la esponja cala bajo el agua
el incesante ruido con que se mece el mar.
La nevada espuma que golpea las riberas
y la remota estrella reflejada en tu ser.

Creo que ese mar es su propia perfección y su propia infinitud.

Nada mejor para ilustrar todo lo dicho en relación con Rosa Cerna Guardia, lo que ella misma nos expresa en el pórtico de Los días de Carbón, con lo cual quiero finalizar esta nota de adhesión plena a su ejemplo de artista y de maestra.

Y creo también que estas son las palabras emblemáticas para toda la vida y obra de esta poetisa de la vida, esta decantadora de los sentimientos más sutiles del alma humana, esta mujer de la ternura suprema...


20. El rozar de unas alas

…Es en estas palabras en donde encuentro el secreto de su mensaje, la imagen y la metáfora profunda de su existencia, espejo de lo que ella es espiritualmente, cuando nos habla:

Poseo como nadie, la imagen del ave que un día murió en mis manos. Me ha quedado para toda la vida su último temblor y sus suspiros. Es como una huella que llevo; por ella, todos podrán reconocerme como la mujer que tiene en su mano una cicatriz embellecida por la semilla del trigo que, teniéndola en el pico, no alcanzó a tragar.

Llevo esa semilla dentro de mí como si llevara un secreto muy hondo por hermoso y querido.

Su corazón ya sin palpitación, está unido a mis latidos y sus ojos me miran a través de todos los árboles que miro.

A veces cuando estoy triste pienso en ella.

Su alma que vivió en los cielos me hace sentir la frescura del aire que rozó sus alas; entonces, recuerdo que llevo este secreto y me siento feliz.


IMÁGENES DEL RECUERDO




Texto que puede ser reproducido citando autor y fuente

Teléfonos:

420-3343 y 420-3860

Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com




.

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

WET - ADAMO - QUIERO

WET - DÓNDE ESTARÁ MI PRIMAVERA

NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

APAGA LA LUZ

ESPÉRAME - LOS DOLTONS

Chiquián - Oswaldo Pardo Loarte

NIEVES ALVARADO

ESTRELLITA DE POMABAMBA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

WAYAYAY

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Chiquián